Atrévete a orar

Domingo 14º TO B 2ª lect. (08.07.2018): “luz clara en una Iglesia oscura”

02.07.18 | 10:00. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:Te basta mi gracia, pues mi poder triunfa en la flaqueza” (2 Cor 12, 7-10)

Pablo defiende su actividad, a pesar de sus limitaciones
Leemos el último de los fragmentos de esta carta propuestos para ocho domingos (del 7º al 14º) del ciclo litúrgico B. Pertenece a la autodefensa de Pablo contra quienes le desacreditan como apóstol (10, 1 - 12, 21). Esta polémica se cree perteneciente a la llamada “carta de las lágrimas” aludida en 2, 4: “de tanta congoja y agobio como sentía, os escribí con muchas lágrimas, pero no era mi intención causaros pena, sino haceros caer en la cuenta del amor tan especial que os tengo”. Se defiende de ataques personales hechos por cristianos de origen judío. Afean su carácter inconstante, cobarde de cerca y valiente de lejos, su ambigüedad, no haber sido presentado por nadie, “poca presencia y un hablar detestable” (10, 10), inferior a los apóstoles, no querer aceptar que lo sostenga la comunidad... “Presume” (aunque cree un “disparate”), para decir que sus adversarios no son más que él. En este contexto se ubica el texto leído. Alude a experiencias místicas elevadas. Son regalos divinos y no debe presumir: “Si quisiera presumir, no sería un insensato, diría la pura verdad, pero lo dejo, para que nadie me tenga en más de lo que puede sacar viéndome u oyéndome” (12, 5-6).

Pablo interpreta su enfermedad
Para que no sea orgulloso por la sublimidad de las revelaciones, me han clavado una espina en el cuerpo, un ángel de Satanás, que me abofetea para que no me haga un soberbio” (v. 7). ¿Tentaciones? ¿Persecuciones? ¿Enfermedad? Esta es la tesis más aceptada hoy, sin saber qué enfermedad. Atribuirlo a un “ángel de Satanás” es normal en la mentalidad hebrea. Pablo interpreta su enfermedad: “para que no me haga un soberbio”. Acepta así la verdad vital, débil y enfermiza.

El Señor, desde su amor incondicional, siempre responde: “Te basta mi gracia”
Tres veces he pedido al Señor que me saque esa espina” (v. 8), “y las tres me ha respondido: `Te basta mi gracia, pues mi poder triunfa en la flaqueza´. Con gusto, pues, presumiré de mis flaquezas para que se muestre en mí el poder de Cristo” (v. 9). “Por esto me alegro de mis flaquezas, de los insultos, de las dificultades, de las persecuciones, de todo lo que sufro por Cristo; pues cuando me siento débil, es cuando soy más fuerte” (v. 10). Su fortaleza es “el amor de Dios manifestado en el Mesías” (Rm 8, 19). Esa es la “gracia en que estamos... la dificultad produce entereza, la entereza calidad, la calidad esperanza; y esa esperanza no defrauda, porque el amor que Dios nos tiene inunda nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado” (Rm 5, 2-5). Con este amor constante, incondicional, hay que mirar y trazar la vida. Vivir “agraciado” e invitar a vivir así es nuestra tarea. A eso nos conduce la memoria de Jesús actualizada en los signos sacramentales.

Oración:Te basta mi gracia: la fuerza se realiza en la debilidad” (2 Cor 12,7b-10)

Jesús del Amor, gracia y fuerza del Padre:
nos asombra hoy la valentía de Pablo, misionero de tu amor;
debilitado por la enfermedad y el desprecio de sus compañeros;
“luz clara en una Iglesia oscura”, como se ha dicho de otro misionero actual:

“Agustín Villamor Herrero, luz clara en una Iglesia oscura...,
muerto en un tiempo de oscuridad de la Iglesia
a la que habías dado gota a gota tu vida,
sin haber recibido de ella una respuesta católica, humana.
Has muerto en pecado, no en el tuyo, sino bajo el pecado de una Iglesia Oficial
que no te ha dado la Comunión, a ti que siempre la habías ofrecido a los demás.
Pero no has muerto solo, sino acogido por el Dios a quien querías,
en manos de tu esposa y de sus hijos (tus hijos),
rodeado del amor de tus amigos, de vecinos, de tus compañeros claretianos…
Has muerto como religioso y sacerdote ejemplar, siendo marido y padre de unos hijos.
Quedas como testimonio vivo de entrega de miles de “consagrados”
que lo han dado todo y que, cambiados los tiempos y las circunstancias,
se han sentido negados o silenciados por la Iglesia.
Sólo algunas dictaduras son capaces hacer algo semejante:
ignorar y desperdiciar la entrega de muchos de sus hijos mejores,
que han dejado un tipo de Institución,
pero están plenamente dedicados a la causa del Evangelio...”
(Blog de X. Pikaza en RD, 10.03.12 | 12:49).

