Atrévete a orar

Preces de los Fieles (D4º Adviento A 22.12. 2013)

19.12.13 | 10:18. Archivado en adviento

El nacimiento de Jesús cambia la historia.
El misterio de “Dios” se ha hecho visible en Jesús de Nazaret.
El Espíritu divino va abriendo camino: hoy le vemos actuar en José, el prometido de María;
le ayuda a aceptar el embarazo misterioso de su esposa, como regalo de Dios.
Pidamos dejarnos llevar del mismo Espíritu diciendo: que tu Espíritu mueva nuestra vida.

Por nuestro mundo:
que oiga la voz del misterio de Dios, Padre-Madre, en los refugiados y perseguidos,
en los destrozados por las guerras que no cesan,
en el hambre y la miseria... de tantos hijos suyos y hermanos nuestros.
Roguemos al Señor: que tu Espíritu mueva nuestra vida.

>> Sigue...


LA HOMILÍA HECHA ORACIÓN (D4º Adviento A 22.12. 2013)

17.12.13 | 13:11. Archivado en adviento

José acepta ser padre de Jesús

Introducción: Se llevó a casa a su mujer (Mt 1,18-24)
Antes Mateo ha presentado la genealogía de Jesús: desde Abrahán hasta el último descendiente de David, José, el esposo de María, de la cual nació Jesús. Leemos hoy el enuncio a José del próximo nacimiento de Jesús y de su papel como padre legal. Es el relato de la vocación de José. Comienza con un hecho: María “estaba desposada con José”. Ya había contratado con el padre de María la celebración de la boda. Tenía adquiridos los derechos y deberes conyugales. María, la novia, estaría preparando el ajuar. Pasado un año, el novio la llevaría solemnemente al nuevo hogar como esposa.

>> Sigue...


Preces de los Fieles (D3º Adviento A 15.12. 2013)

12.12.13 | 14:05. Archivado en adviento

La Navidad es sobre todo Jesucristo.
Sus obras de vida son fruto del Espíritu que le animaba.
Pidamos que esas mismas obras sean el centro de nuestra vida.
Pidámoslo diciendo: que no te defraudemos, Señor.

Por la Iglesia:
para que se deje llevar de tu Espíritu,
abriendo los ojos y los oídos para ver y escuchar el lamento del pobre;
impulsando obras de vida, de justicia, de paz....
Roguemos al Señor: que no te defraudemos, Señor.

>> Sigue...


LA HOMILÍA HECHA ORACIÓN (D3º Adviento A 15.12. 2013)

10.12.13 | 11:26. Archivado en adviento

La Iglesia defrauda cuando olvida las “obras de Jesús”

Introducción: Dichoso el que no se sienta defraudado por mí (Mt 11,2-11)
La actuación pública de Jesús no parece responder a las expectativas del Bautista. Éste espera al Mesías-juez, que de forma inmediata aplique el castigo merecido (Mt 3, 1-12). Con las imágenes “del hacha, el bieldo y el fuego”, había diseñado la venida del Mesías como la aparición del juicio de Dios. Juicio vengativo, “la ira inminente”, que castigará a los malvados. Urge la conversión para evitar el castigo sin piedad que cortará, aventará y quemará la vida de quienes no se conviertan. Por ello Juan entra en crisis al “oír en la cárcel las obras de Cristo”. No cuadran con “su Mesías”. No ve en “las obras de Jesús” la manifestación del poder divino, que enjuicia, condena a los malos y salva a los buenos. Rey-juez que premia y castiga, es la imagen de Dios, entonces y ahora, en el imaginario popular y en algunos grupos religiosos. Creen el poder divino como imposición, a la que hay que someterse sin condiciones. De ahí la rigidez en sus normas y el castigo, incluso sangriento.

>> Sigue...


