Atrévete a orar

Domingo 23º TO B 2ª lect. (09.09.2018): “los pobres son preferidos de Dios”

03.09.18 | 10:43. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:no mezcléis con favoritismos la fe de nuestro S. Jesucristo glorificado” (St 2,1-5)

Ver la realidad
El texto se inicia con “hermanos míos”, forma entrañable y solemne. Y más adelante: “hermanos míos queridos” (v. 5). Así subraya la importancia del principio cristiano de conducta: “no mezcléis con favoritismos la fe de nuestro Señor Jesucristo glorificado”. La vida real de Jesús es el criterio: no hay culto a la personalidad de los ricos ni de los servidores de la comunidad. No hay que preferir a quien Jesús no lo ha hecho. Pronto se inició la perversión. Santiago lo denuncia vivamente:
Si entra en vuestra asamblea un hombre con anillo de oro y vestido elegantemente y entra también un pobre con vestido miserable y vosotros volvéis vuestra mirada al que viste elegantemente y le decís: Tú, siéntate aquí, en el puesto de honor (lit.: hermosamente), y al pobre: Tú estate de pie o siéntate aquí, a mis pies (debajo del escabel o tarima donde se ponen los pies)” (v. 2-3).

Juzgar la realidad
El escrito de Santiago formula el juicio en forma de pregunta:
¿No hacéis así distinción entre vosotros mismos, y no juzgáis con pensamientos perversos?" (v. 4). Con este gesto os discrimináis entre vosotros, siendo hermanos de igual dignidad. Y, literalmente: “llegáis a ser jueces de razonamientos perversos” (eguénesze kritai diloguismón ponerón”). Es decir, “llegáis a ser personas que juzgan con malas intenciones”. Bien se sabe las intenciones de los clérigos cuando hacen distinciones a los ricos. Distinciones desde colocarles en preferencia hasta callar sus injusticias, hacer de capellán privado, etc., etc.
La carta de Santiago da la razón para no actuar así, también en forma de pregunta:
Literalmente: “¿no eligió el Dios (el artículo determinado concreta a qué dios se refiere: al de Jesús) a los pobres en el mundo ricos en fe y herederos (“cleronomoi”: clero) del reino que prometió a los que le aman?” (v. 5). Suenan las bienaventuranzas (Mt 5, 1-12; Lc 6,20-26) y la actuación de Jesús (Lc 4, 17-21). Señala cuál es el “clero” de Jesús, sus herederos, la Iglesia de los pobres. Es lamentable que los servidores de la Iglesia, sus criados, se hayan convertido en señores exagerados (monseñor, excelencia, eminencia, beatitud, santidad...). En el versículo siguiente, no leído, les dice que, con este comportamiento, “habéis afrentado al pobre” (v. 6a).

Bien asimilada tenían esta actitud los cristianos primeros
- En el siglo II, Tertuliano (155-220) recuerda el proceder cristiano respecto de los pobres:

“Tratamos a los pobres como hombres preferidos de Dios ... El dinero no influye para nada positivamente en las cosas de Dios. Si se encuentra entre nosotros algún tesoro, no lo reunimos de honorarios, como si vendiéramos lo religioso. Cada uno aporta, si quiere y puede, una cantidad módica, bien sea mensualmente, o cuando él quiere. A nadie se obliga, sino que el que da lo hace voluntariamente. Constituimos un depósito piadoso que no se gasta en banquetes ni en borracheras, sino en alimentar a los pobres, a los huérfanos desheredados, y a los criados ancianos. También son ayudados los náufragos y los cristianos encarcelados, condenados a las minas o deportados por profesar la causa de Dios ... ” (Apologeticum 29. PL 1, 531).
“De entrada Cristo justifica siempre a los pobres y condena a los ricos” (De Patientia 7. PL 1, 1371).

- En un escrito de principios del siglo IV, “Constituciones Apostólicas”, aparece una norma preciosa para el obispo en la celebración litúrgica:

“Si aparece un pobre o una pobre, tanto si es del lugar como forastero, y no queda lugar para él, tú, obispo, a esos tales hazles sitio de todo corazón, aunque hayas de sentarte en el suelo, para que no tengas acepción de personas y tu ministerio sea agradable a Dios” (II,58, Funk 168-170).

Oración:no mezcléis con favoritismos la fe de nuestro Señor Jesucristo glorificado” (St 2,1-5)

Ante el texto de Santiago, leído hoy, Jesús resucitado:
vienen a nuestra conciencia los sueños de Juan XXIII para el concilio Vaticano II:
- volver a las fuentes originales del cristianismo;
- poner al día “el depósito de la doctrina cristiana”,
barnizado por culturas, leyes, costumbres, a veces irreconocible desde el evangelio.

