Atrévete a orar

VIACRUCIS DEL AMOR SEGÚN SAN MARCOS (CICLO B)

29.03.18 | 10:30. Archivado en SEMANA SANTA

Oración inicial
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo...

Señor Jesús:
Tu Espíritu nos capacita para sentirnos hijos de Dios y hermanos tuyos.
Este sentir nos mueve a tu misma causa: trabajar por el reino de Dios.
Desde esta pretensión se entiende tu atención a la vida:
- sobre todo a la vida de los enfermos;
- tus encuentros y conversaciones con diversos tipos de personas;
- tus explicaciones al pueblo sencillo;
- la formación de discípulos que realizaran tu alternativa de vida;
- tu enfrentamiento con los dirigentes religiosos y sociales;
- la historia de tu pasión, muerte y resurrección...
Es decir, tu vida por el Reino de Dios fue tu “vía crucis”, tu “camino de la cruz”.
Adherirnos a ti, fiarnos de ti, es comprometernos con tu causa:
- trabajar y, si es necesario, sufrir y morir por el reino;
- esperar la liberación que tú esperaste y lograste en la resurrección.
“Venga a nosotros tu reino” será siempre súplica y compromiso de vida.
Hoy queremos contemplar el Reino vivido en los momentos más “cruciales” de tu vida.
Que tu Espíritu nos ilumine, nos dé a comprender la hondura de este reino,
y nos incite amorosamente a vivirlo.

>> Sigue...


VIGILIA PASCUAL (31.03.2018) PREGÓN PASCUAL Y DOMINGO RESURRECCIÓN

26.03.18 | 09:38. Archivado en SEMANA SANTA

El Señor esté con vosotros... Levantemos el corazón... Demos gracias al Señor nuestro Dios...

Sí, es justo y necesario agradecer el Amor que irradia la vida de Jesús.

A Jesús le gustaba disfrutar la vida:
comer bien y en buena compañía, tener salud, trabajar dignamente...;
dialogar con todos e intentar comprenderlos, disfrutar de la fiesta;
organizar su vida en libertad, amar y ser amado, alegrar y ser alegrado;
estar cerca de los que sufren para remediar sus males y dolencias;

Como nosotros, experimentó la fragilidad y el egoísmo:
le dolían los enfermos y los demás excluidos de la sociedad;
le preocupaban los que no podían trabajar ni vivir con honradez;
le indignaba el uso interesado, discriminatorio y cruel de la religión.

Jesús sentía que un Espíritu de Amor infinito lo habitaba:
oía su voz llamándole “Hijo mío, en quien me complazco”;
le impulsaba a curar y a alimentar a quienes lo necesitaban;
le movía a denunciar el sufrimiento y el egoísmo;
le llenaba de amor a todos, especialmente a los que más sufren.

>> Sigue...


VIERNES SANTO 2ª lect. (30.03.2018): la cruz del amor es el mejor camino de vida

24.03.18 | 09:53. Archivado en SEMANA SANTA

Comentario:Acerquémonos con confianza al trono de la gracia” (Heb 4,14-16; 5,7-9)

Invitación a la fe en Jesús
El primer fragmento (4,14-16) invita a la fe en Jesús por su calidad sacerdotal: ser mediador entre el misterio divino y nosotros: “Mantengamos la confesión de la fe, ya que tenemos un sumo sacerdote grande, que ha atravesado el cielo, Jesús, Hijo de Dios” (v. 14). Jesús no se queda en los santuarios terrestres, inmanentes. No es una imagen inerte hecha por humanos. Su vida resucitada le hace presencia trascendente de Dios. Jesús resucitado abre horizontes nuevos, nos precede en la dicha humana. Fiándonos de él, podemos seguir sus huellas históricas y vivir su esperanza de vida eterna.
Otra razón para mantener la fe es la capacidad de solidaridad que demostró Jesús en su vida: “no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino que ha sido probado exactamente como nosotros en todo, menos en el pecado” (v. 15). Su vida histórica avala la solidaridad con la debilidad y la tentación, manteniendo su dignidad humana hasta el final. El pecado es actuar infrahumanamente o por encima de nuestra humanidad como si fuéramos dioses.

>> Sigue...


