Atrévete a orar

Domingo 3º Adviento C 2ª lect. (16.12.2018): “tu alegría”, fruto de “tu amor”

10.12.18 | 10:00. Archivado en ADVIENTO C 2ª LECTURA

Comentario:alegraos siempre en el Señor” (Filipenses 4,4-7)
En el grupo cristiano tiene que brillar el amor
El cuarto capítulo de esta carta se inicia con una llamativa expresión de amor: “así, pues, hermanos míos queridos (agapetoi) y añorados, mi alegría y mi corona, manteneos así en el Señor, queridos (agapetoi)" (4, 1). Es conclusión lógica de quienes viven el Espíritu de Jesús. Quien siente el amor de Dios, visto en Jesús, se siente amado y ama con igual amor. Permanecer en este amor es el ideal cristiano (Jn 15,9). Es el primer fruto del Espíritu Santo. De él brotan otros frutos que expresan y demuestran el dinamismo del Espíritu en contacto con nuestro espíritu. Pablo llama a concordia al grupo responsable de la comunidad, mujeres y hombres (Evodia y Síntique, Clemente y otros), todos “colaboradores” de Pablo (4, 2-3).

El amor produce alegría
Los versículos leídos hoy urgen a manifestar los frutos del Espíritu en toda situación: “alegraos siempre en el Señor; os lo repito, alegraos. Que vuestra mesura la conozca todo el mundo. El Señor está cerca” (vv. 4-5). En otras cartas Pablo especifica más frutos del Espíritu: “El fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, lealtad, modestia, dominio de sí” (Gál 5,22). “El reino de Dios no es comida y bebida, sino justicia, paz y alegría en el Espíritu Santo” (Rm 14,17).

El amor aporta confianza básica en la vida, inspira paz y toda clase de oración
Nada os preocupe; sino que, en toda ocasión, en la oración y súplica, con acción de gracias, vuestras peticiones sean presentadas a Dios” (v. 6). “Nada os preocupe” (“meden merimnate”: la misma expresión de Mt 6,25, y 1Pe 5,7) es fruto de la confianza en el amor divino, que evita el agobio vital ante toda situación. El amor divino une nuestro ser: le da armonía interior y sitúa cada cosa en su sitio. El amor acepta todo como un don y articula la vida como dar y a darse. Toda necesidad, crisis, preocupación...,. ha de ser resuelta desde el mismo amor. Por ello añade: “vuestras demandas sean presentadas ante Dios en toda oración y petición con acción de gracias” (v. 6). “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo juicio, custodiará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (v. 7). Los frutos del Espíritu nos llevan a la oración “como Dios quiere”, fortalece el amor, unifica interior y exteriormente (en la acción). Es la mejor preparación para celebrar la Navidad: alegría, confianza básica en la vida penetrada de amor divino, vivencia de la paz incomprensible que el Espíritu nos da, oración expresiva del amor que sentimos con acción de gracias y “quejas”, comprometidas por todo sufrimiento.

Oración:alegraos siempre en el Señor” (Filipenses 4,4-7)

Jesús radiante de gozo del Espíritu Santo (Lc 10,21):
Pablo, transparenta tu amor:
hermanos míos queridos y añorados, mi alegría y mi corona,
manteneos así en el Señor, amados
” (Flp 4,1);
nos recuerda tus sentimientos:
como el Padre me ha amado, así os he amado yo;
permaneced en mi amor...
Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros,
y vuestra alegría llegue a plenitud...
Este es mi mandamiento:
que os améis unos a otros como yo os he amado
” (Jn 15, 9.11-12).

Hablas, Jesús, de “tu alegría”, fruto de “tu amor”:
del amor del Padre, que llenaba tu corazón;
el amor que siente a los demás como entrañas propias, tesoros de tu vida;
fruto de la confianza vital que desarrollamos desde el principio;
confianza en el seno materno y en los pechos que nos criaron;
confianza primera e incondicional;
confianza en el origen de la vida, el Padre-Madre Dios.

Esta confianza en la vida es una invitación innata:
se hace atrevimiento que lleva a decir sí a la vida;
se concreta en las personas, en nosotros mismos, en la trama incierta;
esta confianza no es exclusiva de los creyentes;
más aún, hay creyentes que no la tienen;
viven enajenados con sus creencias en el más allá;
no tienen corazón aquí, están fanatizados con su cielo;
no quieren compartir gozos y esperanzas, angustias y tristezas...;
sólo existen sus leyes y normas que les llevarán a “su” alegría.

Encontramos personas confiadas en la vida, sin creencia religiosa:
muchas son modelo de entrega desprendida a la vida y a los demás;
fuente de alegría y de conducta generosa son
la relación humana, el trabajo digno y creativo, la investigación...;
“aun cuando no exista Dios, no todo está permitido”, dicen;
su ética humana tiene sus raíces en su ser personal;
y acompaña hasta la consumación existencial.

Tú, Jesús de Nazaret, eres un creyente, enteramente humano:
confías en la vida, en las personas, en la historia necesaria...;
interpretas nuestra vida como un regalo del misterio de Dios;
en la vida de cada día crees que habita el Amor incondicional;
ese Amor desborda nuestros amores: los hace suyos y los fortalece;
ese Amor se manifestó en tu vida, Jesús, Ungido con el Espíritu de Dios.

Pablo ha creído en ese Amor tuyo y desde él orienta y anima:
alegraos siempre en el Señor; os lo repito, alegraos.
Que vuestra mesura la conozca todo el mundo.
El Señor está cerca
” y habita en vosotros con su amor;
Nada os preocupe; sino que, en toda ocasión,
en la oración y súplica, con acción de gracias,
vuestras peticiones sean presentadas a Dios
”.
Y la paz de Dios, que sobrepasa todo juicio,
custodiará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús
”.

Es, Jesús de todos, tu misma orientación y ánimo:
no andéis agobiados...: ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad...;
buscad sobre todo el Reino de Dios y su justicia, y todo eso se os dará por añadidura.
Descargad en él todo vuestro agobio, porque él cuida de vosotros
”. (Mt 6,31-33; 1Pe 5,7).

Que tu Espíritu de amor penetre nuestra vida:
la unifique y fermente como unificó y fermentó la tuya;
la fortalezca para curar y liberar de lo que oprime y deshumaniza;
la llene de tu alegría, de tu oración, de tu paz comprometida.

Rufo González
Leganés, diciembre 2018


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 21 de enero

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Enero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031