Atrévete a orar

Preces de los Fieles (D. 34º TO A 2ª Lect. 26.11.2017): ¡Venga a nosotros tu reino!

22.11.17 | 18:18. Archivado en 2ª Lect.

La vida en Cristo es vivir el reino de Dios: acercarnos a los que más sufren, aliviar sus penas, acogerles y reconocer su dignidad humana. Así, “asociados a Cristo, todos volveremos a la vida” (1Cor 15, 22). Pidamos trabajar en el reinado de Jesús, diciendo: ¡Venga a nosotros tu reino!.

Por la Iglesia:
- que la diversidad de ministerios no incluya supremacía ni poder;
- que reconozca a la mujer como “uno en Cristo Jesús” (Gál 3, 28).
Roguemos al Señor: ¡Venga a nosotros tu reino!

>> Sigue...


Domingo 34º: Jesucristo, rey del universo A 2ª Lect. (26.11.2017): ¡Venga a nosotros tu reino!

20.11.17 | 13:30. Archivado en 2ª Lect.

Introducción:en Cristo todos volverán a la vida” (1Cor 15,20-26a.28)
El capítulo 15 de 1Corintios responde a una cuestión propuesta por los mismos corintios (7,1): “os recuerdo” (15,1). Pablo sigue un esquema claro: a) muerte, sepultura y resurrección de Jesús son parte esencial del evangelio que transmitió (15, 3-11); b) la resurrección de Jesús lleva consigo la resurrección de todos (15, 12-34); c) volvemos a la vida con cuerpo “espiritual” (15, 35-56).

Cristo resucitado, origen de nueva humanidad
El fragmento leído, del segundo apartado, afirma rotundamente que “Cristo resucitó de entre los muertos: el primero de todos”. Jesús es “primicia”: primer fruto de una cosecha. No único, ni casual, ni excepcional, ni siquiera primero cronológicamente. Él es “el principio, el primogénito de los muertos, el primero en todo” (Col 1,18). Cristo resucitado es el origen de la nueva humanidad. En Jesús resucitado se ha manifestado el proyecto de Dios respecto de la humanidad. Esta conexión (“Dios resucitó al Señor y también nos resucitará a nosotros mediante su poder” –1Cor 1, 14-) es parte fundamental de la teología paulina (2Cor 4,14; Ef 2,6; 1Tes 4,14; Rm 8,11). Es lo que resume Juan : “de su plenitud –coronada en la resurrección- todos hemos recibido” (Jn 1,16).

>> Sigue...


Domingo 33º TO A 2ª Lect.(19.11.2017) I Jornada Mundial de los Pobres: “hacer nuestra la cultura del encuentro”

13.11.17 | 10:13. Archivado en 2ª Lect.

Introducción:todos sois hijos de la luz e hijos del día” (1 Tes 5,1-6)
Vivir el presente es decisivo
El fragmento de hoy prosigue la aclaración sobre la suerte de los difuntos iniciada en el capítulo 4º . “Sobre los tiempos y las circunstancias no necesitáis que os escriba” (1Tes 5, 1). “Tiempos y circunstancias” (en genitivo plural: “jronon” y “kairón”) es una frase acuñada: “Les dijo -Jesús-: `no os toca a vosotros conocer los tiempos u ocasiones (“jronous e kairous”) que el Padre decidió con su propia autoridad´” (He 1, 7). Es la sabiduría popular sobre el fin de la vida (recogida en el adagio latino: mors certa, hora incerta), aplicada a la parusía (final de los tiempos). Utiliza imágenes de la apocalíptica (del ladrón en la noche y los dolores de la parturienta), recogidas también en otros textos (Lc 12, 39-40; Mt 24, 8; Rm 8,22; Ap 3, 3; 12, 2). Son símbolos de la ignorancia (en aquel tiempo más agudizada) sobre el futuro. Sólo el presente es oportuno (kairós). Lo que vale, por tanto, es vivir el ahora, el presente. Ahí podemos ser “en espíritu y verdad” lo que somos: “hijos de la luz” (Ef 5, 8: “como cristianos sois luz”).

>> Sigue...


D. 32º TO A 2ª Lect.(12.11.2017): “No morimos con los animales, la nada no viene después”

07.11.17 | 10:25. Archivado en 2ª Lect.

