Atrévete a orar

Santiago, Apóstol 2ª lect. (25.07.2018): el cristiano, apóstol de la vida buena

20.07.18 | 10:00. Archivado en FIESTAS Y SOLEMNIDADES

Comentario:que la vida de Jesús se manifieste también en nuestra carne mortal” (2Cor 4, 7-15)
El texto pertenece a la primera parte de la carta (2Cor 1-7), en que se expone la espiritualidad del ministerio. En concreto a la sección sobre el Apóstol como agente del Espíritu y servidor del Evangelio (3,1-6,10). Pablo reconoce “tener este servicio por haber sido compadecido” (por el amor misericordioso -dar-corazón-al-miserable-; todo perseguidor de la libertad es un egoísta miserable). “Esta experiencia es su recomendación ante cualquier conciencia humana ante Dios. Nuestro evangelio (el amor de Dios) sólo está oculto para los que se van destruyendo (la carencia de amor destruye). En estos, el dios de este mundo (el egoísmo), cegó sus mentes incrédulas para que no vean la luz del evangelio de la gloria de Cristo, imagen (icono) de Dios. No nos predicamos a nosotros, sino a Jesús Cristo señor, y a nosotros [como] esclavos vuestros por Jesús. Pues el Dios que dijo “de la oscuridad brillará la luz”, brilló en nuestros corazones con la luz del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Cristo” (4,1-6). La “gloria de Dios”, el amor gratuito, universal, brilla en el rostro de Jesús. Hay que estar “ciegos” para no ver “este amor”. El cristiano tiene como misión anunciar y vivir “este amor”, el mejor nombre del Padre de Jesús. Este amor lleva al trabajo por el Reino de vida humana para todos. En este amor todos podemos comulgar.

Quien da su vida por amor no mata, pero se expone a ser matado
“Llevamos este tesoro en vasijas de barro, para que aparezca claro que esta pujanza extraordinaria viene de Dios y no de nosotros” (v. 7). A pesar de las tribulaciones, el apóstol sigue incansablemente anunciando y viviendo el amor de Dios. Este amor evita su destrucción: “Estamos acosados..., pero no derrotados; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; desechados, pero no aniquilados; llevamos siempre... en el cuerpo los sufrimientos de muerte de Jesús, para que la vida de Jesús se manifieste también en nosotros” (vv. 8-10). Cualquier situación social o eclesial, por muy perversa, no logra “separarnos del amor de Dios, manifestado en Cristo” (Rm 8, 38-39). “Llevar los sufrimientos de la muerte de Jesús” es llevar su amor desinteresado y universal. El fanático mata y muere por egoísmo: por defender sus ideas, imponer su credo, eliminar disidentes... Quien muere en amor no mata nunca. Pero se expone a que le maten: “porque, viviendo, estamos siempre expuestos a la muerte por causa de Jesús, para que la vida de Jesús se manifieste también en nuestra carne mortal” (v. 11). “Así que la muerte actúa en nosotros, pero en vosotros la vida” (v. 12). El cristiano, testigo de Jesús, “está expuesto a la muerte” que actúa a veces por el odio de quien no cree en el amor. Pero el cristiano siempre da vida, da amor, respeta y actúa haciendo libremente el bien. Nuestro trabajo de amor, aunque nos cueste la muerte -eso es “cargar la cruz”-, repercute en bien. Toda obra de amor es productora de vida en quien la hace y en quien la recibe.

La vida del apóstol actúa por fe
“`Creí, por eso hablé´, también nosotros creemos y por eso hablamos” (v. 13). Cita el salmo 116, 10. Pablo siente el mismo espíritu de fe que el salmista. La fe ofrece la luz que ilumina su vida y da fuerzas para anunciar el Evangelio de Jesús. Esa fe culmina en Cristo resucitado: “convencidos de que quien resucitó a Jesús, el Señor, también nos resucitará a nosotros con Jesús, y nos dará un puesto con él en vuestra compañía” (v. 14). Es la fe en la solidaridad con Jesús y con los demás. “Porque todo es por vosotros, para que la gracia, cada vez más abundante, multiplique la acción de gracias para gloria de Dios”(v. 15). Cuantos más acepten el amor divino, más serán agraciados, vivirán mejor y mayor gloria darán a Dios.

Oración:que la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal” (2 Cor 4, 7-15)

Jesús, maestro de los apóstoles del Amor:
Al celebrar la memoria del apóstol Santiago,
leemos un texto de Pablo, el Apóstol por antonomasia.

Pablo supo encarnar en su vida tu trabajo misionero:
como tú, sintió en sus entrañas el amor inmenso del Padre;
lo experimentó a través de tus primeros testigos:
los primeros cristianos, como Esteban, que morían perdonando;
la luz de tu amor le deslumbró cuando, lleno de odio y fanatismo,
buscaba cristianos para encarcelarlos y destruirlos.

