La supervivencia de muchos autónomos, cada vez más arruinados, depende de la pronta convocatoria de elecciones.

El actual Gobierno de España tiene como uno de sus principales objetivos esquilmar al ya de por si depauperado sector privado.

Sobre todo, a los más débiles, que no son otros que las familias, los asalariados, las pymes y los autónomos.

No olvidemos que si bien este Gobierno nació por mediación de una moción de censura democrática y legal. Tras la citada moción se esconde el apoyo a la continuación del proceso de independencia de Cataluña.

La prueba de ello la tenemos en la intención del ejecutivo socialista de convocar un referéndum (anticonstitucional e ilegal según el TC) para reformar el Estatuto de Cataluña y avanzar, de esta manera, hacia la constitución de la República Catalana.

Por tanto, se trata de un Gobierno que se mantiene en el poder gracias al apoyo condicionado de separatistas y comunistas, que conforman conjuntamente el denominado “Frente Popular del SXXI”.

¿Elecciones inmediatas tras la moción de censura?

Todo ello, se perpetró con la falsa excusa de convocar unas elecciones de manera inmediata al derrocamiento del anterior Gobierno del PP.

Sin embargo, este Gobierno “okupa” únicamente convocará las referidas elecciones cuando pierdan el apoyo parlamentario que les permitió acceder al poder. O cuando su debilidad sea manifiestamente insostenible a nivel político.

Hasta entonces, el Gobierno liderado por Sánchez fundamentará su estrategia política en clave de constante campaña electoral y de “decretazos”.

Enfocando la misma en la “crispación guerracivilista”, una estrategia heredada del ex-presidente Rodríguez Zapatero cuyas consecuencias son el enfrentamiento fraticida entre los españoles.

Y en las concesiones para contentar tanto a Podemos, captando de igual manera el voto de la ultra izquierda, como al independentismo.

Si analizamos las políticas llevadas a cabo hasta la fecha, nos encontramos con que en lo que respecta al problema de la inmigración descontrolada, el Gobierno del PSOE ha potenciado el mismo en virtud al efecto llamada que supuso la llegada del “Acuarius” y a la evidente desprotección de nuestras fronteras.

En función de estos dos factores, el fenómeno de la inmigración se ha transformado en una verdadera invasión de africanos, que asaltan a diario la frontera de nuestro país de manera violenta e impune.

Esclavitud fiscal propia del comunismo

A nivel fiscal, los tres primeros meses de desgobierno socialista han terminado con el anuncio de una batería de propuestas tendentes a subir los impuestos.

En el plano relativo a la política de comunicación gubernamental, el actual ejecutivo ha decidido podemizar TVE, despidiendo a cualquier profesional que no comulgue con el ideario comunista.

Recordemos, además, que el Gobierno de Sánchez se ha convertido en el enemigo número uno de los autónomos españoles.

De hecho, subió las cuotas a este colectivo nada más llegar al poder. Si bien, no satisfecho con este primer atraco, también pretende el ejecutivo socialista eliminar la tarifa plana, argumentando para ello que no ha servido la misma para crear empleo.

Por ende y teniendo en cuenta estos antecedentes, el anuncio del Gobierno relativo a una posible rebaja de impuestos a los autónomos no es creíble. Sino que, se trata de un engañoso guiño, dirigido a dicho colectivo en clave electoral.

Máxime, considerando que la intención gubernamental no es otra que la de subir los impuestos a las rentas altas, a la banca, etc. Incluso, gravar más aún el Impuesto de Sociedades, con lo que se ralentizaría el ritmo de creación de empresas.

Como consecuencia de lo anterior, y entre otros factores, la economía española no crece al ritmo de hace unos meses.

Tanto es así, que la inestabilidad política y la inseguridad jurídica que el Gobierno del PSOE ha generado en España, está provocando una desaceleración progresiva de nuestro PIB.

Otras repercusiones de las anti políticas del Gobierno de Sánchez consisten en un descenso del número de turistas extranjeros que llegan a España. El empeoramiento de los datos relativos al empleo. Un ritmo de afiliación a la Seguridad Social mucho más pausado. Etc.

¿La única alternativa es una alianza entre PP, Ciudadanos y VOX?

Podemos concluir afirmando que el gran hándicap de nuestro actual Gobierno radica en que carece de un plan económico, social, político, etc., para dotar de mejoras a nuestro país.

En este sentido, cuantos más meses permanezca Sánchez en el poder, mayor número de familias, pymes y autónomos terminarán en concurso de acreedores.

Esperemos que la próxima alianza estratégica y gubernamental, una vez se celebren las próximas elecciones, esté protagonizada por una mayoría absoluta procedente de la unión entre el PP, Ciudadanos y VOX.

Por el momento, quizás sea esta la única alternativa al comunismo y al separatismo.

Empresa

Comentarios cerrados.