Introducción:estaremos siempre con el Señor” (1Tes 4,13-17)
Los capítulos 4-5 están dedicados a instrucciones y aclaraciones: progreso de la moralidad y el amor comunitario, la venida definitiva del Señor, aprecio a los responsables de la comunidad, oración y discernimiento del Espíritu, perseverancia hasta el final. Hoy y el domingo que viene leemos final y principio, respectivamente, de ambos capítulos sobre la venida del Señor.

“No morimos con los animales, la nada no viene después”
Los primeros cristianos creían inminente la venida del Señor. El mismo Pablo se incluye entre los que estarían vivos. Pero la vida se encarga de decirles que van muriendo sin ver dicha venida. En este ambiente se encuadra la reflexión: “no queremos que ignoréis la suerte de los difuntos para que no os aflijáis como los hombres sin esperanza”. Mucha gente acepta el diagnóstico bellamente expresado por Bertolt Brecht, en su poema “Contra la seducción”: “¡No os dejéis seducir!...¡No os dejéis engañar! Poco es la vida. ¡Saboreadla a rápidos sorbos! ¡No os resultará suficiente al tenerla que dejar! ¡No os dejéis esperanzar en vano!... ¿Qué os puede infundir angustia? Morís con todos los animales y después no hay nada más”. Citado y contestado por Hans Küng: “Sí hay retorno... Llega aún otra mañana... La vida... sí está dispuesta otra vez... No morís con los animales, la nada no viene después” (Hans Küng: ¿Vida eterna? Respuesta al gran interrogante de la vida humana. Ed. Trotta. Madrid 2007. Pág. 82).

>> Sigue...


Domingo 31º TO A 2ª Lect.(05.11.2017): el ministerio eclesial hoy, ¿escribas y fariseos?

30.10.17 | 13:18. Archivado en 2ª Lect.

Introducción:os tratamos con delicadeza como una madre cuida de sus hijos” (1 Tes 2,7b-9.13)
En la lectura de hoy brilla el ministerio de Pablo. Tan distinto al ministerio de “escribas y fariseos” criticado por Jesús en el evangelio (Mt 23,1-12). ¿A quién se parece más el ministerio eclesial hoy?

Equipo misionero de Pablo: actitud evangélica
Fieles a la práctica de Jesús, Pablo y su equipo misionero, recuerdan su conducta al fundar la comunidad tesalonicense. En los primeros versículos, no leídos hoy, reconocen: “Dios es testigo de que nunca fuimos -eguenézemen: llegamos a ser, permanecimos- en palabra de adulación, ni en pretexto de codicia, ni buscando gloria de hombres, ni de vosotros ni de otros” (1Tes 2, 5-6). Esto coincide con la denuncia evangélica que leemos hoy: no hacen lo que dicen, actúan para que los vea la gente, admiren, aplaudan, den honores, se distinguen por la vestimenta, exigen primeros puestos, reverencias, títulos de poder y honor... Cosas que Jesús prohibió. Y más contradicción: prohíben lo que Jesús nunca prohibió (pensar y decir lo que se piensa) e imponen leyes

>> Sigue...


Domingo 30º TO A 2ª Lect.(29.10.2017): abandonar ídolos y servir al Amor

23.10.17 | 20:10. Archivado en 2ª Lect.

Introducción:os volvisteis a Dios para servir al Dios vivo y verdadero” (1 Tes 1,5c-10)
Los versículos 4-10 del capítulo primero de esta carta resumen el proceso catecumenal de evangelización y conversión (vv. 4-7) y el testimonio (vv. 8-10) de la comunidad tesalonicense.

