La Biblia Compartida

Bendición para todos los pueblos

15.12.17 | 10:35. Archivado en Biblia y Pastoral, Biblia y Cultura


Libro del Génesis
Los 11 primeros capítulos del libro del Génesis son conocidos como «protohistoria» e incluso «prehistoria», narrados en un lenguaje pedagógico y parenético.

Es a partir del capítulo 12 donde comienzan las historias patriarcales que, aunque no podemos hablar tampoco de «historia» en el sentido moderno, nos trasladan a unos escenarios de los que poseemos más información: narraciones de clanes familiares, tradiciones ancestrales que buscan fijar el origen de lo que siglos más tarde será el pueblo de Israel.

A partir de Gn 11,27 el autor bíblico nos introduce en la genealogía e historia de Abrán y Sarai, su esposa, que después el Señor les cambiará el nombre por Abrahán y Sara (cf. Gn 17,5.15), como signo de la misión que les encomienda.

Capítulo 12 del Génesis: relato de una vocación
Los primeros versículos de Génesis 12 son de una gran belleza narrativa y teológica. Abrahán es elegido por Dios, es enviado… Su respuesta es de obediencia a la voluntad de Dios. Es un relato de vocación, en el que queda implicada toda la existencia del personaje.

Llamada de Dios
El Señor le pide que cambie sus planes, que deje su tierra, que abandone su horizonte material, que renuncie a su vida anterior para «embarcarse» en una aventura imprevisible. Ahora toca ponerse al servicio de los planes de Dios, que no necesariamente se identifican con los propios: «El Señor dijo a Abrán: Sal de tu tierra nativa y de la casa de tu padre, a la tierra que te indicaré» (Gn 12,1).

Respuesta confiada de Abrahán
La decisión no es fácil. Pero el patriarca no pone pegas, no tiene dudas, sabe de quien se ha fiado, como afirmará, en otras circunstancias difíciles el gran apóstol Pablo: «no me siento fracasado, pues sé de quién me he fiado» (2Tim 1,12). Abrahán, de igual manera, se fía de Dios: «Abrán marchó, como le había dicho el Señor» (Gn 12,4).

Su gran fe, su fidelidad a la palabra de Dios, harán de él referente de las tres grandes religiones monoteístas, cuyos seguidores nos sentimos y somos «hijos de Abrahán»: Judaísmo, Cristianismo e Islam.

Es plausible que Jesús se refiere a esta realidad, releyendo el relato de Gn 12: «no os imaginéis que os basta decir: “nuestro padre es Abrahán”; pues yo os digo que de estas piedras puede sacar Dios hijos de Abrahán» (Mt 3,9). La respuesta de fe, más que el linaje, es la que nos hace hijos de Abrahán.

Una promesa de Dios
Se cumple la promesa divina al patriarca: «Yo haré de ti una nación grande; te bendeciré y engrandeceré tu nombre, y tú mismo serás bendición. […] En ti serán bendecidos todos los pueblos de la tierra» (Gen 12,2.3b).

La promesa es inmensa, inconmensurable. Pero, al mismo tiempo, no constatable, no verificable, al menos de forma inmediata y concreta. Se ha de fiar de Dios. Ha de creer que Dios nunca falla. Confiar en un futuro que su respuesta de fe iniciará pero que él no verá consumado.

Una esperanza sin límites
Abrahán no sólo recibe la bendición de Dios, sino que se convierte en motivo de bendición. En su nombre serán bendecidos, benditos todos los pueblos de la tierra. Su fe, su fidelidad, su entrega sin condiciones lo convierten en sujeto de bendición. Como afirma Mns. Ravasi; «En este caso, Abraham queda “constituido” en signo eficaz de la salvación ofrecida por Dios.»

El viaje que nos describe el narrador bíblico en los siguientes versículos no tiene nada de bucólico ni de «camino de rosas»: está plagado de dificultades. Pero la fe de Abrahán, su fidelidad, su fiarse plenamente del Dios de la Biblia… le darán las fuerzas suficientes para continuar en el camino al que ha sido llamado.

Para la oración
• La narración de la historia de Abrahán nos sugiere unas actitudes esenciales en las personas religiosas. Y, lógicamente, de una forma especial nos interpela a los cristianos.

• ¿Soy consciente de las consecuencias de mi vocación personal y comunitaria? Dios te ha elegido, me ha elegido, para una tarea concreta en este mundo, en la sociedad, en la comunidad cristiana… Y la labor que yo tengo encomendada es insustituible. Es la que me toca a mí. Ningún otro puede hacerla. Lo importante no es que sea pequeña o grande, porque la medida de Dios no tiene nada que ver con la mezquindad de la nuestra. Lo importante es que es la mía.

• ¿Mi fe se identifica con creer en una lista de cosas o con la adhesión a la persona y a la Buena noticia de Jesús? La fe implica, cómo no, creer. Pero es mucho más fidelidad, fiarse de Alguien con mayúscula, comprometer la existencia, que admitir unas verdades de fe. Aunque, lógicamente, el fiarse de Dios, el seguir a Jesús también implica suscribir lo que Él enseñó, reconocer el depósito de la fe que custodia la Iglesia. Pero, ¿mi fe me compromete? Si no, es una quimera.

• ¿Mi vida irradia bendición para los que me rodean? ¿Soy una persona amable? Es decir, alguien que se hace querer porque su existencia irradia amor, comprensión… Claro está, también implicará incomprensiones. Pero que nunca sea yo el motivo de discordias, enemistades y, mucho menos, odios o rencillas. Hemos de huir, como de la peste, de aquellas actitudes que dificultan o matan la convivencia: «enemistades, reyertas, envidia, cólera, ambición, discordias, sectarismos…» (Gal 5,20).

• La fe del patriarca Abrahán vivida hasta las últimas consecuencias nos interpela.

Javier Velasco-Arias


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 24 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031