Atrévete a orar

JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO (B 2ª lect. 25.11.2018): el Amor es su Reino

19.11.18 | 10:00. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito...” (Apoc 1, 5-8)
Jesús, “testigo fiel” del Amor
El amor de Jesús sigue animando a las comunidades cristianas. El texto pertenece a la primera parte del libro (1,4-3,22), en la que se pretende preparar a la Iglesia para que entienda la interpretación profética de la historia (4,1-22,5). La preparación es convertirse al amor de Dios en presencia del Resucitado. Se realiza en los capítulos 2 y 3. El capítulo 1º, del que leemos hoy un fragmento, presenta a Jesús dirigiendo la comunidad y moviendo a Juan a enviar un mensaje de conversión a las comunidades. Juan se dirige a las siete iglesias “de parte de Jesucristo, el Testigo fiel, el Primogénito de entre los muertos, el Príncipe de los reyes de la tierra” (v.5a). Testigo del misterio llamado Padre. Hasta la muerte, y ¡qué muerte!. El amor del Padre brilló en él durante toda su vida, pero se hizo muy difícil y comprometido durante la pasión y muerte. Ahí la expresión amorosa fue más completa: “nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos" (Jn 15,13). “Primogénito de entre los muertos” (Col 1,18) por su resurrección. “Cristo resucitó de entre los muertos como primicias (primer fruto) de los que durmieron” (1Cor 15,20). “Príncipe de los reyes de la tierra”. En 19,16 dirá que Jesús lleva escrito un nombre en su manto y en su muslo: “rey de reyes y señor de señores”. Son las imágenes que Juan, que sabía bien que su reino no era de este mundo, usa para presentar a Jesús como precursor y guía del proyector salvador de Dios. Jesús reina desde la cruz del Amor.

>> Sigue...


Domingo 33º TO B 2ª lect. (18.11.2018): El amor gratuito nos hace más humanos

12.11.18 | 10:00. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:donde hay remisión..., ya no hay oblación por el pecado” (Heb 10,11-14.18)
La vida en amor produce felicidad
Este fragmento concluye la parte teológica central. Remacha la oposición de los “sacrificios” antiguos y el “sacrificio” -la vida- de Cristo. Los diferencia la eficacia liberadora: Jesús salva de la enfermedad, la miseria, el sinsentido, el odio, la muerte... Los sacrificios antiguos no dan la perfección del Amor (10,1). La vida de Jesús decidido a hacer la voluntad de Dios es la que ha propiciado, revelando el Amor, la “santificación” -vinculación a Dios- (Heb 10,10). Su vida en Amor conduce a través de la dura realidad a la perfección, a la gloria, a la felicidad.

>> Sigue...


Domingo 32º TO B 2ª lect. (11.11.2018): la obediencia al Amor termina en la gloria

05.11.18 | 10:00. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:Cristo ha entrado en el mismo cielo... ante Dios intercediendo” (Hebr 9,24-28)
La vida de Jesús revela el proyecto divino sobre la vida humana
Jesús, al morir, revela el “acceso nuevo y viviente a través de la cortina que es su carne” (Heb 10, 20). Al atravesar la “cortina de la carne” -la vida física- accedemos pues a “un santuario mayor y más perfecto, no hecho por hombres, es decir, no de este mundo creado” (Heb 9,11). Lo repite la lectura de hoy: “Cristo ha entrado no en un santuario construido por hombres -imagen del auténtico-, sino en el mismo cielo, para ponerse ante Dios, intercediendo por nosotros” (Heb 9,24). Compara el santuario del Antiguo Testamento con el santuario de Cristo resucitado. Jesús, sacerdote por su vida –no por ritos y ceremonias, ni sujeto a una disciplina religiosa-, entra en un santuario, no construido por manos humanas. Es el mismo cielo, la presencia de Dios cara a cara. Ahí intercede por nosotros: revelándonos lo que Dios tiene preparado. Es el último acto del sacrificio que fue toda su vida. La etimología de sacrificio es “hacer lo sagrado”. Dios es “sagrado” por su perfección. El hombre, por el deseo de perfección que tiene en su interior, puede también considerarse “sagrado”. Nos vamos haciendo más sagrados en la medida que nos vamos perfeccionando. La perfección divina para Jesús es su amor gratuito y universal. De aquí que nos invite a amar incluso a los enemigos, para ser hijos de vuestro Padre que hace salir y el sol y bajar la lluvia sobre justos y pecadores.. “Sed perfectos como vuestro Padre del cielo es perfecto” (Mt 5,44-48). La vida de Jesús puede resumirse en amar como Dios ama, hacer el bien y liberar a los oprimidos por el mal. Esa es su tarea sacrificial tal como lo entiende esta carta.

