Atrévete a orar

El silencio de los obispos sobre el celibato (22)

14.12.18 | 10:00. Archivado en CELIBATO HOY

Fragante contradicción episcopal
Contradicciones teóricas y prácticas estamos viendo estos días en nuestros obispos, e incluso en el mismo Papa Francisco, al que tanto admiramos en otros aspectos. Por defender las leyes eclesiásticas llegan a negar y retorcer la libertad, la sencillez y la claridad del Evangelio y demás escritos del Nuevo Testamento. Comparto lo que escribe Ramón Hernández Martín, en su Blog “Audaz relectura del cristianismo” (29): `De machos, hembras y entrambos´ (RD 02.12.18 | 12:03):

“La Iglesia católica haría bien en olvidarse una larga temporada de la sexualidad para centrarse en el vigoroso mensaje de Jesús de Nazaret y buscar a los mejor dotados y posicionados para que ese mensaje produzca su fruto, también en nuestro tiempo, independientemente de que los seleccionados para tal misión sean hombres, mujeres o entrambos. Célibes o casados, con su sexualidad ordenadamente activa o sublimada, los elegidos para el ministerio sacerdotal deben ser seres humanos convertidos en eucaristía, en pan que se parte y se comparte. Solo así podrán celebrarse con dignidad los ritos sagrados y promover la fraternidad evangélica”.

La Iglesia son solo los obispos (¿?)
El Secretario recién elegido por la Conferencia Episcopal afirma tajante:
“La Iglesia tiene derecho a seleccionar sus candidatos y a elegir su perfil... La Iglesia pide que los candidatos sean varones y que su orientación sexual no sea la atracción por el mismo sexo”.
“La Iglesia”, cuando les conviene es el “Pueblo de Dios”. Ahora es solo el Vaticano y sus dirigentes. Ellos deciden que “tienen derecho a seleccionar sus candidatos y a elegir su perfil: varones heterosexuales célibes”. A las comunidades cristianas no les reconocen derecho alguno a elegir a sus presidentes de la eucaristía y responsables unificadores de la misión. La “Ratio fundamentalis institutionis sacerdotalis” es ejemplo claro de la marginación del Pueblo de Dios. Volvemos al papa san Pío X: “En la sola Jerarquía residen el derecho y la autoridad necesaria para promover y dirigir a todos los miembros hacia el fin de la sociedad. En cuanto a la multitud, no tiene otro derecho que el de dejarse conducir y, dócilmente, el de seguir a sus pastores” (encíclica “Vehementer Nos” -ASS, nº 19, pgs. 8-9-).

“El único autorizado para llamar eficazmente es nuestro Señor”
Así lo reconoce el presidente de nuestra Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez: 

“El único autorizado para llamar eficazmente es nuestro Señor; sólo Él puede tocar el corazón y suscitar la respuesta. Si la invitación no llega al centro de la persona, no se sentirá ésta radicalmente concernida. En el diálogo de la oración, sosegada y humilde, Jesucristo llama y el invitado responde. Cada vocación tiene una historia personal e irrepetible. La comunión en el amor crea la condición básica para que el Señor pronuncie su palabra y el interpelado responda: “Heme aquí, porque me has llamado” “Habla, que tu siervo escucha” (1 Sam. 3, 10)." (Discurso inaugural del Presidente de la Conferencia Episcopal en la última Asamblea -19.11.2018-).

“Nuestro Señor” no está autorizado por “la Iglesia”
“Nuestro Señor” no está autorizado por la Iglesia a “llamar eficazmente” al ministerio sacerdotal a mujeres, a varones homosexuales ni a personas casadas . Si “nuestro Señor” se atreve “en el diálogo de la oración, sosegada y humilde” a llamar, ellos no pueden responder porque los dirigentes lo prohíben. Ellos, “la Iglesia”, han puesto condiciones a Dios. Más aún, si Dios no “llama” a varones heterosexuales célibes, no hay eucaristía, ni sacerdotes. Para que “la Iglesia”, los dirigentes, hagan caso a Jesús (“haced esto en memoria mía”), antes tiene Jesús que hacerles caso a ellos. ¿Creen de verdad en la acción del Espíritu? ¿Respetan la voluntad de Dios, expresada en el Nuevo Testamento -Tito 1, 6; 1Tim 3,2- y los dones de Dios?

