Bokabulario de Fernández Barbadillo

Obamérica, Obamatrix, Obamachos... ¡Ya estoy obahastiado!

09.11.08 | 16:47. Archivado en Bromas

Los progres han enloquecido con Obama y su cambio como lo hicieron antes con Gore y su cambio... climático. ¿Qué harán cuando Obama bombardee algún país díscolo o terrorista? ¿Decir que ha sido la CIA a espaldas de la Casa Blanca?

Esta columna de Julio Somoano, publicada en el diario gratuito METRO, el viernes 7, es de lo más divertido que he leído sobre la obamanía, ese sustituto del culto a la personalidad. Su título: La Obamachada.

"Obamérica" ha lanzado un mensaje al mundo para decirle que no somos una simple colección de individuos, ni de estados rojos o azules, sino que somos y seremos los "Estados Unidos de Obamérica".

Era un día oscuro que cambió el color de la historia. Sobre una casa blanca, presidida por una sala oral (sic), desde el cielo descendió con su baraca Barack, mientras escuchaba cánticos de bienvenida : "Oh, Bama, eh, Bama eh", en plan Jesucristo Superstar. Él venía a salvarnos con un nuevo estilo de hombre : el "obaman" u "obamacho", o, incluso, "obamachote", compuesto de una "obamateria" "obamagnífica".

Los "obamaníacos" se congregaban, liderados por los "obamaestros", en numerosas "obamanadas" de gran "obamagnitud". Se mezclaban los "obamaderos" con los "obamacacos", los "obamastuerzos" y los "obamajaderos". Buenos y "obamalos". Todos de la "obamano".

El "obamarco" era incomparable. Él era nuestro destino. ¿ Quién iba a seguir así a un tal Mc Cain con aspecto de croissant y olor a patata frita ?. Parecía inevitable que la Palin se llevara un "palín" en las urnas.

Qué "obamanifa". "Yes we can, yes we can", exclamaba la "obamarea". Nadie se lo quería perder. "Obamaría" ya no se fue buscando el sol en la playa, y le dejó al autor de la letra de la canción con el culo al aire. "No, no es amor, lo que tú sientes se llama obsesión", decía la canción plasta que se repitió ad nauseam hace unos veranos.

Desperté envuelto en sudor. Qué asco, lo del sudor. Una cosa es que Estados Unidos haga historia con su primer presidente negro, que a todas luces se ve un poquito más inteligente que el anterior, y otra es que nos pongamos en tiempo de saludo cada vez que le vemos salir en la tele. Hay que ser "obamasoca" para seguir todo este "obamaratón" : ayer, hoy y "obamañana".

"Bienvenidos a Obamatrix", leí en un cartel del sueño. Allí, distanciado de la "obamasa" de abducidos, ví que quedaba un escéptico. "¿ Y usté qué piensa, buen hombre ?", le pregunté. "Que nunca se sabe lo que la vida nos va a deparar. 'O-va-má' o va peor".

Yo creo que la única vacuna que cura la obamanía es la realidad. Veremos qué medidas toma el nuevo presidente para salir de la crisis económica y cuántas tropas manda a Afganistán.

Otras columnas recomendables:
-Zapatero en el despacho oval.
-Obama, de Jon Juaristi.
-Cuidado con los giros, de José María Carrascal.
-Bambi y Obambi: amigos para siempre, de Pablo Molina.
-Rahm Emanuel, un defensor de la guerra de Iraq, nuevo jefe de gabinete.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 13 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    • Pedro Fernández Barbadillo Pedro Fernández Barbadillo

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
       1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930