Camino de Damasco “una luz venida del cielo lo envolvió con su resplandor”:
es la experiencia de sentirse amado y perdonado, “compadecido”;
él, que “respiraba amenazas y asesinatos contra tus discípulos”,
intuye que tú “le eliges para llevar tu amor a gentiles y a los hijos de Israel”;
reconocerá más tarde que los perseguidores, los fanáticos,
“tienen cegadas sus mentes incrédulas por el dios de este mundo (el egoísmo),
para que no vean la luz del evangelio de la gloria de Cristo, imagen de Dios;
nuestro evangelio sólo está oculto para los que se van destruyendo;
no nos predicamos a nosotros, sino a Jesús Cristo señor,
y a nosotros [como] esclavos vuestros por Jesús;
el Dios que dijo “de la oscuridad brillará la luz”, brilló en nuestros corazones
con la luz del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Cristo” (He 1,1-19; 2Cor 4,1-6).

“Llevamos este tesoro en vasijas de barro:
para que aparezca claro que esta pujanza extraordinaria
viene de Dios y no de nosotros” (v. 7).
Es la fuerza del amor gratuito y universal que contemplamos en tu vida, Jesús;
en la vida de Pablo encarcelado, golpeado, envuelto en mil peligros... (2Cor 11, 23-29);
en la vida de innumerables seguidores y apóstoles cuyo amor les ha llevado
a “hacer obras como las tuyas y aún mayores” (Jn 14, 12).

Este amor es la obra de tu Espíritu en Pablo y en nosotros:
con él superamos todas las dificultades: nada nos “derrota”;
con él podemos ser víctimas del “dios de este mundo”, pero “no desesperados”;
pueden perseguirnos por estar al lado de los más débiles,
pero de ti y el Padre nunca seremos “abandonados”;
incluso nos pueden dejar tirados en cualquier camino,
pero tu aliento de vida impide quedar “aniquilados”.

Como Pablo, en nuestro bautismo decidimos:
“incorporarnos a tu muerte” (Rm 6, 3-14);
“llevar siempre y por doquier en el cuerpo
los sufrimientos de muerte de Jesús,
para que la vida de Jesús se manifieste también en nosotros” (2Cor 4,10);
es el Espíritu que animó tu vida en amor hasta la muerte;
el Espíritu que anima nuestra vida a favor de los necesitados, marginados...;
el Espíritu que no tiraniza, ni amenaza, ni impone, ni elimina...;
el Espíritu que proclama y vive tu amor gratis.

Jesús, maestro y guía de los apóstoles del Amor:
que este amor brille en nuestra vida;
que todos los que creemos en ti, hagamos obras como las tuyas o mayores;
que tus comunidades sean conocidas por la vivencia de este amor;
que tu vida real, la histórica, la humilde y entregada,
sea el centro de nuestro estudio, de nuestro esfuerzo, de nuestra vida;
que quienes nos presiden, los sucesores de los Apóstoles,
nos presidan en tu amor, en tu libertad, en tu vida.

Preces Fieles (Santiago, Apóstol 2ª lect. 25.07.2018): el cristiano es apóstol de la vida buena

La fiesta del apóstol Santiago nos recuerda la vida de Jesús. Santiago,como Jesús, anuncia y vive el Reino de vida mejor, más humana. También Santiago evolucionó al lado de Jesús: de pretender ocupar los primeros puestos pasó a “beber el cáliz” del Amor divino. Pidamos seguir sus huellas, diciendo: “Que tu amor brille en nuestra vida”.

Por la Iglesia:
- que esté centrada en la vida de Jesús, en sus prioridades;
- que cuide la vida humana con el amor de Jesús.
Roguemos al Señor: “Que tu amor brille en nuestra vida”.

Por el cuidado de la naturaleza:
- que seamos consciente de nuestra pertenencia común natural;
- que atendamos a sus necesidades y desarrollo natural.
Roguemos al Señor: “Que tu amor brille en nuestra vida”.

Por España y sus dirigentes:
- que el sentido de patria común nos una en beneficio mutuo;
- que seamos un país democrático, libre, respetuoso con todos los valores.
Roguemos al Señor: “Que tu amor brille en nuestra vida”.

Por el Camino de Santiago:
- que siga siendo una experiencia de luz y de paz;
- que sirva para el descanso, el encuentro, la reflexión...
Roguemos al Señor: “Que tu amor brille en nuestra vida”.

Por los más débiles de la sociedad:
- que sean nuestra preocupación central;
- que tengan conciencia de su dignidad y fraternidad cristiana.
Roguemos al Señor: “Que tu amor brille en nuestra vida”.

Por esta celebración:
- que nos conecte con el Espíritu de Jesús;
- que nos anime a ser apóstoles de su amor.
Roguemos al Señor: “Que tu amor brille en nuestra vida”.

Bendice, Señor, nuestros deseos: que todos los que creemos en ti, hagamos obras como las tuyas o mayores; que tus comunidades sean conocidas por la vivencia de este amor; que tu vida real, la histórica, la humilde y entregada, sea el centro de nuestro estudio, de nuestro esfuerzo, de nuestra vida. Por los siglos de los siglos.

Amén.

Rufo González


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 17 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031