El cuarto poder necesita un contrapoder

Permalink 19.07.15 @ 14:07:53. Archivado en Periodismo, Manuela Carmena

Dejemos fuera del debate a Manuela Carmena, Ahora Madrid y Podemos. Básicamente, para evitar que sus adversarios políticos, en tramposa pero lícita estrategia de deslegitimación de cara a próximas citas electorales, tiren de argumentario y enlacen los típicos descalificativos “bolivariano-totalitario-liberticida” para no meterse en razonamientos; y para impedir que los votantes de éstos últimos repitan como papagayos esas críticas vacías, creyéndose la sobreinterpretación que desprenden y sin comprender que sus líderes políticos no se ofenden con sinceridad, sino que lo fingen porque tal es el teatrillo de la táctica preelectoral.

Enfrentémonos, pues, a la discusión de la web de desmentidos del Ayuntamiento de Madrid como lo que es, independientemente de quién ostenta ahora el gobierno municipal. Un portal donde se cuelgan, para acceso de todos los ciudadanos, las notas de prensa de réplica a informaciones publicadas, que sin esa web se enviarían únicamente a los medios de comunicación.

A ningún periodista y a ningún ciudadanos le debería parecer un ataque al derecho a la información o a la pluralidad, sino todo lo contrario, que una de las partes implicadas en una polémica desmienta o matice con datos, o con el documento o la declaración originales que han desatado la controversia, lo que ha divulgado la otra parte. De hecho, esa puntualización precisa la información e incrementa la pluralidad y el contraste; sin ella, sólo tendríamos la aportación de una fuente, en singular, con la parcialidad que ello implica.

Ahora tendremos al menos dos, sin que el Ayuntamiento haya censurado ni se proponga censurar al medio de comunicación que ha publicado la noticia que ahora desmiente o precisa. Una segunda aportación muy de agradecer, puesto que los medios de comunicación, por cortesía corporativa, casi nunca se contradicen directamente unos a otros. Con la contestación, los ciudadadanos y los propios periodistas podrán disponer de más versiones de los mismos hechos de cara a juzgar la noticia o escribir otras sobre el mismo tema.

Los críticos con la web del Ayuntamiento de Madrid, periodistas muchos de ellos, han alegado que es el periodismo el que ha de hacer de contrapoder o control y contrapeso democrático al poder, y no lo contrario. Ese estribillo lleno de lugares comunes trasluce uno de los grandes problemas de nuestra sociedad: que los periodistas nunca hacemos autocrítica de nuestra labor y nuestro oficio, y nos hemos creado y creído un mito que no se corresponde ni de lejos con la realidad.

Veamos dos de las polémicas que han sugerido al Ayuntamiento la creación de esta web. En la rueda de prensa posterior a una Junta de Gobierno, Rita Maestre anunció lo aprobado en la misma, nada de lo cual hacía referencia a los nombres de calles de resonancias franquistas. Un periodista hizo la pregunta, sin duda pertinente, de qué iba a hacer el gobierno municipal con esos nombres, y Maestre contestó que todavía no se habían abordado, pero que intuía que no se cumplía la Ley de Memoria Histórica y que en un futuro se plantearía el tema a las asociaciones de vecinos.

Inmediatamente, varios medios digitales titularon que Carmena eliminaría los nombres de calles franquistas. Desde esa misma tarde, empezaron a buscarse reacciones a la noticia y se sucedieron las declaraciones de otros líderes políticos locales y nacionales al respecto. En los días siguientes, ya se emitieron reportajes sobre el inventario de calles dedicadas a personajes o entidades con vínculos franquistas, se incluyó a Santiago Bernabeu y otros bien relacionados con el régimen pero alejados de cualquier conducta reprochable, se publicaron sus biografías y se empezó a plantear si merecían menos tener una calle en Madrid que tal o cual republicano o activista por el feminismo; un debate que, por supuesto, también llevó a pedir a otros líderes políticos y sociales que se pronunciaran al respecto. ¡Toda esta imparable bola de nieve sin que el Gobierno de Carmena haya empezado a estudiar el asunto! Cualquier respuesta menos asertiva que hubiera dado Maestre habría podido llevar a titular “Carmena no descarta incumplir la Ley de Memoria Histórica”.

