Atrévete a orar

Domingo 28º TO A 2ª Lect.(15.10.2017): “tu problema es también mío”

09.10.17 | 12:54. Archivado en TO A 2ª LECTURA

Introducción:Todo lo puedo en aquél que me conforta” (Flp 4,12-14.19-20)
Los cinco versículos que leemos pertenecen a la conclusión (4,10-23) de la carta. El denominador común es el agradecimiento a los filipenses por haberle enviado una ayuda económica y personal. Escuchamos un testimonio de “indiferencia cristiana” y el sentido cristiano de los donativos.

La solidaridad es parte de la fortaleza cristiana
El primer fragmento (vv. 12-14) está precedido de una expresión de moral estoica: “yo aprendí a bastarme a mí mismo en cualquier circunstancia” (v. 11b). Leemos la consecuencia estoica: “sé vivir en pobreza y abundancia. Estoy entrenado para todo y en todo: la hartura y el hambre, la abundancia y la privación” (v. 12). Parece oírse a un sabio estoico de su ciudad de Tarso, donde esta enseñanza tuvo uno de sus centros más brillantes, proclamando la “apatía” (“apático”: libre ante sentimientos y emociones) y la “indiferencia” (adiafora) ante vida y muerte, placer y dolor, salud y enfermedad, pobreza y riqueza, reputación buena o mala... La autosuficiencia estoica no es compartida por Pablo. Su “indiferencia”no procede de la autosuficiencia, sino del amor de Cristo: “todo lo puedo en aquél que me conforta” (v. 13). Literalmente: “domino todas las cosas en el que me fortalece”. “En” como causa de la fortaleza. Se refiere al Espíritu, que Cristo sigue entregando a todo el que se adhiere a él. Es el amor de Jesús, su “gracia”: “te basta mi gracia, pues la fuerza llega a su apogeo en la debilidad...” (2Cor 12, 9-10). Ha sido Cristo quien lo ha hecho fuerte para vencer las diversas tentaciones. La fuerza de Cristo incluye la ayuda de los hermanos. La comunión en las dificultades es también acción del Espíritu. Por eso les dice: “hicisteis bien en compartir mi tribulación” (v. 14). Dicho de otro modo: “me habéis hecho un favor al tomar como vuestro mi problema”. La solidaridad es parte de la fortaleza cristiana, es colaborar con el Espíritu de Cristo.

>> Sigue...


Domingo 14º TO A 2ª Lect. (09.07.2017): La vida en el Espíritu es muy humana

03.07.17 | 11:53. Archivado en TO A 2ª LECTURA

Introducción:El Espíritu de Dios habita en vosotros” (Rm 8,9.11-13)
El Espíritu, protagonista del capítulo octavo
En cinco domingos leeremos lo fundamental del capítulo 8º de la Carta a los Romanos. La teología de Pablo brilla aquí con luz propia. Jesús y el Padre actúan por el Espíritu Santo. Veintiuna veces se utiliza en este capítulo la palabra “Espíritu”, frente a las treinta y cuatro veces que aparece en toda la carta. Gracias al Espíritu Santo, superamos nuestras tendencias egoístas y nos encaminamos hacia la plenitud de los deseos auténticamente humanos. Deseos que nos constituyen, tienen su origen y meta en el Creador. El Espíritu libera del mal y de la muerte, hace hijos de Dios, conduce a llamarle “Padre amado”, enseña a orar y da eficacia a la oración, nos hace agentes esperanzados del Reino.

Los que están en la carne, dice el vaso de elección, no pueden agradar a Dios [Rom. 8, 8]
Esta frase es cita literal del papa Siricio en una carta al obispo de Tarragona, de finales del siglo IV (H. Denzinger, nº 185: Sobre el celibato de los clérigos). “Vaso de elección” es un modo de llamar a Pablo, según cuentan los Hechos de los Apóstoles: “ese hombre es vaso de elección para mí” (He 9, 15). Con esta cita, Siricio apoya la ley de “continencia” de los clérigos: una vez ordenados, no pueden tener relaciones sexuales con sus esposas. Para este Papa, “carne”, en la Carta a los Romanos, es “sexo”. La práctica sexual “no agrada a Dios”. Ya lo suponía, dice, la disciplina de los sacerdotes del Antiguo Testamento:

“¿Por qué también, el año de su turno, se manda a los sacerdotes habitar en el templo lejos de sus casas? Pues por la razón de que ni aun con sus mujeres tuvieran comercio carnal, a fin de que, brillando por la integridad de su conciencia, ofrecieran a Dios un don aceptable...”.