Proceso catecumenal (vv. 4-7)
Tras llamarles “hermanos amados por Dios”, Pablo reconoce la “elección” divina “porque nuestro evangelio no sucedió en vosotros en palabra sólo sino también en fuerza y en Espíritu santo y en plena convicción” (vv. 4-5b). Era el final de la lectura del domingo pasado. Decíamos que era buen criterio para valorar a una comunidad: su dinamismo, su buen Espíritu, su convicción. En la lectura de hoy destaca el comportamiento del equipo misionero y la conversión de la comunidad:
Sabéis cómo actuamos entre vosotros por vosotros. Y vosotros fuisteis imitadores nuestros y del Señor recibiendo la palabra en mucha dificultad con alegría del Espíritu Santo, hasta ser vosotros modelo para todos los creyentes en Macedonia y Acaya” (vv. 5c-7).
El mismo verbo griego (“guínomai”: llegar a ser, ser, estar, nacer, suceder, hacerse, proceder...), repetido cuatro veces, enhebra todo el proceso catecumenal de la comunidad filipense:
a) la siembra del evangelio no “sucedió” sólo en palabra: hubo fuerza, Espíritu, convicción...;
b) sabéis cómo “procedimos” entre vosotros para vuestro bien (igualdad, bondad gratuita);
c) vosotros “llegasteis a ser” imitadores nuestros y del Señor, acogiendo el mensaje con alegría...;
d) hasta “llegar a ser” modelo para otros creyentes.
Buena guía del misionero: anuncio hasta la acción movida por el Espíritu y convicción, vivir de acuerdo con la palabra anunciada para que reconozcan que nos imitan a nosotros y al Señor, lograr que sean modelo cristiano. En estos pasos se reconoce la “elección” divina.

>> Sigue...


Domingo 29º TO A 2ª Lect.(22.10.2017): “Sé valiente, la misión te espera” (Domund 2017)

16.10.17 | 10:06. Archivado en 2ª Lect.

Introducción:actividad de fe, esfuerzo de amor y aguante de esperanza” (1 Tes 1,1-5b)
Durante cinco domingos consecutivos, leemos fragmentos de la primera carta a los Tesalonicenses. Es el documento primerizo del Nuevo Testamento, escrito hacia el 50/51 d. C. A Tesalónica (hoy, Salónica, ciudad de la provincia griega Macedonia Central, puerto al norte del mar Egeo), entonces capital de la provincia romana de Macedonia, llegó Pablo desde Filipos, sobre el año 49/50. Predicó el evangelio durante unos tres meses, hasta que los responsables judíos le montaron un altercado (He 17,1-10). Lo recuerda en la carta: “cuando estábamos con vosotros, os predecíamos ya que nos esperaban dificultades, y sabéis que así ocurrió” (1Tes 3,4). Pablo tuvo que salir de noche (He 17, 10), y, cuando pudo, envió a Timoteo a Tesalónica para saber de aquella comunidad: “no pude aguantar más y envié a uno que se informara de cómo andaba vuestra fe, temiendo que os hubiera tentado el tentador y que nuestras fatigas hubieran resultado inútiles” (1Tes 3, 5). Las buenas noticias de Timoteo animan a Pablo a escribirles esta carta de satisfacción y ánimo (3, 6ss).

>> Sigue...


Domingo 27º TO A 2ª Lect.(08.10.2017): la alegría y el gozo del amor

02.10.17 | 10:54. Archivado en 2ª Lect.

Introducción:nada os preocupe: vuestras peticiones sean presentadas a Dios” (Flp 4, 6-9)
Recomendaciones finales a los filipenses
La lectura de hoy (Flp 4, 6-9) viene precedida por unas recomendaciones prácticas, fruto del buen entendimiento entre Pablo y los filipenses. “Hermanos queridos y añorados, mi alegría y corona” (v. 1) son estos cristianos para Pablo. Les ruega mantenerse fieles. Pide a dos mujeres –Evodia y Síntique- que “estén acordes (el conocido verbo fronein: “envueltas”) en el Señor” (v. 2). A un compañero le pide que las ayude a reconciliarse: “y a ti, mi leal compañero de fatigas: ayúdalas, ya que combatieron a mi lado por el Evangelio con Clemente y otros colaboradores” (4, 3). Algunos traducen la palabra griega “sízigo” (“unido en el yugo”: compañero) como nombre propio: Sízigo. Repite que vivan alegres y saboreen la bondad adquirida al encontrarse con Jesús, porque “Jesús está cerca” (v. 5). Los versículos, leídos hoy (6-9), son consecuencia lógica de esta reflexión.

La cercanía del Señor produce alegría y paz (vv. 6-7)
- “Nada os preocupe”. Es el eco del evangelio: “no andéis preocupados... buscad el reino y su justicia...” (Mt 6, 25ss). Si el Señor está cerca, si habéis aceptado su reino, haced presente vuestra vida ante Dios sin miedo. Es la relación de hijo con el Padre-Madre, todobueno, perdonador...
- “Con acción de gracias y súplica”. Son actitudes de quien cree en el amor de Dios. Reconoce la situación de gracia en que nos encontramos (Rm 5, 2), confia en Jesús, Mesías de Dios.
- “La paz de Dios, que sobrepasa todo juicio (nous: mente), custodiará corazones y pensamientos”. La paz divina no es fruto de nuestro razonamiento. Al creernos el amor divino, lo vivimos como un regalo. La oración pone en manos del Padre que guarda el corazón y la mente “en Cristo Jesús”. La paz divina viene sobre quien acepta su amor: nos sentimos amados y amamos con su mismo amor.