Preces de los Fieles (Inmaculada Concepción de María 08.12. 2013)

05.12.13 | 10:32. Archivado en adviento

Jesús nos está diciendo siempre: “Estos son mi madre y mis hermanos...
Todo el que oye y cumple la voluntad de mi Padre celestial
ese es mi hermano, mi hermana y mi madre
”.
Celebremos esta fiesta de María, diciendo como ella: “Hágase en mí según tu Palabra

Por toda la Iglesia:
para que sintamos la alegría del amor de Dios derramado en todo ser humano;
para que nos creamos bendecidos, llamados a vivir en fraternidad;
para que celebremos el Adviento con María, pidiendo que se haga en nosotros la Palabra.
Roguemos al Señor: “Hágase en mí según tu Palabra

>> Sigue...


Preces de los Fieles (D1º Adviento A 01.12.2013)

28.11.13 | 19:37. Archivado en adviento

El Adviento nos invita a preparar la fiesta que celebra el nacimiento de Jesús.
Su vida nacida y resucitada vive con nosotros siempre.
Esta celebración nos abre los ojos para seguir viéndole.
Deseamos compartir la vida con él, diciendo: ¡Despiértanos, Señor, a todos!

Por las personas que no tienen tiempo para pensar:
el trabajo, la familia, los amigos, la diversión... absorben su vida:
para que busquen tiempo gratuito a encontrarse consigo mismos,
y con el Misterio de Amor que nos envuelve, Padre de todos.
Roguemos al Señor: ¡Despiértanos, Señor, a todos!

>> Sigue...


LA HOMILÍA HECHA ORACIÓN (D1º Adviento A 01.12.2013)

27.11.13 | 12:43. Archivado en adviento

Introducción: Estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor (Mt 24,37-44)
La mayoría de las enseñanzas de Jesús han sido recopiladas por Mateo en cinco discursos temáticos (capítulos: 5-7, 10, 13, 18, 24-25). Estos cinco capítulos enuncian la nueva ley, como réplica a la antigua, transmitida en los cinco libros del Pentateuco. Hoy leemos algo del quinto discurso (c. 24-25) sobre escatología. Partiendo de Marcos (c. 13) (“discurso escatológico”), se amplia su visión del futuro con parábolas, y con el famoso juicio final de las naciones. La apocalíptica, género literario muy extendido en los siglos II a.C.- I d. C., pretende revelar el futuro soñado sobre todo a partir de la conducta de las personas buenas. Utiliza muchos recursos retóricos: visiones, presagios, etc.

>> Sigue...


Domingo 32º TO C (10.11.2013)

06.11.13 | 11:54. Archivado en adviento

Sólo el Amor nos salvará

Introducción:el señor nuestro Jesucristo y Dios nuestro Padre... consuelen vuestros corazones y los afiancen en toda obra y palabra buena” (2Tes 2,16-3,5)
La primera exhortación es el final del capítulo segundo (2, 16-17). Les ha instado a no alarmarse ante la supuesta venida inminente de Jesús: no hay revelación auténtica alguna de dicha inminencia. Pueden suceder apostasías, venidas del mal, empecinamientos en la mentira y el odio, etc. Mantener las convicciones y el sentir de Jesús, es la constante a seguir. Esto lo piden los dos versículos: “el mismo señor nuestro Jesucristo y Dios nuestro Padre, el que nos amó y nos dio consuelo eterno y buena esperanza gratis (lit.: en gracia), consuelen vuestros corazones y afiancen en toda obra y palabra buena”. Primero se reconoce “la gracia” de Dios, su “amor primero”, su creación continua por amor. El hecho de vivir supone la elección amorosa a la vida, que no puede tener otra finalidad que “el consuelo eterno, la buena esperanza”. Así lo ha revelado el Hijo, Jesús. En segundo lugar está nuestra respuesta al don de Dios: dejarnos “consolar y establecernos de palabra y de obra en el bien”. Para eso oramos: para aceptar el amor divino, dejarnos consolar y colaborar con él.

>> Sigue...


Oración para la cuarta semana de Adviento

18.12.12 | 13:28. Archivado en adviento

“¡Ay de mí si no evangelizo!”

Introducción: “en la cual voluntad somos santificados por la oblación del cuerpo de Jesús
de una vez para siempre”
(Hb 10,5-10)

En Navidad celebramos la “aparición de la gracia de Dios, capaz de salvar a todos los hombres” (Tito 2,11). Esa “gracia” aparece en Jesús, revelador de Dios y del plan que nos “perfecciona”. La carta a los Hebreos lo dice claro: “Teniendo, pues, hermanos, plena seguridad para entrar en el santuario en virtud de la sangre de Jesús, por este camino nuevo y vivo inaugurado por él para nosotros a través del velo, es decir, de su propia carne, y teniendo un gran sacerdote al frente de la casa de Dios, acerquémonos...” (10,19-21). Jesús “inaugura” el camino de perfección con su vida. Nos “revela” su Dios, su sentido vital y su “santuario” o vida perfecta, “descanso” tras esta vida (cf. 3,7-4, 11). Por la fe somos “atraídos” a él que está al frente de la casa de Dios, que somos nosotros (3,6); pues “habiendo sido probado en el sufrimiento, puede ayudar a los que se ven probados” (2,18).

>> Sigue...


Oración para la tercera semana de Adviento

12.12.12 | 11:20. Archivado en adviento

“¡Ay de mí si no evangelizo!”

Introducción: Estad siempre alegres en el Señor (Filipenses 4,4-7)
El cuarto y último capítulo de esta carta se inicia con una sugerente y repetida expresión amorosa, conclusión lógica de quienes viven del Espíritu de Jesús: "por consiguiente, hermanos míos, amados (agapetoi) y añorados, alegría y corona mías, manteneos así en el Señor, amados (agapetoi)" (4,1). Quien siente el amor (ágape) de Dios, manifestado en Jesús, se siente amado y ama con su mismo amor. Permanecer en este amor es el ideal cristiano (Jn 15,9). Este amor es el fruto primero del Espíritu Santo. De él brotan otros frutos que muestran la energía del Espíritu en contacto con nuestro espíritu. El fruto del Espíritu es "amor, alegría, paz, tolerancia, agrado, generosidad, lealtad, sencillez, dominio de sí mismo" (Gál 5,22). "No reina Dios por lo que uno come o bebe, sino por la honradez, la paz y la alegría que da el Espíritu Santo" (Rm 14,17).

>> Sigue...


Oración para la segunda semana de Adviento

06.12.12 | 12:46. Archivado en adviento

“¡Ay de mí si no evangelizo!”
Introducción: habéis sido colaboradores míos en la obra del evangelio (Flp 1,4-6.8-11)
Lucas narra en los Hechos de los Apóstoles (16, 9-40) los inicios de la comunidad cristiana en Filipos, ciudad importante de Macedonia, perteneciente al continente europeo. Es en el segundo viaje misionero del Apóstol, hacia el año 50. Pablo tuvo la “visión” nocturna de un macedonio pidiéndole ayuda y la interpretó como “llamada” de Dios: Dios nos había convocado para evangelizarlos. La carta rezuma confianza y afecto hacia los filipenses, su gozo y su corona (4,1). Estamos en el prólogo (1,1-11) cuya tesis es: al decir sí a Cristo, nos hacemos copartícipes de su misma misión.

>> Sigue...


Oración para la Inmaculada Concepción de Santa María Virgen

03.12.12 | 12:01. Archivado en adviento

“¡Ay de mí si no evangelizo!”

Introducción: Nos ha bendecido en la persona de Cristo (Ef 1,3-6.11-12)
Esta lectura, elegida para la fiesta de la Inmaculada Concepción de Santa María Virgen, es un himno al plan salvador de Dios. María, la madre de Jesús, es una invitación a levantar la cabeza y ver en ella el proyecto divino de vida humana. “Enriquecida, desde el primer instante de su concepción, con esplendores de santidad singular, la Virgen Nazarena es saludada por el Ángel anunciante, por mandato de Dios, como llena de gracia –cf. Lc 1,28-” (Vat. II: Lumen Gentium 56). Es la gracia en que estamos al creer de verdad a Cristo Jesús: envueltos en el amor gratuito del Padre.

>> Sigue...


Miércoles, 18 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031