>> Sigue...


Domingo 31º TO B 2ª lect. (04.11.2018): Nuevo y definitivo sacerdocio

29.10.18 | 10:00. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:puede salvar definitivamente a los que por él se acercan a Dios” (Heb 7,23-28)
Los capítulos 6-10 están dedicados a exponer el sacerdocio existencial de Jesús, y sus diferencias con el sacerdocio levítico, tanto en el aspecto personal como en la eficacia salvadora. Hoy leemos la superioridad y perfección de Cristo resucitado que prolonga la eficacia de su vida terrena como sacerdote de la vida. Su amor tiene validez eterna y universal.

El sacerdocio de Jesús no pasa
Ha habido multitud de sacerdotes del antiguo Testamento, porque la muerte les impedía permanecer; como éste, en cambio, permanece para siempre, tiene el sacerdocio que no pasa. De ahí que puede salvar definitivamente a los que por medio de él se acercan a Dios, porque vive siempre para interceder en su favor” (7,23-25).
Jesús ha sido ungido sacerdote por el Espíritu Santo. Su “unción” le ha dinamizado para dar el amor del Padre, amarnos con su mismo Espíritu y abrirnos la posibilidad, por la fe, de acceder a la situación de gracia del Padre. Toda su vida ha sido sacerdotal, sin ritos, sin actos de culto organizado, sin momentos sagrados marginales. La resurrección –vida para siempre- ha hecho eterno su sacerdocio. Quienes confiados en la palabra de Jesús –“el Padre os ama, espera, está a la puerta, os perdona...” (Lc 15)- se acercan a Dios, “encuentran salvación definitiva”. Viven ya en Cristo resucitado que “siempre intercede en su favor”, reciben su paz y alegría, son capaces de vivir en su mismo Amor, en el mismo Espíritu que les inunda.

>> Sigue...


Domingo 30º TO B 2ª lect. (28.10.2018): sacerdotes del Nuevo Testamento

22.10.18 | 09:54. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:Tú eres mi hijo... tú eres sacerdote para siempre” (Heb 5,1-6)
Esta carta interpreta la vida de Jesús con categorías sacerdotales
Le sirve de modelo el sacerdocio del Antiguo Testamento. Los cuatro primeros versículos de hoy recogen las características del sumo sacerdote judío : a) Elegido para representar al ser humano ante Dios ofreciendo dones y sacrificios por los pecados (v. 1). b) Comprende a los ignorantes y extraviados por ser él también débil (v.2). c) Ofrece sacrificios por él y por el pueblo (v. 3). d) Llamado por Dios, como Aarón (v. 4).
Jesús, en su vida real, supera este sacerdocio, y puede ser considerado como el supremo y único sacerdote según Dios quiere. Su vida en amor ha sido verdadero sacerdocio existencial: ha unido a los hombres con Dios, vinculándolos al amor de Padre. “El Padre os ama” (Jn 16, 27), intima Jesús a todos. Pide responder como él al amor del Padre, viviendo el reino: orando, curando, hermanando, liberando del odio, buscando la verdad y la vida para todos...