>> Sigue...


Domingo 13º TO A 2ª Lect. (02.07.2017): El bautismo es propio de adultos

26.06.17 | 09:45. Archivado en TO A 2ª LECTURA

Introducción:muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús” (Rm 6, 3-4.8-11)

El bautismo nos sumerge en la vida de Jesús
El primer párrafo (vv. 3-4) vincula el bautismo a la muerte y resurrección de Jesús. Lo hace con una pregunta: “¿No sabéis que los que nos bautizamos a Cristo nos bautizamos a su muerte?” (v. 3). Es importante la expresión: “bautisarse a Cristo y “bautizarse a su muerte”. “Bautizar” (“baptizso”) significa: sumergir, hundir, zambullir. En el texto original griego, este verbo tiene una preposición de movimiento “hacia dentro” (“ebaptiszemen eís Xpistòn”): “nos sumergimos, nos hundimos, nos zambullimos hacia el interior de Cristo”. Si, al aceptar bautirznos, nos sumergimos en el interior de Cristo, quiere decir que nos sumergimos, nos hundimos, nos zambullimos, hacia su vida, su muerte y resurrección. Cristo vivió en este mundo, murió y resucitó. Su vida estuvo llena del amor del Padre hasta siempre, por los siglos de los siglos. Si queremos ser fieles al bautismo debemos vivir su misma vida: tener sus mismos sentimientos y sus mismas obras de bien. Esto es lo que llama Pablo vivir “en novedad de vida” (v. 4: “en kainóteti zsoês”).

El bautismo supone y expresa la fe personal, libre, en Cristo
Tiene difícil explicación el bautismo de los niños sin conocimiento y sin conversión al Evangelio de Jesús. Y más en nuestro tiempo. Eso de “bautizar en la fe de los padres o de la Iglesia” no deja de ser una justificación de una conducta poco respetuosa con la libertad personal. Hoy la cultura no permite tomar decisiones de conciencia, no necesarias, por otras personas. De hecho son multitud quienes ya no bautizan a sus hijos. Lo dejan para cuando los niños tengan algo de conocimiento y libertad para decidir su “inmersión” en el Evangelio de Jesús. Así sucede con quienes se bautizan tras la catequesis de primera comunión. Aunque en verdad, mientras no sean adultos, con capacidad y formación, es muy difícil la perseverancia en la “inmersión” cristiana. El bautismo está pensado para el converso adulto, tras un catecumenado concienzudo. Sólo una persona que conoce la vida de Jesús, su Evangelio, su muerte y resurrección, y cree en ese Viviente, está en condiciones de hundir su existencia en la vida deJesús. En la persona libremente convertida a la Vida de Jesús tiene sentido lo que hoy nos dice Pablo:

por el bautismo nos incorporamos a Cristo, nos incorporamos a su muerte, fuimos sepultados con él, para... andar en una vida nueva... Si hemos muerto con Cristo, viviremos con él... Su morir fue un morir al pecado para siempre... Su vivir es un vivir para Dios... Consideraos muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús” (Rm 6, 3-4.8-11).

>> Sigue...


Domingo 12º TO A 2ª Lect. (25.06.2017): la fe en Jesús es entrada en una realidad dichosa

20.06.17 | 19:17. Archivado en TO A 2ª LECTURA

Introducción:la benevolencia y el don de Dios desbordaron sobre todos” (Rm 5,12-15)
Este párrafo trata sobre el alcance de la salvación que Jesús nos trae. Para entenderlo bien, conviene leer el inicio del capítulo quinto. La fe en Jesús nos ha orientado en la vida, nos ha colocado en una situación especial, nos ha rehabilitado para vivir de un modo más humano, más feliz. Gracias a que creemos en Jesús “hemos entrado en la situación de gracia en la que estamos”: nos sentimos en paz con el misterio de Dios, tenemos su amor en el corazón para amar como él nos ama y nos habita la esperanza de encontrar la felicidad definitiva, eterna (Rm 5, 1-11).

Contraste entre el hombre terreno y el espiritual
El fragmento que leemos hoy desarrolla una antítesis entre Adán y Jesús. Adán, el hombre, símbolo de la condición humana, débil y centrado en sí mismo, sin apertura al misterio del Dios Padre y de los hermanos, sujeto a la muerte, figura de contraste con el nuevo Adán que es Jesús. Parece que Pablo tiene en cuenta la división del tiempo de algunos rabinos: dos mil años de Adán a Moisés, otros dos mil hasta el Mesías, y otros dos mil después. Con Moisés, la Ley evidencia la realidad pecadora e indica la condena. Con Jesucristo llega el don sobreabundante y la vida para todos.

>> Sigue...


Domingo 8º TO A 2ª Lect. (26.02.2017): Remando en favor del Amor

19.02.17 | 10:04. Archivado en TO A 2ª LECTURA

Introducción:Remeros de Cristo y administradores de los misterios de Dios” (1Cor 4, 1-5)
Que “la gente” vea que remamos con Cristo
Traducción litúrgica: “Que la gente nos considere como servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios".
- “La gente” (ánzropos”) es el ser humano. Quiere decir que cada persona nos valore (“logizseszo”) desde su lógica propia humana y desde nuestra vida. Si nuestra vida, gestos y palabras, no son buenos humanamente, no descubrirán que “remamos” en pro de Cristo y su revelación del Amor.
- “servidores de Cristo” (“huperetas”: de huper: “sobre, en pro de” y “eresso”: remar; de aquí el derivado de servir “remando”: remeros, ayudantes...): “remeros de Cristo”.
- “administradores de los misterios de Dios” (“oikonomous”: dirigentes de una casa): encargados de los “secretos” (“mysterion”) de Dios. La palabra griega “oikonomoi” (leyes de la casa) insinúa la idea de la familia, donde rige el amor desinteresado y gratuito de los padres que aman a todos. La vida de la Iglesia se encarnó primero en la “casa”, en la mesa compartida, donde todos se acogen en reciprocidad, se sirven, comparten la vida. Ahí debería inspirarse toda la gestión de la Iglesia.

Boato, apariencia, exhibición, jubileos turísticos... “reman” poco con Jesús

“Como Cristo realizó la obra de la redención en pobreza y persecución, de igual modo la Iglesia está destinada a recorrer el mismo camino a fin de comunicar los frutos de la salvación a los hombres (Flp 2, 6-7; 2 Cor 8, 9;).. La Iglesia no fue instituida para buscar la gloria terrena, sino para proclamar la humildad y la abnegación también con su propio ejemplo (Lc 4,18; 19, 10)” (LG 8).

>> Sigue...


Domingo 7º TO A 2ª Lect. (19.02.2017): el Amor nos da la verdadera libertad

13.02.17 | 11:09. Archivado en TO A 2ª LECTURA

Introducción: Todo es vuestro, vosotros de Cristo y Cristo de Dios (1Cor 3, 16-23)
Con la metáfora antigua del templo, Pablo recuerda hoy que los cristianos son “templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ellos”. Desde el respeto que la antigüedad sentía por la santidad de los templos y castigaba su profanación, se entiende la dignidad que Pablo reconoce al cristiano al considerarle “templo de Dios, de su Espíritu”. A vivir esta dignidad está llamada toda persona:

“El misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado... Cristo..., en la misma revelación del misterio del Padre y de su amor, manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la sublimidad de su vocación... El hombre cristiano... recibe las primicias del Espíritu (Rm 8,23), las cuales le capacitan para cumplir la ley nueva del amor. Por medio de este Espíritu..., se restaura internamente todo el hombre...” (GS 22).

La “sabiduría de este mundo” y la “sabiduría divina”
El vivir mundano está basado en el egoísmo, en la ley del más fuerte, en el dominio de unos sobre otros, en el vivir sólo “para sí”. La sabiduría de Dios, que vivió Jesús, es el Amor divino, que ama en toda circunstancia, hasta la cruz. Esta sabiduría lleva a desplegar talentos y capacidades, valores humanos, al servicio de la humanidad. “Todo lo verdadero, respetable, justo, limpio, estimable, de buena fama, cualquier virtud o mérito, eso tenedlo por vuestro” (Flp 4,8). El necio de este mundo egoísta, lleno de vanidad y orgullo, es sabio del Dios del Reino que quiere la dicha de toda persona.

>> Sigue...


Domingo 6º TO A 2ª Lect. (12.02.2017): Si “los príncipes de este mundo (y de la Iglesia) hubieran conocido esta sabiduría” no habría hambre ni guerra (y menos de religión)...

05.02.17 | 18:35. Archivado en TO A 2ª LECTURA

Introducción:Nunca hubieran crucificado al Señor de la gloria” (1Cor 2, 6-10)
Hablamos, entre los perfectos, una sabiduría que no es de este mundo..., una sabiduría divina”. Sin duda, con ironía, tras conocer las divisiones en la iglesia de Corinto, Pablo llama “perfectos” a quienes intentan vivir la sabiduría de Jesús. Pablo sabe que no son “perfectos”, pero están en Cristo, intentando amar como él. A pesar de no alcanzar el Amor pleno (que llama “sabiduría divina”), los cristianos “hechos” (maduros) han optado claramente por vivir el Espíritu de Jesús. Son, pues, “perfectos”, por aspirar “a la medida de la estatura propia de la plena madurez de Cristo... profesando la verdad, creciendo en todo, por amor, hacia el que es la cabeza, Cristo” (Ef 4,13-15).

Sabiduría divina y sabiduría de este mundo (y sus dirigentes)
Contrapone la sabiduría divina (misteriosa, escondida, predestinada por Dios antes de los siglos para nuestra gloria) y la sabiduría de este mundo (y sus dirigentes o príncipes). Sin duda, se refiere al Amor de Dios, “que no es de este mundo ni de sus dirigentes pasajeros” (1Cor 2, 6). En el mundo no rige el Amor, sino el dominio de unos sobre otros, la preferencia por uno mismo y sus aledaños, la selección por la fuerza, la inteligencia y la capacidad para tener cosas y buscar honores. El amor de Dios, vivido por Jesús, busca la realización de todos empezando por los últimos, sirve compartiendo los bienes, actúa sin violencia, soporta la injusticia antes que ser injusto, muere pero no mata.

>> Sigue...


Domingo 5º TO A 2ª Lect. (05.02.2017): Iglesia, “manifestación y fuerza del Espíritu

30.01.17 | 10:19. Archivado en TO A 2ª LECTURA

Introducción:entre vosotros me precié de saber a Jesucristo, y éste crucificado” (1Cor 2, 1-5)
Pablo está convencido de que lo que ha hecho surgir la comunidad cristiana ha sido el Espíritu del Resucitado. El hecho de reunirse a la mesa del Señor, sin que cuenten las diferencias, varones y mujeres, sin clericalismo de ninguna clase, todos hijos y hermanos, cada uno participando según el don recibido, acogiendo hasta los no creyentes (1Cor 14,23ss)... es tan extraordinario que sólo puede venir del Amor del Padre.

Pablo ha proclamado el evangelio
El evangelio de Jesús es el Amor del Misterio divino. Este Amor ha resucitado a Jesús, que sigue vivo y actúa mediante su Espíritu. A través del apóstol es Jesús vivo quien anuncia el evangelio del Amor del Padre. Este Amor, proclamado y vivido por Jesús, reúne a los hermanos, les manifiesta la justicia de Dios, la filiación divina, la fraternidad básica, la libertad guiada por el amor. Al anunciar este Amor, quien cree en este amor, lo recibe: “por medio de Jesús hemos obtenido -gracias a la fe en él- el acceso a esta gracia en que nos mantenemos y podemos poner el orgullo en la esperanza del esplendor de Dios” (Rm 5, 2). “Esta gracia” es el Amor del Misterio divino, manifestado en la vida de Jesús, y vivo en nosotros: “el amor de Dios se ha derramado en nuestros corazones gracias al Espíritu Santo que se nos dio” (Rm 5, 5).

>> Sigue...