Santiago nos devuelve al evangelio:
Hermanos míos, no mezcléis con favoritismos la fe de nuestro Señor Jesucristo glorificado.
Si entra en vuestra asamblea un hombre con anillo de oro y vestido elegantemente,
y entra también un pobre con vestido miserable,
y vosotros volvéis vuestra mirada al que viste elegantemente y le decís:
- Tú, siéntate aquí, en el puesto de honor,
y al pobre: - Tú estate de pie o siéntate aquí, a mis pies,
¿no hacéis así distinción entre vosotros mismos, y no juzgáis con pensamientos perversos?
Mis queridos hermanos, escuchad.
¿No ha elegido Dios a los pobres según el mundo para ser ricos en la fe
y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?
” (St 2,1-5).

Los cristianos primeros tenían clara tus preferencias, Jesús:
- En el siglo II, nos cuenta Tertuliano (a. 155-220):

“Nuestras cenas comunitarias expresan en su nombre cuál es su razón de ser:
las llamamos `ágapes´, palabra que entre los griegos significa solidaridad...
No reunimos, como vosotros, parásitos que se vanaglorian de vender su libertad
y de atiborrarse al precio de adulaciones.
Tratamos a los pobres como hombres preferidos de Dios ...
El dinero no influye para nada positivamente en las cosas de Dios.
Si se encuentra entre nosotros algún tesoro, no lo reunimos de honorarios,
como si vendiéramos lo religioso.
Cada uno aporta, si quiere y puede, una cantidad módica, mensualmente o cuando quiere.
A nadie se obliga, sino que el que da lo hace voluntariamente.
Constituimos un depósito piadoso que no se gasta en banquetes ni en borracheras,
sino en alimentar a los pobres, a los huérfanos desheredados, y a los criados ancianos.
También son ayudados los náufragos y los cristianos encarcelados,
condenados a las minas o deportados por profesar la causa de Dios...
Así, pues, todos formamos un solo corazón y una sola alma
y por eso no dudamos en comunicarnos los bienes materiales.
Todas las cosas son comunes entre nosotros, excepto las mujeres” (Apologeticum 29. PL 1, 531).
“De entrada Cristo justifica siempre a los pobres y condena a los ricos” (De Patientia 7. PL 1, 1371).

- En un escrito del s. IV hay una norma preciosa para la celebración litúrgica:

“Si aparece un pobre o una pobre, tanto si es del lugar como forastero, y no queda lugar para él,
tú, obispo, a esos tales hazles sitio de todo corazón, aunque hayas de sentarte en el suelo,
para que no tengas acepción de personas y tu ministerio sea agradable a Dios”
(“Constituciones Apostólicas”,II,58, Funk 168-170).

También en nuestros tiempos tenemos ejemplos de tu amor:
Al terminar el Vaticano II un grupo de obispos firmaron este compromiso:

“Renunciamos para siempre a la apariencia y a la realidad de la riqueza,
especialmente en los vestidos (telas ricas...), insignias de materias preciosas...”.
“Rehusamos ser llamados de palabra o por escrito con títulos o nombres
que signifiquen grandeza o poder (eminencia, excelencia, monseñor)..”.
“Evitaremos, en nuestra conducta y relaciones sociales,
todo lo que pueda dar la impresión de que concedemos privilegios,
prioridades o cualquier forma de preferencia a los ricos y a los poderosos...”.
“Evitaremos el animar o incitar la vanidad de los demás con miras a alguna recompensa
o solicitando regalos o de cualquier otro modo...”.
“Dedicaremos al trabajo apostólico de las personas y grupos trabajadores y débiles
o subdesarrollados... tiempo, reflexión, corazón y medios necesarios...” (1).

Jesús glorioso, amigo siempre de los pobres:
Que tu Espíritu siga alentando y sosteniendo estos compromisos en toda la Iglesia;
desde el Papa a cada uno de nosotros, comprometidos en tu amor.

(1) “Firmado” el 16 noviembre 1965, por unos 40 obispos, tras la eucaristía en las catacumbas de santa Domitila. Pidieron “ser fieles al espíritu de Jesús”. Lo llamaron “el pacto de las catacumbas”. “¡Qué pena que un compromiso de este calibre no fuera firmado también por el obispo de Roma! Porque, de este modo, habría cumplido aquella tarea, que el Señor encomendaba a Pedro, de `confirmar en la fe a sus hermanos´ -Lc 22,32-” (J. L. Martín Descalzo, “Un periodista en el Concilio”. Madrid, 1966, IV, 490-493).

Rufo González


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por market research recruiter 04.09.18 | 02:45

    Research Opinions manage and facilitate online surveys. https://vocalviews.com

  • Comentario por market research online 04.09.18 | 02:05

    Analysis Opinions handle and assist in online surveys. https://vocalviews.com

  • Comentario por car computer reader codes 03.09.18 | 23:28

    Mostt important models listing, in case you have a model or
    module that is not here, call Heritage Locksmith 716.479.5397. http://dodgecomputerspecs.com/Repairing-2007-Dodge-Caliber-68001117AB-BE5A-12A650-KJ-68001117-04692101AD-04692101AE-05150471AA--05150523AA-2.4L-by-Replacing-your-Engine-Computer-PCM-ECM-ECU-Control-Module.html

Lunes, 24 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930