Jesús realiza el sacerdocio en su vida, sin ritos religiosos
Así también Cristo no se atribuyó la gloria de constituirse sumo sacerdote, sino que la recibió de aquel que le dijo: `Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy´” (v. 5). “Como dice también en otro lugar: `Tú eres sacerdote para siempre, a la manera de Melquisedec´” (v. 6).
Dios, que nombró a Aarón, llamó a Jesús “mi Hijo” (Sal 2,7), y lo proclamó sacerdote a la manera de Melquisedec (Sal 110,4). Nombre y título (“rey de justicia” y “rey de paz”) (7,2), genealogía desconocida, y su perpetuidad (7,3), le sirven para verlo como figura de Jesús que, al sentirse Hijo de Dios, se siente vitalmente sacerdote: da el amor divino, y responde con el mismo amor. Este sacerdocio no es ritual. Es sacerdocio de vida, existencial, sin religión organizada. Recuerda a Melquisedec (Gén 14,17-20), sacerdote y rey de Salén (rey “de justicia y de paz”), que sale al encuentro de Abrahán con pan y vino, a quien bendice en nombre del Dios creador del cielo y de la tierra. Abrahán le da el diezmo, y así le reconoce superior. El sacerdocio de Jesús radica en la misma creación, en la existencia humana. El Creador nos envía a su mismo Hijo para traernos su mismo Espíritu, y poder así vivir como Dios quiere, realizando su reino “de justicia y paz”, proyecto de vida humanizada.

>> Sigue...


Domingo 29º TO B 2ª lect. (21.10.2018): Vuelta al Evangelio de Jesús

15.10.18 | 10:00. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:permanezcamos firmes en la fe que profesamos” (Heb 4,14-16)

El acuerdo común cristiano es Jesús resucitado
Los tres versículos concretan dos importantes exhortaciones de este documento, “palabra de exhortación” (13,22). La primera: “permaneced firmes en la fe profesada”. Literalmente: “sed fuertes en el convenio”. El término griego (`homologuía´: `palabra semejante o igual´) en lenguaje profano es “acuerdo, convenio”. En lenguaje religioso: “profesión de fe”, “religión”, “confesión”... El acuerdo cristiano es Jesús resucitado: “el sumo sacerdote extraordinario, que ha penetrado en los cielos, Jesús, el Hijo de Dios” (v. 14). Ya exhortó a mirar “al apóstol y sumo sacerdote de nuestro acuerdo, a Jesús” (Heb 3,1). Después repetirá: “mantengamos inconmovible el acuerdo de la esperanza, porque quien la ha prometido es fiel” (Heb 10,23). En la vida de Jesús descubrimos a Dios. El “que está en los cielos”, “el totalmente otro”, se ha manifestado en Jesús de Nazaret. Así vemos la misericordia “subversiva” que “mira” al pobre, “derriba a los poderosos y encumbra a los humildes” (Lc 1,52). En su vida percibimos que “no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, ya que fue probado en todo a semejanza nuestra, a excepción del pecado” (v. 15). Pecado es vivir por encima del ser humano o rebajarse irracionalmente, sin conciencia. Jesús deja su rango... se hace semejante..., vive como una persona cualquiera..., hasta la muerte... (Flp 2,5-8).

>> Sigue...


Domingo 28º TO B 2ª lect. (14.10.2018): Jesús es Vida, Libertad, Amor

08.10.18 | 10:00. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:La Palabra de Dios es viva y eficaz” (Heb 4, 12-13)

Jesús es digno de confianza
Los dos versículos están enmarcados en la reflexión sobre Cristo, sumo sacerdote, digno de fe y misericordioso (3,1-5,10). Expresan la confianza que merece Jesús, “digno de fe” (3,1-4-14). La afirmación inicial de la carta -”en estos días finales nos habló en un Hijo” (1, 2)-, continúa en 3,1-2: “fijaos en el apóstol y sumo sacerdote de nuestra religión, Jesús, que es de confianza para quien lo estableció...”. Supera a Moisés, mayordomo de la casa de Dios. Cristo es más digno por ser Hijo al frente de la casa de Dios – “su casa somos nosotros” (3, 6)-. Anima a “no tener un corazón dañado de incredulidad que lleve a apostatar de Dios vivo” (3, 12). Repite: “si hoy escucháis su voz, no endurezcáis vuestro corazón -Sal 95,7ss-” (3,7-11; 4,7). Jesús trae “hoy - en estos días finales-” la palabra de Dios. “Seamos diligentes” –escuchándole- “para que entremos en el descanso de Dios” -tierra prometida, realización plena, salvación- (4,11).