Eso por un lado. Por otro, en la Comisión de Hacienda, el concejal del ramo contestó que el año que viene se estudiaría la posibilidad de implantar una tasa al turismo y otra a la instalación de cajeros. Inmediatamente, proliferaron titulares como “Carmena anuncia una tasa a los cajeros” que daban a entender que se cobraría a los usuarios. Cuando la alcaldesa negó que eso fuera a tener lugar, lo que algunos medios titularon es que estaba desmintiendo o desautorizando a su concejal y que el gobierno municipal era un caos informativo o una jaula de grillos con infinidad de opiniones divergentes.

¿Esos titulares escritos o entradillas televisivas o radiofónicas son una forma de ejercer de control democrático o contrapoder al gobierno municipal? No, son, en el mejor de los casos, un defecto de la convención periodística del titular, que destaca lo más llamativo de una intervención jugando siempre en el límite de la descontextualización amparada en que “en un titular no cabe todo”; y, en el peor, una descarada propagación de infundios destinada a confundir al público para predisponerle injustificadamente contra quien ejerce el poder.

El gobierno de Carmena no ha sido la única víctima de estas tergiversaciones informativas. Albert Rivera nunca dijo que sólo los nacidos en democracia pudieran pilotar el cambio político en España, pero es lo que se llevó al titular aunque en el texto, que casi nadie se toma la molestia de leer, se aclarara que no se refería a una cuestión de edad sino de servidumbres contraídas por llevar mucho tiempo en un cargo. Ciudadanos tampoco propuso en su programa para las elecciones municipales que se limitara la ocupación de una vivienda a dos personas por habitación; ante una medida destinada a acabar con los pisos patera, se preguntó al secretario de Acción Política del partido, Antonio Espinosa, qué cifra sería la idónea, y contestó que dos personas por habitación. ¡Pero no dijo que se fuera a prohibir vivir a tres hermanos en un solo cuarto!

Artur Mas tampoco distringuió tras el accidente del avión de Germanwings entre víctimas españolas y catalanas. Una periodista extranjera le preguntó primero si se sabía cuántas había habido españolas, luego debió de reparar en que tal vez al presidente independentista de la Generalitat le debía preguntar por las catalanas, lo hizo, y Mas contestó que no sabía cuántas víctimas había habido, ni españolas ni catalanas. ¡Pero no partió de él la distinción ni la hizo con intención de subrayar que los catalanes no son españoles!

Jorge Fernández Díaz, hace dos años, tampoco comparó el aborto con el terrorismo de ETA, sino que a una pregunta de un periodista dijo primero “el aborto tiene poco que ver con ETA”, y luego algo le chirrió en su moral católica y matizó: “bueno, algo tiene que ver, pero no demasiado”. De ahí a llevar a un titular que el ministro comparaba el aborto con ETA, como si hubiera tratado de hacer unilateralmente una analogía, hay un abismo: el que va de la información a la desinformación.

Mientras escribo estas líneas, me encuentro con la divulgación mediática de un simple retuit de Guillermo Zapata. Zapata recomendaba un artículo que recuerda “la banalidad del mal” que, según Hannah Arendt, escondía el que los líderes y funcionarios nazis ejecutaran el Holocausto como un gris acto administrativo, sin traslucir ninguna aparente maldad en su vida cotidiana. El autor, Gerardo Tecé, lo relacionaba con la frialdad igualmente funcionarial con la que Alemania ha impuesto las condiciones del rescate a Grecia, sin ninguna empatía con el sufrimiento que provoca.