>> Sigue...


Domingo 26º TO A 2ª Lect.(01.10.2017): La vida de Jesús, “liderazgo del servicio”

25.09.17 | 09:26. Archivado en 2ª Lect.

Introducción:Tened... los sentimientos propios de una vida en Cristo Jesús” (Flp 2,1-11)
El Espíritu Santo actúa como fermento
Pablo está agradecido y orgulloso de los filipenses. Pero sabe que en toda comunidad hay roces, envidias, actuaciones egoístas... En el último capítulo pide a Evodia y a Síntique que “sientan lo mismo en Cristo” y al responsable de la comunidad que les ayude (Flp 4, 2-3). Sabe también que el evangelio vivido produce “consuelo (paraclesis: invocación) en Cristo, estímulo (paramizion) de amor, comunión (koinonía) de espíritu, entrañas y misericordias (splágjna, oiktirmoi)” (2, 1). Son frutos del Espíritu de Jesús. Este Espíritu, “pequeño” como el grano de mostaza o el fermento, pero con gran virtualidad, hace crecer en valores, evita la corrupción y transforma desde dentro la vida.

El Espíritu Santo unifica al cristiano y a la comunidad
Estos frutos evangélicos (consuelo en Cristo, estímulo de amor, comunión de espíritu, corazón y misericordia) producen una lógica alegría. Es lo que Pablo les pide: “dadme esta gran alegría: manteneos unánimes y concordes con un mismo amor y un mismo sentir”. Literalmente: “colmad mi alegría para que sintáis (froneo: pensar, sentir) lo mismo, teniendo el mismo amor, una misma alma, sintiendo (fronountes: participio) una única cosa”. Recordemos que el verbo griego “froneo” viene del sustantivo “fren”, cuyo significado primitivo es “membrana que envuelve un órgano”, “la envoltura del corazón”, “la del hígado”, “el diafragma”. Derivadamente significa el órgano envuelto (corazón, alma, inteligencia, voluntad, etc.). Expresa, por tanto, la idea de lo que recoge y envuelve un órgano, lo que orienta, unifica y protege un ser. El cristiano está envuelto, recogido, orientado, unificado por el Espíritu-amor. Metáfora similar es la de Colosenses (3, 14) al llamar al amor mutuo “cinturón de la perfección”. Es un eco de Jesús: “manteneos en ese amor mío” (Jn 15, 9), que hace “uno” como el Padre con Cristo (Jn 17,21). Unifica, por tanto, al cristiano y a la comunidad.

>> Sigue...


Domingo 24º TO A 2ª Lect.(17.09.2017): Actitud cristiana ante el pluralismo eclesial

11.09.17 | 11:00. Archivado en 2ª Lect.

Introducción: “ninguno de nosotros vive para sí mismo” (Rm 14,7-9)
Buscando el equilibrio de la libertad en el amor
Al final del capítulo trece, Pablo pide a los romanos que “se vistan del Señor Jesucristo” (Rm 13, 14). Es decir, que tengan su misma entraña, su mismo Espíritu. Lo necesitarán para la convivencia positiva entre “fuertes “ y “débiles”, que constituye el marco de la lectura de hoy. En la iglesia de Roma había cierto enfrentamiento entre estos grupos. Los “débiles”, inseguros, observaban normas sobre alimentos y días del calendario judío; los fuertes no. “Fuerte en la fe” viene a ser el cristiano libre, que conduce su vida desde el Espíritu de amor de Jesús. “Débil en la fe” sería el cristiano que no tiene seguridad en sí mismo, no puede con su libertad, se ampara en lo que le dicen, sobre todo los que presiden la comunidad. Por ello se siente obligado a normas legales, ascéticas, rituales, etc., impuestas por la institución religiosa. Cada actitud tiene su patología. Los “fuertes” pueden pecar de orgullo, tienden a despreciar a los “débiles”, tildándole de esclavos, fundamentalistas, fanáticos, carcas, atrasados... Los “débiles”, por su parte, creen a los “fuertes” irreligiosos, laxos, heterodoxos, desafectos a la institución... Este problema sigue en la Iglesia. No hemos encontrado el equilibrio de la libertad en el amor, que propone Pablo.

