Atrévete a orar

“El vino que tiene ... la Iglesia”

22.09.17 | 10:38. Archivado en Liturgia

Con este enigmático título nos envía el amigo Pepe Mallo una sabrosa reflexión sobre el vino que compartimos en la eucaristía, y que parece preocupar “su calidad” a la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. No deben tener en Roma mucho trabajo evangelizador, de puesta al día de los sacramentos y del cultivo de comunidades. Menos mal que “el vino que tiene ... la Iglesia” tiene otros significados, como el Espíritu Santo, o el mismo Jesús resucitado, que “está cada día con nosotros hasta el fin de los siglos” (Mt 28, 20). Lean, ríanse con las ocurrencias de Pepe y con su graciosa y buena literatura. Gracias, Pepe.

Escribe Pepe Mallo:

El vino de la eucaristía “debe ser natural”
Sabemos que el vino que tiene Asunción no tiene color, pero ignoramos si tiene denominación de origen. El “vino de misar”, como decían nuestros abuelos, sí que ostenta ya tal denominación.
¿Nos hemos preguntado alguna vez qué vinos toman los sacerdotes durante la Eucaristía? El vino es uno de los dos elementos absolutamente necesarios para el sacrificio de la misa. Pero, ¿vale cualquier vino? No, no sirve cualquiera. Por encargo del papa Francisco, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos envió una Carta circular a los Obispos sobre el pan y el vino para la Eucaristía. (15 junio 2017). El documento exhorta “a vigilar sobre la calidad del pan y del vino destinados a la Eucaristía”:

>> Sigue...


EUCARISTÍA, LA ERÓTICA DE LA RITORREA

07.07.17 | 12:12. Archivado en Liturgia

Escribe Pepe Mallo:

Se reunían asiduamente para escuchar la enseñanza de los Apóstoles y participar en la vida común, en la fracción del pan y en las oraciones” (Hechos 2:42).

“Animales rituales”
"Oir misa", "ir a misa", “decir misa”, “dar misa”... Estos populares (o vulgares) giros y expresiones vienen a demostrar el (sin)sentido que mucha gente tiene de... y atribuye a... la Eucaristía. Es voz común que los humanos somos “animales rituales”, necesitamos gestos y signos para comunicarnos. Toda actividad humana se desarrolla con signos; gestos que expresan un mensaje, un sentimiento, emoción, vivencia..., expresiones que no pueden formularse si no a través de estos signos o gestos.

Celebrar la vida, ritualismo y narcisismo
Las celebraciones de los Sacramentos son expresiones comunitarias y públicas de experiencias y aspiraciones comunes de nuestra fe. La celebración “pública” (aspecto comunitario) de estos acontecimientos es la liturgia. No se trata de una serie de ceremonias, ritos, palabras y gestos, sino de la expresión de las vivencias de la comunidad a través de esas actitudes. Cuando se gesticula demasiado o se exageran los ritos, se enturbian las vivencias. La liturgia no pasaría de ser una exhibición de rutinarios gestos o burdos aspavientos incoherentes. Al traer a cuento en el título la “erótica de la ritorrea”, ironizo atendiendo a la excitación que provocan los ritos en ciertas personas al ejercer las funciones religiosas, y a realizarlos cada vez de manera más evidente y notoria, a la búsqueda de un clímax, de una fascinación no sé si pasional o mística. El limitarse a repetirlos automáticamente aunque no se comprenda bien el porqué de cada movimiento, de cada gesto, de cada palabra, de cada oración, se llama ritualismo, y cuando el “oficiante” (de oficio) se regodea sensibleramente en ceremoniosos ritos, se llama afectación o “narcisismo”.

>> Sigue...


PROCESIÓN DEL CORPUS - ESTACIONES

25.05.16 | 10:23. Archivado en Liturgia

NB.- Para dinamizar la participación es importante que cada oración la dirija alguien perteneciente al grupo de personas aludido. Incluso sería bueno que las personas de cada sector, y sólo ellas, contestaran la respuesta que se propone en cada oración. Inicia y cierra cada “estación” el presidente, con esta invocación:
-Alabado sea el santísimo sacramento del altar.
R.- Sea por siempre bendito y alabado.

Oración de los niños

Jesús resucitado, alimento espiritual de nuestra vida:
Somos los niños de ... (pueblo o parroquia).
Venimos junto a ti para decirte:
R.- Bendícenos, Jesús; queremos ser amigos tuyos.

No te vemos con los ojos, pero vives en nuestro corazón.
No te tocamos con nuestras manos, pero a todos nos abraza tu amor.
Por eso te decimos de verdad:
R.- Bendícenos, Jesús; queremos ser amigos tuyos.

En el bautismo nos diste tu fuerza para ser buenos:
para sentirnos hijos del Padre Dios,
para aceptar a todas las personas como hermanas,
para ayudar a quien más lo necesita.
Para vivir así, te pedimos:
R.- Bendícenos, Jesús; queremos ser amigos tuyos.

La fuerza del bautismo es tu Espíritu:
que nos anima a decir la verdad,
que nos sostiene cuando nos cansamos de ser buenos,
que nos hace trabajadores en el colegio,
que nos alegra cuando hacemos felices a los demás.
Para que no nos falte tu Espíritu, te suplicamos:
R.- Bendícenos, Jesús; queremos ser amigos tuyos.

Presidente: Padre nuestro que estás en el cielo...

>> Sigue...


¿Manipulación o ignorancia en el Oficio de Lectura?

06.04.14 | 11:38. Archivado en Liturgia

El Secretariado Nacional de Liturgia no responde

El 1 de febrero leíamos en el Oficio de Lectura, de la Liturgia de las Horas, como segunda lectura, un texto de la constitución Pastoral Gaudium et Spes, en concreto dos fragmentos de los n. 18 y 22.
Me llamó la atención la traducción de parte del fragmento correspondiente al n. 22. A los pocos días envié el siguiente escrito a la Web de la Comisión de Liturgia de la Conferencia Episcopal Española.

Comunicación al SECRETARIADO NACIONAL DE LITURGIA
Supongo que es la Entidad responsable de subsanar lo que creo un error del Tomo II, de Liturgia de las Horas, Oficio de Lecturas, Subsidua litúrgica, núm. 17, ed. 1972, página 276.

>> Sigue...


Jueves, 19 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031