Los sindicatos de clase (CC.OO.-UGT), enemigos de los trabajadores: CaixaBank-Barclays.

En España, tarde o temprano tenía que ocurrir. Y ha ocurrido. Los antiguos trabajadores de Barclays han intentado desenmascarar a su mayor enemigo, que no es otro que los sindicatos de clase, es decir, UGT y CC.OO.

Se trata del caso “CaixaBank-Barclays”. El ERE diseñado por CaixaBank al objeto de aplicarlo en Barclays ha provocado un gran conflicto laboral sin apenas precedentes en el sector bancario español. Y, probablemente, tampoco habrá muchos antecedentes similares en nuestro mercado laboral a nivel global.

Porque, desde que se anunció el ERE, la plantilla de la antigua Barclays Bank SAU (la entidad absorbida por CaixaBank), no está conforme con la labor de su comité de empresa, integrado y representado por UGT y CC.OO. Tanto es así, que algunos ex-trabajadores de Barclays propusieron confiar la representación laboral, al objeto de desarrollar las negociaciones del citado ERE, a un asesor externo. Al objeto de defender sus derechos con muchas más garantías.

La razón de estas continuas discrepancias radica en la no coincidencia entre los oscuros intereses de los sindicatos y las demandas de los ex-trabajadores de Barclays. En otras palabras, el comité de empresa, tradicionalmente, ha priorizado el mantenimiento del estatus, la posición, los privilegios, etc., de sus propios miembros. Además de velar en primer lugar por los intereses corporativos y de índole económica de los sindicatos UGT y CC.OO. Olvidándose, continuamente, de las reivindicaciones de los trabajadores de Barclays.

No es sorprendente, tanto en cuanto los comités de empresa suelen defenderse a sí mismos en las negociaciones de los ERE´s. Y blindar ventajosamente a sus integrantes. Por el contrario, los trabajadores se convierten en nuevos parados y se marchan se la empresa en condiciones menos ventajosas.

Esta situación es bien conocida por multitud de compañías, de todos los sectores productivos, que han pasado por la dificultad de llevar a cabo un ERE en España. Sin embargo, pocas plantillas tienen la valentía de hacer frente a estos mafiosos sindicalistas de clase, amparados por una empresarialmente anticompetitiva legislación laboral, unas millonarias e indignantes subvenciones públicas y los diferentes y cobardes gobiernos españoles. Pero, excepcionalmente, los ex-empleados de Barclays están luchando contra estos parásitos sociales y laborales.

Recordemos que, actualmente, Barclays se ha convertido en una filial de CaixaBank. Puesto que en septiembre de 2014, el banco español compró al banco británico su negocio en España y relativo a la banca minorista, gestión de patrimonios y banca corporativa-privada. Todo ello, ha supuesto la absorción de 550.000 clientes, una red de 270 oficinas y cerca de 2.400 empleados. El ERE mencionado es fruto de esta absorción, y el mismo pretende prescindir, en principio, de aproximadamente 1.120 trabajadores.

Y no olvidemos que las circunstancias de este último ERE son peores respecto a otros dos ERE´s anteriormente sufridos por Barclays, cuyas condiciones fueron aceptadas sin reparos por el comité de empresa actual.

Además, en este nuevo ERE existen muchas sombras económico-laborales, puesto que CaixaBank ha aplicado sus criterios contables a Barclays, que ha registrado, en virtud de ello, pérdidas. ¿Podría tratarse de una operación de ingeniería contable al objeto de justificar un ERE por causas económicas? ¿Qué posición adoptará esta vez el comité de empresa?

Al margen de lo anterior, cada vez más españoles piensan que UGT y CC.OO., son parte fundamental y representan fielmente a nuestro sistema corrupto, parasitario, comisionista, clientelar y, por supuesto, subvencionado, que ha hundido a la economía productiva para mantener a la España subvencionada.

Los sindicatos de clase son, junto al funcionamiento antidemocrático de los dos principales partidos políticos, la malévola ley electoral, la politización de la Administración, la Justicia al servicio de la partitocracia, la corrupción política institucionalizada, etc., el principal problema de nuestro sistema político-económico.

Si los asesores políticos retratan al parasitismo que impregna a nuestra casta política corrupta, los liberados sindicales representan la corrupción sobre la que gravitan los sindicatos de clase españoles.