Domingo 4º TO A 2ª Lect. (29.01.2017): “Mirad vuestra iglesia” y la vida de Jesús

24.01.17 | 10:21. Archivado en TO A 2ª LECTURA

Introducción: Cristo para nosotros es sabiduría, justicia, santificación, redención (1Cor 1,26-31)
El Mesías crucificado
Pablo quiere demostrar a los corintios que la verdadera realización humana (“la salvación”) está en el seguimiento de Jesús. A esta convicción no se llega sólo por la inteligencia. Requiere la adhesión libre a Jesús para aceptar su vida como “sabiduría, justicia, santificación y redención”. No hemos comprendido el saber y el amor de Dios manifestado en la naturaleza (Rm 1,19ss). Las religiones han entendido la obra de Dios desde el honor mundano, la sabiduría deslumbrante, desde el poder aplastante. En nuestros tiempos, Dios se ha dado a conocer en la vida de Jesús: escándalo para unos, locura para otros. Los cristianos han aceptado al Mesías Jesús como “fuerza y sabiduría de Dios” (1 Cor 1, 22-25). Las comunidades como el propio Apóstol son testimonio de esta realidad.

Mirad vuestro llamamiento” (vuestra asamblea, vuestra iglesia):
No hay muchos sabios en lo humano, no muchos poderosos, no muchos nobles”.
Dios ha elegido lo necio del mundo para humillar a los sabios”;
“Dios ha elegido lo débil del mundo para humillar a lo fuerte”;
Dios ha elegido lo insignificante (`agené: no nacido, sin linaje; frente a `eugenés”: bien nacido, de buen linaje) del mundo y lo despreciado, lo que no existe, para anular a lo que es”;
para que ningún humano (`pasa sarx´: toda carne) se enorgullezca ante Dios”.
Por él vosotros estáis en Cristo Jesús, quien ha llegado a ser para nosotros sabiduría que vine de Dios, justicia. santificación y liberación. Para que según está escrito: `el que está orgulloso que esté orgulloso en el Señor´ (Jr 9,22)”.

>> Sigue...


Domingo 3º TO A 2ª Lect. (22.01.2017): Oración por la Unidad de los cristianos

15.01.17 | 13:22. Archivado en TO A 2ª LECTURA

Introducción: Poneos de acuerdo y no andéis divididos (1 Cor 1, 10-13.17)
¡Buen texto para la semana de “Oración por la Unidad de los cristianos”!
Pablo ha recibido información sobre las discordias en la iglesia de Corinto. Hay grupos que dicen pertenecer a distintos personajes: Pablo, Apolo, Pedro, Cristo. El Apóstol, ante este planteamiento, apela al único Jesús de Nazaret, en cuyo nombre han sido bautizados y a cuya “cruz” (símbolo de su vida entregada) han dado su adhesión. Es constante de Pablo, cuando está en peligro la identidad cristiana, acudir a la vida entregada de Jesús, la llamada “teología de la cruz” (también en Gál 3,1; 5,11; 6,12.14; en Flp 2,6-8; 3,18). Mirar a Jesús, mirar su cruz, es el antídoto contra la división.

Hoy siguen las divisiones
Los grupos, en torno a unos guías, entienden el cristianismo como una escuela más de pensamiento. Algo parecido ocurre hoy en el catolicismo, donde se observan, al menos, cuatro modelos: cultural, integrista, institucional y crítico (o de base):

“Las diferencias entre los distintos modelos no son sólo de matiz, como a veces se quiere hacer ver, sino que tienen lugar en cuestiones fundamentales y disciplinares: de fe, de modelo de Iglesia, de interpretación de la Biblia, de moral, de liturgia, de sacramentos, celibato, ordenación de las mujeres… Estamos ante tendencias en conflicto con peligro real de ruptura, sin apenas diálogo, con críticas de unas a otras y a veces con actitudes numantinas. Es un conflicto no disimulado, sino abierto y público” (J. José Tamayo, director del Curso de verano de la Complutense sobre “Pluralismo en la Iglesia católica”, desarrollado en El Escorial los días 19-24 de julio 2010).

>> Sigue...