El amor, criterio supremo para superar este problema
En los versículos precedentes, ha invitado a
- “acoger buenamente al débil sin meteros a dar fallos sobre modos de pensar” (14,1);
- “no despreciar al que no come de todo” (14, 3a);
- “no juzgar al que come de todo, pues Dios le acogió” (14, 3b);
hay quien da preferencia a un día sobre otro; hay quien da la misma preferencia a todo día; cada cual tenga conciencia segura en su propio sentir. El que siente propensión a tal día, para el Señor la siente; y el que come (de todo), para el Señor come, pues da gracias a Dios; y el que deja de comer, para el Señor deja de comer, y da gracias a Dios” (14, 5-6). Les recuerda, por tanto, el hecho primordial de que débiles y fuertes, todos cristianos, “dan gracias al Señor”. Hacen caso al Espíritu de Jesús que conduce a la acción de gracias: “por Jesús hemos accedido a la situación de gracia en que nos encontramos” (Rm 5,2). Todos se sienten agraciados por el Amor de Dios, manifestado en Jesús, y a todos les lleva a “dar gracias” por hacerles hijos y darles hermanos.

>> Sigue...


Domingo 23º TO A 2ª Lect. (10.09.2017): Amar al prójimo es la vida verdadera

04.09.17 | 09:49. Archivado en 2ª Lect.

Introducción:amar es cumplir la ley entera” (Rm 13,8-10)
Los tres versículos, que leemos hoy, continúan la exhortación “por la misericordia de Dios” del capítulo 12 sobre la vida en el Amor de Dios. Hablaba Pablo del amor mutuo desde las diversas funciones o carismas personales, del amor sincero, que llega, como el de Jesús, hasta el amor a los enemigos, “venciendo al mal a fuerza de bien” (12, 21).

El amor, síntesis y plenitud de toda ley moral
Sigue la tradición rabínica sobre el texto de Levítico 19,18b (“amarás a tu prójimo como a ti mismo”) como el “gran resumen de la Torá”. Es muy conocida la historia rabínica de un pagano que propuso al Rabí Shammay, de tendencia conservadora: “Hazme prosélito, a condición de que me enseñes toda la Torá mientras estoy parado en un pie”. Shammay rechazó la propuesta. Después se la hace al Rabí Hillel, liberal, que lo logra con esta frase: “¿Qué es odioso para ti? No lo hagas a tu vecino; es toda la Torá; el resto es comentario de eso; vete y apréndelo” (Talmud de Babilonia: Shabat. Folio 31 bis). Jesús también compendia la Ley en una norma general: amor a Dios y al prójimo; “estos dos mandatos sostienen la Ley entera y los profetas” (Mt 22,36-40; Mc 12, 28-31; Lc 10,25-28). Más aún: los evangelios a la hora de resumir qué es lo que hay que hacer para heredar la vida eterna, recuerda sólo los mandamientos que se refieren al prójimo (Mt 19, 18-19; Mc 10, 17-19; Lc 18, 18-20). Y lo mismo hace Pablo en el texto de hoy (Rm 13, 8-10).

>> Sigue...


Domingo 22º TO A 2ª Lect. (03.09.2017): La existencia de Jesús es “culto razonable”

28.08.17 | 12:22. Archivado en 2ª Lect.

Introducción:Os exhorto por la misericordia de Dios” (Rm 12,1-2)
Comienza la sección exhortativa de la carta a los Romanos (12,1-15,13). Pablo, como un “paráclito” activo (eso significa “paracaleo”: “llamar junto a”; advocatus -abogado-), asiste y anima “por las misericordias de Dios” (lit. en plural). La “misericordia divina” (miseri-cor-dare: dar el corazón al miserable) se convierte así en principio y fundamento de la ética cristiana. El Amor, manifestado en la vida de Jesús, -benevolencia desinteresada, universal en personas, lugar y tiempo- es fundamento del comportamiento cristiano. En él deberá inspirarse la conciencia personal y común para elaborar y seguir pautas de conducta. Las exigencias concretas del Amor dependerán de las circunstancias.

>> Sigue...


Lunes, 11 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031