JUEVES SANTO (29.03.2018): la Cena con Jesús resucitado

22.03.18 | 19:37. Archivado en SEMANA SANTA

Comentario:Haced esto en memoria mía” (1Cor 11,23-26)
Los textos de Lucas y Pablo narran la Cena con idéntico sentido
La institución de la Cena según la tradición de Pablo, recibida en Damasco de Antioquía, está unida a la tradición de Lucas. El texto de Lucas (22,1-30) es una unidad literaria, muy trabajada. En el centro está la Cena. Antes se narran los movimientos del poder que quieren matar a Jesús: sumos sacerdotes, letrados, jefes de la guardia.. y Satanás, símbolo del poder “entrando en Judas”. Jesús, que no se mueve en relaciones de poder, prepara tranquilo la Cena con los suyos. Al llegar “la hora”, Jesús fiel al mesianismo sin poder, reconoce su fragilidad y deseo de fraternidad: - “¡Cuánto he deseado cenar con vosotros esta Pascua antes de mi pasión!”. En humanísima sencillez, toma el pan y la copa, se lo entrega como “su cuerpo dado y su sangre derramada”. Los vv. 19-20 son una cita interpolada, inspirada en 1Cor 11, 24-25. Después cita la actuación de Judas comulgando sin comulgar con Jesús, sin compartir su amor; es el anti-modelo; quien está en la dinámica del poder y entrega a Jesús al poder que domina y mata. Termina con la disputa de los discípulos sobre el poder (vv. 24-30). Con ella remata el significado de la Cena: “los reyes de las naciones gobiernan como señores absolutos, y los que ejercen la autoridad sobre ellas se hacen llamar bienhechores... Vosotros, en cambio, nada de eso”. La dominación y la hipocresía con que se camufla no pueden existir en su grupo. La Cena será siempre el memorial del modo de vida de Jesús.

>> Sigue...


Preces Fieles (D. de Ramos 2ª l. (25.03.2018): entrada al Misterio de Muerte y Resurrección

21.03.18 | 11:41. Archivado en Acerca del autor

El domingo de Ramos inicia la Semana Santa, “los días de la vida mortal de Cristo, en los que presentó con gran clamor y lágrimas oraciones y súplicas al que podía salvarle de la muerte, y fue escuchado en atención a su obediencia” (Heb 5,7). La salvación de la muerte es la resurrección, el misterio que culmina esta semana. Pidamos vincularnos a la vida de Jesús diciendo: “queremos resucitar contigo”.

Por la Iglesia:
- que obedezca al amor de Jesús humildemente;
- que sea ejemplo de diálogo, de respeto, de acuerdo comunitario.
Roguemos al Señor: “queremos resucitar contigo”.

>> Sigue...


Domingo de Ramos B 2ª lect. (25.03.2018): entrada al Misterio de Muerte y Resurrección

19.03.18 | 12:52. Archivado en CUARESMA B 2ª LECT.

Comentario:Cristo se anonadó a sí mismo, tomando la condición de siervo” (Flp 2, 6-11)
Muy oportuna, en la entrada de la Semana Santa, la lectura de este himno recogido en la carta a los Filipenses. Pudo componerlo el mismo Pablo (su vena poética queda acreditada en 1Co 13, 1-13) para justificar su “teología del poder eclesial”, basada en la teoría y práctica de Jesús.