También el Papa está envuelto en la contradicción
A)Omite una cualidad bíblica del obispo y presbítero:
Francisco, comentando el perfil del obispo según “la palabra de Dios” (Tito 1, 1-9) , omitía el versículo 6: “El candidato, que sea un hombre sin tacha, fiel a su única mujer, con hijos creyentes, que no sean indóciles ni acusados de mala conducta” (Ver en “Vatican News 12/11/2018”). Esta omisión me parece grave. Sólo encuentro cobardía ante la ley eclesial y sus defensores cerriles. Esto no es evangelio.
B)No se acepta la verdad sobre el varón y la mujer
En un libro de entrevista (“La fuerza de la vocación. La vida consagrada hoy” de Publicaciones Claretianas), el Papa, dice Fernando Prado, “no dice nada que no diga la norma de la Iglesia”. No está, por tanto, con la verdad, que hace libre: fiel a la libertad y al amor.
Es lógico que los responsables de las comunidades cristianas deben ser “psicológica y afectivamente sanos”. Y no pueden ser personas “con neurosis y desequilibrios fuertes, difíciles de poder encauzar ni con ayuda terapéutica”. Esto es aplicable a varones y mujeres, homosexuales y heterosexuales. Los desequilibrios psíquicos y éticos pueden darse en todos. La neurosis y la pederastia no son exclusivas del homosexual.
No es lógico decir que el ministerio no es para los casados, los homosexuales y las mujeres. Así se contradice la verdad de Jesús, la verdad de la vida. Hay varones y mujeres con orientación homosexual y heterosexual. Todos son personas con los mismos derechos fundamentales. Como escribe X. Pikaza: “en la casa del Padre hay muchas moradas y en la subida al monte del amor muchos caminos”.
Los ministerios son fruto del Espíritu y no están sujetos a la raza, la condición social ni al género o sexo: “Cuantos habéis sido bautizados en Cristo, os habéis revestido de Cristo. No hay judío y griego, esclavo y libre, hombre y mujer, porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús” (Gál 3, 27-28). Son dones que cualquier bautizado puede recibir y acoger libremente. Es el camino de la gracia. Hay, por tanto, que valorarlo, discernirlo y potenciarlo con la libertad, el amor fiel, la aceptación comunitaria, la experiencia gozosa, el esfuerzo por servir humildemente.

Rufo González
Leganés, diciembre 2018


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por pepemallo 17.12.18 | 01:32

    Luis Alberto, cuando un cura opta por el matrimonio NO rompe su ministerio presbiterial. Quien lo rompe es la Iglesia que ha puesto una ley que no es evangélica, que ni siquera Jesús impuso a sus apóstoles y discípulos, que no proviene de las primeras comunidades y que, entre otras muchas cosas, identifica inexplicablemente ministerio con celibato.

    Por otra parte nadie es "enemigo" del celibato; en tal caso, del celibato obligatorio impuesto. Si es Dios quien da la vocación, ¿quién es la Iglesia para contravenir esta elección de Dios?
    Saludos.

  • Comentario por luis alberto 15.12.18 | 18:02

    Si le preguntáramos al gran Erasmo, qué pensaría del celibato, evidentemente que no estaría a favor, porque él mismo fue hijo de un cura que rompió su ministerio presbiteral.
    En otras palabras, todos los enemigos del celibato, son amigos entre sí.
    Saludos

  • Comentario por Manuel 14.12.18 | 12:43

    Le anexo un artículo interesante que puede ayudar-contribuir a contextualizar más todavía si cabe el objeto de sus publicaciones.

    https://www.vidanuevadigital.com/2018/12/13/ariel-alvarez-la-virginidad-de-maria-no-es-un-asunto-ginecologico-sino-de-fidelidad/

    Gracias por sus escritos. Le reitero: son "voz nítida del Espíritu" para el futuro de la Iglesia y del mundo.

Martes, 22 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031