La casta política se libra de los recortes

Históricamente, la leyenda de Robin Hood podría encuadrarse en el año 1190, coincidiendo con la marcha del Rey Ricardo I de Inglaterra (Ricardo Corazón de León) a Jerusalén (3ª Cruzada). Nueve años más tarde, su hermano menor, Juan I (Juan sin tierra), le sucedería en el trono.

Todos podemos recordar, a través de las diversas versiones cinematográficas realizadas en honor al célebre arquero de Sherwood, determinadas escenas que mostraban al Sheriff de Nottingham, representante del Rey, imponiendo injustos impuestos a una empobrecida población campesina al objeto de mantener los privilegios de la corona y la nobleza.

No hay nada nuevo bajo el sol. Es factible comparar la Inglaterra medieval de entonces con el entorno actual de España, al menos en lo referido a las tropelías cometidas contra los ciudadanos.

El indocumentado gobierno socialista anterior expolió a las empresas, éstas tuvieron que pagar el IVA sin haber cobrado antes las facturas, adelantaron el Impuesto de Sociedades, soportaron la altísima morosidad de una quebrada Administración, no pudieron acceder al crédito, etc. Todo ello, conjuntamente con otros factores, propició la desaparición de gran parte del tejido empresarial español.

El Gobierno actual, debido a una situación heredada pero, es de justicia decirlo, incumpliendo una de sus promesas electorales, ha consentido que los españoles soportemos, junto a Suecia, el IRPF más alto de Europa en todos los tramos de la renta. (Según un informe del Instituto Juan de Mariana).

Además, deberemos lidiar con un aumento de las tarifas eléctricas (4,5% para pymes y autónomos), una subida del gas, del gasoleo, etc. Para rematar la faena, la injusta anmistía fiscal.

Sin comentarios en relación al alto nivel de corrupción política que asola nuestro país, a las subvenciones a sindicatos, partidos políticos, etc., a las escandalosas indemnizaciones concedidas a los causantes de la quiebra de las cajas de ahorros bancarizadas, a las indignantes ayudas del sistema financiero, etc. (Completar la lista sería una labor agotadora e interminable).

¿Quién debe pagar la cuenta? Excepto la casta política (los verdaderos organizadores y beneficiarios de la fiesta), todos los demás. Este es el único aspecto en el que están de acuerdo todos los gobiernos.

La crisis política que está destruyendo a España es más nociva aún que la económica. ¿Dónde se encuentra el epicentro de la misma? El despilfarro y la corrupción autonómica y local es el cáncer de la nación española y el recorte más necesario.

Según la presidenta de la Comunidad de Madrid, España podría ahorrar 48.000 millones de euros si las Comunidades Autónomas devolvieran al Estado las competencias relativas a sanidad, educación y justicia.

La segunda edición del informe “El coste del Estado Autonómico”, presentado por UPyD el 13 de abril de 2012, estima en 40.000 millones de euros el sobrecoste provocado por las duplicidades e ineficiencias de las autonomías y los ayuntamientos. (Recordemos el ajuste derivado de los PGE;  27.000 millones de euros).

La verdadera razón por la que no se reconfigura el modelo del Estado de las Autonomías no es la dificultad que conllevaría modificar la Constitución Española sino que ello supondría la supresión de muchos puestos, prebendas y privilegios políticos y, por tanto, una ostensible pérdida de poder de la casta. Además, falta valor para enfrentarse a los analfabetos socialistas de la oposición, a los partidos chantajistas relacionados con el nacionalismo catalán y vasco, etc.

El Gobierno cree que es suficiente con la Ley de Estabilidad Presupuestaria y la pseudo intervención de las comunidades incumplidoras respecto a los objetivos de déficit. Mientras tanto, 10.000 millones en concepto de recortes en sanidad y educación.

No temamos a una intervención oficial de España. (No olvidemos que nuestro país se encuentra intervenido oficiosamente desde el año 2010). Un rescate podría resultar beneficioso a largo plazo si la troika decidiera eliminar el enorme gasto público y político (completamente improductivo) procedente de las autonomías.

En relación a la expropiación de YPF, ¿quién defendería mejor los intereses de Repsol, un gobierno español fuerte o uno pequeño acompañado de 17 mini estados desunidos?

Empresa

11 comentarios


  1. Pepito Pérez

    Los políticos son auténticos parásitos, los recortes son para seguir manteniendo el chiringuito y el mangoneo, a ellos no les afectan los recortes.

  2. Libertador

    Si no paramos el mangoneo de los políticos, nos van a dejar en pelotas. Los políticos son el enemigo, o ellos o nosotros, es decir, la sociedad.

  3. Emprendedor

    Los políticos son los que no dejan a los emprendedores funcionar.

  4. Luis

    Estimado Sr. Muñoz, podría suscribir la totalidad de lo que dice usted; pero su manifiesto parcialismo me lleva a repudiar una gran parte del mismo. Es cierto que la casta política se libra de los recortes y, como bien dice usted en otro artículo, estamos gobernados por ladrones. Hasta ahí todos de acuerdo.
    Pero menciona usted la palabra socialista (le aseguro que no lo soy) dos veces, una vez asociada a la palabra indocumentados y otra a la palabra analfabetos y ahí pierde gran parte de la credibilidad.
    Pensar que este país la palabra corrupción, incompetencia y partidismo está únicamente ligada al socialismo (o a cualquier otra tendencia política) es no tener ni puñetera idea de la realidad española.
    ¿A la comunidad valenciana la han hundido también los socialistas?, ¿en Bankia sólo hay consejeros socialistas?.
    Yo siempre he defendido la teroría de las dos Españas; pero no la de la España roja y la España nacional; sino la real, la de la España que trabaja y la de la España que quiere vivir sin dar golpe. Y en esta última España, la que nos dirige y nos gobierna, Sr. Muñoz, hay de todo socialistas, populares, sindicalistas, últimamente miembros de la Casa Real y hasta clérigos.
    Entre la España honrada, también hay los mismos estamentos sociales enunciados anteriormente. Por favor, Sr. muñoz, si quiere usted usar argumentos sensatos, evite las soflamas, los tópicos y la descalificación gratuita. No nos conduce a ningún lado. Bueno, quizás sí, a volver a repetir nuestros errores.

  5. Enrique

    O quitamos a los políticos ladrones o nos llevan a la miseria.

  6. Políticos corruptos

    450.000 políticos y 3.200.000 empleados públicos (1.000.000 aproximadamente sin posición, a dedo, enchufados por los politicuchos en la Administración). Sobran, como mínimo 300.000 políticos y 1.000.000 de enchufados que no son funcionarios, sino que están enchufados a dedo sin oposición de ningún tipo. Esta gentuza es la que está dejando a España en pelotas. No podemos mantener a estos chupópteros por más tiempo. Este es el problema, no hay que buscar más soluciones, la solución es largar a todos estos ladrones.

  7. Juan Carlos

    Los políticos no se recortan, al revés, roban a manos llenas y nos recortan a los demás.

  8. PP Y PSOE LA MISMA MIERDA SON

    La casta políticaestá arruinando España y a los españoles, nos exprimen y ellos viven de lujo, son un cáncer que tenemos que extirpar cuanto antes.

  9. Miriam

    Los políticos recortan a los ciudadanos para poder mantener ellos su nivel de vida, esa es la verdad, sin explicaciones de expertos o economistas, explicación sencilla pero real.

  10. Politikeitor

    Políticos ladrones, solo sabéis robar.