El endurecimiento de las penas, que propone la reforma del Código Penal, no será suficiente para frenar la corrupción política.

“2015, el año de la recuperación económica”. “La legislatura de las reformas”. Y “el Gobierno ha salvado del rescate a España”. Estos son los tres lemas, político-económicos y en clave marketiniana, concebidos engañosamente por Arriola y elegidos para ser utilizados como reclamo electoral durante el presente año.

Los mismos, según se ha decidido en el último “retiro” que el PP ha celebrado en Toledo, serán reproducidos hasta la saciedad por parte de los dirigentes del partido del Gobierno y a través de los medios de comunicación. Al objeto que la opinión pública española los asimile y termine por creérselos.

Los españoles, estupefactos e indignados, comprobamos que casi todo sigue igual respecto a la corrupta, desfasada y vieja forma de hacer política del PP-PSOE.

Zapatero negó la crisis, dejando a España en quiebra económica. Y Rajoy vende una irrisoria recuperación económica sin antes solucionar los principales problemas de nuestra economía. Sobre todo, el relativo a nuestra impagable deuda pública, originada por un desaforado gasto público-político proveniente del sector público autonómico y local.

E, igualmente, presume de reformas que no responden a las demandas de los españoles pero que dejan intacto el inmerecido estatus, los inmorales privilegios y la super protección de la casta política.

Por ejemplo, la reforma de la Administración, que ha sido presentada por el Gobierno como su propuesta estrella en esta legislatura. No obstante y al respecto, únicamente se han recortado servicios públicos para los ciudadanos, manteniéndose íntegramente la “mamandurría” política, el comisionismo, el clientelismo y las subvenciones amigas. Imitando al Gobierno de ZP.

Otro de los ingeniosos y escasamente graciosos chistes inventado por el gurú del PP, que nos seguirán contando durante el presente año desde los distintos escenarios gubernamentales, está basado en la idea relativa a que el Gobierno salvó a España del rescate… Gracias a que Dragui lanzó un flotador al Gobierno desde su buque, el BCE.

La nueva reforma del Código Penal.
La última reforma propuesta por el Gobierno es la referida al Código Penal. La misma se encuentra en fase de tramitación parlamentaria. Puesto que actualmente la Comisión de Justicia del Congreso está discutiendo las numerosas enmiendas presentadas al citado texto, con el objetivo de aprobarlo y trasladarlo al Senado a finales de enero.

Esta nueva reforma del Código Penal, respecto a los delitos relacionados con la corrupción política (una de las máximas preocupaciones de los españoles), propone prolongar los plazos de prescripción. Aumentar las penas de inhabilitación. Y, en general, endurecer las penas.
Recordemos que algunos de estos delitos son la malversación de caudales públicos, la prevaricación, el cohecho, el tráfico de influencias, etc. Y que los mismos pueden ser cometidos tanto por cargos públicos como por funcionarios.

¿La imposición de penas más duras frenará la corrupción política?

En este sentido, es factible afirmar que el endurecimiento generalizado del sistema penal es el objetivo prioritario que persigue conseguir la reforma del Código Penal. No obstante e independientemente que pueda ser acertado incrementar la dureza de las penas, la raíz del problema de la corrupción política se encuentra en la ausencia de separación de poderes de nuestro sistema.

En base a ello y mientras la justicia siga politizada y al servicio del PP-PSOE, ninguna reforma del Código Penal será eficaz.

¿Recuerdan la “Ley Orgánica 4/2013, de 28 de junio, de reforma del Consejo General del Poder Judicial”? De forma inconstitucional, y con la complicidad del PP-PSOE, la partitocracia eligió a los vocales del CGPJ y, de esta forma, blindó a la casta ante la justicia.

Los jueces y magistrados de los altos tribunales de justicia españoles, actualmente, son “políticos con toga”. Y el CGPJ, máximo órgano de gobierno de los jueces, se ha convertido en una filial del Ministerio de Justicia, es decir, del Gobierno de turno.

Lamentablemente, esta reforma del Código Penal es una muestra más del engaño al que somos sometidos los ciudadanos constantemente.

Parche sobre parche. Y el sistema sigue desinflándose. Porque a la partitocracia corrupta y heredera de la Transición no le conviene cambiarlo.

Empresa

11 comentarios


  1. ARANTXA M.S.

    Todas las reformas del Código Penal van en la misma dirección pero aún así tenemos un sistema penal super blando y totalmente beneficioso para el delincuente, el terrorista o el político corrupto.
    Ciertamente, endurecer las penas no sirve de nada si esta medida no viene acompañada de la despolitización total de la justicia.
    La independencia de la justicia es justamente lo que no quieren los gobernantes de la partiticracia porque quedarían desprotegidos, ellos son los principales corruptos y quieren seguir teniendo a la justicia controlada.

