Buenas noticias

No desvirtuar la bondad de Dios

18.09.17 | 11:11. Archivado en Domingos ordinarios

A lo largo de su trayectoria profética, Jesús insistió una y otra vez en comunicar su experiencia de Dios como "un misterio de bondad insondable" que rompe todos nuestros cálculos. Su mensaje es tan revolucionario que, después de veinte siglos, hay todavía cristianos que no se atreven a tomarlo en serio.

Para contagiar a todos su experiencia de ese Dios bueno, Jesús compara su actuación con la conducta sorprendente del señor de una viña. Hasta cinco veces sale él mismo en persona a contratar jornaleros para su viña. No parece preocuparle mucho su rendimiento en el trabajo. Lo que quiere es que ningún jornalero se quede un día más sin trabajo.

Por eso mismo, al final de la jornada, no les paga ajustándose al trabajo realizado por cada grupo. Aunque su trabajo ha sido muy desigual, a todos les da "un denario": sencillamente, lo que necesitaba cada día una familia campesina de Galilea para poder sobrevivir.

Cuando el portavoz del primer grupo protesta porque ha tratado a los últimos igual que a ellos, que han trabajado más que nadie, el señor de la viña le responde con estas palabras admirables: "¿Vas a tener envidia porque yo soy bueno?". ¿Me vas a impedir con tus cálculos mezquinos ser bueno con quienes necesitan su pan para cenar?

¿Qué está sugiriendo Jesús? ¿Es que Dios no actúa con los criterios de justicia e igualdad que nosotros manejamos? ¿Será verdad que Dios, más que estar midiendo los méritos de las personas, como haríamos nosotros, busca siempre responder desde su bondad insondable a nuestra necesidad radical de salvación?

Confieso que siento una pena inmensa cuando me encuentro con personas buenas que se imaginan a Dios dedicado a anotar cuidadosamente los pecados y los méritos de los humanos, para retribuir un día exactamente a cada uno según su merecido. ¿Es posible imaginar un ser más inhumano que alguien entregado a esto desde toda la eternidad?

Creer en un Dios Amigo incondicional puede ser la experiencia más liberadora que se pueda imaginar, la fuerza más vigorosa para vivir y para morir. Por el contrario, vivir ante un Dios justiciero y amenazador puede convertirse en la neurosis más peligrosa y destructora de la persona.

Hemos de aprender a no confundir a Dios con nuestros esquemas estrechos y mezquinos. No hemos de desvirtuar su bondad insondable mezclando los rasgos auténticos que provienen de Jesús con trazos de un Dios justiciero tomados de aquí y de allá. Ante el Dios bueno revelado en Jesús, lo único que cabe es la confianza.

25 Tiempo ordinario - A
(Mateo 20,1-16)
24 de septiembre 2017


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por mercedes 23.09.17 | 16:30

    En el fondo,todos somos obreros de última hora.
    ¡Cuantas veces habremos dicho después de constatar la pobreza de nuestros esfuerzos y tantos fallos repetidos : Señor...mañana empiezo de nuevo" !
    Por otra parte hay que alegrarse de que el amo de la viña sea generoso con todos y asi no faltaráninguno a la alegría del día final. Todos nos necesitamos.

  • Comentario por mercedes 23.09.17 | 16:29

    En el fondo,todos somos obreros de última hora.
    ¡Cuantas veces habremos dicho después de constatar la pobreza de nuestros esfuerzos y tantos fallos repetidos : Señor...mañana empiezo de nuevo" !
    Por otra parte hay que alegrarse de que el amo de la viña sea generoso con todos y asi no faltaráninguno a la alegría del día final. Todos nos necesitamos.

  • Comentario por Miguel Alberto 20.09.17 | 16:50

    Buen día. me pareció interesantísima su reflexión. Aún cuando comprendo que es necesario para lograr una fe madura la aceptación de la idea de un Dios Amigo Incondicional me quedan algunas dudas al aterrizar esto en la realidad de un paìs como la Argentina, donde el concepto de Justicia se encuentra absolutamente devaluado mientras que la impunidad es moneda corriente en las conductas de todos los estamentos sociales. Todo el tejido social Argentino contiene células de ese cáncer llamado corrupción. La mayor demanda de ésta sociedad, principalmente de parte de los más humildes, que son quienes peor padecen este flagelo, es el de una Justicia independiente. Creo que en la realidad de nuestro país esta bondad incondicional que se nos muestra en la parábola precisa caminar de la mano con una justicia ecuánime.

Domingo, 19 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930