Buenas noticias

Convicciones cristianas

09.11.15 | 10:05. Archivado en Domingos ordinarios

Poco a poco iban muriendo los discípulos que habían conocido a Jesús. Los que quedaban, creían en él sin haberlo visto. Celebraban su presencia invisible en las eucaristías, pero ¿cuándo verían su rostro lleno de vida? ¿Cuándo se cumpliría su deseo de encontrarse con él para siempre?

Seguían recordando con amor y con fe las palabras de Jesús. Eran su alimento en aquellos tiempos difíciles de persecución. Pero, ¿cuándo podrían comprobar la verdad que encerraban? ¿No se irían olvidando poco a poco? Pasaban los años y no llegaba el «Día Final» tan esperado, ¿qué podían pensar?

El discurso apocalíptico que encontramos en Marcos quiere ofrecer algunas convicciones que han de alimentar su esperanza. No lo hemos de entender en sentido literal, sino tratando de descubrir la fe contenida en esas imágenes y símbolos que hoy nos resultan tan extraños.

Primera convicción: La historia apasionante de la Humanidad llegará un día a su fin
El «sol» que señala la sucesión de los años se apagará. La «luna» que marca el ritmo de los meses ya no brillará. No habrá días y noches, no habrá tiempo. Además, «las estrellas caerán del cielo», la distancia entre el cielo y la tierra se borrará, ya no habrá espacio. Esta vida no es para siempre. Un día llegará la Vida definitiva, sin espacio ni tiempo. Viviremos en el Misterio de Dios.

Segunda convicción: Jesús volverá y sus seguidores podrán ver por fin su rostro deseado: «verán venir al Hijo del Hombre»
El sol, la luna y los astros se apagarán, pero el mundo no se quedará sin luz. Será Jesús quien lo iluminará para siempre poniendo verdad, justicia y paz en la historia humana tan esclava hoy de abusos, injusticias y mentiras.

Tercera convicción: Jesús traerá consigo la salvación de Dios
Llega con el poder grande y salvador del Padre. No se presenta con aspecto amenazador. El evangelista evita hablar aquí de juicios y condenas. Jesús viene a «reunir a sus elegidos», los que esperan con fe su salvación.

Cuarta convicción: Las palabras de Jesús «no pasarán»
No perderán su fuerza salvadora. Han de de seguir alimentando la esperanza de sus seguidores y el aliento de los pobres. No caminamos hacia la nada y el vacío. Nos espera el abrazo con Dios.

José Antonio Pagola

33 Tiempo Ordinario - B
(Marcos 13,24-32)

15 de noviembre 2015

Grupos de Jesús


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Mikel Arizaleta 13.11.15 | 11:10

    Señor Alberto Torga y Llamedo, un saludo. Y me alegro de que defienda la resurrección y de que crea que la muerte está herida de muerte (yo más bien creo que la que está herida de muerte es la vida), y que el Padre es muy tierno. Pero no se trata de eso. Lo que digo yo es que hoy nadie versado y con conocimiento serio de las escrituras sostiene la resurrección de Jesús como hecho histórico. ¡Vaya, ni la de Jesús ni la de nadie! Que carece de base real, que se basa fundamentalmente en dos visiones o éxtasis imaginados por Pedro y Pablo. El que Usted, a pesar de todo, siga haciendo poesía de la resurrección..., pues, muy bien. Pero ese "Dios resucitó a Jesús de los muertos" es, a la luz de la ciencia, frase huera y fórmula teológica fosilizada, quizá vago deseo. La vida termina en muerte, al igual que la hoja amarronada del otoño. No somos ombligo de nada sino cosita dentro del todo y, como todo él, caduco y mortal. "Y yo me iré y se quedarán los pájaros cantando...".

  • Comentario por Alberto Torga y Llamedo 13.11.15 | 00:19

    Para Mikel Arualeta.
    Como teólogo bien formado defiendo la resurrección de Jesús. Gracias a ella, la muerte esta herida de muerte. La muerte será el último enemigo, que también será vencido.
    Afortundamente creo en el Dios de Jesús, en el Padre lleno de ternura, qque está pendiente de mí, como también lo estaban mis padres, solo que con una ternura elevada a la enésima potencia.

  • Comentario por Alberto Torga y Llamedo 13.11.15 | 00:18

    Para Mikel Arualeta.
    Como teólogo bien formado defiendo la resurrección de Jesús. Gracias a ella, la muerte esta herida de muerte. La muerte será el último enemigo, que también será vencido.
    Afortundamente creo en el Dios de Jesús, en el Padre lleno de ternura, qque está pendiente de mí, como también lo estaban mis padres, solo que con una ternura elevada a la en´ssima potencia.

  • Comentario por Mikel Arizaleta 12.11.15 | 15:38

    Lo que nos ofrece el señor Antonio Pagola es una consideración mística de siglos atrás, no una aclaración científica que responda al estado de la cuestión bíblica actual. Son muchos los profesores de universidad, al menos en occidente, que se sienten ridículos, mendaces..., teniendo que defender en el púlpito o en público teorías oficiales de la Iglesia, de papas y obispos. Sus investigaciones y resultados científicos en muy poco o nada concuerdan con las doctrinas y prédicas de las conferencias episcopales. ¿Que teólogo de peso y bien formado puede hoy defender la resurrección de Jesús? ¿Quién el regreso de Jesús sobre las nubes del cielo? ¿Quién nuestra resurrección? ¿Cómo se puede defender hoy con Pablo de Tarso que la salvación del mundo dependa de la muerte en cruz de Jesús, que espía por los pecados del mundo? Puede pasar que un hombre del primer siglo del cristianismo lo defendiera, pero que una persona formada del S. XXI siga defendiendo la misma necedad resulta cómico.

  • Comentario por Valero Martinez 12.11.15 | 11:42

    "Poco a poco iban muriendo los discípulos que habían conocido a Jesús. Los que quedaban, creían en él sin haberlo visto". Esto me recuerda el pasaje en el que el apostol Tomas dice que no creerá en la resurección de Jesús hasta que no lo vea con sus propios ojos. Resulta paradójio que en la siguiente eucaristía cuando Tomás ve a Jesús. realiza una confesión de fe extraordinaria, pues se postra ante él y exclama: "Señor y Dios mío". Esto me hace pensar en la fe como un peregrinaje y como un combate en el que no faltan dudas, miedos y caídas, pero en el que Dios sale garante y es fiel en medio de mis infidelidades. Esa es mi esperanza y mi fortaleza. Gracias Juan Antonio

Viernes, 22 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930