La Biblia Compartida

Examen de conciencia bíblico - Año de la Fe

17.12.12 | 10:30. Archivado en Biblia y Pastoral, Año de la fe

Los primeros discípulos
«Mientras iba por la orilla del mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que echaban las redes en el agua, porque eran pescadores.
Jesús les dijo: "Seguidme, y yo os haré pescadores de hombres".
Inmediatamente, ellos dejaron sus redes y lo siguieron»
(Mc 1,16-18)

Relación con el Decálogo:
Me examino sobre el 1er Mandamiento: Amarás a Dios sobre todas las cosas, el Sacramento del Amor al Padre que ama y ama más.

Nos preguntamos sobre nuestra fe:
¿Mi fe en Dios es el centro de mi vida? ¿Mi fe en Jesucristo me lleva a su seguimiento, a un compromiso real? ¿Dedico parte de mi tiempo a la Iglesia de Cristo? ¿Cuándo se necesitan voluntarios soy generoso con mi tiempo?
.

La profesión de fe de Pedro
«Jesús salió con sus discípulos hacia los poblados de Cesarea de Filipo, y en el camino les preguntó: "¿Quién dice la gente que soy yo?".
Ellos le respondieron: "Algunos dicen que eres Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los profetas".
"Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?".
Pedro respondió: "Tú eres el Cristo"»
(Mc 8,27-29)

Relación con el Decálogo:
Me examino sobre el 3er. Mandamiento: Santificarás las fiestas, el Sacramento de la Fiesta

Nos preguntamos sobre nuestra fe:
¿Contemplo al Señor en el Sagrario y le reconozco como Dios y Señor?
¿La Misa es el centro de mi Domingo? ¿Recito sin más el Credo o lo creo y confieso?
.

Visita de Jesús a Nazaret
«Cuando llegó el sábado, comenzó a enseñar en la sinagoga, y la multitud que lo escuchaba estaba asombrada y decía: "¿De dónde saca todo esto? ¿Qué sabiduría es esa que le ha sido dada y esos grandes milagros que se realizan por sus manos? ¿No es acaso el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago, de José, de Judas y de Simón? ¿Y sus hermanas no viven aquí entre nosotros?". Y Jesús era para ellos un motivo de tropiezo.
Por eso les dijo: "Un profeta es despreciado solamente en su pueblo, en su familia y en su casa".
Y no pudo hacer allí ningún milagro, fuera de curar a unos pocos enfermos, imponiéndoles las manos. Y él se asombraba de su falta de fe»
(Mc 6,2-6)

Relación con el Decálogo:
Me examino sobre el 4º Mandamiento: Honrarás a tu padre y a tu madre, el Mandamiento de la Familia

Nos preguntamos sobre nuestra fe:
¿Vivimos en casa nuestra fe con naturalidad, sin que el hablar de Dios sea un tabú? ¿Transmito la fe a mis hijos, nietos o hermanos pequeños?
.

Curación de una hemorroísa
«Se encontraba allí una mujer que desde hacía doce años padecía de hemorragias. Había sufrido mucho en manos de numerosos médicos y gastado todos sus bienes sin resultado; al contrario, cada vez estaba peor.
Como había oído hablar de Jesús, se le acercó por detrás, entre la multitud, y tocó su manto, porque pensaba: "Con sólo tocar su manto quedaré curada".
Inmediatamente cesó la hemorragia, y ella sintió en su cuerpo que estaba curada de su mal.
Jesús se dio cuenta en seguida de la fuerza que había salido de él, se dio vuelta y, dirigiéndose a la multitud, preguntó: "¿Quién tocó mi manto?".
Sus discípulos le dijeron: "¿Ves que la gente te aprieta por todas partes y preguntas quién te ha tocado?".
Pero él seguía mirando a su alrededor, para ver quién había sido.
Entonces la mujer, muy asustada y temblando, porque sabía bien lo que le había ocurrido, fue a arrojarse a sus pies y le confesó toda la verdad.
Jesús le dijo: "Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz, y queda
curada de tu enfermedad"»
(Mc 5,25-34)
.

Resurrección de la hija de Jairo
«Todavía estaba hablando, cuando llegaron unas personas de la casa del jefe de la sinagoga y le dijeron: "Tu hija ya murió; ¿para qué vas a seguir molestando al Maestro?".
Pero Jesús, sin tener en cuenta esas palabras, dijo al jefe de la
sinagoga: "No temas, basta que creas"»
(Mc 5,35-36)

Relación con el Decálogo:
Me examino sobre el 5º Mandamiento: No matarás, el Mandamiento de la Vida

Nos preguntamos sobre nuestra fe:
¿Confiamos a Dios nuestras necesidades, nuestros problemas?
¿Ponemos en sus manos, con oración, su posible solución?
¿Defiendo el derecho a la vida desde su concepción? ¿Mi fe se ha contagiado de los criterios del mundo?
¿Intento formarme en esa materia para transmitirlo a los demás?
.

