La Biblia Compartida

Sínodo de la familia: semejanzas con la Iglesia primitiva

17.10.14 | 14:15. Archivado en Biblia y Cultura, Papa

En el libro de los Hechos de los Apóstoles encontramos dos momentos cruciales en la historia de la Iglesia primitiva.

El primero de ellos, narrado en el capítulo 2, acontece en el día de Pentecostés, y nos relata la venida del Espíritu Santo sobre la Iglesia. El segundo, en el capítulo 15, deja constancia del considerado el primer concilio de la Iglesia, la Asamblea de Jerusalén, donde se discute si la llamada al cristianismo es universal.

Por tanto, como vemos, la primera de las semejanzas entre estos dos momentos es que estamos hablando de dos acontecimientos importantísimos para el futuro de la Iglesia. Pero, además, hay otras características comunes entre ambos fragmentos.
En el relato de Pentecostés se acusa a los discípulos de Jesús de estar borrachos. Seguro que nos podemos imaginar el choque que supone recibir un ataque como este. No es fácil de digerir. Por mucha mansedumbre que se le aplique a este conflicto, el conflicto está ahí y habrá que desactivarlo.

Otro tanto pasa en la Asamblea de Jerusalén. No resulta difícil imaginar a la comunidad de Jerusalén, plagada de «fariseos que han abrazado la fe en Jesús» enfrentarse a Pablo acaloradamente. De lo vehemente que debió ser Pablo no hace falta imaginárselo ya que en sus cartas deja amplia muestra de ello.

Así pues, una segunda semejanza entre los dos momentos es la situación de conflicto. A la primera semejanza, el ser momentos cruciales, se suma esta segunda característica común, la aparición del conflicto.

Ante estos dos cuadros de conflicto eclesial, ante estos dos «nudos bien apretados», aparece la figura del que está llamado a ser «roca», a apacentar el rebaño. Pedro se pone en pie y toma la palabra. Pedro desata los nudos del conflicto.

Esta última semejanza entre los dos momentos es vital. La vida de la Iglesia sigue bien oxigenada gracias al garante de la comunión eclesial. A Él, a Pedro, se le ha encomendado ser factor positivo de cohesión, trabajar por la unidad de la Iglesia en torno a Cristo y su Evangelio.

Y decir que esta es la tarea de Pedro es decir que es la tarea del Papa. Antes, ahora y siempre… No es un trabajo sencillo. Y seguramente, nosotros los católicos tampoco se lo ponemos fácil. Somos muchos y bien diferentes, y es comprensible que a veces no nos pongamos de acuerdo. Como en Pentecostés o en la Asamblea de Jerusalén.

Pero ahí surge la necesidad de la comunión eclesial, que no es aceptar de buen grado aquello con lo que estoy de acuerdo, sino reconocer que la unidad se puede y debe construir desde la diversidad. Por tanto, exponer libremente esa diversidad para que Pedro, en pie y tomando la palabra, nos confirme en la unidad.

En el Sínodo de la familia todavía se está exponiendo la diversidad, se está escuchando al Espíritu. Hoy, como ayer, solo después de esta escucha, Pedro (el Papa Francisco) se pondrá en pie, tomará la palabra y… unos y otros estaremos llamados a formar parte, en comunión, de la misión de la Iglesia de Cristo.

PD: Me anda pidiendo el cuerpo que escriba sobre ciertos portales, webs y blogs que están atacando la comunión y la unidad, llegando incluso a insultar gravemente al Papa Francisco. Resultaría muy fácil mostrar su escasa catolicidad y nula caridad, pero el Espíritu me pide que olvidándome de ellos, haga así mi contribución a la unidad de la Iglesia.

Quique Fernández


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por El Aguafiestas 17.10.14 | 23:18

    Voy a aprovechar la ocasión para aguarle la fiesta a más de uno: lo que chocan en Jerusalén son dos concepciones del Cristianismo, ambas incompletas: 1. Pedro y Santiago, el Αδερφός (y no Άνηψιος) de Jesús: sigue vigente la Ley de Moisés. 2. Pablo, la fe y no las obras es lo que justifica (porque sabía que en Grecia y Roma no iban a aceptar las leyes mosaicas). Al destruirse Jerusalén, prevalece Pablo y, en 3 siglos, las leyes romanas sustituyen a las de Moisés. La reacción es el Islam, en cierta forma, la “resurrección” de Pedro y Santiago. El Islam es el judeocristianismo. Digo que ambas concepciones son incompletas, porque el Cristianismo no es ni la cultura judía ni la greco-romana, sino la “solución general de la integral de las religiones”, o sea que todas las culturas caben en él, ya que tiene solo 2 mandamientos: amar a Dios y al prójimo.

Viernes, 19 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031