>> Sigue...


Domingo 27º TO B 2ª lect. (07.10.2018): Jesús, proyecto de Dios sobre la vida humana

01.10.18 | 10:00. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:coronado de gloria y dignidad por haber sufrido la muerte” (Hb 2, 9-11)

Siete domingos leyendo la carta a los Hebreos
Esta carta se autodefine como “palabra de exhortación” (“logos tes paracléseos” -13, 22-), igual que la homilía pedida a Pablo en la sinagoga de Antioquía de Pisidia (He 13,15). Escrita para ser leída, anima a vivir el Espíritu de Jesús. Esta fe, más valiosa que la antigua, es más efectiva para vivir con sentido. La vida de Jesús es el culto real que Dios quiere. No hay que añorar ritos solemnes ni prácticas religiosas judías. Lo que salva -realiza- es vivir el amor de Jesús. “Obra difícil, pero fascinante, plantea numerosos problemas a la investigación exegética, pero aporta gran riqueza a la fe y a la vida cristiana” (A. Vanhoye: La carta a los Hebreos. Introducción crítica al N. Testamento, coord.: A. George y P. Grelot, Herder Barcelona 1983, vol. II, p. 37).

El hombre Jesús muerto y resucitado “en beneficio de todos”
El texto leído (2, 9-11) pertenece a la primera parte (1,5-2,18) sobre el “nombre”, superior a los ángeles, que heredó Jesús. A su vez, se divide en dos apartados: 1) Hay que escuchar a Cristo, Hijo de Dios, (1,5-14-2,1-4). 2) Cristo, hermano nuestro (2, 5-18). El v. 9 afirma el hecho base de nuestra fe: “al que fue rebajado un poco con relación a los ángeles (Sal 8,6), Jesús, le vemos coronado de gloria y dignidad por (diá: a través de) haber sufrido la muerte (lit.: por el sufrimiento de la muerte); de modo que, por la gracia de Dios, gustó la muerte en beneficio de todos (lit.: “de todo” -el género humano-)”. Afirma la humanidad de Jesús, agraciado con el Espíritu y resucitado para mostrarnos el proyecto de Dios sobre la vida humana.

>> Sigue...


Domingo 26º TO B 2ª lect. (30.09.2018): Jesús, libremente pobre y amigo de los pobres

24.09.18 | 10:00. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:¡Habéis acumulado riquezas... en los últimos días!” (St 5,1-6)

La acumulación de riqueza es contraria al Reino de Dios
El texto pertenece a una colección de advertencias (4,11-5,6) sobre conductas negativas en la vida comunitaria: mala lengua (4, 11-12), arrogancia (4, 13-17) y explotación de los ricos (5,1-6).
“Atención, ahora, los ricos: llorad a gritos por las desgracias que se os vienen encima” (v. 1). “Ricos” son quienes confían en el dinero y los bienes materiales como valor principal de la vida. Se darán cuenta de que su “tesoro” carece de valor: “Vuestra riqueza está podrida y vuestros trajes se han apolillado. Vuestro oro y vuestra plata están oxidados y su herrumbre se convertirá en testimonio contra vosotros y devorará vuestras carnes como fuego. ¡Habéis acumulado riquezas... en los últimos días!” (vv. 2-3). Son ecos del Evangelio: “dejaos de amontonar riquezasen la tierra, donde la polilla y la carcoma las echan a perder, donde los ladrines abren boquetes y las roban. Amontonaos riquezas en el cielo... La generosidad da valor a la persona...” (Mt 6, 19-24; Lc 6, 24; 11, 34-36; 12, 22-34).

>> Sigue...