Las subvenciones públicas, provenientes de los impuestos de los españoles, que sirven para mantener tanto a los políticos como a los sindicalistas, son una de las fuentes de las que bebe la corrupción político-sindical en España.

Los sindicatos de clase solo persiguen el objetivo de lucrarse. Y son capaces de cobrar porcentajes económicos sobre cada despido. Aliarse con la empresa si ello les produce beneficios, aún perjudicando de esta manera a sus representados, es decir, los trabajadores. Negociar las condiciones de un ERE únicamente en función de sus espurios intereses. Etc.

¿Cuántas empresas han cerrado por culpa de los sindicatos de clase?

Tanto la corrupción de los ERE´s andaluces. Como el fraude de los cursos de formación en Andalucía. Y las tarjetas Black de Bankia. Son las señas de identidad de los sindicatos de clase en la actualidad.

Empresa

21 comentarios


  1. Tomás

    ¡A LAS MARISCADAS!

    UGT Y CCOO, LOS CAMARADAS DEL TRINQUE Y EL LATROCINIO

  2. Tomás

    LOS LIBERADOS SINDICALES, MENOS TRABAJAR, CUALQUIER COSA

  3. Tomás

    Y EL COMITÉ DE EMPRESA, UNA PANDILLA DE MATONES, AL SERVICIO DEL DINERO

  4. republico sevillano

    Lo que resulta alucinante, y que a todo el mundo le parezca normal, es que sigan existiendo sindicatos políticos estatales. Los sindicatos están para defender a los trabajadores al margen de los empresarios. Hay que tener en cuenta que uno de los empresarios mas importante en nuestro país es el Estado y al que pertenecen estos “sindicatos” políticos; como cobran de él, no van a indisponerse y siguen dócilmente su política con pequeñas actuaciones puntuales para crear apariencia.
    Para actividad política ya están los partidos así que ¿Para cuando la ilegalización de estas estructuras mafiosas?

    • Para repúblico sevillano

      Repúblico sevillano, supongo que será porque hay un pacto entre sindicatos y partidos que llegan al gobierno, sobre todo, de la iquierda pero también ya del PP. Tú no me molestas, yo no te molesto, nos lo llevamos crudo de las subvenciones y ya está.
      Un saludo, repúblico sevillano.

  5. ARANTXA M.S.

    Detecto en el artículo una carencia relevante. No se hace ninguna referencia a la opacidad salarial y tampoco al misterio que envuelve a las cuentas de estos sindicatos, denominados por el autor sindicatos de clase. La opinión pública española no conoce la estructura salarial de la dirección, por ejemplo. Solo sabemos que nuestros impuestos sirven para subvencionar a estos desalmados de forma millonaria para que pongan trabas a las empresas y a los propios trabajadores en beneficio propio.
    Como bien dice el artículo, los sindicalistas de clase son parásitos sociales y laborales y los comités de empresa solo se sirven a ellos mismos. Los trabajadores están sin representación desde hace mucho tiempo. Y la corrupción ha invadido a las organizaciones sindicales españolas.
    Buenos días a todos.

    • Tomás

      Así es, señor.

      • BOTA AL PP-PSOE, PERO SIN VOTAR A PODEMOS.

        magnífico retrato de los parásitos sindicalistas españoles pero como dice arantxa m.s. falta un detalle, ¿CUÁNTA PASTA COBRAN DE NUESTROS IMPUESTOS LOS MAYORES JETAS DE LOS SINDICATOS, SUS DIRIGENTES?

        • BOTA AL PP-PSOE, PERO SIN VOTAR A PODEMOS.

          en subvenciones, creo que estos dos sindicatos ladrones reciben 1.000 millones de euros al año, entre comunidades autónomas, estado, robos, trinques, comisiones…

  6. ARANTXA M.S.

    No he mencionado a los liberados sindicales, los parásitos más peligrosos. Sin comentarios.

  7. Vania

    Se ha llegado a un acuerdo esta mañana entre la dirección de Barclays y los sindicatos. Casi 1.000 trabajadores a la calle, aunque se han mejorado las condiciones de salida de los mismos.
    Los bancos españoles todavía tienen que despedir a más empleados.

