Subvenciones a partidos políticos: económicamente insostenibles y antidemocráticas.

La idea de subvencionar a los partidos políticos (a través de los Presupuestos Generales del Estado y, por tanto, con dinero público procedente de los impuestos de todos los españoles) nació en la Transición con el objetivo de fortalecer la estructura y el desarrollo de los mismos, puesto que dichas formaciones, conceptualmente débiles al inicio de su andadura, necesitaron ayuda económica para poder asentarse.

En consecuencia, las subvenciones públicas a los partidos políticos estuvieron destinadas, principalmente y tras la entrada en vigor de la Constitución Española (la Carta Magna atribuyó a los partidos relevancia constitucional), a consolidar el proceso democrático en España.

¿Por qué seguimos subvencionando a los partidos políticos?

Partidos millonarios y ciudadanos pobres. Evidentemente y después de más de tres décadas de “pseudodemocracia” en España, la finalidad por la que se comenzó a subvencionar a los partidos políticos ha quedado obsoleta y desfasada en la actualidad. La estrategia política de subvencionar a los partidos es antidemocrática y absolutamente insolidaria en nuestros días, máxime, considerando el entorno de crisis política, económica, financiera, institucional y de valores que padece nuestro país.

Mientras se subvenciona a los partidos, millones de españoles se encuentran en una indignante situación de pobreza y desempleo. La sociedad civil española está siendo expoliada, entre otras causas, por mediación de la subida de impuestos más alta de la democracia, al objeto de mantener unos burocratizados partidos que deberían financiarse en virtud de sus propios medios.

Las millonarias subvenciones recibidas continuamente por los partidos (que ni siquiera se rigen por la Ley General de Subvenciones) han provocado que estos se conviertan en mega organizaciones dotadas de un inmenso poder y de un desmesurado afán de control político. Indudablemente, el altísimo nivel de politización y de corrupción que soportan las instituciones públicas españolas y la conversión de nuestra Administración en una agencia de colocación para los allegados y los amigos de los políticos es el resultado de todo ello.

En la actualidad, los partidos políticos españoles se financian públicamente vía PGE (las comunidades autónomas y los ayuntamientos también financian a los partidos), e igualmente, de forma privada a través de cuotas y donanciones (dotadas de incentivos fiscales).

La sociedad civil española reclama la abolición de las subvenciones a los partidos. No basta con reducir un porcentaje las subvenciones a los partidos (el Gobierno ha reducido durante dos años consecutivos un 20% las mismas) sino que es vital, en relación a la regeneración democrática que necesita España, erradicarlas completamente.

La eliminación de las subvenciones a los partidos, en el supuesto caso que algún gobierno decente y honrado pusiera en práctica esta medida, podría convertirse en un referente que terminara con la cultura de la subvención (y, por ende, de la corrupción) en España. Las subvenciones públicas deberían transformarse en ayudas sociales destinadas únicamente a los ciudadanos necesitados.

La mayor parte de los integrantes de la casta política española defiende que el mantenimiento de un sistema democrático implica subvencionar a los partidos. No obstante, con esta fórmula de financiación pública, la democracia es económicamente insostenible para los españoles porque debemos destinar parte de nuestros impuestos para financiar a los partidos y a los numerosísimos políticos (muchísimos de ellos innecesarios y prescindibles) que trabajan para ellos (y no para España). El problema es que estamos financiando nuestra propia ruina debido a que los partidos y la mostruosa estructura política que los mismos han creado están minando la economía española.

Alternativas a la financiación de los partidos con dinero público: la financiación privada. La financiación privada permitiría que los ciudadanos o las empresas pudieran financiar de forma voluntaria al partido concreto con el que tuvieran mayor grado de empatía. Todo lo contrario de lo que sucede con el sistema de subvenciones actual en el que los ciudadanos financian con sus impuestos a todos los partidos, independientemente de la afinidad política o de la intención de voto que tengan. Si los partidos representan a los ciudadanos (algo que no sucede actualmente en España) deberían ser estos quienes los financien de forma voluntaria.

La financiación privada de los partidos políticos representa una alternativa saludable que revitalizaría nuestro sistema democrático siempre que exista un riguroso control (regido por los principios de transparencia y publicidad) de las donaciones y aportaciones para evitar que determinados lobbies presionaran inmoralmente a fin de conseguir que los intereses particulares pudieran prevalecer sobre el interés general. Igualmente, se podría valorar el establecimeinto de un límite de cantidad en relación a las donaciones y las aportaciones procedentes de empresas pertenecientes a determinados sectores estratégicos.

En relación con lo anterior y en aras de la transparencia (la gestión de los fondos de los partidos es opaca actualmente), una medida que debería adoptarse en España es la relativa a la despolitización del Tribunal de Cuentas con el objetivo de dotarlo de independencia y, a la vez, de agilidad para detectar cualquier infracción antes de su prescripción.