El hombre rico
«Cuando se puso en camino, un hombre corrió hacia él y, arrodillándose, le preguntó: "Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la Vida eterna?".
Jesús le dijo: "¿Por qué me llamas bueno? Sólo Dios es bueno.
Tú conoces los mandamientos: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no perjudicarás a nadie, honra a tu padre y a tu madre".
El hombre le respondió: "Maestro, todo eso lo he cumplido desde mi juventud".
Jesús lo miró con amor y le dijo: "Sólo te falta una cosa: ve, vende lo que tienes y dalo a los pobres; así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme".
Él, al oír estas palabras, se entristeció y se fue apenado, porque
poseía muchos bienes»
(Mc 10,17-22)

Relación con el Decálogo:
Me examino sobre el 7º Mandamiento: No robarás, el Mandamiento del respeto al hermano

Nos preguntamos sobre nuestra fe:
¿Pongo lo bienes de este mundo por encima de Dios? ¿Mi fe me compromete a pagar salarios justos, a reconocer los derechos de mis trabajadores?
.

La tempestad calmada
«Al atardecer de ese mismo día, les dijo: "Crucemos a la otra orilla".
Ellos, dejando a la multitud, lo llevaron a la barca, así como estaba. Había otras barcas junto a la suya.
Entonces se desató un fuerte vendaval, y las olas entraban en la barca, que se iba llenando de agua.
Jesús estaba en la popa, durmiendo sobre el cabezal.
Lo despertaron y le dijeron: "¡Maestro! ¿No te importa que nos ahoguemos?". Despertándose, él increpó al viento y dijo al mar: "¡Silencio! ¡Cállate!". El viento se aplacó y sobrevino una gran calma.
Después les dijo: "¿Por qué tenéis miedo? ¿Cómo no tenéis fe?"»
(Mc 4,35-40)

Relación con el Decálogo:
Me examino sobre el 8º Mandamiento: No mentirás, el Mandamiento de la Verdad

Nos preguntamos sobre nuestra fe:
¿Cómo a la tormenta, Jesús me tiene que gritar “cállate” ante mi falta de verdad?
¿Escondo mi condición de cristiano?
¿Presento las verdades de fe a medias, acondicionándolas a mi forma de vivir o a lo que quieren escuchar los demás?
.

La multiplicación de panes y peces
«Él respondió: "Dadles de comer vosotros mismos". Ellos le dijeron: "Habría que comprar pan por valor de doscientos denarios para dar de comer a todos".
Jesús preguntó: "¿Cuántos panes tenéis? Id a ver". Después de averiguarlo, dijeron: "Cinco panes y dos peces"»
(Mc 6,37-38)

Relación con el Decálogo:
Me examino sobre el 10º Mandamiento: No codiciarás los bienes ajenos, el Mandamiento del compartir

Nos preguntamos sobre nuestra fe:
¿Mi fe se ha hecho tan horizontal que solo creo que Dios pueda hacer aquello que yo puedo llegar a entender?
¿Hago mis cuentas sin contar con la fuerza de Dios?
¿Acumulo tantas seguridades en forma de dinero, comodidades, que no queda espacio para compartir con el hermano?
.

El sí de María
«Dijo María: "He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra"» (Lc 1,38)

Relación con el Decálogo:
Me examino sobre el 6º Mandamiento: No cometerás actos impuros, el Mandamiento de la Pureza

Nos preguntamos sobre nuestra fe:
¿Mi fe, qué consecuencias morales tiene en mi vida, en mi familia, en mi sexualidad?
¿Me dejo influir fácilmente por los medios y opiniones imperantes en la sociedad?
¿Qué debería suprimir de mi tiempo de televisión o internet?
.

El anuncio a los pastores
«El ángel les dijo: "No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor”»
(Lc 2,10)

Nos preguntamos sobre nuestra fe:
¿En este Adviento y próxima Navidad, mi fe va a quedar sepultada por el consumismo?
¿Usaré a la familia y al legítimo descanso como excusa para no darle a Dios (y a mi alma) los momentos necesarios de celebración de mi fe?
.

Felices los que no han visto
«Tomás exclamó: "Tú eres mi Señor y mi Dios"
Jesús replicó: "Crees porque me has visto. ¡Felices los que no han visto y han creído!"»

(Jn 20,28-29)

Nos preguntamos sobre nuestra fe:
¿Pongo mi confianza en los medios que Jesús por medio de su Iglesia me han dado para formarme: Biblia, Catecismo, Palabras del Papa…?

Quique Fernández


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 24 de abril

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Abril 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
          1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    30