Atrévete a orar

Preces de los Fieles (D. 31º TO B 2ª lect. (04.11.2018): Nuevo y definitivo sacerdocio

31.10.18 | 10:00. Archivado en PRECES FIELES B

Jesús puso su vida a la escucha del Amor del Padre-Madre (Heb 10, 5-10). Su vida nos revela la voluntad de Dios. Nosotros, creyendo en él (Heb 5,9: “obedeciéndole”), accedemos al Amor del Padre y comunicamos su mismo Amor. Así somos sacerdotes. Pidamos vivir nuestro sacerdocio diciendo: “Confiamos en Dios, queremos vivir en su Amor”.

Por la Iglesia:
- que revalorice el bautismo, sacramento de entrada al Amor divino;
- que renovemos con frecuencia nuestra incorporación al “Cuerpo” de Jesús.
Roguemos al Señor: “Confiamos en Dios, queremos vivir en su Amor”.

>> Sigue...


Domingo 31º TO B 2ª lect. (04.11.2018): Nuevo y definitivo sacerdocio

29.10.18 | 10:00. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:puede salvar definitivamente a los que por él se acercan a Dios” (Heb 7,23-28)
Los capítulos 6-10 están dedicados a exponer el sacerdocio existencial de Jesús, y sus diferencias con el sacerdocio levítico, tanto en el aspecto personal como en la eficacia salvadora. Hoy leemos la superioridad y perfección de Cristo resucitado que prolonga la eficacia de su vida terrena como sacerdote de la vida. Su amor tiene validez eterna y universal.

El sacerdocio de Jesús no pasa
Ha habido multitud de sacerdotes del antiguo Testamento, porque la muerte les impedía permanecer; como éste, en cambio, permanece para siempre, tiene el sacerdocio que no pasa. De ahí que puede salvar definitivamente a los que por medio de él se acercan a Dios, porque vive siempre para interceder en su favor” (7,23-25).
Jesús ha sido ungido sacerdote por el Espíritu Santo. Su “unción” le ha dinamizado para dar el amor del Padre, amarnos con su mismo Espíritu y abrirnos la posibilidad, por la fe, de acceder a la situación de gracia del Padre. Toda su vida ha sido sacerdotal, sin ritos, sin actos de culto organizado, sin momentos sagrados marginales. La resurrección –vida para siempre- ha hecho eterno su sacerdocio. Quienes confiados en la palabra de Jesús –“el Padre os ama, espera, está a la puerta, os perdona...” (Lc 15)- se acercan a Dios, “encuentran salvación definitiva”. Viven ya en Cristo resucitado que “siempre intercede en su favor”, reciben su paz y alegría, son capaces de vivir en su mismo Amor, en el mismo Espíritu que les inunda.

>> Sigue...


TODOS LOS SANTOS (01.11.2018): El tesoro de la Iglesia

26.10.18 | 10:00. Archivado en FIESTAS Y SOLEMNIDADES

Comentario:Mirad qué amor nos ha dado el Padre...” (1Jn 3,1-3)
Este fragmento pertenece a la parte de la carta sobre “Dios es Padre y nosotros sus hijos” (2, 29-4, 6). La relación paterno-filial lleva a obrar la justicia del Padre (2,29-3,10), que es Amor (3,11-24), y a aceptar a Jesús que amó como el Padre (4,1-6). Los versículos 1-3 del capítulo 3º invitan a mirar el amor del Padre. Es el estado o situación vital en que viven los cristianos: gracias a la fe en Jesús, “accedemos a esta situación de gracia en que estamos” (Rm 5,2).

Nuestro amor nos delata y nos define
Mirad qué amor nos ha dado el Padre, al hacer que nos llamemos hijos de Dios, y lo seamos de verdad”. El Espíritu de Dios libera del egoísmo para servir a la vida humana, como la sirven el Padre y el Hijo (Jn 14,10). “Hijos de Dios son todos y sólo aquellos que se dejan llevar por el Espíritu de Dios” (Rm 8,14), dirá Pablo. Es decir, Dios nos ama y nos ofrece su Espíritu. Quienes se dejan llevar por él, amando como él, nacen como hijos y son reales hijos de Dios. Cuando no nos dejamos llevar por el Espíritu divino, Dios nos ama igual y nos considera hijos, pero en la práctica no actuamos como hijos. Nuestro dinamismo personal no nace del Espíritu. Abandonamos la casa del Amor y entramos en la del egoísmo. ¿Cómo ser llamados “hijos de Dios” cuando nuestro actuar no nace de su Espíritu? Miremos, pues, cómo es nuestro amor, él nos delata. “En esto conocerán todos que sois discípulos míos...” (Jn 13,35).

>> Sigue...


Preces Fieles (D. 30º TO B 2ª lect. (28.10.2018): sacerdotes del Nuevo Testamento

24.10.18 | 10:00. Archivado en PRECES FIELES B

Gracias al Espíritu de Jesús, recibido en el bautismo, somos sacerdotes de la Nueva Alianza. Como en Jesús, el Espíritu divino nos habita y podemos vivirlo y transmitirlo a cualquier persona y en cualquier actividad. Eso es ser sacerdote: quien “da lo sagrado”. Pidamos vivir nuestro sacerdocio, diciendo: “Somos piedras vivas, somos sacerdocio santo” (1Pe 2, 5).

Por la Iglesia:
- que toda comunidad cristiana se sienta testigo de Jesús;
- que el centro de la Iglesia sean las comunidades, no sus servidores.
Roguemos al Señor: “Somos piedras vivas, somos sacerdocio santo” (1Pe 2, 5).

>> Sigue...


Domingo 30º TO B 2ª lect. (28.10.2018): sacerdotes del Nuevo Testamento

22.10.18 | 09:54. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:Tú eres mi hijo... tú eres sacerdote para siempre” (Heb 5,1-6)
Esta carta interpreta la vida de Jesús con categorías sacerdotales
Le sirve de modelo el sacerdocio del Antiguo Testamento. Los cuatro primeros versículos de hoy recogen las características del sumo sacerdote judío : a) Elegido para representar al ser humano ante Dios ofreciendo dones y sacrificios por los pecados (v. 1). b) Comprende a los ignorantes y extraviados por ser él también débil (v.2). c) Ofrece sacrificios por él y por el pueblo (v. 3). d) Llamado por Dios, como Aarón (v. 4).
Jesús, en su vida real, supera este sacerdocio, y puede ser considerado como el supremo y único sacerdote según Dios quiere. Su vida en amor ha sido verdadero sacerdocio existencial: ha unido a los hombres con Dios, vinculándolos al amor de Padre. “El Padre os ama” (Jn 16, 27), intima Jesús a todos. Pide responder como él al amor del Padre, viviendo el reino: orando, curando, hermanando, liberando del odio, buscando la verdad y la vida para todos...

Jesús realiza el sacerdocio en su vida, sin ritos religiosos
Así también Cristo no se atribuyó la gloria de constituirse sumo sacerdote, sino que la recibió de aquel que le dijo: `Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy´” (v. 5). “Como dice también en otro lugar: `Tú eres sacerdote para siempre, a la manera de Melquisedec´” (v. 6).
Dios, que nombró a Aarón, llamó a Jesús “mi Hijo” (Sal 2,7), y lo proclamó sacerdote a la manera de Melquisedec (Sal 110,4). Nombre y título (“rey de justicia” y “rey de paz”) (7,2), genealogía desconocida, y su perpetuidad (7,3), le sirven para verlo como figura de Jesús que, al sentirse Hijo de Dios, se siente vitalmente sacerdote: da el amor divino, y responde con el mismo amor. Este sacerdocio no es ritual. Es sacerdocio de vida, existencial, sin religión organizada. Recuerda a Melquisedec (Gén 14,17-20), sacerdote y rey de Salén (rey “de justicia y de paz”), que sale al encuentro de Abrahán con pan y vino, a quien bendice en nombre del Dios creador del cielo y de la tierra. Abrahán le da el diezmo, y así le reconoce superior. El sacerdocio de Jesús radica en la misma creación, en la existencia humana. El Creador nos envía a su mismo Hijo para traernos su mismo Espíritu, y poder así vivir como Dios quiere, realizando su reino “de justicia y paz”, proyecto de vida humanizada.

>> Sigue...


El silencio de los obispos sobre el celibato (17)

19.10.18 | 10:00. Archivado en CELIBATO HOY

“No estamos autorizados a hablar de justicia y amor en la Iglesia, sin practicarlas” con los sacerdotes casados (arzobispo italiano)
Esta es una persuasión extendida en la sociedad y en la Iglesia. Sobre todo en los dos pontificados anteriores. Cuando recortaban libertades a teólogos, a pastoralistas, a comunidades vivas. La selección episcopal paralizó la evolución eclesial del Vaticano II. Volvieron a ser evidentes las respuestas de un personaje de M. Descalzo en la novela que analiza la responsabilidad de la Iglesia en la guerra civil de 1936:

“-¿Conoce usted algún obispo que tenga fe? La Iglesia está pero que muy bien montada: en su base, en sus curas, en sus fieles, hay fe, sí, hay gente que cree en serio. Pero, luego, encima, está el armazón de hierro, un armazón que, incluso, fomenta que haya fe abajo, siempre que no pueda llegar arriba porque podría reventar el armazón. ¿Usted cree que eligen a los obispos por su fidelidad al evangelio? No, los escogen por su fidelidad al Vaticano, a la armazón, a la estructura. Así hay un doble juego muy inteligente: lo que ustedes predican es el evangelio, pero lo que rige la Iglesia es el Derecho Canónico, el derecho más despótico que haya elaborado sociedad alguna” (Martín Descalzo, “Lobos, perros y corderos”. Ed. Destino Barcelona 1978. P. 216).

>> Sigue...


Preces de los Fieles (D. 29º TO B 2ª lect. (21.10.2018): Vuelta al Evangelio de Jesús

17.10.18 | 10:00. Archivado en PRECES FIELES B

La crisis de la Iglesia (clericalismo, obediencia ciega, falta de comunidades vivas...) está pidiendo: “permanecer firmes en la fe que profesamos”. Y para esta permanencia hay que mirar “al apóstol y sumo sacerdote de nuestro acuerdo, a Jesús” (Heb 3,1). Pidamos la verdadera reforma de la Iglesia diciendo: “queremos ser testigos de tu Amor”.

Por la Iglesia:
- que te mire a ti, “trono de gracia”, amor incondicional;
- que viva en comunidades de vida, atenta a los más débiles.
Roguemos al Señor: “queremos ser testigos de tu Amor”.

>> Sigue...


Domingo 29º TO B 2ª lect. (21.10.2018): Vuelta al Evangelio de Jesús

15.10.18 | 10:00. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:permanezcamos firmes en la fe que profesamos” (Heb 4,14-16)

El acuerdo común cristiano es Jesús resucitado
Los tres versículos concretan dos importantes exhortaciones de este documento, “palabra de exhortación” (13,22). La primera: “permaneced firmes en la fe profesada”. Literalmente: “sed fuertes en el convenio”. El término griego (`homologuía´: `palabra semejante o igual´) en lenguaje profano es “acuerdo, convenio”. En lenguaje religioso: “profesión de fe”, “religión”, “confesión”... El acuerdo cristiano es Jesús resucitado: “el sumo sacerdote extraordinario, que ha penetrado en los cielos, Jesús, el Hijo de Dios” (v. 14). Ya exhortó a mirar “al apóstol y sumo sacerdote de nuestro acuerdo, a Jesús” (Heb 3,1). Después repetirá: “mantengamos inconmovible el acuerdo de la esperanza, porque quien la ha prometido es fiel” (Heb 10,23). En la vida de Jesús descubrimos a Dios. El “que está en los cielos”, “el totalmente otro”, se ha manifestado en Jesús de Nazaret. Así vemos la misericordia “subversiva” que “mira” al pobre, “derriba a los poderosos y encumbra a los humildes” (Lc 1,52). En su vida percibimos que “no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, ya que fue probado en todo a semejanza nuestra, a excepción del pecado” (v. 15). Pecado es vivir por encima del ser humano o rebajarse irracionalmente, sin conciencia. Jesús deja su rango... se hace semejante..., vive como una persona cualquiera..., hasta la muerte... (Flp 2,5-8).

>> Sigue...