No se trata de imponer sistemas de financiación importados, por ejemplo, de países anglosajones (que poseen democracias más avanzadas que la nuestra) sino de crear un sistema propio que exima a los ciudadanos de la imposición de financiar con sus impuestos a los partidos políticos.

La casta política española no está por la labor, puesto que el mantenimiento de sus privilegios y de su nivel de vida está por encima de los intereses de los ciudadanos.

¿Cuándo anunciará el Gobierno una reforma democráticamente regeneradora (eliminación de subvenciones a los partidos y a sus fundaciones afines, a los sindicatos y a la patronal) y que, además, beneficie económicamente a los ciudadanos?

 

 

Empresa

22 comentarios


  1. ANRO

    Sr Lucio A. Muñoz.
    Al menos tiene Ud la decencia, de escribir temas que verdaderamente interesa a los ciudadanos. Muchos medios y periodistas tradicionales y clásicos vendidos al poder, solo escriben frivolidades y sensacionalismo barato sin consistencia.

    Y efectivamente, uno de los muchos cánceres de nuestra partitocracia corrupta, es la financiación de los partidos políticos, sindicatos y sus fundaciones y otras organizaciones sociales, religiosas etc. No obstante el actual gobierno, ha sido el único que ha reducido esas subvenciones, quizás como apariencia, dada la crisis.

    Es evidente, que el bipartidismo corrupto, representado por PP y PSOE, andan de puntillas, cuando se trata de Regenerar el Sistema. No les interesan perder privilegios y prebendas A pesar de que ambos perversos partidos, son conscientes de las demandas de los ciudadanos, aunque se las pasen por el forro de las entrepiernas.

    Un vez más le felicito por su valentía, y por tratar temas, que ocultan las mayorías de los partidos y los medios indecentes de esta nación .

  2. El fiscal quiere desimputar a la Infanta Cristina

    Lo nunca visto, el fiscal quiere desimputar a la Infanta Cristina, el colmo de la inJusticia en Españistán, el fiscal al servicio del Gobierno y el Gobierno al servicio de la Corona van contra el Juez Castro para desimputar a la Infanta, es increíble. A la esposa de Torres se le imputa desde el inicio y a la Infanta se le imputa después de muchos meses y encima va el fiscal con el apoyo del Gobeierno y de la Corona a machacar al Juez Castro. Gallardón, el ministro de justicia, cuando era alcalde de Madrid, le concedió más de 100.000 euros a Urtangarín, este ministro de inJusticia de España también debería estar imputado.

  3. María del Carmen

    Don Lucio, acertadísima reflexión. Sea valiente y denuncie tambien la ignominiosa subvención a los medios de comunicación, un atraco a los ciudadanos aún mayor. Fíjese las abyectas maneras de subvencionar a los medios:
    -decenas de miles de ejemplares a periódicos en suscripciones diarias de distintos organismos públicos y entes dependientes.
    -publicidades insertadas en medios de comunicación de diversos organismos públicos y entes dependientes.
    -inyecciones directas de dinero a modo de subvenciones “puras”.
    -vergonzosas presiones a las entidades financieras para que no exijan a los medios de comunicación cumplir con sus obligaciones financieras.
    -connivencia con los medios de comunicación para facilitar el retraso o directamente el impago de las deudas de estos con las haciendas públicas.

    No hay situación más intolerable que ésta. Urge una ley que prohiba expresamente estas prácticas, un monumental robo a los ciudadanos.

  4. La España subvencionada es la ruina del país. La política de subvenciones es igual a la política de la corrupción. SUBVENCIONES=RUÍNA PARA ESPAÑA Y RIQUEZA PARA UNOS POCOS ALLEGADOS AL PODER

  5. La buchaca pública

    El problema de Españistán es que hay millones de personas que no quieren trabajar y quieren vivir de las subvenciones y del Estado, con este caldo de cultivo los políticos corruptos hacen el resto

  6. Ana

    La clave está en la educación: en Ex-paña se ha adoctrinado a millones de españoles en el pensamiento socialista y Keynesiano basado en el gasto público exarcebado y sin control, algo que únicamente conduce a la quiebra de un país y a la pobreza de sus habitantes e induce a la población a una tendencia que consiste en vivir del Estado o, mejor dicho, a costa de los impuestos de la economía productiva, el resultado es la situación que vive actualemtne España. El PP es la continuación de las políticas socialistas del PSOE, ante esto no hay nada que hacer, salvo no votar más ni al PSOE ni al PP.