El Abc ha querido interpretar ese mero retuit como que Zapata “compara al Gobierno alemán con los nazis”, lo cual es simplemente mentira. El concejal sólo califica de “enorme” ese artículo “sobre la banalidad del mal en el nazismo y el gobierno alemán actual”, y enlaza al texto. Sin embargo, el titular del Abc se difundirá ahora exponencialmente en Twitter, esa herramienta de simplificación y descontextualización funesta para el periodismo, la información y la cultura, y todos los acólitos que lo lean podrán seguir con su campaña de demonización de Podemos y el gobierno municipal de Carmena, confiados en que muy pocos de los lectores neutrales que reciban el retuit se tomarán la molestia de repasar la reseña entera y mucho menos de acudir al tuit de Zapata o al artículo de Gerardo Tecé.

Si el periodismo se hace así, ya sea por la convención del titular sin malas intenciones o por intento descarado de manipulación, somos nosotros , el supuesto cuarto poder, el que necesita urgentemente un contrapoder que nos controle y fiscalice. Y no importa que venga de las propias instituciones. Podemos discutir, como ha planteado oportunamente Begoña Villacís, si son los recursos públicos del Ayuntamiento los que han de sufragar la web o si ha de financiarla con lo suyos propios el grupo municipal de Ahora Madrid, pero los periodistas no podemos ir de dignos y proclamar el derecho de los ciudadanos a la información, cuando lo que estamos haciendo es reivindicar el monopolio de la misma y ejercerlo de una forma tan irresponsable o tan abiertamente maniquea y cainita.


Bookmark and Share

Comentarios:
Hasta los mismísimos huevos de periodistas pendejos, pedantes, cínicos, frívolos y felones como las ideas y partidos políticos que con oportunismo defienden. Personajes que más que informar, ser objetivos, éticos y profesionales, se erigen en protagonistas egocéntricos de la noticia, como si fueran los adalides e iluminados salvadores del sistema seudo-democrático. Y lo que es más grave y perverso, se empeñan en convencernos, según sus ideas y criterios y desde posiciones subjetivas ideológicas, lo que debemos votar o apoyar, por el mero hecho, de comunicar desde cualquier medio. O sea insidiosos bufones leguleyos de logomaquias, información y noticias, sin fundamentos que se sostenga.
En fin… mi rechazos y desprecios para tantos mierdas de periodistas y políticos vacuos, trileros y mastuerzos, que son plaga bíblica y elementos adoctrinadores, más insoportable que una marabunta de ratas salidas de las cloacas.
Enlace permanente Comentario por Hartodetantaperversidad 27.08.15 @ 03:35

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Secta destructiva catalana

Manuel Molares do Val

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

La cocina de Letonia en las cafeterías de El Corte Inglés

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Etopeya de Carles Puigdemont (I)

Ángel Sáez García

Jesús Arameo

Jesús Arameo

Bienaventurados ¿los qué de qué?

Vicente Haya

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Haciendo humor de algo serio, la teología.

Asoc. Humanismo sin Credos

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

CURACIÓN POR EL PLACER DE APRENDER

Josemari Lorenzo Amelibia

Religión Digital

Religión Digital

Al César... a Dios...

Religión Digital

Sesión Golfa

Sesión Golfa

Blade Runner puede esperar

Juan Carrasco de las Heras

Un país a la deriva

Un país a la deriva

El hundiminto de España (21)

Vicente A. C. M.

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

LA VIDA MISMA

Francisco Baena Calvo

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Misa episcopal en la cárcel

Francisco Margallo

Opinión

Opinión

Victoria Lafora - Hasta aquí hemos llegado

Opinión

Teología sin censura

Teología sin censura

La religión contra el Evangelio

José Mª Castillo

Fratría

Fratría

Amigo: a la amistad (y Claves de la vida 65)

Andrés Ortíz-Osés

Imágenes de la buena noticia

Imágenes de la buena noticia

Familia

Maximino Cerezo Barredo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Pablo Giménez en el Patio Herreriano

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Bach, fantasía y fuga BWV 561

Jose Gallardo Alberni

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Vida Religiosa en Brasil, signo profético en una sociedad que no respeta la vida de nadie

Luis Miguel Modino

Blog del Padre Fortea

Blog del Padre Fortea

Los populismos

Padre Fortea

Punto de vista

Punto de vista

Stoichkov, destituido

Vicente Torres

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital