Atrévete a orar

San Pedro y San Pablo (29.06.2018): dos vidas al servicio del evangelio

25.06.18 | 09:49. Archivado en FIESTAS Y SOLEMNIDADES

Comentario:el Señor me ayudó y me dio fuerzas” (2 Tim 4, 6-8.17-18)

Fiesta conjunta de Pedro y Pablo
Ambos anuncian el amor de Dios manifestado en Cristo Jesús. Ambos dieron su vida por el Reino. Declarar la fiesta como “día del Papa”, pone en la penumbra la figura de Pablo. El término “Papa”, referido al obispo de Roma, es un acrónimo del s. IV formado por iniciales de “Petri Apostoli Potestatem Accepit” (de Pedro Apóstol Potestad Aceptó). Hay quien cree que es traducción del griego “pappas” (papá, padre). Los primeros creyentes confesaban que la cabeza de la Iglesia es Cristo, según san Pablo (Col 1,18; 2,19; Ef 1, 22). Los cristianos, desde el Papa al último fiel, son miembros de Cristo. La Iglesia era llamada “Vicario de Cristo” por representar a Cristo y seguir su misión. San Basilio (escritor y obispo del s. IV) llama “Vicario de Cristo” al “pobre”, pues tratarle es tratar a Cristo. Dos fragmentos de la 2ª a Timoteo (4, 6-8.17-18) iluminan la vida apostólica. Está en la cárcel: “sólo Lucas está conmigo” (2Tim 4,11). El capítulo 4º empieza solemne: “ante Dios y el Mesías Jesús, que ha de juzgar a vivos y muertos, te pido encarecidamente, en nombre de su venida y de su reino: proclama el mensaje, insiste.., corrige, reprende, exhorta.., mantente sereno, soporta sufrimientos, haz obra de evangelista, cumple el servicio” (lit.: diaconía) (2Tim 4,1-5).

La vida apostólica es “sacerdocio del Evangelio de Dios
Esta es la conciencia apostólica de Pablo con la sinceridad que aporta la muerte cercana: “yo estoy ya a punto de ser ofrecido en sacrificio (lit.: ahora soy ofrecido en libación); el momento de mi partida está muy cerca. He combatido el buen combate, he concluido mi carrera, he conservado la fe; sólo me queda recibir la corona merecida, que en el último día me dará el Señor, justo juez; y no sólo a mí, sino también a todos los que esperan con amor su venida” (vv. 6-8). Interpreta su vida como sacrificio de libación consumado en la muerte. La metáfora con idéntico verbo (“spéndomai”: ser ofrecido en libación) está en la Carta a los Filipenses. Expresa su vida al servicio del evangelio: “aunque me ofrezca como libación sobre el sacrificio y liturgia de vuestra fe, me alegro y me congratulo con todos vosotros” (Flp 2,17). En los ritos, se derramaba el vino (spendo: derramar, hacer libaciones) antes de sacrificar la víctima. Su actividad apostólica es “derramar” el evangelio y su persona, antes que surja “el sacrificio y liturgia de vuestra fe”. Esta libación es acto de culto: “en mi espíritu doy culto (latreuo) a Dios en el evangelio de su Hijo” (Rm 1,9), “Dios me dio la gracia de ser ministro (leitourgon: agente de liturgia) del Mesías Jesús, actuando como sacerdote (`ierourgounta:) del evangelio de Dios” (Rm 15, 15b-16). Tras la libación de su actividad surge la “víctima viva, santa, grata a Dios, culto espiritual” (Rm 12, 1). Es la vida cristiana en alabanza y solidaridad, “sacrificio agradable a Dios” (Flp 4, 18; Heb 13,15-16).

El Señor acompaña siempre y fortalece a quien evangeliza
Los versículos 17-18 expresan la confianza de Pablo en el Señor, en la soledad y abandono de los suyos: “en mi primera defensa nadie estuvo a mi lado, sino que todos me abandonaron; no se les tenga en cuenta” (v. 16, no leído hoy). En contraste con el abandono humano, está la presencia del Señor: “Pero el Señor me ayudó (“paréste” aoristo 2º de parístemi: estar cerca, presentarse, juntarse) y me dio fuerzas, de tal modo que la palabra ha sido anunciada cumplidamente por mí y oída por los paganos. Y yo he sido librado de la boca del león” (v. 17). “El Señor me librará de todo mal y me dará la salvación en su reino celestial. A él la gloria por los siglos de los siglos. Amén (v. 18). Es el balance de su misión: el Resucitado le ha acompañado y le ha fortalecido y dinamizado (“enedunamosen”) para anunciar completamente el kerigma (“mensaje”, lo que dice el heraldo) de Jesús como Mesías. Aunque le hagan daño, el Señor le libra y conduce hacia el Reino celeste. Él es el “juez justo”, según el amor de Dios manifestado en él.

Oración:El Señor estuvo junto a mí y me fortaleció” (2 Tim 4, 6-8.17-18)

Recordamos, Jesús, a dos misioneros eminentes de tu Amor:
Pedro, responsable del grupo apostólico en la primera generación cristiana:
- el que te reconoció primero como “el Mesías, el Hijo de Dios vivo”;
- a quien dijiste: “tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” (Mt 16,13-19).
Pablo, el “cumplidor celoso de la Ley, que perseguía a muerte tu Camino”;
- a quien elegiste “para llevar tu nombre ante gentiles, reyes e hijos de Israel” (He 9,1-19).

A los dos les costó entender el reino de la vida verdadera:
ambos estaban atados a tradiciones religiosas ancestrales;
ambos defendían la observancia literal de sus leyes;
ambos esperaban hundir a los enemigos y brillar en poder y gloria.

Pedro quiere colocarse por encima de Dios:
te “toma aparte”, te reprende, cree saber mejor que tú el camino a seguir;
se cree más fiel que nadie y que su fe es inquebrantable;
quiere controlar a todos y todo.
Le reprendes con la verdad, el amor y la libertad de tu vida:
“¡Vete! ¡Detrás de mí, Satanás! Me sirves de tropiezo,
porque no tienes en cuenta las cosas de Dios, sino la de los hombres”.
“Pedro, te digo que no cantará hoy el gallo antes que tres veces niegues conocerme”.
“¡A ti qué te importa!” (Mt 16,22s; Lc 22,33-34; Jn 21,20-22).

Pablo evolucionó desde el egoísmo homicida al Amor:
“respiraba amenazas y asesinatos” contra tus discípulos;
triste historia del fanático que elimina a quien no comparte su creencia;
le sales al encuentro camino de Damasco, cuando va lleno de odio orgulloso;
“una luz venida del cielo lo envuelve con su resplandor”;
es tu Amor, que brilla en los discípulos, la nueva “luz del mundo”;
“soy Jesús al que tú persigues”, le dices en el corazón;
“yo le mostraré cuánto tendrá que sufrir por mi nombre” (He 9,1-19).

De ambos conservamos su servicio al evangelio:
ambos tienen experiencia de tu vida resucitada;
ambos se encuentran y comparten la fe en tu evangelio;
ambos dialogan sincera y cordialmente como hacías Tú;
ambos se sienten iguales ante tu Amor;
Pedro acoge en su casa al que acaba de llegar a la fe;
le hace su huésped, le iguala en dignidad, dialogan, se hermanan.
(Regina Radlbeck-Ossmann: “El Servicio de Simón Pedro: modelo original de un auténtico servidor de la unidad de la Iglesia”. Selecciones de Teología. Nº 180, oct-dic. 2006, pág. 243-258).

Gracias, Señor, por tu apóstol Pedro, servidor del evangelio:
él reunió a los discípulos desconcertados y los animó en la misión;
su servicio no se inspira en el imperialismo romano orlado de religiosidad;
insistió: “tened amor a la comunidad” (“ten adelfóteta agapate”: “fraternidad” (1Pe 2, 17);
animó a “resistir firmes en la fe viendo que los mismos sufrimientos
son soportados por vuestra comunidad en el mundo” (1Pe 5, 9).

Gracias por tu apóstol Pablo, servidor del evangelio:
“no manda”, sino exhorta, amonesta, encomienda, invita...;
no pide obediencia a él, sino a tu evangelio, a tu Espíritu...;
respeta la libertad y la conciencia personal (1Cor 7,1-9).

Jesús misionero del Amor divino:
abre el corazón de la Iglesia a la escucha del Espíritu que nos habita;
conviértenos a tu Amor que llama y sirve como Pedro y Pablo..

Preces de los Fieles (San Pedro y San Pablo (29.06.2018): dos vidas al servicio del evangelio

Vivir la Iglesia no es fácil. Las tentaciones de Pedro y Pablo rondan a todos. A los servidores (Papa, obispos, presbíteros, diáconos, catequistas, coordinadores de pastoral...) y a los fieles sin cargos especiales. Todo nos resistimos al Espíritu de humildad, pobreza, servicio desinteresado... Pidamos hoy por la paz en la Iglesia, diciendo: “queremos, Jesús, servir en tu amor”.

Por los servidores más cualificados de la Iglesia:
- que su vida y su palabra sean como la tuya;
- que tu Espíritu les asista y fortalezca.
Roguemos al Señor: “queremos, Jesús, servir en tu amor”.

Por las instituciones cristianas:
- que se inspiren en el evangelio;
- que sirvan a todos, con preferencia a los más necesitados.
Roguemos al Señor: “queremos, Jesús, servir en tu amor”.

Por la presencia de la Iglesia en la sociedad:
- que sea ejemplo y promueva los derechos y deberes humanos;
- que evite toda actitud parasitaria, y sea ejemplo de trabajo y bien hacer.
Roguemos al Señor: “queremos, Jesús, servir en tu amor”.

Por los gobernantes civiles:
- que respeten, den libertad, defiendan los derechos y deberes humanos;
- que promuevan la participación de entidades humanitarias.
Roguemos al Señor: “queremos, Jesús, servir en tu amor”.

Por los más necesitados de nuestro mundo:
- que sean el centro y la preocupación de nuestra Iglesia;
- que el Espíritu divino los fortalezca y dinamice.
Roguemos al Señor: “queremos, Jesús, servir en tu amor”.

Por esta celebración:
- que nos ayude a tomar conciencia de nuestra solidaridad eclesial;
- que la comunión con Cristo sea comunión con todos los hermanos.
Roguemos al Señor: “queremos, Jesús, servir en tu amor”.

Jesús misionero del Amor: abre el corazón de la Iglesia a la escucha del Espíritu que nos habita; conviértenos a tu Amor que llama y sirve como Pedro y Pablo, dando la vida para que todos tengan alegría de vivir. Por los siglos de los siglos.

Amén.

Rufo González


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 17 de julio

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Julio 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
          1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031