  7. Pingback: La alucinante honestidad de los políticos | ArchivoD

  8. Valeria

    ¿Por qué no llamamos a las cosas por su verdadero nombre? Las subvenciones son un robo, se le llama subvención al reparto de dinero entre los familiares y amigos de los políticos que forman el gobierno de turno y entre las empresas afines al gobierno de turno, UN ROBO, ESO SON LAS SUBVENCIONES, pero, claro, con tanta gente subvencionada, de una manera o de otra, hay mucho estómago agradecido que no protestará por esta política

  9. Pirata

    Si les quitan las subvenciones a los partidos, muchos políticos no podrían vivir del cuento

  10. Sara

    Las subvenciones son un invento socialista para robar pero se ha impuesto porque el PP también le ha tomado gustillo a las subvenciones.

  11. Antisocialista y antipepero

    En nombre de la democracia, los partidos se embolsan millones de euros y los ciudadanos están en el paro y en la miseria, fritos a impuestos, esto no es democracia, es una corruptocracia, los partidos tendrían que financiarse con sus medios y el que no tuviera suficiente apoyo, a la mierda, eso significaría que no lo apoyarían los ciudadanos, ya está bien de chuparle la sangre a los ciudadanos por parte de los políticos

  12. Zapatero, el rey de las subvenciones

    En 2011, la Administración Zapatero PSOE concedió 12.000 millones en subvenciones públicas, el 1% aproximadamente del PIB de España, esos 12.000 millones se repartieron entre asociaciones y empresas afines al régimen, ¿a quiénes le sorprende que España no cumpla con el déficit y esté en quiebra?

  13. Srta. Croqueta

    La cultura de la subvención, tan arraigada en algunas regiones españolas, por ejemplo, Andalucía, destruye la economía, el progreso y el desarrollo de las personas y de las empresas

  14. Corrupción y paro

    El paro y la corrupción, principales preocupaciones de los españoles.

  15. Nos engañan los políticos como a chinos

    Nos están engañando desde Bruselas y con el consentimiento tácito del Gobierno de España: la austeridad es mentira porque austeridad significa subir los impuestos e intervención económica del Estado, es decir, socialismo, la austeridad para Europa y para el gobierno de España significa socialismo, es un término que está engañando a todo el mundo porque la izquierda española tendría que estar contenta con la austeridad, es su doctrina de toda la vida, por tanto los sociatas tendrían que estar contentos con el Gobierno de Rajoy. El caso es que este término, la austeridad, está engañando a todo el mundo pero el verdadero significado del mismo es: SUBIDA DE IMPUESTOS E INTERVENCIÓN DEL ESTADO EN LA ECONOMÍA, por supuesto, las subvenicoenes a los partidos políticos están conectadas con la austeridad, más impuestos para financiar a los partidos para que vivan muy bien los políticos, esto desemboca en paro y recesión, el problema es que hay millones de españoles que no se enteran ni del no do y los engañan como a chinos

  16. Los andaluces

    El régimen socialista de Andalucía se basa en la política de las subvenciones, es decir en la corrupción institucionalizada y clientelar

  17. Margaret Thatcher

    Rajoy aprende de Margaret Thatcher, porque te pareces a Zapatero, RAJAO, ROJOY, SOCIATA

  18. Bipartidismo subvencionado

    LAS POLÍTICAS BASADAS EN LAS SUBVENCIONES SON UN CÁNCER PARA LA ECONOMÍA DE CUALQUIER PAÍS Y UNA FUENTE DE CORRUPCIÓN Y ENRIQUECIMIENTO PARA LA CASTA POLÍTICA Y LOS AMIGOS DEL PODER

  19. Informe del Tribunal de Cuentas sobre las administraciones

    Demoledor informe del Tribunal de Cuentas sobre la Administración: irregularidades en la concesión y tramitación de subvenciones, pérdidas millonarias de las empresas públicas, sobre todo, de las empresas públicas dependientes de las comunidades autónomas y toda clase de irregularidades contables, corrupción total

  20. 1.000 millones en subvenciones para CC.OO y UGT

    UGT y CCOO reciben 1.000 millones es subvenciones. El PP sigue la política de subvenciones a los sindicatos del PSOE. Traidores, ladrones, os va a votar vuestra puta madre, HDLGP.

  21. Artur Más

    Artur Más subvenciona a los medios de comunicación afines con millones y millones de euros, estas subvenciones a los medios de comunicación deberían ser ilegales, corrupción en estado puro, subvencionar a los medios para que digan lo que quiera decir el gobierno, ladrones, sois unos ladrones que estáis arruinando a los ciudadanos

  22. Lolailo

    Sólo saben vivir de los demás, sindicalistas y políticos son sanguijuelas que chupan la sangre a los ciudadanos, más impuestos para que los políticos puedan vivir mejor