Nuestra mega Administración impide crecer económicamente a España

Don Fertman, responsable de desarrollo de negocio de Subway (cadena estadounidense de restaurantes de comida rápida, actualmente, la mayor del mundo por número de establecimientos), recientemente y de modo temporal, abandonó sus funciones directivas para trabajar en calidad de empleado en uno de los locales de la compañía.

Después de la citada experiencia y desde su retomado puesto de dirección, Fertman afirmó que haber trabajado en un restaurante de Subway le permitía valorar mejor las necesidades tanto de los clientes internos de la empresa (empleados) como las relativas a los clientes externos de la misma.

Al objeto de tomar decisiones correctamente, si un directivo desea ponerse en el lugar de sus empleados, la mejor manera de hacerlo es trabajar junto a ellos.

Los gestores políticos españoles también deberían realizar a menudo el ejercicio de ponerse en el lugar de los contribuyentes y de las empresas, de esta manera conocerían la realidad social y empresarial de España.

La ruinosa herencia dejada por el inepto gobierno socialista anterior debería servir de referencia para afrontar un asunto clave; España no crece, entre otras razones, debido a la inanición del sector privado (la economía productiva).

El Gobierno pretende que la clase media, los autónomos y las pymes (nuestro motor económico) mantengan a la ineficiente Administración española.

¿Austeridad?. ¿Para quién?. El informe “Día sin impuestos”, presentado el 3 de mayo de 2012 por Civismo (think tank español defensor de la sociedad civil), demuestra que el español medio destina el salario correspondiente a 124 días a pagar impuestos procedentes de la Administración central, autonómica y local. (In crescendo debido a la injusta subida del IRPF, el mayor gravamen al ahorro, etc.). Recordemos al respecto la famosa curva de Laffer; impuestos más altos no garantizan una mayor recaudación fiscal.

Además, nos espera una subida del IVA en 2013, ¿a cambio de una bajada de las cotizaciones sociales?, y el próximo ¿plan antifraude? (un verdadero atraco empresarial).

Las familias y las pymes ya han realizado su propio ajuste. Por el contrario, nuestra gigantesca Administración, causante de la desviación del déficit (CC.AA.) y, en parte, del decrecimiento de la economía española, sigue sin ajustarse.

Datos aportados, el 4 de mayo de 2012, por el BdE muestran que la deuda de todas las Administraciones Públicas a cierre del año 2011, 932.151 millones de euros (endeudamiento público; 87% del PIB), es casi el doble que la registrada en 2007, año en el que comenzó la crisis, 503.518 millones de euros.

Según Fedea, las comunidades autónomas no cumplirán el objetivo de déficit para 2012; 1,5%. Si el Gobierno no se atreve a reconfigurar el modelo del Estado de las Autonomías (las CC.AA., gestionan, mejor dicho, dilapidan, el 60% del gasto público y tienen un presupuesto de 400.000 millones de euros anuales), al menos tendría que reducir la superestructura de la Administración y adaptarla a las verdaderas necesidades de España.

Para ello, se deben erradicar duplicidades e ineficiencias administrativas, liquidar empresas públicas en pérdidas, eliminar puestos políticos y empleados públicos sin oposición, privatizar servicios públicos, cerrar embajadas y otros entes autonómicos, etc.

Igualmente, es crucial suprimir tanto subvenciones a partidos políticos, sindicatos, confederaciones empresariales, ONG´s, etc., como ayudas a cajas bancarizadas zombies, al deficitario cine español, a países tercermundistas que expropian nuestras empresas, etc. (En lugar de recortar partidas que potencian el crecimiento, por ejemplo, las relativas a I+D).

Los mercados y la bolsa, hasta la fecha, han suspendido la gestión y, por tanto, los recortes de nuestro Gobierno. ¿Por qué? La consolidación fiscal es vital, no obstante, sin crecimiento económico, España no podrá pagar sus deudas.

Faltan empresas y sobra Administración, este desequilibrio provoca la absorción de una ingente cantidad de recursos por parte del Estado y, en consecuencia, la asfixia, vía impuestos, del sector privado.

¿España está en recesión o en depresión? ¿Es preferible una intervención o seguir con esta estafa política? Nuestro país se enfrenta a un drama social de imprevisibles consecuencias.

 

 

 

Empresa

5 comentarios


  1. Luis Mario

    La Administración es un elefante de la que chupan miles de parásitos; políticos, empleados públicos enchufados, etc.

  2. Cristina

    Sobran 1.000.000 de empleados públicos enchufados por los partidos políticos en las Comunidades Autónomas y en los Ayuntamientos.

  3. Harto de pagar impuestos para que los políticos roben.

    España tiene el doble de políticos que Alemania, España tiene la mitad de población que Alemania. ¿Cuál es el problema de España?

  4. Mariano el barbas y ZP el casposo

    No podemos mantener a todos los políticos que nos están chupando la sangre ni a todso lso enchufados que viven de la Administración, toda esta gentuza es la que paraliza la recuperación económica de España.

  5. Políticos impresentables

    Los políticos que nos roban siguen con sus altos salarios y sus privilegios, casi 6.000.000 de parados y miles de personas comiendo en Cáritas. Políticos españoles, sois miseria humana.