Hay que leer los cinco primeros versículos (Flp 2, 1-5)
Pablo anima a la comunidad a tener la actitud propia de “Cristo Jesús”: “Si queréis darme el consuelo de Cristo y aliviarme con vuestro amor (agape), si nos une el mismo Espíritu y tenéis entrañas compasivas...” (Flp 2, 1). “Agape” puede traducirse (como en Gál 1, 9) por “iglesia”, “comunidad de amor”. Así llamaban a las comunidades primeras: “la caridad que vive en..”. La vida cristiana es estimulada por Cristo y por la comunidad. Ambos producen “comunión de espíritu” y “misericordia y ternura”. De aquí la importancia de la comunidad para el cristiano. Cristo no falla. La comunidad falla si el centro se pone en la doctrina, en normas, en ritos, en la autoridad...; así se debilita el “alivio del amor”. El amor se necesita para “dar esta gran alegría: manteneos unánimes y concordes con un mismo amor y un mismo sentir” (Flp 2, 2). Dos veces se usa el verbo “froneo”, procedente del sustantivo “fren, frenós”: “diafragma y membrana que envuelve un órgano”, bien sea el corazón, el hígado, las vísceras. De aquí pasa a significar envoltura inmaterial que unifica al ser humano: corazón, alma, inteligencia, voluntad... Alude a la envoltura que unifica al cristiano y a la comunidad, que no es otra que el Espíritu, unificador de la persona cristiana y de la comunidad. Los unifica al derramar sobre ellos el Amor mutuo, “nudo de la perfecta unidad” (Col 3,14). De aquí la insistencia en el “mismo amor”, “unidad de alma”, “una sola cosa”. Consecuencia lógica: “No obréis por rivalidad ni por ostentación, considerando por humildad (“tapeinofrosine”, de “tapeinós” –humilde- y “fren” -corazón o mente-) a los demás superiores a vosotros. No os encerréis en vuestros intereses, sino buscad todos el interés de los demás” (Flp 2, 3-4).
Y, por fin, el versículo cinco resume e introduce en el fundamento de la vida cristiana:
“Tened entre vosotros los sentimientos (“froneite”: “sentid”) propios de Cristo Jesús” (Flp 2, 5).

>> Sigue...


Los dirigentes de la diócesis de Cádiz-Ceuta huelen a neo-gnosticismo

16.03.18 | 10:02. Archivado en PRÁCTICA PASTORAL

Necesidad de discernimiento
El Papa nos pide, este marzo, rezar para que toda la Iglesia vea la urgencia de saber discernir, en el plano personal y comunitario: “discernir de entre todas las voces cuál es la voz del Señor, cuál es la voz de Él, que nos conduce a la Resurrección y a la Vida, y la voz que nos libra de caer en la `cultura de la muerte´”. Necesario para todos, pero de forma especial para obispos y presbíteros, principales hacedores de comunión en sus comunidades.
En los primeros días de marzo la prensa digital ha publicado informaciones contradictorias. Por una parte, las declaraciones del obispo de Cádiz-Ceuta a la cadena Cope de Cádiz (RD: J. M. Vidal, 04.03.2018), en respuesta a las cartas de curas y laicos al Papa y a otros dirigentes eclesiales.
Por otra parte, un artículo titulado “Dificultades con la diócesis de Cádiz” de Aurora María Ruiz Bejarano, DNI 48969240D, Ramón Hernández Martín, DNI 13859107C, y J. Joaquín Jiménez Carmona DNI 28780435Y (Redes Cristianas, marzo. 07. 2018). Deben ser laicos a tenor de lo que cuenta J. M. Vidal: “Publicamos... las cartas... de laicos, con sus firmas correspondientes. Los sacerdotes nos han pedido que publiquemos extractos de sus misivas al Papa y, por supuesto, que ocultemos las firmas y cualquier otro detalle que pueda permitir su identificación”.

>> Sigue...


Preces de los Fieles (D. 5º Cuaresma B 2ª lect.18.03.2018): Jesús obedece al Espíritu de Amor

14.03.18 | 11:58. Archivado en PRECES FIELES B

Cristo, en los días de su vida mortal, presentó con gran clamor y lágrimas oraciones y súplicas al que podía salvarle de la muerte, y fue escuchado en atención a su obedienciaros, en toda celebración, presentamos oraciones y súplicas al Padre, al Hijo y al Espíritu. Ellos siempre nos salvan del sinsentido, del mal y de la muerte. Como Jesús, decimos: “venga a nosotros tu reino”.

Por la Iglesia:
- que sea obediente al Espíritu de Jesús;
- que su vida, sus comunidades, sean evangelio del Reino.
Roguemos al Señor: “venga a nosotros tu reino”.

>> Sigue...


