Atrévete a orar

Domingo 11º TO 2ª lect. (17.06.2018): La guía del Espíritu es la clave de la vida creyente

11.06.18 | 10:00. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:en destierro o en patria, nos esforzamos en agradarle” (2Cor 5, 6-10)
Seguimos leyendo la práctica pastoral de Pablo, su espiritualidad ministerial en acto. Nace del espíritu de Jesús, del “amor que nos apremia” (2Cor 5,14). El apóstol no pretende dominar sino “colaborar en la alegría” de la fe (2Cor 1, 24). Por eso “renuncia a tapujos vergonzosos, se aleja de intrigas, no falsea el mensaje de Dios; en vez de eso, manifiesta la verdad, y se recomienda a la íntima conciencia humana que tiene toda persona ante Dios” (2Cor 4, 2).

La garantía del apóstol es el Espíritu Santo
El fragmento de hoy (5, 6-10) pertenece a una unidad más amplia sobre Pablo servidor evangélico (3, 1- 6,10). El apóstol sirve a la verdad y no se desanima porque “sabe que Aquel que resucitó a Jesús nos resucitará también a nosotros y nos pondrá a su lado con vosotros” (4, 14). No hay desánimo. Lo interior, animado por el espíritu de amor, se renueva. Los apuros de la vida producen riqueza eterna y gloria incomparable. Miramos lo invisible (4, 16-18). Gemimos ansiando la nueva morada. Dios nos preparó para ello al darnos la garantía (liter.: arras) del Espíritu (5, 1-5).

La experiencia del Espíritu es la clave de la vida creyente
El Espíritu derrama en nosotros el amor de Dios. Nos da conciencia de ser sus hijos, coherederos con Cristo. Esta experiencia aporta la confianza radical que nos sostiene la vida. El verbo repetido “zarreo” (vv. 6 y 8; confiar, atreverse) expresa la confianza y la osadía cristianas: “Siempre tenemos confianza, aunque sabemos que, mientras vivimos, estamos desterrados, lejos del Señor” (v. 6). “Caminamos sin verlo, guiados por la fe” (v. 7). “Tal es la confianza, que preferimos desterrarnos del cuerpo y vivir junto al Señor” (v. 8). Esta confianza en el amor de Dios orienta y estructura la vida creyente. Se sabe en camino hacia la glorificación y la desea (“prefiere vivir junto al Señor”). Amar como Dios es lo decisivo. Al sentir el amor divino, se siente el afán de agradar a Dios: “Por lo cual, en destierro o en patria, nos esforzamos en agradarle (v. 9; literalmente: “amamos el honor de serle gratos” –filotimúmeza... euarestoi autó einai-). El cristiano se esfuerza en agradar en todo al Señor, cumpliendo su voluntad. Voluntad divina expresada en la vida de Jesús.

La confianza no tiene miedo al “tribunal de Cristo”
Porque todos tendremos que comparecer ante el tribunal de Cristo, para recibir premio o castigo por lo que hayamos hecho en esta vida” (v. 10). La expresión “tribunal de Cristo” es propia del lenguaje apocalíptico del s. I. Es un modo de expresar el reconocimiento de la respuesta humana al amor de Dios, manifestado en Cristo. “El tribunal de Cristo” no es otro que el Amor práctico (tuve hambre y me diste de comer...). Recordemos aquello de “¿Quién será el que condene, si Cristo Jesús ha muerto, más aún, ha resucitado y está a la derecha de Dios intercediendo por nosotros? ¿Quién nos separará de amor de Cristo?” (Rm 8, 34-35). El Amor de Dios no es vengativo: “no lleva cuentas del mal...; de su amor nada nos puede separar” (1Cor 13, 5; Rm 8, 39).

Oración:en destierro o en patria, nos esforzamos en agradarle” (2 Cor 5,6-10)

Jesús, Hijo amado del Padre:
en nuestro corazón sentimos el amor manifestado en tu vida;
en el que “siempre tenemos confianza”, como nos dice hoy Pablo;
en ese amor vivimos y “caminamos sin verlo, guiados por la fe”;
es tal nuestra confianza, que preferimos desterrarnos del cuerpo y vivir junto al Señor”.
Por eso “nos esforzamos en agradarle”;
literalmente: “amamos el honor de serle gratos” en toda ocasión;
amar como Tú es nuestro honor, el modo más humano de vida;
toda persona desea amar y ser amada gratuitamente;
ese amor nos hace “benditos del Padre”, semejantes a él.

Tú, “Cristo, hecho Señor por tu resurrección..., en virtud de tu Espíritu:
actúas en los corazones humanos, no sólo suscitando el deseo del siglo futuro,
sino animando, purificando y robusteciendo los deseos generosos
con los que la familia humana intenta hacer más humana su vida,
y someter toda la tierra a este fin” (GS 38).

Tu Espíritu nos hace “amar el honor de serle gratos”:
esta fue la revelación de tu vida: Dios es Padre, es Amor;
amad como el Padre ama: a todos y en toda circunstancia;
esta es nuestra honra: amar así, parecernos a nuestro Padre;
amaos uno a otros como yo os amo”, es tu único mandato;
en esto conocerán que somos discípulos tuyos” (Jn 13, 34-35).

El amor, ceñidor de nuestras comunidades, tiene muchas expresiones:

“los dones del Espíritu son diversos:
llama a unos para que den testimonio claro del deseo de la morada celestial,
y lo conserven vivo en la familia humana;
llama a otros para que se dediquen al servicio terreno de las personas,
preparando así, con su ministerio, la materia del reino celestial;
a todos los libera para que, negado el amor propio
y puestas todas las fuerzas terrenas al servicio de la vida humana,
se proyecten hacia el futuro,
cuando la humanidad misma se haga ofrenda agradable a Dios” (GS 38).

Nada, Jesús hermano, queda fuera del amor:

“los bienes de la dignidad humana, la unión fraterna y la libertad;
en una palabra, todos los frutos excelentes de la naturaleza y de nuestro esfuerzo,
después de haberlos propagado por la tierra en el Espíritu del Señor y de acuerdo con su mandato,
volveremos a encontrarlos limpios de toda mancha, iluminados y transfigurados,
cuando Cristo entregue al Padre el reino eterno y universal...” (Conc. Vat II: GS n. 38, 39).

Jesús, Hijo amado del Padre:
necesitamos todos, personalmente y en grupo, atender al Espíritu;
al Espíritu que el Padre “nos dio como garantía” de su amor (2Cor (5, 5).
Sólo el Espíritu nos transforma a nosotros y a la Iglesia:

“El camino usado por los concilios hasta ahora para la reformación de la Iglesia,
ha sido hacer nuevas leyes y mandar que se guarden so penas o castigos.
Pero esta reformación ha tenido mal fin.
Porque castigar es cosa molesta al que castiga y a los castigados...
Por eso estamos ahora donde estamos:
que es mucha maldad con muchas y muy buenas leyes...
Si quiere el Concilio que se cumplan las nuevas leyes y las pasadas,
tome trabajo -aunque sea grande- para hacer que los eclesiásticos sean tales
que more en ellos la gracia de la virtud de Jesucristo;
lo cual alcanzado, fácilmente cumplirán lo mandado
y aún harán más por amor de lo que la ley manda por fuerza...” (1).

Jesús amado y guiado por el Espíritu de amor:
que “la gracia de tu virtud”, tu Espíritu, nos mueva a todos;
como te movió a ti, incluso a saltarte las leyes humanas, cuando no servían al amor;
danos a todos “tu energía y buen juicio”, para seguir tu Espíritu.

(1).- Primer Memorial que San Juan de Ávila envió al Concilio de Trento en 1551. Dirigido a los Padres del Concilio, se refiere a los eclesiásticos. Con la conciencia eclesial hoy vigente, lo diría a todo el Pueblo de Dios, habitado por “la gracia de la virtud de Jesucristo”, el Espíritu Santo. ¿No se atrevería hoy el intrépido “apóstol de Andalucía” a pedir reformas legales que ayuden a vivir evangélicamente en libertad, según el Espíritu sugiere?).

Rufo González


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 19 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
       1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930