Elecciones en Internet. El final de las urnas

elecciones internet

Las de 2019 serán las últimas elecciones al modo convencional de la historia. Si la legislatura llega a su fin, en 2023 se realizarán telemáticas por primera vez.

Tenemos todos los requisitos técnicos, tecnológicos y humanos para que de una vez por todas demos el salto para que las elecciones se produzcan de forma telemática. Las de 2019, con toda probabilidad son las últimas elecciones analógicas, entiéndase como elecciones al modo convencional donde el voto se realiza de forma presencial y física introduciendo un sobre cerrado con el voto en una urna.

Según un estudio de elmedio.es un 97% de los hogares tienen como mínimo un ordenador o un dispositivo móvil, y 79% de los hogares disponen de conexión a internet. Esta podía ser una de las barreras fundamentales para implantar el voto telemático, pero la tecnificación de los hogares y la digitalización de las familias hacen que todo varíe con paso de gigante.

¿Por qué no se ha implantado ya el voto telemático?

Una de las razones es la expuesta anteriormente. El voto es un derecho, no un deber. Por tanto, cada ciudadano, que no esté privado de sufragio (encarcelados…) tienen derecho a votar independientemente de la tecnología. Por suerte cada día hoy son menos personas las que no tienen acceso diario a internet. Y para los que no tienen podrían habilitarse salas, tipo bibliotecas para poder realizar el voto.

Otra de las razones es la seguridad informática. Y es que el miedo es muy grande a que los datos sean vulnerado, vigilados o sufran cualquier hackeo. El problema es que los políticos, que son los que tienen que decidir este tipo de cosas, no se rodean de buenos asesores tecnológicos, y por tanto siempre tienen miedo a que se vulnere. ¿En offline se hace? Pues claro que sí, hay infinidad de trampas con el voto rogado, voto por correo y con los votos de los mayores. Pero en realidad. El voto telemático sería mucho más seguro que el voto analógico, pero habría que dotar de un presupuesto elevado a la parte de seguridad.

Cultura del voto y la urna. Este es otro de los inconvenientes. Que estamos demasiado acostumbrados a ir al colegio electoral y realizar la acción de introducir el sobre en la urna. En España hemos estado más de 50 años sin poder hacerlo, por tanto, el voto es sagrado. Pero hoy día hay muchísimos trámites que ya se realizan de forma telemática:

  • Declaración de la renta
  • Presentación de impuestos
  • Pago de tasas
  • Operaciones en bancos
  • Adjudiaciones
  • Instancias de oposiciones
  • Certificaciones

Todo ello sólo se puede hacer de forma telemática. Y nadie hablaría hoy día que habría una vulneración en la presentación de impuestos o en el pago de tasas o en la adjudicación de una plaza de interino. Vamos cambiando, y el voto será el próximo cambio.

 

Se acaba el voto por correo.

La utilización de Correos actualmente es testimonial. Correos ha virado a mensajería, certificaciones, burofaxes y demás comunicaciones oficiales. Por ello el voto por correo es un atraso que debe desaparecer. El voto por correo se realiza porque el votante no va a poder estar físicamente el día de las elecciones para realizar el sufragio. Si las elecciones se realizaran de forma telemática, el votante podría realizar la votación en cualquier parte del mundo, y si el problema es médico o físicamente no va a poder, el votante solicitaría el voto adelantado a un día anterior. El voto sería contabilizado con los votos finales.

 

Se acaba el voto rogado.

Actualmente realizar la acción de votar en unas elecciones generales si resides de forma temporal en un país de fuera de la Unión Europea, resulta demasiado complicado, y a veces caro, ya que en la mayoría de los casos hay que hacerlo por correo certificado que cuesta más de 45€. Insisto que el voto es un derecho y nunca una obligación, por tanto, debe ser gratuito. Por ello aquellos españoles que se encuentren residiendo de forma temporal en el extranjero, y quieran votar, podrían hacerlo, también, de forma telemática. Sin rogar, y sin ningún tipo de coste.

 

Espero que los políticos comiencen a plantearse la necesidad de dar un salto cualitativo en todos los sentidos de la administración, en el que la prioridad sea un portal único con información ciudadana en el que el ciudadano pueda tener toda su información (declaraciones de la renta, sanidad, multas, certificados, solicitudes y todo lo relacionado entre el ciudadano y la administración), y el voto telemático es sin duda otra de las prioridades.

Opinión, Tecnología

1 comentario


  1. Pepe

    QUE VIVA EL PUCHERAZOOOO!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*