Domingo 5º Cuaresma B 2ª lect. (18.03.2018): Jesús obedece al Espíritu de Amor

12.03.18 | 11:32. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Comentario:aprendió a obedecer... y se convirtió... en principio de salvación” (Heb 5,7-9)
Hebreos no es una carta. Más bien un “sermón” (13, 22: lógou tes paracléseos: palabra de estímulo), es decir, un discurso de ánimo para leerlo en las comunidades. Usa elementos retóricos y símbolos. Su lenguaje es rico y solemne. Interpreta la vida de Jesús con categorías sacerdotales. Está dirigido a cristianos judíos que añoraban la liturgia majestuosa del templo frente a la sencillez de la eucaristía. Recuerda que la vida de Jesús es muy superior a los cultos judíos. El culto cristiano es vivir la vida normal según el Espíritu de Jesús. La misma carta concreta: “ofrezcamos sin cesar a Dios, por medio de Jesús, un sacrificio de alabanza, fruto de los labios que confiesan su nombre. No os olvidéis de hacer el bien y de ayudaros mutuamente, pues esos son los sacrificios que agradan a Dios” (13,15-16).

El texto hoy subraya la existencia sacerdotal histórica de Jesús
Cristo, en los días de su vida mortal, presentó con gran clamor y lágrimas oraciones y súplicas al que podía salvarle de la muerte, y fue escuchado en atención a su obediencia” (5,7). “Su vida mortal” (lit.: “su carne”) es la fragilidad humana, zarandeada por el deseo infinito de dicha, curvada hacia uno mismo, esclavizada por miedo a la muerte, “ignorante y extraviada” (5,2). Ignorancia y extravío agudizados “frente a la muerte”. La vida de Jesús revela que “su Padre y nuestro Padre” no nos deja solos nunca. Es el Dios que “puede salvar de la muerte”, dando “vida eterna”. Como pasó con Jesús que “fue escuchado en atención a su obediencia” al Espíritu del Amor.

>> Sigue...


ENDOGÁMICOS SEMINARIOS TRIDENTINOS

11.03.18 | 11:33. Archivado en PASTORAL VOCACIONAL

Escribe Pepe Mallo

Sigue la “prerrogativa, deferencia, homenaje y endogamia”
Como todos los años, la Conferencia Episcopal nos lanza la campaña de sensibilización con motivo del Día del Seminario coincidiendo con la fiesta de san José. Sinceramente, esta celebración me huele a las conmemoraciones del Día del Padre o de la Madre, del Día de san Valentín, del Día de la Mujer... y otras jornadas relevantes, no por el aspecto consumista o reivindicativo sino por lo que esta evocación puede esconder de prerrogativa, deferencia, homenaje y endogamia.

Clericalismo celibatario y ritualismo
Los seminarios responden a la idea inicial de captación, afirmación de la vocación y seguimiento de la profesión de sacerdote. Todo ello se realiza bajo el marco establecido por la Iglesia. La institución se erige en el único organismo dotado de los instrumentos y verificaciones indiscutibles con los que educar a sus futuros miembros. Fue el Concilio de Trento quien dispuso la creación y la obligatoriedad de los seminarios en las diócesis. Con esta instauración, Trento pretendía, en esencia, la selección de los candidatos, el privilegio de la dignidad clerical y activar una estricta lealtad a Roma frente al Protestantismo. Para ello, promovió el aislamiento. La clausura fue concebida elemento fundamental en la formación de sacerdotes y, para más inri, decretó de manera definitiva el celibato sacerdotal sublimándolo y prescribiéndolo como requisito indispensable para el candidato al sacerdocio.

>> Sigue...


Los cristianos de hoy necesitan la “Forma C” del sacramento de la Penitencia (II)

09.03.18 | 10:02. Archivado en PENITENCIA

“La mejor penitencia, la vida nueva”
La reconciliación en Cristo con Dios y con los hermanos, por su misma naturaleza, es siempre una alegría. Recobrar la amistad rota, sentirse aceptado y valorado de nuevo, entrar en un amor deseado, es siempre una fiesta, una vivencia constructiva. Es verdad que entre nosotros la reconstrucción de la amistad traicionada y rota puede ser laboriosa. Con Dios, según Jesús, las cosas son más fáciles. Su perdón es gratuito. Sólo nos exige “conversión”: cambio de mente y de corazón. Eso se expresa al pedir perdón, al reconocer nuestro desvarío, al resarcir el daño hecho a los hermanos y, sobre todo, al vivir una “vida nueva”. Es “la mejor penitencia”, decía Lutero. Vivir como hijo de Dios, hermano de todos, es siempre la prueba de que la conversión a Jesús es sincera. Eso es “cumplir el cambio”, “cumplir la penitencia”. A pesar de que el papa León X, entre los errores de Lutero, condenados en la Bula “Exsurge Domine”, de 15 de junio de 1520, incluyera éste: “Muy veraz es el proverbio y superior a la doctrina hasta ahora por todos enseñada sobre las contriciones: `La suma penitencia es no hacerlo en adelante; la mejor penitencia, la vida nueva´” (DS 1457, 7).