Domingo 2º TO A 2ª Lect. (15.01.2017): El clericalismo es una perversión de la Iglesia

08.01.17 | 19:09. Archivado en TO A 2ª LECTURA

Introducción:gracia y paz desde Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo” (1Cor 1, 1-3).
Saludo inicial de la primera carta a los Corintios. Cada versículo es una parte del encabezamiento habitual de las cartas: remitente, destinatario y el buen deseo general.

1. Dos remitentes (v. 1)
- “Pablo, llamado (a ser) apóstol de Cristo Jesús por voluntad de Dios”.
- Y “Sóstenes, el hermano”. Debe ser el mismo Sóstenes, presidente de la sinagoga de Corinto, convertido al Evangelio por la predicación de Pablo (He 18, 1-17). Esta sinagoga fue un campo de mucha y conflictiva actividad de Pablo. Otro presidente anterior, Crispo, se convirtió “con toda su casa”. Pablo puede seguir evangelizando allí por la benevolencia de Sóstenes, también presidente de la misma. Los judíos más conservadores lograron llevarlo al tribunal del procónsul Galión acusándole de querer convencer a la gente de “adorar a Dios al margen de la ley”. Como el procónsul nos les hizo caso, “se lanzaron contra Sóstenes y le golpearon” (He 18, 17). Alguna participación tendría Sóstenes en la carta. Pablo le llama “el hermano”, colaborador especial. Habrían hablado sobre la comunidad, sus problemas, posibles actuaciones, conveniencia de escribir la carta, y decisión conjunta de enviarla. No parece tener parte en la redacción, porque Pablo habla en primera persona. Ponerlo como “remitente” expresa corresponsabilidad con Pablo.

2. Destinatarios (v. 2)
Define la “asamblea” local cristiana como “iglesia de Dios”, grupo de “consagrados en Cristo” (han recibido el mismo Espíritu), “llamados (a ser) santos” (los que se dejan llevar del Espíritu), unidos “con todos los que invocan el nombre de nuestro señor Jesús Mesías”. La Iglesia no es el clero. Son todos los bautizados, todos son “raza elegida, sacerdocio regio, nación santa, pueblo para la salvación...” (1Pe 2,9). La vocación cristiana es iniciativa divina que, al aceptarla con libertad, nos “unge con Espíritu Santo”, nos insta a vivir del Espíritu-amor, nos constituye en “asamblea” de Dios. Todos corresponsables. Los servicios o ministerios están subordinados a la comunidad: sin ella no tienen razón de ser. Ella debe reconocerlos y valorarlos.

>> Sigue...


El Bautismo del Señor A 2ª Lect. (08.01.2017): experiencia del Espíritu

03.01.17 | 16:15. Archivado en TO A 2ª LECTURA

Introducción:Ungido por Dios con la fuerza del Espíritu” (He 10,34-38)
Leemos el fragmento inicial del discurso de Pedro en casa de Cornelio. A casa de este no judío se ha dirigido Pedro, obedeciendo el Espíritu de Dios que “le ha enseñado a no llamar profano o impuro a ningún hombre” (10, 28). Pedro explica lo fundamental acerca de Jesús (el kerigma o anuncio): presentación de Jesús, anuncio de su muerte y resurrección, adhesión o fe para vivir agraciado por su perdón y su Espíritu. Hoy sólo leemos la presentación de Jesús (vv. 34-38).

Dios no hace distinciones; acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea
Era una verdad evidente, un axioma, utilizado por todo el judaísmo para inculcar la práctica religiosa, “justicia” para ellos. Aquí se universaliza más pues se prescinde de la pertenencia a la nación judía, se aplica a cualquiera “sea de la nación que sea”. Lo que quiere decir que a Dios le agrada todo el que obra en conciencia. En aquella mentalidad no cabía una conciencia recta y a la vez atea. Toda conciencia “teme (respeta) a Dios y obra conforme a lo que cree justo”. Reconoce que Dios “envió su palabra a los israelitas, anunciando la paz que traería Jesucristo, el Señor de todos”. ¡Qué hermosa concordancia con Efesios, 2,14: Él es nuestra paz; Él ha hecho de los dos pueblos, judíos y gentiles, una sola cosa!).

>> Sigue...


Viernes, 20 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031