Internet: el nuevo modelo productivo

Permalink 22.12.10 @ 01:29:20. Archivado en Economía, Tecnología

Algún dios racional se ha debido de coaligar providencialmente a última hora con el azar de la aritmética parlamentaria para eliminar, al menos por el momento, la disposición final segunda del conjunto de la Ley de Economía Sostenible. Si el objetivo oficial de ésta es introducir en España un nuevo modelo productivo, carecía de toda lógica que llevara de coletilla una prohibición de facto de las descargas en internet. Porque la red es, precisamente, el catalizador de un nuevo tipo de modelo productivo que ya se está extendiendo por todo el mundo.

Es hora de que nos demos cuenta de que internet no va contra los productores, ni los de mercancías ni (permítaseme la macrometonimia que supone referirme al total de las películas y creaciones musicales por una parte ínfima de ellas) los de obras de arte. Los productores son insustituibles. El hito que ha marcado la red en la evolución del sistema económico es que permite prescindir de los intermediarios. Uno ya puede comprar directamente al proveedor saltándose toda la cadena de distribución, que sin duda da trabajo a mucha gente pero también hincha de forma notoria el precio final del artículo y, de paso, los bolsillos de algunos aprovechados.

Por supuesto que los creadores deben cobrar por su trabajo y su tiempo, y hay que reconocer que la llamada "Ley Sinde" acierta al limitarse a decretar el cierre de las webs piratas que tienen "ánimo de lucro, directo o indirecto" (es decir, por medio de la publicidad). Por eso, los internautas menos racionales deberían dejar de tirar balones fuera apelando con descaro y sin ningún rigor a la libertad de expresión, puesto que lo que se proponía el Gobierno era suspender un negocio fraudulento, una actividad presuntamente delictiva.

Sin embargo, la cuestión de fondo es que, aunque la "Ley Sinde" hubiera salido adelante, o aunque retorne de algún modo en un futuro, el paso inmediatamente siguiente sería la aparición de páginas que permitirán intercambiar o compartir, sin beneficio económico para nadie, las pelis y discos que cada uno de nosotros se haya comprado o descargado antes. Porque la piedra clave de la piratería no es que haya unos caraduras que hagan negocio facilitándolas, sino que los ordenadores se pueden conectar entre sí.

Aquí no habría ningún tipo de acción punible. Sería, en esencia, el mismo intercambio de casettes o discos que hemos hecho toda la vida, sólo que multiplicando el número de fuentes gracias a las nuevas tecnologías. Con lo cual, continuaríamos aprovechando la maravillosa oportunidad que nos ofrece la conectividad global de ampliar nuestro inventario de bienes culturales desde casa y a coste cero, y los creadores cobrando unas pocas copias que luego correrían de ordenador en ordenador.

La única, fácil e inexorable solución para salvaguardar los derechos de propiedad intelectual es que los autores ofrezcan gratuitamente sus obras en sus propios portales de internet y hagan negocio gracias a los anuncios publicitarios que inserten en ellos otras empresas, atraídas por su ingente tráfico de visitantes. Es decir, la metodología que hace rentables, por ejemplo, a los periódicos digitales.

La calidad del formato en que se graben las canciones y sobre todo las películas será probablemente inferior, pero su coste de producción también (igual que lo es el de los medios de comunicación por internet en relación con los impresos). Y, aunque les duela a muchos buenos aficionados, el capitalismo históricamente siempre ha encumbrado a la producción en masa barata por encima de la calidad cara, que se ha quedado con nichos marginales del mercado, a veces también rentables por su especialización, como los objetos de lujo o de coleccionistas. Tal será el destino final de las películas en celuloide y los discos de audio, que se están viendo reemplazados a gran escala por el vídeo y las canciones en mp3.

El nuevo modelo productivo que posibilita internet probablemente elimine a intermediarios tan entrañables como los cines o tan usureros como las discográficas, pero esto tampoco es un delito. Son los efectos colaterales de un sistema económico implacable que, a medida que los medios de producción y los patrones de comportamiento van cambiando, aniquila a los negocios o sectores que, aunque hayan ordeñado durante años su margen de beneficios, no sepan adaptarse o diversificarse para volver a ser rentables.

Últimamente, la evolución les está pasando factura a la agricultura, a la minería, a los pequeños comercios..., pero hace 250 años ya les ocurrió a los talleres artesanales cuando fueron arrasados por la revolución industrial. Aquello, que en su momento también desencadenó un conflicto legal en el que los primeros apelaban a sus derechos exclusivos, ha pasado a la Historia como el cambio de modelo productivo que dio lugar a la sociedad de hoy.

www.kikorosique.com


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
Corrupción global

Corrupción global

2282 La Banda Ancha BA no solo es la gran olvidada de los Sensores Digitales SD, sino la gran perseguida por las mafias políticas y por las Agendas Digitales.

Luis Llopis Herbas

El blog de Javier Orrico

El blog de Javier Orrico

La Confederación Plurinacional de Pedro Sánchez

Javier Orrico

Punto de vista

Punto de vista

Feria del Libro de Valencia

Vicente Torres

Esto es lo que hay

Esto es lo que hay

Aquí-qué-ha-pasado

Miguel Ángel Violán

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

Las elecciones del "fake"

Enrique Arias Vega

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Castelo Nouveau 2018, el primer tinto monovarietal de Castelo de Medina

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Sé siempre generosa y maja Maga

Ángel Sáez García

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Políticos guapos

Manuel Molares do Val

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

La Justicia tumba una moción laicista del Ayuntamiento de Valladolid

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Hermosillo

Hermosillo

Construyamos un frente nacional contra la delincuencia.

Efrén Mayorga

Pacos

Pacos

El día 28 nos la jugamos.

Paco Sande

Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

¿El Islam es inherentemente violento? por Amil Imani

Doctor Shelanu

No más mentiras

No más mentiras

Refrescando la memoria ahora que hay que votar

Antonio García Fuentes

Opinión

Opinión

El rincón del soneto -  EN ESPAÑA MANDA UN IRRESPONSABLE

Opinión

Juicio a la noticia

Juicio a la noticia

#Venezuela CAIGA QUIEN CAIGA: Zulia Un Grito Desesperado por @AngelMonagas

Angel Monagas

Israel, más allá de las noticias...

Israel, más allá de las noticias...

"Eliminar a Israel del mapa"

Shimshon Zamir

Un país a la deriva

Un país a la deriva

La felonía del PSOE al descubierto.

Vicente A. C. M.

El blog de Antonio Cabrera

El blog de Antonio Cabrera

Un grandísimo hijo de puta

Antonio Cabrera

Sesión Golfa

Sesión Golfa

¡Shazam!: Big

Juan Carrasco de las Heras

La hora de la verdad

La hora de la verdad

Unamuno no lloraría ante el incendio de Notre Dame

Miguel Ángel Malavia

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital