Atrévete a orar

SAGRADA FAMILIA C (30.12.2018): matrimonio y familia no son inventos de la Iglesia

24.12.18 | 10:00. Archivado en Navidad

Comentario:revestíos de compasión entrañable” (Colosenses 3,12-21)

“Asapirad a los bienes de arriba”
Celebramos la “Sagrada Familia” de José, María y Jesús. El texto de la carta a los Colosenses recuerda las actitudes de los grupos cristianos. Para entenderlo conviene leer el inicio del c. 3: “Si habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de arriba..., aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra” (3,1-2). “Aspirad” es la versión del verbo “froneo”: pensar, proyectar, sentir, aspirar, centrarse.... Originario del sustantivo “fren”: diafragma, membrana o telilla que envuelve un órgano. De aquí pasa a significar “corazón, voluntad, inteligencia...” que envuelven y dan unidad a parte o a todo el ser humano. Se supone que la familia de Jesús aspira o está centrada en “lo de arriba”, es decir, en el Espíritu de Dios que hizo posible la encarnación e inspiró toda su vida.

“Los bienes de arriba” son frutos del Espíritu Santo
Aspirar o centrarse “arriba” supone eliminar las obras contrarias al Espíritu (3,5-9), y activar lo que inspira el Espíritu, que nos dice “elegidos de Dios, santos y amados” (3, 12a). El Espíritu “reviste de compasión entrañable, bondad, humildad, mansedumbre, paciencia. Sobrellevaos mutuamente y perdonaos (jaridsomenoi: ser gratuitos) cuando alguno tenga quejas contra otro. El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo. Y por encima de todo esto, el amor (“ten agapen”), que es el vínculo de la unidad perfecta (madurez). Que la paz de Cristo reine en vuestro corazón: a ella habéis sido convocados en un solo cuerpo. Sed también agradecidos. La Palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza; enseñaos unos a otros con toda sabiduría; exhortaos mutuamente (nouzetountes, de nous –mente- y tízemi –poner-: poner en la mente). Cantad a Dios, dando gracias de corazón, con salmos, himnos y cánticos inspirados. Y todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre del Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él” (3, 12-17).

El amor cristiano en la familia
Los últimos versículos concretan el amor cristiano en la familia. “Mujeres, sed sumisas (cultura de la época) a vuestros maridos, como conviene en el Señor” (igualdad del hombre y la mujer, que se hacen un solo ser -Mt 19,1-12; Mc 10,1-12-). “Maridos, amad (agapate: amor gratuito) a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas”. “Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, que eso agrada al Señor”. “Padres, no exasperéis a vuestros hijos, no sea que pierdan el ánimo” (3, 18-21).

Oración:revestíos de compasión entrañable...” (Colosenses 3,12-21)

Jesús, hijo de José y de María:
tu Espíritu hizo tu “acampada” en el vientre y en el corazón de tu Madre;
la llenó de amor gratuito “que le puso en camino a la montaña” (Lc 1,39ss);
iluminó a José, “decidido a repudiarla en secreto”,
para “llevarse a María a su casa” (Mt 1,19.24),
para cumplir todas la obligaciones de padre,
insertándote en las tradiciones del pueblo,
soportando tus travesuras adolescentes (Mt 2, 21ss. 41ss).

El mismo Espíritu iluminó a María:
logró que aceptara su maternidad complicada;
sostuvo su voluntad para aceptar la voluntad divina (Lc 1, 38);
la acompañó a “envolverte en pañales y acostarte en un pesebre” (Lc 2, 7);
la ayudó a “conservar todo en su corazón” (Lc 2,51) ;
la endureció para soportar tu desdén en las bodas de Caná (Jn 2,4);
la confió en tu amor: “haced lo que os él os diga” (Jn 2, 5);
la llevó a buscarte porque “decían que habías perdido el juicio” (Mc 3, 21; Jn 7,5; 10,20);
la hizo reconocer tu “familia, quien escucha y cumple el amor de Dios” (Mt 12,46-50; Mc 3,31-35);
con ella estuvo junto a la cruz, aceptando a los nuevos hijos de tu amor (Jn 19, 26-27)..

Hoy, el Espíritu Santo sigue iluminando y guiando:
a los enamorados que construyen un hogar de amor gratuito;
a los padres que dan lo mejor de sí mismos a la familia;
a los esposos que fracasan en su amor y no abandonan nunca a sus hijos;
a los hijos de padres separados que no abandonan nunca a sus padres;
a quienes viven una familia no tradicional, pero son fieles al amor...

Matrimonio y familia, Jesús del amor, no son inventos de la Iglesia:
las comunidades cristianas aceptaron pautas culturales diversas de familia;
intentaron mejorarlas desde tu vida y tu mensaje;
esta tarea sigue hoy en nuestra cultura y modelos tan diversos;
queremos anunciar tu evangelio a las diversas formas de familia;
queremos que todas sean vivencias de amor divino, gratuito;
queremos, como Tú, su naturaleza, evitar el sufrimiento y aumentar la alegría.

Para ti, Jesús, Hijo del amor del Padre:
todo ser humano es digno de respeto y amor;
para todos quieres un hogar, aunque no sea de lazos corporales;
a todos les abres el corazón para que acepten el amor que “viene de arriba”.

Hoy, día de la Sagrada Familia, queremos ser tu familia:
“revistirnos de compasión entrañable, bondad,
humildad, mansedumbre, paciencia.
Sobrellevarnos mutuamente y perdonándonos
cuando alguno tenga quejas contra otro.
Como el Señor nos ha perdonado: hacemos nosotros lo mismo.
Y por encima de todo esto, el amor,
que es el vínculo de la unidad perfecta” (Col 3,12-14).

Jesús, hijo de José y de María:
que tu paz “reine en nuestro corazón” y en nuestra familia;
que “seamos también agradecidos” a tu amor y a todo amor;
que “tu palabra habite entre nosotros en toda su riqueza”
que “nos enseñemos unos a otros con toda sabiduría y exhortación mutua”;
que este amor nos lleve a cantar a Dios, dando gracias de corazón,
con salmos, himnos y cánticos inspirados”;
que “todo lo que de palabra o de obra realicemos, sea todo en tu nombre, Jesús,
dando gracias a Dios Padre por medio de ti” (3, 12-17).

Tu vida, Jesús de Nazaret, inspira nuestra vida:
ella provoca nuestra relación familiar “como conviene en ti, Señor”;
ella transforma nuestro amor humano en amor gratuito, divino;
ella nos fortalece ante la amargura y el desánimo de nuestro egoísmo;
ella, con el Espíritu, nos conduce al “hágase tu voluntad, Padre”.

Rufo González
Leganés, diciembre 2018


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 16 de febrero

    BUSCAR

    Editado por

    Hemeroteca

    Febrero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728