Romancero nuevo de la Guardia Civil

Permalink 06.12.07 @ 12:28:30. Archivado en Cuerpos de Seguridad del Estado

Si Federico García Lorca hubiera escrito en nuestro tiempo el Romance de la Guardia Civil, no serían negras las herraduras de sus caballos, ni de plomo sus calaveras, que, de hecho, lloran. No serían los agentes quienes ordenan silencios de goma oscura, sino sus compañeros, sus allegados y los ciudadanos que les rinden homenaje quienes se sumergen en un mutismo voluntario, escenificando un honorable aunque a fin de cuentas baldío esfuerzo de solemnidad. Y sí, qué duda cabe: les ha conducido a ello la vaga astronomía de pistolas inconcretas que gira en la cabeza de unos pobres alucinados.

Los españoles de mi generación no corrimos delante de los grises ni vimos arrasar la ciudad de los gitanos. Todo lo contrario. Crecimos asistiendo con desconcierto e indignación infantiles a la interminable serie de atentados que nos escupían los telediarios, aliñando nuestras sobremesas con sangre de militares, guardias civiles y policías nacionales.

Es muy probable que el flagrante constraste entre buenos y malos, entre víctimas y verdugos, nos hiciera simplificar un poco las cosas, pero la honda impresión que nos produjeron aquellas imágenes grabó a fuego en nuestro cerebro la conciencia de con qué bando estamos. Redujo a la categoría de anécdota la evidente permanencia de un buen número de fascistillos en el Cuerpo y nos volvió impermeables hacia los modelos de comprensión planteados en términos de rebeldes heroicos y esbirros del sistema que siguen latiendo en muchos nacionalistas y en algunos izquierdistas que en su día lucharon contra el franquismo.

Es más; una intuición pueril que entonces nos dejaba perplejos e impotentes mantiene toda su pertinencia. A diferencia de otras víctimas de ETA, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado sí que podían haberse tomado la justicia por su mano. Habrían tenido todas las de ganar y, aunque los resultados hubieran sido posiblemente indiferentes o, en todo caso, contraproducentes para la lucha contra el terrorismo, habrían sido sin duda muy satisfactorios para su sed de venganza. Y sin embargo no lo hicieron.

Por todo ello, los estrambotes que, en algunas concentraciones de repulsa, anudan los versos "¡Viva la Guardia Civil!" y "¡Viva España!" con inequívocos resabios fascistas, o llaman maricón a Pedro Zerolo y traidores y asesinos a los miembros del Partido Socialista, resultan especialmente zafios, altisonantes y anacrónicos. Más allá del disparate (no por mil veces repetido menos disparate) que supone sugerir que un Gobierno se rinde a una banda terrorista, y de la circunstancia menor, simbólica e inoperante de la unidad o desunión de los demócratas a la hora de asistir a las manifestaciones, el problema es que tales estribillos no encajan en metro, ritmo ni rima en el romancero nuevo de la Guardia Civil.

www.kikorosique.com


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
Corrupción global

Corrupción global

2280 Sensores Digitales para optimizar hogares y empresas. El ciudadano no los conoce y están fuera del alcance del empresario, al que no se los permiten

Luis Llopis Herbas

Punto de vista

Punto de vista

Sánchez no durará cuatro años

Vicente Torres

Israel, más allá de las noticias...

Israel, más allá de las noticias...

"Eliminar a Israel del mapa"

Shimshon Zamir

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿Maniaco-depresiva, Pilar, eres?

Ángel Sáez García

Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

Cómo celebran los más fervientes devotos musulmanes la Pascua de Resurrección

Doctor Shelanu

Un país a la deriva

Un país a la deriva

La felonía del PSOE al descubierto.

Vicente A. C. M.

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Hablemos asín, el último libro de Alberto Gómez Font, sobre la lengua que dicen vulgar

Juan Luis Recio

No más mentiras

No más mentiras

Homenaje a CERBANTES en el 403 aniversario de su triste muerte

Antonio García Fuentes

El blog de Antonio Cabrera

El blog de Antonio Cabrera

Un grandísimo hijo de puta

Antonio Cabrera

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Los lunes, revista de prensa y red

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Esto es lo que hay

Esto es lo que hay

Laforet, Aribau

Miguel Ángel Violán

Sesión Golfa

Sesión Golfa

¡Shazam!: Big

Juan Carrasco de las Heras

Opinión

Opinión

Cayetana muy bien en el debate televisivo. Por el mejor desarrollo y frente a muy graves amenazas

Opinión

Hermosillo

Hermosillo

'memo' de AMLO vulnera derechos de niñas, niños y adolescentes.

Efrén Mayorga

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

El suicidio de Alan García

Enrique Arias Vega

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Chapuza francesa

Manuel Molares do Val

La hora de la verdad

La hora de la verdad

Unamuno no lloraría ante el incendio de Notre Dame

Miguel Ángel Malavia

Columna de humo

Columna de humo

El incendio de París, las cenizas de Europa

Pedro de Hoyos

El blog de Javier Orrico

El blog de Javier Orrico

La portavoza

Javier Orrico

El Acento

El Acento

"Buscamos las acequias" por Miguel Montoya

Antonio Florido Lozano

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital