Atrévete a orar

PREGÓN-FELICITACIÓN DE NAVIDAD (Tit 2,11-14; 3,4-7)

19.12.18 | 10:00. Archivado en Navidad

Introducción:
En las misas de medianoche y la aurora leemos dos fragmentos de la Carta de Pablo a Tito. Forman una cristología elemental, esencial, enmarcada en la realidad de nuestro mundo. Ante el desvarío y la carencia de amor, aparece el don gratuito de Dios: la entrega de su Hijo, Jesús de Nazaret, que ofrece el amor gratuito de Dios, y revela la voluntad divina de perfeccionar a todos. Jesús trae el encargo de crear “un pueblo de su propiedad dedicado enteramente a las buenas obras” (Tit 2,14b).
El primer texto (Tit 2,11-14) sirve de apoyo a la conducta digna del amor de Dios. Jesús manifiesta “la gracia salvadora de Dios”. La vida de Jesús es amor gratuito para liberarnos “de toda iniquidad” (lit.: “anomía”, sin sin norma de vida), “y purificar para sí un pueblo de su propiedad (“periousion” de perí y eînai: alrededor y estar, un pueblo que viva en torno suyo, amando como él), dedicado enteramente a las buenas obras” (lit.: celoso de obras buenas), como el Padre celestial (Mt. 5, 45).
El otro texto (Tit 3,4-7) arranca de la constatación de la degradación de la vida entregada al egoísmo y al odio (3,3). “Cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador y su amor al hombre, no por las obras de justicia que hubiéramos hecho nosotros, sino, según su propia misericordia, nos salvó por el baño del nuevo nacimiento y de la renovación del Espíritu Santo, que derramó copiosamente sobre nosotros por medio de Jesucristo nuestro Salvador, para que, justificados por su gracia, seamos, en esperanza, herederos (`kleronomoi´: Klero -parte- y nemo -distribuir-: herederos de parte) de la vida eterna”.

PREGÓN:
Hermanos: sean mis primeras palabras un abrazo fraternal
a todos los que hoy, ahora, en esta eucaristía, concelebráis la Navidad.
La Navidad es el abrazo del Misterio insondable, que llamamos “Dios”,
a todos y cada uno de nosotros en la persona de Jesús de Nazaret.

En la vida histórica de Jesús
“se ha manifestado la gracia de Dios,
que trae la salvación para toda la humanidad,
enseñándonos a que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos,
llevemos ya desde ahora una vida sobria, justa y piadosa,
aguardando la dicha que esperamos
y la manifestación de la gloria del gran Dios y Salvador nuestro, Jesucristo,
el cual se entregó por nosotros para rescatarnos de toda iniquidad
y purificar para sí un pueblo de su propiedad,
dedicado enteramente a las buenas obras” (Tit 2,11-14).

Jesús es y vive “la bondad y el amor” gratuito “de Dios”:
Jesús se siente abrazado siempre por el amor de Dios;
por eso le duele toda miseria humana;
como al Padre-Madre se le conmueven las entrañas
y corre primero a abrazar al hermano y darle su perdón.

“Tanto amó Dios al mundo que nos ha entregado a su Hijo”:
hoy celebramos el nacimiento de este Hijo del Amor;
Jesús trae el gran regalo del Padre: su Espíritu;
lo recibimos al creer en él, simbolizado en el agua del bautismo.

El Espíritu nos dice que somos hijos de Dios y hermanos de Jesús:
gracias al Espíritu llamamos a Dios ¡Padre-Madre!;
gracias al Espíritu nos sabemos perdonados gratuitamente;
gracias al Espíritu nos sentimos llamados a trabajar por un mundo mejor;
gracias al Espíritu buscamos,como Jesús, un reino de verdad y de amor,
de fraternidad y de paz, de libertad y de esperanza... para todos.

El Espíritu nos hace celebrar hoy el nacimiento de Jesús:
nacimiento en un mundo que sigue exclyendo a los más débiles;
nacimiento en el amor de los padres, que lo acogen con inmensa adoración;
nacimiento en la solidaridad de los pobres y marginados;
nacimiento aplaudido en el cielo, como a todo el que nace a este mundo.

Lo celebramos en la Eucaristía, la Cena del Señor:
donde nadie puede ser humillado: ¡no sería la “Cena del Señor”!;
donde unimos nuestra vida a la vida de Jesús;
donde anunciamos la muerte de Jesús, su entrega por Amor;
donde anunciamos la muerte de todos los crucificados:
por hambre, violencia, enfermedad, vivir como Jesús;
donde proclamamos su Resurrección, la fuerza nueva que nos viene de él:
comprometiéndonos por una vida digna para todos;
uniéndonos a quienes entregan su vida a favor de los demás..

La eucaristía, hermanos, es, sobre todo, la mesa, la comunión:
renacemos a la comunión personal con el Resucitado;
renovamos nuestro corazón con su mismo Espíritu;
volvemos a la vida fraternal entre nosotros;
revivimos como compañeros y miembros de su “cuerpo”;
sentimos que “no hay judío ni griego, esclavo o libre, varón o mujer,
pues todos sois uno solo en Cristo Jesús” (Gál 3, 28).

Con Jesús abrazamos a la humanidad entera:
compartimos “gozos y esperanzas, tristezas y angustias...;
nada hay verdaderamente humano que no resuene en nuestro corazón” (GS 1);
cuidamos con todos la Casa Común, la madre tierra y toda la realidad cósmica,
simbolizada en el pan y el vino, que envuelve y alimenta la vida.

Hermanos concelebrantes del nacimiento de Jesús:
abramos nuestro corazón al que nace en Belén;
dejemos que su Espíritu nos penetre en lo más profundo;
vivamos como él: amemos como él, actuemos como él.

¡FELIZ NAVIDAD!

NB.- Con este pregón felicito a todos los lectores del Blog, amigos en el espíritu, aunque no les conozca personalmente. Un abrazo y una súplica: “orad también por mí para que Dios me abra la puerta de la Palabra a fin de que pueda anunciar el misterio de Cristo” (Col 4, 3). Idéntica súplica hago por vosotros diariamente.

Rufo González
Leganés, Navidad 2018


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 19 de febrero

    BUSCAR

    Editado por

    Hemeroteca

    Febrero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728