En esta carta resuenan con crudeza los conflictos eclesiales:
Pablo combate contra “grandes apóstoles”, “falsos apóstoles, obreros tramposos,
disfrazados de apóstoles del Mesías
”, “que se glorían de títulos humanos”;
por qué aguantáis que esta gente os tiranice, os devore, os explote,
se dé importancia, os abofetee
”...

Acusan a Pablo de excesivamente complaciente y sencillo:
de “cobarde de cerca y valiente de lejos",
de “poca presencia y un hablar detestable”,
de inferior a los apóstoles al no querer que la comunidad lo sostenga,
de ofrecer gratis su ministerio porque no vale,
de no haber sido presentado por nadie importante...

Jesús del Amor, tú sabes que siempre hemos vivido en dificultades:
ser testigos del amor gratuito del Padre es “camino de cruz”;
fue tu camino y es el nuestro ahora y hasta el final de los siglos;
conflictos provocados por seguir tus huellas de amor y libertad...;
conflictos provocados por el mundo injusto y egoísta, opuesto a tu Reino.

Siglos arrastrando el conflicto del celibato impuesto:
una ley que nunca gozó de aprecio unánime en el pueblo cristiano;
una ley testigo de persecuciones, hijos abandonados, destierros, dolor sin fin...;
una ley con “amarres” productores de mucho sufrimiento:
- “temor angustioso a condenarse eternamente por desistir de ese compromiso”;
- “temor a ser despreciado” al pasar no ya al estado laical, sino a otro inferior innominado;
- “futuro de precariedad económica y laboral...”
(Blog de José María Rivas: Amarres al celibato; 06.12.2011; 01.01.2012; 13.02.2012).
Estos amarres no han podido con la voluntad de Dios expresada por Pablo:
si no pueden guardar continencia, que se casen” (1Cor 7,9)

Otras fuentes de conflictos actuales:
“el temor a la libertad, el exceso de control,
el fuerte legalismo ritual, el recelo frente a la innovación,
las discriminaciones efectivas, el soterrado deseo de poder institucional...”
(P. J. Gómez Serrano: “El miedo en la Iglesia hoy”. Sal Terrae 98 (2010) 695-709);
la falta de democracia interna, el añejo clericalismo, la situación de la mujer...
(M. Cancelo Vaquero: “una iglesia anacrónica”; en “A los cristianos que vivimos tendiendo puentes en las fronteras de lo cotidiano”. Rev. Sal Terrae. Enero 2011, p. 49-50).

Menos mal, Jesús del amor permanente, que tenemos tu gracia:
la gracia en que nos encontramos” (Rm 5, 2) al creer en tu vida entregada;
esta gracia, “el mejor amor”, viene a nuestra debilidad gratuitamente;
la constancia en tu amor nos va moldeando a tu imagen;
tu libertad y tu amor nos infunden la esperanza que no defrauda.
Esta “gracia” le bastó a Pablo, a pesar de “sus debilidades, de los insultos,
privaciones, persecuciones, dificultades...
Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte
”.

Esta “gracia” sigue bastando hoy a los testigos de tu amor y libertad:

“buscamos una Iglesia, que desde su experiencia de Dios, anuncia el Evangelio del Reino
y denuncia con valor todo aquello que se opone al proyecto de Dios;
una Iglesia defensora de la vida y de los derechos humanos;
una Iglesia que valore la sexualidad como una dimensión más del ser humano,
liberada de complejos y tabúes;
una Iglesia en la que el celibato sea fruto de la libre elección personal,
sin que constituya una condición para ejercer el ministerio sacerdotal”
(F. Bermúdez: Curas casados. Historias de fe y ternura. Moceop 2010. Albacete, p. 196).

Que el amor y la libertad de tu Espíritu nos ilumine y sostenga.

Rufo González


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 20 de septiembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Septiembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930