El silencio de los obispos sobre el celibato (16)

12.10.18 | 10:00. Archivado en CELIBATO HOY

Los obispos “deben tomar una nueva iniciativa en el asunto del celibato”
Sigue el “Memorando para la discusión sobre el celibato” -febrero 1970- que teólogos alemanes escribieron para su Conferencia Episcopal. Hoy más actual y urgente.

La ley actual no es verdad absoluta ni legislación definitiva

“La legislación anterior acerca del celibato desde luego no puede entenderse como una referencia absoluta para las reflexiones, según la cual deban orientarse con exclusividad todas las demás consideraciones eclesiásticas y pastorales. Si pese a los `graves reparos´, el Papa mismo aparentemente no rechaza la idea de la consagración de hombres mayores casados («viri probati”) a priori y absolutamente como indiscutible (de hecho, en algunos casos ya se está haciendo), entonces implícitamente se acepta la nueva revisión de la legislación vigente del celibato y su práctica.”

La ley actual disminuye los candidatos y el talento
Basta oír las homilías y leer los escritos de los “nuevos” curas para percibirlo.

“A su vez debemos admitir - por lo que percibimos en nuestros estudiantes de teología - que a menudo tenemos la impresión, de que nuestra actual reglamentación en gran medida conduce no sólo a una disminución en el número de candidatos para el sacerdocio, sino también a un empobrecimiento del talento, y por tanto a una reducción en las exigencias y la eficacia de los sacerdotes aún disponibles; sin perjuicio de un número muy reducido de teólogos muy talentosos, que a menudo se acercan a nosotros con el propósito de una segunda formación. Los que aseguran a su obispo no tener ninguna dificultad con respecto a la aceptación del celibato, no han demostrado por esto de modo concluyente que son aptos para la consagración.”

>> Sigue...


Preces de los Fieles (D. 28º TO B 2ª lect. (14.10.2018): Jesús es Vida, Libertad, Amor

10.10.18 | 10:00. Archivado en PRECES FIELES B

“Ustedes predican el evangelio, pero lo que rige la Iglesia es el derecho canónico... Cristo es la paz, la Iglesia la violencia. Cristo es la libertad, la Iglesia la dictadura” (J. L. Martín Descalzo: Lobos, perros y corderos. Ed. Destino. 1978 Barcelona. Pág. 216-217). Esta es la imagen de la Iglesia que tienen muchos españoles. Imagen ganada a pulso cuando gritaban “¡Viva Cristo Rey! ¡Muera la libertad!”. Pidamos vivir la Libertad y el Amor, diciendo: “queremos amar como Jesús”.

Por la Iglesia:
- que siga el camino de pobreza de Jesús;
- que a todos brinde en libertad el Evangelio.
Roguemos al Señor: “queremos amar como Jesús”.

>> Sigue...


Domingo 28º TO B 2ª lect. (14.10.2018): Jesús es Vida, Libertad, Amor

08.10.18 | 10:00. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:La Palabra de Dios es viva y eficaz” (Heb 4, 12-13)

Jesús es digno de confianza
Los dos versículos están enmarcados en la reflexión sobre Cristo, sumo sacerdote, digno de fe y misericordioso (3,1-5,10). Expresan la confianza que merece Jesús, “digno de fe” (3,1-4-14). La afirmación inicial de la carta -”en estos días finales nos habló en un Hijo” (1, 2)-, continúa en 3,1-2: “fijaos en el apóstol y sumo sacerdote de nuestra religión, Jesús, que es de confianza para quien lo estableció...”. Supera a Moisés, mayordomo de la casa de Dios. Cristo es más digno por ser Hijo al frente de la casa de Dios – “su casa somos nosotros” (3, 6)-. Anima a “no tener un corazón dañado de incredulidad que lleve a apostatar de Dios vivo” (3, 12). Repite: “si hoy escucháis su voz, no endurezcáis vuestro corazón -Sal 95,7ss-” (3,7-11; 4,7). Jesús trae “hoy - en estos días finales-” la palabra de Dios. “Seamos diligentes” –escuchándole- “para que entremos en el descanso de Dios” -tierra prometida, realización plena, salvación- (4,11).

>> Sigue...


El silencio de los obispos sobre el celibato (15)

05.10.18 | 10:00. Archivado en CELIBATO HOY

Los obispos “deben tomar una nueva iniciativa en el asunto del celibato”

Hace cuarenta ocho años lo urgieron teólogos muy cualificados
En febrero de 1970 -han llovido ya cuarenta y ocho años- unos eminentes teólogos (algunos llegaron a ser cardenales y uno Papa) enviaron a la Conferencia Episcopal Alemana un “Memorando para la discusión sobre el celibato”. Terminaban así:

“tenemos el derecho y el deber de decir en esta grave situación a los miembros de la Conferencia Episcopal Alemana, basándonos en nuestro ministerio como teólogos y en nuestra misión como consultores con todo respeto a la dignidad y gran responsabilidad de su cargo, que deben tomar una nueva iniciativa en el asunto del celibato y no pueden considerarse dispensados sólo debido a la práctica actual de la Iglesia y a las declaraciones del Papa”.
9 de febrero de 1970. Suscriben: Ludwig Berg, Mainz; Alfons Deissler, Freiburg; Richard Egenter, München; Walter Kasper, Münster; Karl Lehmann, Mainz; Karl Rahner, Münster-München; Joseph Ratzinger, Regensburg; Rudolf Schnackenburg, Würzburg; Otto Semmelroth, Frankfurt.

>> Sigue...


Preces de los Fieles (D. 27º TO B 2ª lect. (07.10.2018): Jesús, proyecto de Dios sobre la vida humana

03.10.18 | 10:00. Archivado en PRECES FIELES B

La carta a los Hebreos reconoce que Jesúsno se avergüenza de llamarnos hermanos” (Heb 2, 11). Para Jesús todos tenemos el mismo origen, la misma naturaleza y el mismo fin. Por eso nosotros miramos a Jesús tan humano, tan bueno, tan esperanzado, tan trabajador... y le pedimos nos ayude a tener su espíritu, diciendo: “queremos ser hermanos de todos”.

Por la Iglesia:
- que viva el espíritu de Jesús con toda la humanidad;
- que sea comunidad de comunidades fraternales.
Roguemos al Señor: “queremos ser hermanos de todos”.

>> Sigue...


Domingo 27º TO B 2ª lect. (07.10.2018): Jesús, proyecto de Dios sobre la vida humana

01.10.18 | 10:00. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:coronado de gloria y dignidad por haber sufrido la muerte” (Hb 2, 9-11)

Siete domingos leyendo la carta a los Hebreos
Esta carta se autodefine como “palabra de exhortación” (“logos tes paracléseos” -13, 22-), igual que la homilía pedida a Pablo en la sinagoga de Antioquía de Pisidia (He 13,15). Escrita para ser leída, anima a vivir el Espíritu de Jesús. Esta fe, más valiosa que la antigua, es más efectiva para vivir con sentido. La vida de Jesús es el culto real que Dios quiere. No hay que añorar ritos solemnes ni prácticas religiosas judías. Lo que salva -realiza- es vivir el amor de Jesús. “Obra difícil, pero fascinante, plantea numerosos problemas a la investigación exegética, pero aporta gran riqueza a la fe y a la vida cristiana” (A. Vanhoye: La carta a los Hebreos. Introducción crítica al N. Testamento, coord.: A. George y P. Grelot, Herder Barcelona 1983, vol. II, p. 37).

El hombre Jesús muerto y resucitado “en beneficio de todos”
El texto leído (2, 9-11) pertenece a la primera parte (1,5-2,18) sobre el “nombre”, superior a los ángeles, que heredó Jesús. A su vez, se divide en dos apartados: 1) Hay que escuchar a Cristo, Hijo de Dios, (1,5-14-2,1-4). 2) Cristo, hermano nuestro (2, 5-18). El v. 9 afirma el hecho base de nuestra fe: “al que fue rebajado un poco con relación a los ángeles (Sal 8,6), Jesús, le vemos coronado de gloria y dignidad por (diá: a través de) haber sufrido la muerte (lit.: por el sufrimiento de la muerte); de modo que, por la gracia de Dios, gustó la muerte en beneficio de todos (lit.: “de todo” -el género humano-)”. Afirma la humanidad de Jesús, agraciado con el Espíritu y resucitado para mostrarnos el proyecto de Dios sobre la vida humana.

>> Sigue...


Martes, 13 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031