Los políticos catalanes, en trance histórico

Permalink 20.09.14 @ 00:35:09. Archivado en Nacionalismos, Cataluña

He visto los dos debates de la semana en el Parlamento catalán, el de Política General y el de la aprobación de la Ley de Consultas, con esas lecturas solemnes, esos diputados puestos en pie aplaudiendo/aplaudiéndose al final de las sesiones y esos apretones de manos ante las cámaras entre Artur Mas y Oriol Junqueras, y la imagen me recuerda mucho a la del Congreso de los Diputados cuando aprobó la Ley de la Reforma Política y los parlamentarios ovacionaban a Adolfo Suárez y éste resoplaba de alivio al verla aprobada. Así sería también la sesión del Juego de Pelota en que los revolucionarios franceses se constituyeron en Asamblea Nacional. La sensación de hallarse en un momento histórico en el que no pueden fallar. Me gustaría equivocarme, pero me parece que se lo creen y que van a seguir hasta el final.

Luego veo las respuestas del Gobierno español y los confiados análisis de sesudos periodistas apelando a la legalidad y al Tribunal Constitucional y me pregunto si se creen lo que dicen y, en consecuencia, viven en otro planeta. Leo noticias proclamando que el Estado prepara su “maquinaria” jurídica, ensalzando que los recursos tienen un gran rigor y detalle y aclarando que la Ley de Consultas tendrá poco recorrido por mucho que Mas posponga su publicación en el Diario de la Generalitat y que los independentistas tendrán que renunciar a sus “fantasías”. Me asombro de que se crean, como Hans Kelsen en su clásico debate con Carl Schmitt, que el poder último radica en las leyes y que al final hay que cumplirlas inexorablemente, que las constituciones son un muro inexpugnable. Y luego pienso, claro, son los mismos que auguraban hace dos años que el “soufflé separatista” se desinflaría en seguida, los mismos que han escrito varias veces que según fuentes muy autorizadas Mas estaba a punto de romper con ERC e incluso a dejar la política; los mismos que tuvieron el arrojo de titular su portada “Fin de trayecto” cuando el Congreso rechazó ceder la competencia para convocar referendos.

En el subconsciente madrileño refulge el recuerdo del Plan Ibarretxe, como si su fracaso lo hubiera sentenciado el Congreso cuando no lo admitió a trámite y no el hecho de que nadie en el País Vasco salió a la calle a defenderlo, y pocos meses después Zapatero le robó la iniciativa negociando con ETA y amenazando la hegemonía del PNV si el PSE pactaba con la izquierda abertzale. En Cataluña, ahora, hay una fecha concreta, el 9 de noviembre, en la que, si Mas instala las urnas, habrá mucha gente en la calle esperando a los agentes de los Cuerpos de Seguridad que vayan a retirarlas, y la colisión, por muy quirúrgica que tratara de hacerse, proporcionaría unas imágenes que darían la vuelta al mundo.

Probablemente Mas sea el menos interesado de los nacionalistas catalanes en poner las urnas. Al fin y al cabo es él quien finalmente tendrá que prevaricar desoyendo al Constitucional, quien sacrificará su cargo y tal vez su libertad para que su rival electoral, ERC, recoja los frutos; quien está viendo cómo muchos de sus compañeros de partido y sus votantes, de natural moderado e intereses empresariales, le echan en cara la deriva que ha emprendido. Pero ya no sé si la va a poder parar, como no sea quedando para la posteridad como un farsante y un cobarde, y entregando igualmente a ERC el Gobierno de la Generalitat.

Cuando su vicepresidenta y dos de sus consellers dejaron caer a comienzos de mes que una consulta ilegal no tendría mucho sentido y desde ERC y la CUP le recordaron que desde el principio se sabía que tendría que ser ilegal, Homs y luego el propio Mas se apresuraron a decir que la unión era responsabilidad de todos y que las decisiones que hubiera que adoptar ante la previsible suspensión por el TC se tomarían de acuerdo entre todos los grupos políticos que promueven la consulta. Así quedó escrito en la propuesta de resolución en la que CiU, ERC, ICV y la CUP instaron al presidente a convocar la consulta del 9 de noviembre. Es una forma de que Convergència no asuma ella sola el coste de una deserción, pero es que, cuando los grupos se reúnan a tomar esas decisiones, los otros tres partidos, que no pierden nada (ICV no es nacionalista, pero su apego a la Constitución también es escaso), van exigir a Mas que siga adelante. Y ya veremos cuántos diputados de la propia CDC.

En el Debate de Política General, Mas también afirmó que las cosas había que hacerlas “bien”, de forma que el resultado sea “incuestionable en Madrid y Bruselas”, como reservándose una carta para no llegar a celebrar la consulta. Pero los otros partidos remarcan que ésta es una ocasión única, histórica, y no tienen ninguna intención de cambiarla por unas elecciones plebiscitarias. Es más, la dialéctica de ERC y CUP ya apunta a la lógica insurreccional, la desobediencia a la ley vigente, porque se sienten con la fuerza suficiente para promulgar la suya propia. Exactamente la situación en la que Schmitt señalaba que desaparece la rueda inapelable de la legalidad; como bien sabe Junqueras, la que jalona los cambios de régimen y la independencia de los nuevos países.

Si el president desea echarse atrás, va a tener que buscar una coartada muy convincente para persuadir a sus socios y, sobre todo, a esa marea de gente que ha interiorizado la idea de que Cataluña será pronto un Estado independiente. Una vez que ha calado esa sensación, una vez que un número suficientemente grande de personas se siente una nación en misión histórica, es imposible que renuncien a ella. Probablemente la inmensa mayoría de los catalanes no estén dispuestos a sacrificar nada a cambio y muchos, incluso sin ser proespañoles, vean con pavor la que se avecina, pero ellos no jugarán ningún papel en el momento decisivo, y, si llega la independencia, se adaptarán sin grandes problemas al nuevo estado.