>> Sigue...


Preces de los Fieles (D. 4º Cuaresma B 2ª lect.11.03.2018): Dios nos regala la vida y la salvación

07.03.18 | 09:48. Archivado en PRECES FIELES B

Hoy, una vez más, somos conscientes de que “estamos salvados por la gracia y mediante la fe... Es un don de Dios (v. 8)... Somos obra suya. Nos ha creado en Cristo Jesús, para que nos dediquemos a las buenas obras... ” (v. 10). Pidamos valorar los dones de Dios, diciendo: “Danos un corazón como el tuyo, Señor”.

Por la Iglesia:
- que su vida (normas, ritos, convivencia...) esté de acuerdo con el amor del Padre;
- que fomente el diálogo, la responsabilidad, la decisión común.
Roguemos al Señor: “Danos un corazón como el tuyo, Señor”.

>> Sigue...


D. 4º Cuaresma B 2ª lect. (11.03.2018) Dios nos regala la vida y la salvación

05.03.18 | 10:04. Archivado en CUARESMA B 2ª LECT.

Comentario:Por pura gracia estáis salvados... Somos, pues, obra suya” (Ef 2, 4-10).
Esta es la buena noticia que anuncia hoy la segunda lectura. El texto es de la carta a los Efesios, una meditación sobre la unidad de la humanidad. En Jesús, Dios ofrece una vida realizada, salvada del sin sentido y de la muerte, una vida en fraternidad. Leemos un fragmento de la primera parte (Ef 1, 3 - 2, 10). El texto leído podemos dividirlo en dos apartados para comprender mejor su sentido.

a) El amor de Dios nos salva por medio de Jesús (Ef 2,4-7)
El texto es una oración gramatical compleja:
El sujeto activo viene expresado en el versículo 4: “Dios, rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó”. El amor de Dios es el origen de la creación y de la salvación que revela Jesús.

>> Sigue...


Los cristianos de hoy necesitan la “Forma C” del sacramento de la Penitencia (I)

02.03.18 | 18:21. Archivado en PENITENCIA

Celebración comunitaria de la Penitencia
La persona humana necesita para realizarse la revisión de la propia conducta, el arrepentimiento, la experiencia de perdonar y ser perdonado, el esfuerzo por superarse... Esta experiencia es para Jesús también religiosa: la conciencia religiosa siente que al obrar mal se desvía de la voluntad del Padre Creador, que quiere vida honrada, amor a todo y a todos... Jesús inicia su vida pública diciendo: “arrepentíos y creed al Evangelio” (Mc 1, 15). Ejerce la actividad reconciliadora invitándonos a perdonar y explicando cómo trata Dios a los que se alejan de sus caminos (Mt 18, 15ss; Lc 17,3; Lc 5, 20s; 7, 48s; Lc 15; Mt 18, 12-14). Dejó a los discípulos el encargo y la capacidad de reconciliar: “Recibid el Espíritu Santo. Si perdonáis los pecados de alguno, les quedan perdonados; si los retenéis, les quedan retenidos” (Jn 20, 22-23). Los responsables eclesiales fueron concretando los modos más convenientes para vivir y celebrar el perdón como hacía Jesús. En la carta de Santiago se habla de la confesión mutua: “confesaos los pecados unos a otros y rezad unos por otros, para que os curéis” (Sant 5,16). Los cristianos de la Reforma lo ejercen así. La Iglesia católica mantiene durante siglos la confesión individual, secreta, etc., al ministro autorizado por la Iglesia. Es una celebración comunitaria. Aunque sólo tenga presidente y penitente. A través de la historia la forma ha variado. La más usada antes del Vaticano II empezó a practicarse a lo largo del siglo sexto.

>> Sigue...


Sábado, 18 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Marzo 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031