Domingo 25º TO B 2ª lect. (23.09.2018): sólo el Amor nos hace vivir humanamente

17.09.18 | 10:00. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:La sabiduría de arriba” (St 3, 16-4,3)
Los “maestros” de la comunidad cristiana, un don del Espíritu
El capítulo 3 se inicia con un consejo preventivo: “no os metáis tantos a maestros, hermanos míos; sabéis bien que nuestro juicio será muy severo” (3, 1). El Resucitado “dio a unos ser apóstoles, a otros profetas, evangelistas, pastores, maestros..., para construir el cuerpo de Cristo” (Ef 4,11-12). “¿Acaso son todos apóstoles..., maestros...?” (1Cor 12,29). Santiago orienta para vivir la “sabiduría cristiana”. Con sugerentes comparaciones (freno del caballo, timón de un barco, fuego pequeño, el animal indómito) invita al dominio de la lengua para que no contamine ni envuelva la convivencia en llamas infernales (3, 2-12). La buena conducta es el signo del verdadero maestro: “¿Quién es sabio e instruido entre vosotros? Muestre con la buena conducta sus obras de sabiduría con mansedumbre” (3, 13). Distingue dos sabidurías: “la terrena, animal, demoníaca” y “la de arriba”. Aquella está “donde hay envidia, espíritu de contradicción, desorden y obras malas” (vv. 15-16).

>> Sigue...


Domingo 24º TO B 2ª lect. (16.09.2018): “La fe, un modo de vida que imita a Jesús”

10.09.18 | 11:20. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:la fe, si no tiene obras, está muerta por dentro” (St 2,14-18)

La fe viva no es aceptar dogmas sino seguir a Jesús
El texto leído hoy toca el centro de la vida cristiana: la fe viva, en acción. En el fondo la crisis de la Iglesia viene siempre por haber puesto el acento en la “adhesión doctrinal (al Catecismo, al Credo, a la teología de nuestro gusto), marginando lo esencial: el seguimiento a Jesucristo”. Idéntico sentir expresa José Antonio Marina, filósofo y escritor, sobre la Iglesia de nuestro tiempo:

“Creo que la iglesia está a la defensiva, desconfiada, hablando sólo para los suyos, y adoptando una actitud victimista que no es real. El modelo de cristianismo gnóstico que defiende la iglesia -en el que la fe se define como la aceptación de un conjunto de dogmas, la mayor parte de los cuales derivan de una filosofía difícilmente aceptable- ha entrado definitivamente en crisis... En cambio, el cristianismo para el que la fe es un modo de vida que imita a Jesús, es muy poderoso, llena el corazón de alegría y de esperanza, pero está siendo ocultado por el integrismo teológico. En este sentido, la figura de Benedicto XVI y su libro sobre Jesús son paradigmáticos. Es un teólogo y su retrato de Jesús es teológico. En cambio, el verdadero cristianismo es “teopráxico”. Es un modo de actuar “a lo divino”, es decir, movido por la agápe, por la caridad. Por eso, me siento muy cerca de los misioneros, de Caritas, de las comunidades de base, de gran parte de la teología de la liberación. Creo que la Iglesia en España podría ser y me gustaría que fuera más caritativa y menos dogmática. Un gran intelectual católico, Maurice Blondel, escribió en sus diarios una frase que me conmueve: “Creer en Dios es actuar” (Internet. Entrevista de Redes Cristianas. 27 Junio 2011).

>> Sigue...


Domingo 23º TO B 2ª lect. (09.09.2018): “los pobres son preferidos de Dios”

03.09.18 | 10:43. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:no mezcléis con favoritismos la fe de nuestro S. Jesucristo glorificado” (St 2,1-5)

Ver la realidad
El texto se inicia con “hermanos míos”, forma entrañable y solemne. Y más adelante: “hermanos míos queridos” (v. 5). Así subraya la importancia del principio cristiano de conducta: “no mezcléis con favoritismos la fe de nuestro Señor Jesucristo glorificado”. La vida real de Jesús es el criterio: no hay culto a la personalidad de los ricos ni de los servidores de la comunidad. No hay que preferir a quien Jesús no lo ha hecho. Pronto se inició la perversión. Santiago lo denuncia vivamente:
Si entra en vuestra asamblea un hombre con anillo de oro y vestido elegantemente y entra también un pobre con vestido miserable y vosotros volvéis vuestra mirada al que viste elegantemente y le decís: Tú, siéntate aquí, en el puesto de honor (lit.: hermosamente), y al pobre: Tú estate de pie o siéntate aquí, a mis pies (debajo del escabel o tarima donde se ponen los pies)” (v. 2-3).

>> Sigue...


Domingo, 16 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31