La Biblia Compartida

Cuando los planes se tuercen

25.08.17 | 10:35. Archivado en Biblia y Pastoral

La vida no es un guión al que uno pueda ajustarse sin que surjan imprevistos. Y las vacaciones no están ajenas a ciertos baches: huelgas de diferentes colectivos, retrasos en los vuelos, un ataque de lumbago el mismo día en que se ha de viajar… todo ello parece que solo les pasa a los demás hasta que nos pasa a nosotros.

Pero aún hay más, o puede haberlo. La catedral que visitamos está tapada por andamios y lonas debido a las reformas, aquel claustro de nuestros sueños tiene un horario diferente y lo encontramos cerrado… nada nuevo, de ello ya nos habla en el Antiguo Testamento en el libro de Eclesiastés (o Qohélet): «Vi además que bajo el sol no siempre es de los ligeros el correr ni de los esforzados la pelea; como también hay sabios sin pan, como también discretos sin hacienda, como también hay doctos que no gustan, pues a todos les llega algún mal momento» (9,11).

A todos nos llega algún mal momento. A veces por causas externas, como las ya mencionadas, y otras por nuestros errores, limitaciones y culpas. Sí, también por nuestras culpas. Algunos malos momentos los puedo crear yo mismo a causa de mi orgullo, de mi falta de tolerancia y generosidad. ¿O no empiezan así algunas discusiones con nuestros seres queridos?

Pero a lo que vamos, ¿qué hacer cuando las cosas se tuercen? Quizá podríamos empezar por darnos a nosotros mismos esos tan buenos consejos que les damos a los demás. Seguro que más de una vez hemos regalado a nuestros familiares y amigos palabras llenas de ánimo, de esperanza. Pero muy pocas veces esas mismas palabras nos las aplicamos a nosotros mismos. ¿Acaso tan solo las decíamos para quedar bien o para salir del paso?

Como cristianos estamos llamados a vivir la Espiritualidad de la Aceptación, que no es en ningún modo un conformarse o resignarse, que tantas veces desembocan en la amargura. Al contrario, es ser conscientes de que todo no depende de nosotros, que como a todos nos llegará algún mal momento, y que lo que va a distinguir que lo malo no sea peor, que lo malo se nos pueda mostrar, incluso, como oportunidad de crecer en la fe, es nuestra actitud de esperanza.

¿El desastre es que llueva el día de la boda (que a alguien le ha de llover) o el desastre es que lo consideremos un desastre y, así, lo convirtamos en desastre? Dice el mismo capítulo del Eclesiastés, cuatro versículos atrás: «Anda, come con alegría tu pan y bebe de buen grado tu vino.» La alegría hace mejor el pan, la boda, las vacaciones… la vida.

Quique Fernández
(Publicado en: Catalunya Cristiana 1977 [2017])


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 20 de julio

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Julio 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
          1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031