  8. Anro

    Es tremendo, no me extraña nada, El sindicalismo español, por cierto en su mayoría de “izquierda”, y muy pocos o casi ninguno de “derecha”, es junto a la partitocracía los engendros más perversos que pario el régimen cutre y seudo democrático del 78. Anclados en sus privilegios, ni siquiera han sido capaces de evolucionar acorde a los tiempos de las nuevas tecnologías, la competitividad y globalidad que vivimos.

    Los denominados sindicatos de clase que todos conocemos o los más significativos, han sido, es, y sigue siendo, la historia de unas sectas de desaprensivos, incompetentes, vagos y golfos y una falta vergonzosa de respeto por sus afiliados y los propios fines que persigue que raya la estafa, delincuencia, el chantaje y la criminalidad. Y lo que es más grave, han venido traicionando con puñaladas traperas, los valores más esenciales y sagrados del mundo del trabajo productivo y por consiguiente con negligentes y deficientes actitudes para llegar acuerdos de sostenibilidad y productividad con las empresas en los distintos sectores.

    Más de 375.000 vagos, denominados “liberados” han venido constituyendo lo que hemos conocidos como los “señoritos” que no daban “palos ni al agua”. Es decir, los escaqueos, la desidia, la falsedad y mentiras, la irresponsabilidad y abandono del puesto de trabajo, han sido las señas y referencias de identidad de estos elementos que a bombo y platillos, se erigían y en muy pocas veces se elegían democráticamente, como representantes de los trabajadores

    Ni que decir tiene, los miles de abusos, atropellos y estafas, que han tenido que sufrir y padecer millones de afiliados con las consiguientes y malévolas complicidades de las distintas administraciones y dirigentes de los sectores públicos y privados implicados en cualquier tipo de pactos y negociaciones de los distintos sectores con o sin convenios de cualquier índole.

    En síntesis, sindicatos que no sirven absolutamente para nada, al menos en lo que respecta por la defensa de trabajadores de Pymes y petit empresas, habidas cuentas y en sus mayorías, caso de conflictos, se recurre al letrado/abogado/laboralista de turno especializado en la materia.

    Pero eso sí, en las administraciones públicas, del Estado, son muy.. pero que muy representativos. !! “faltaría más” !!. dado el nulo control de sus “empresarios los políticos”. – Uds ya me entienden- Lo cual se demuestra la catadura oportunista, y filibusteras del tipo de sindicalismo que padecemos.

    Un saludo cordial a todos.

    • Para Anro

      Anro, tal como denuncias en tu comentario, el adjetivo que mejor califica a estos sindicalistas, sobre todo, a los liberados es VAGOS.
      Un saludo.

      • Anro

        ¿¿ Solo Vagos.. ?? No, también, ladrones, especuladores y chantajistas. Lo cual nos podemos remitir a los casos de los cursos de formación en mi tierra, donde la corrupción sindical es exactamente lo mismo que ha venido sucediendo con los EREs, del muy perverso corrupto y corruptor Psoe.

        En fin… que volvemos a lo de siempre, un sistema seudo democrático sin controles, sin separación de poderes, con total ausencia de la sociedad civil operativa y efectiva y lo que es más grave, con millones de ciudadanos borregos que siguen votando a las mismas siglas de los granujas y sinvergüenzas.

        Buenas Noches

  9. estajanovista en paro

    Estoy totalmente de acuerdo con el contenido del artículo cosa que no es de extrañar pues en España los sindicalistas de ciertos sindicatos son la rama sindical de ciertos partidos políticos y actuan como tales primero la prebenda y el chollo y luego ya veremos,Además en el caso de España los sindicalistas han actuado como fuerza de movilización cuando ha convenido a la cúpula de algún partido de izquierda el caso del “NO A LA GUERRA” fue bastante elocuente,en suma se puede decir que los sindicalistas son políticos pero de la rama sindical,lo que es sorprendente es lo poco que se preocupan de sectores mayoritarios de los parados.

    • Magnífico ejemplo, república bananera

      EL ejemplo que has puesto responde a la realidad sindical en España. ¿A cuántas empresas les habrá sucedido lo mismo y habrán quebrado?
      ¡Feliz fin de semana!

      • Un caso similar creo que sería el de Coca-Cola. Debo reconocer que del caso solamente conozco que han presentado un ERE por la bajada de ventas.

        Los trabajadores afectados por el ERE hacen campaña ¡Para que la gente no consuma Coca-Cola! Si la población les hace caso y dejan de consumir productos Coca-Cola, ¿No llevará irremisiblemente a más ERE?