  2. A. Loureiro

    Evidente.

  3. bota al pp-psoe

    cualquier cosa menos despolitizar la justicia

  4. ESPAÑOL NO SUBVENCIONADO

    ¿QUÉ HARÍAN LOS POLÍTICOS PARÁSITOS Y CORRUPTOS SI LA JUSTICIA FUERA INDEPENDIENTE?

  5. Ciudadano

    La politización de la justicia es un asunto muy serio, es lo que convierte a una democracia en bananericracia, que es lo que tenemos eebn Españañ, los impuestos se los reparten entre los politicuchos asquerosos y ladrones, los bancos, y todos los que trabajan en la aadministración, el resto, al resto nos chupan la sangre para alimentarse
    teenmos que cambiar este sistema pero me temo que va a costar lagrimas, sudor y sangre cambiarlo

  6. Sunset

    Los lampedusianos gobernantes quieren aparentar que hacen reformas para que todo se quede igual que está.

  7. Economista

    Ya está aquí otra vez Dragui para salvar a estos indocumentados ladrones. El BCE volverá a actuar.

  8. Mamandurrio castuzo

    Reformas para no reformar nada. Quieren engañarnos aparentando que hacen reformas pero lo que de verdad quieren es seguir controlando a la justicia para robar impúnemente.

  9. Anro

    Las actitudes cínicas y farsas de nuestros gobernantes, no pueden ser más vergonzosas. El endurecimiento de las penas, en la reforma del código penal es otra pantomima más de los políticos y dirigentes actuales. Remiendo sobre remiendo, es lo único que proponen estos listillos y mastuerzos políticos de cuarto y medio, con la insana pretensión de vivir del cuento a expensas de los sufridos ciudadanos y expoliados y martirizado contribuyentes.

    Ni siquiera la eliminación de los miles de aforados, propuestos en el programa electoral del PP, ha podido ver luz, después de la tímida propuesta incumplida del exministro del Justicia Sr Gallardón. Otra vez más siguen mintiendo y estafando a los ciudadanos como bellacos, y tratándolos como meros borregos de mataderos.

    Cada día que pasa, todas las propuestas, proclamas y medidas del gobierno es pura bazofia, impregnadas de incoherencias como de vacuos contenidos y sofismas, tramposos, y ambiguos. Ergo que nada es creíble en esta Casta Dirigente Política repugnante como repulsiva que lo único que merecen es el rechazo de todos los ciudadanos decentes de esta noble nación y el castigo en las urnas.

    Los omnímodos discursos, peroratas, papanatismos y propaganda goebbelsianas del gobierno del Sr Rajoy, sus adláteres, medios y periodistas a fines, no solo es un insulto meridiano a la inteligencia media de cualquier ciudadano honesto con sentido común, sino que demuestra cada día más, las formas perversas y escatológicas actitudes cínicas como felonas, que ha venido falsamente implementando el gobierno del PP, durante los tres últimos años.

    Nada es creíble en este gobierno, mientras existan millones de familias, y ciudadanos españoles, mendigando y suplicando caridad, ayudas y amparos. Las soflamas y sufrimientos en buena parte de nuestros pobres, parados, e indigentes compatriotas, no tiene paragón con ninguna otra miseria que puedan sufrir otros parados y pobres en las naciones de nuestro entorno.

    La Justicia brilla por su ausencia en nuestro país, a pesar de múltiples jueces y magistrados, honestos, valientes y ecuánimes que tienen que enfrentarse cada día al poder avasallador de la Casta Dirigente Política, y su órgano superior el CGPJ, elegido y manipulado por los políticos.
    Las corrupciones, prevaricaciones y chanchullos en las despilfarradoras y costosas Instituciones del Estado es el denominador común con las que nos despertamos cada día, sin que ningún corrupto, mangante, estafador golfo e impresentable sea detenido y encarcelado previa comprobación e investigación del presunto delito. Es lo de siempre, como ya se ha dicho y repetido en nuestro blog, una Justicia Implacable para los ciudadanos y otra Justicia light para la oligarquía político-sindical, la élite financiera, Monarquía y otras faunas vinculadas al poder.

    Saludos cordiales a todos.

  10. Andan por las ramas, no quieren ir a las raices del árbol de la corrupción. No me refiero a las más profundas, las de tipo teológico y moral. Están haciendo una poda. El arbol de la corrupción resurgirá con más fuerza. La reforma puede disuadir a los poderosos pero no erradicará una corrupción que tiene múltiples formas y manifestaciones. Mejoraran los mecanismos de defensa, de ocultación, de oscurantismo y filtración informativa, de racionalización y de represión para que la corrupción no trascienda y permanezca en el inconsciente social y político.
    http://www.slideshare.net/Flip_Pao/espaa-2015-corrupcion-punto-y-aparte-mensajes-para-panolis