Desde su falaz mentalidad de que existe un grupo nacional llamado “los catalanes” que quieren ser "libres", no hay ninguna razón para que no diriman su futuro político en las urnas sin tener en cuenta lo que digan “los españoles” y que se imponga la decisión mayoritaria, porque eso es la democracia. Frente a esa convicción, la tesis del respeto a la legalidad constitucional no tiene la menor fuerza; mucho más después de que Escocia haya celebrado su referéndum y Mas pueda decir al mundo que ellos quieren votar también. Las opiniones públicas de otros países siempre tenderán a simpatizar con esa reivindicación de la nacionalidad irredenta cuya población sale a la calle a reclamarla, porque no es la ley de esos países la que van a incumplir.

Probablemente los nacionalistas catalanes sean tan incapaces de comprender la mentalidad “española” como los españoles la suya, pero, así confrontados ambos grupos, no quepa duda de que respecto a su futuro se terminará imponiendo lo que ellos quieran. La única manera de enfrentarse a eso no es oponer la Constitución ni esgrimir un grupo nacional español que ellos no sienten, sino demostrar a los ciudadanos catalanes no involucrados en el movimiento que Cataluña no es un todo cuya voluntad pueda calibrarse contando los votos de la mayoría, sino que dentro de ella conviven cientos de grupos diferentes: municipios, barrios, sectoriales, de clase, cuyos intereses están enfrentados entre sí. De tal forma que la consulta se conciba como cientos de consultas simultáneas, el resultado de todas las cuales habría que respetar, hasta llegar a la decisión de cada individuo de elegir su nacionalidad, igual que elige su religión o su equipo de fútbol. Un poco en la línea de lo que he expuesto yo aquí en otros artículos y en 'El cuento de las naciones'.

En el mejor de los casos, si al final los partidos soberanistas no logran empujar a Mas a poner las urnas ni a declarar la independencia unilateralmente como reclaman ERC y la CUP, el problema sólo se habrá aplazado unos meses, hasta las elecciones plebiscitarias. Puede que para entonces se haya roto la unión entre estos partidos, pero ya ha pasado más de un año y medio desde la Declaración de Soberanía y la liturgia solemne de las encrucijadas históricas parece imbuirles por encima de intereses partidistas. Desde el punto de vista de la unidad de España, no sé si tal vez sería mejor que el TC no anulara la consulta y que se pronunciaran, por fin, todos los catalanes, incluida la "mayoría silenciosa", y no sólo los activistas de la independencia (obligando, eso sí, a que voten también los catalanes que viven en el resto de España, que han podido comprobar directamente la falacia de la oposición nosotros-ellos). Creo que en las urnas triunfaría la solución del Estado catalán no independiente y eso sólo supondría un pequeño retoque en la estructura ya de hecho federal de España, paralelo al "té para todos" que se va a repartir en el Reino Unido, sin gran dolor de corazón para ninguno de los patriotismos en liza. Si no, mientras muchos catalanes se sigan sintiendo catalanes antes que ciudadanos, y otro tanto muchos españoles fuera de Cataluña, el famoso choque de trenes podrá demorarse más o menos, pero tarde o temprano llegará.

El cuento de las naciones. Tabla rasa del gran debate español

Formato Kindle (también para PC, tablet o smartphone)

Formato PDF

Entrevista en 'Periodista Digital'


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Blogs
Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

Suecia, de paraíso a infierno salafista-yihadista. por: Eduard Yitzhak

Doctor Shelanu

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Los obispos brasileños se posicionan contra la Reforma del Sistema de Pensiones del Gobierno Temer

Luis Miguel Modino

Entre unidad, caridad y verdad

Entre unidad, caridad y verdad

El ciego de nacimiento

Pedro Langa

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

24 Cuaresma. Penitencia

Angel Moreno

Desde el Atlántico

Desde el Atlántico

Escandaloso ocultamiento en la prensa española del espionaje al equipo de Trump

Carlos Ruiz Miguel

Columna de humo

Columna de humo

¿Y si España fuese de verdad una mierda?

Pedro de Hoyos

Diario nihilista de un antropólogo

Diario nihilista de un antropólogo

Consecuentes con su fe

Manuel Mandianes

Cartas y relatos

Cartas y relatos

¿Qué ayuno?

José Alegre

Terra Boa

Terra Boa

MANIFESTO DOS BISPOS: NÃO É ESTA A REFORMA DA PREVIDÊNCIA SOCIAL QUE O BRASIL PRECISA...

José Ramón F. de la Cigoña

Religión Digital

Religión Digital

Ahora somos luz en el Señor

Religión Digital

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Teología de J. Ortega y Gasset. Evolución del Cristianismo

Francisco Margallo

Teología sin censura

Teología sin censura

Da miedo la religión mal entendida

José Mª Castillo

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

LA AUTORIDAD COMO SERVICIO

Francisco Baena Calvo

La Iglesia se hace diálogo

La Iglesia se hace diálogo

“¡Cese la represión!”

Jesús Espeja

Imágenes de la buena noticia

Imágenes de la buena noticia

Ay de los ricos

Maximino Cerezo Barredo

Cine espiritual para todos

Cine espiritual para todos

Incierta gloria. Sigue pendiente la adaptación de esta gran obra literaria

Peio Sánchez Rodríguez

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Neolengua de Podemos

Manuel Molares do Val

Otro mundo es posible

Otro mundo es posible

Meditaciones 2

Miguel Ángel Mesa Bouzas

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

El bar: historias y misterios de los bares míticos de Madrid

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

La pena de trena aterra

Ángel Sáez García

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital