Atrévete a orar

CURAS JUBILADOS Y EL CELIBATO

19.01.18 | 20:13. Archivado en Jubilación eclesial

Escribe: Pepe Mallo:

¿Qué es de nuestros curas jubilados?
El clericalismo, dominante en la Iglesia a lo largo de siglos, ha acuñado las palabras “sacerdote” y “cura” para denominar a quienes han recibido órdenes sagradas y ejercen o han ejercido el ministerio. De esta forma, ha caído en el olvido y ha sido proscrito el genuino término “presbítero”, expresión original de los inicios de la Iglesia. No existían sacerdotes, ni curas; sí, “presbíteros”, es decir, “ancianos”. Me da que posiblemente este desuso lingüístico se haya convertido en infausto signo de un abandono personal de los “presbíteros”. Me pregunto y cuestiono qué es de nuestros curas jubilados, a qué se dedican a partir de su retiro, a qué se ven abocados, si se sienten acogidos y atendidos por la institución Iglesia a la que han servido religiosamente (nunca mejor dicho) durante tantos años...

¿Es “jubilosa” la jubilación de los curas?
La jubilación se presenta como una etapa ineludible en la vida de las personas. Sin duda el momento del cese laboral supone un cambio fundamental en nuestra vida, nos vincula a una nueva condición: la de jubilado. Para algunos jubilarse viene a ser lo mejor que nos ha podido pasar; para otros puede significar un estrés y depresión emocional al no sentirse ya útiles ni valorados. No pocos lo asocian desafortunadamente al deterioro físico y al envejecimiento. El jubilado es socialmente como un “des-viado” de lo que fue en su vida activa, como un aparcado en vía muerta, como si su vida ya no pudiera seguir siendo provechosa. (A alguien le oí decir con siniestro sarcasmo que “Inserso” quiere decir “inservibles sociales”. De pena.)

>> Sigue...


Preces de los Fieles (D. 3º TO B (21.01.2018): Lo irrenunciable es el Amor, reino de Dios

17.01.18 | 10:50. Archivado en PRECES FIELES B

Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio" (Mc 1, 15); "el momento es apremiante” (1Cor 7, 29). Es el mensaje de Jesús y de Pablo que hemos escuchado. Pidamos sintonizar con la urgencia del amor de Dios diciendo: “queremos, Señor, vivir como Tú”.

Por la Iglesia:
- que no imponga más cargas que el Evangelio;
- que viva la libertad de los hijos de Dios.
Roguemos al Señor: “queremos, Señor, vivir como Tú”.

>> Sigue...


Domingo 3º TO B 2ª lect. (21.01.2018): Lo irrenunciable es el Amor, reino de Dios

15.01.18 | 13:28. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Introducción:el momento es apremiante” (1Cor 7, 29-31)
La segunda parte de esta carta (1C0r 7-15) contesta a un escrito de consultas de los corintios. El capítulo 7 responde a la primera consulta sobre los estados de vida: soltería, matrimonio, viudedad, circuncisión o incircuncisión, esclavitud o libertad (7,1-40).

La libertad al servicio del amor
La tesis de Pablo sobre los diversos estados de vida es la libertad guiada por el amor. Hemos sido seducidos por el amor de Cristo, que nos ha llevado a la fe en su persona y en su modo de vida, en su bienaventuranza de cruz, muerte y resurrección. En cualquier situación, permanece la validez de estos principios cristianos: “lo que vale es una fe que se traduce en amor” (Gál 5,6) y “libertad está al servicio de los demás” (Gál 5, 13). Soltería, matrimonio, viudez, circuncisión o incircuncisión, esclavitud o libertad, son situaciones humanas transitorias, áreas de vida, donde puede y debe vivirse “la gracia en que estamos” (Rm 5,2), el reino, los dones de cada uno (1Cor 7,7)).

>> Sigue...


La Curia Vaticana y los Sacerdotes católicos casados (III)

12.01.18 | 12:48. Archivado en CELIBATO HOY

Los obispos tienen miedo a disentir de la Ley
- “¿Cómo es posible que la jerarquía acepte a los curas que mantienen relaciones sexuales a escondidas, pero no admita a los que fundan una familia?”.
Esta pregunta la oí hace muchos años a un creyente sencillo, y aún no encuentro una respuesta razonable. Estoy convencido de la madurez actual de nuestra sociedad sobre esta cuestión. Sin duda que nuestros cristianos más sencillos aceptan perfectamente que haya curas casados y no-casados, según su libre elección. ¿Es la jerarquía eclesial la que no está madura en esto? Creo sinceramente que tampoco. Es cuestión de actitud ante la Ley. Los obispos tienen miedo a disentir de la Ley. Más en época de San Juan Pablo II: “Demasiados hablan de replantearse la ley del celibato eclesiástico. ¡Hay que hacerles callar!”, les dijo a cardenales alemanes en una ocasión. Hasta el brioso cardenal Tarancón temía manifestar su opinión. Preguntado sobre los procesos de secularización, respondió: “si digo lo que pienso, podría dejar de ser obispo de la Iglesia”. Fue en un encuentro sacerdotal, en Carabanchel, por los años ochenta del siglo pasado. También obispos brasileños encontraron la intransigencia del Papa a la más mínima insinuación sobre el tema.

>> Sigue...


Preces de los Fieles (D. 2º TO B (14.01.2018): El cuerpo no es para la prostitución, sino para el Amor

10.01.18 | 11:58. Archivado en PRECES FIELES B

Hoy, la lectura de san Pablo, pone la prostitución como ejemplo de egoísmo en el uso de la sexualidad. Con frecuencia asistimos a otras muchas formas de abuso del sexo: violaciones, pederastia, violencia de género... Pidamos hoy por estas lacras sociales que tanto deshumanizan, diciendo: “que nuestra libertad sea guiada por el Amor”.

Por la Iglesia:
- que se vea libre de violaciones, pederastia, silencios culpables...;
- que libere a los sacerdotes del celibato obligatorio para el ministerio.
Roguemos al Señor: “que nuestra libertad sea guiada por el Amor”.

>> Sigue...


Domingo 2º TO B 2ª Lect. (14.01.2018): El cuerpo no es para la prostitución, sino para el Amor

08.01.18 | 13:57. Archivado en 2ª Lect. Tiempo Ordinario B

Introducción:el que se une al Señor es un único espíritu con él” (1 Cor 6, 13c-15a.17-20)
En este ciclo litúrgico, los domingos 2º-6º, únicos leídos este año antes de la cuaresma, leemos parte de los capítulos 6-10, de la primera carta a los Corintios. Carta importante de Pablo, escrita en Éfeso sobre el año 56. La primera parte (cc. 1-6) corrige los abusos comunitarios de los que tiene noticia. La segunda (cc. 7-15) contesta a consultas diversas de los propios corintios. El texto de hoy es el final de la primera parte sobre abusos que se dan en Corinto, referidos al cuerpo.

La libertad en el uso de nuestro cuerpo
1Cor 6, 12-20 forman una unidad literaria sobre la libertad en el uso de nuestro cuerpo. El cristiano, como todo ser humano, es libre, pero la libertad es siempre autodominio: “yo no me dejaré dominar por nada”, dice rotundamente en el v.12. Los corintios, para justificar la prostitución, establecían un paralelismo entre la comida y el sexo. Al cuerpo hay que alimentarlo también con sexo para vivir en equilibrio. Este argumento no convence a Pablo. “La comida es para el vientre y el vientre para la comida”, señala en v. 13a. Es una relación entre una cosa y una una sola persona. Hoy diríamos que la comida es una “cosa” al servicio personal. El sexo no es “cosa”, sino relación interpersonal. El cuerpo es la persona humana en cuanto presencia observable, distinta, activa y dialogante. Las personas no son “cosas” de las que servirse, sino sujetos a quien servir. En la actualidad se intenta justifica la prostitución como actividad laboral. Iría contra la conciencia de que el cuerpo no es una “cosa”, sino parte de nuestra identidad, nuestro “yo”, nuestra esfera íntima e incomunicable. La fenomenología actual (p. e. Merleau-Ponty) destaca nuestra percepción de “ser nuestro cuerpo”, no de “tener” cuerpo. Desde el principio paulino de que “el cuerpo no es para la prostitución, sino para el Señor” (para vivir en el amor que nos propone Jesús), no cabe la actividad sexual con la actividad laboral. Ésta actúa sobre la naturaleza, relación comercial, transformación de bienes, convivencia... La prostitución se dirige exclusivamente a utilizar la persona como “cosa”; actividad del egoísmo, de infidelidad, de indignidad de quien paga y de quien cobra, de descontrol pasional, de humillación del que dispone de dinero... También la relación laboral, cuando supone esclavitud, se acerca a la prostitución y se convierte en inmoralidad

>> Sigue...


La Curia Vaticana y los Sacerdotes católicos casados (II)

05.01.18 | 11:31. Archivado en CELIBATO HOY

Las Curias diocesanas y vaticana escandalizan a los Sacerdotes Casados
Los Sacerdotes Católicos Casados llevan años “escandalizados”. Asociados en niveles autonómicos, nacionales e internacionales, llevan, desde los años setenta del siglo pasado, reclamando corregir su injusta situación. Es de los grandes escándalos que la Iglesia no ha sabido reconducir. Más aún, lo ha agudizado con su comportamiento. Lo presentaron como un escándalo de los sacerdotes a los fieles. La historia hoy claramente dice que el escándalo viene de los dirigentes de la Iglesia. Las Curias, integradas por los obispos y sus colaboradores inmediatos, han sido los defensores más acérrimos de la ley y de sus aplicaciones más nefastas.

Formar una familia es un derecho humano
La mentalidad actual -sobre todo entre la gente joven y más preparada- tiene claro que los dirigentes eclesiales están escandalizando a los sacerdotes y al pueblo sencillo. No entienden cómo la Iglesia hoy no respeta los derechos humanos y quiere dominar a las personas como en la época feudal. Hoy todos reconocen que formar una familia es un derecho humano del que nadie debe ser privado. Elegir y prometer vivir soltero es libre. La conciencia actual -moral y religiosa- percibe como bueno cambiar esa promesa vital. La concepción del Padre de Jesús permite creer que Dios quiere que el ser humano se realice siendo fiel a su humanidad. Dios sería un monstruo, un sádico, si exige de forma incondicional cumplir las promesas que se le hicieron con buena voluntad y que aquí y ahora resultan lesivas y destructoras para sus fieles. Somos seres históricos, sujetos a evolución personal y cultural. Podemos decidir cambiar una opción moralmente buena por otra igualmente buena.

>> Sigue...


Preces Fieles (Bautismo del Señor 07.01.2018): El Espíritu de Dios cambia la vida de Jesús

03.01.18 | 10:49. Archivado en PRECES FIELES B

Jesús, tras salir del agua del Jordán, tiene una experiencia muy profunda: siente que el Espíritu de Dios le empapa toda su persona. Se siente Hijo de Dios, enviado a proclamar el amor de Dios a todos, especialmente a los más desamparados y oprimidos. Pidamos hoy sentir el mismo Espíritu de Jesús, diciendo: “que tu Espíritu, Jesús, anime nuestra vida”.

Por la Iglesia:
- que no bautice sin evangelizar previamente;
- que cuide la vida de los bautizados.
Roguemos al Señor: “que tu Espíritu, Jesús, anime nuestra vida”.

>> Sigue...


Bautismo del Señor (07.01.2018): El Espíritu de Dios cambia la vida de Jesús

01.01.18 | 12:52. Archivado en ADVIENTO-NAVIDAD B 2ª LECT.

Introducción:Jesús, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo” (He 10, 34-38)
Comienza el Tiempo Ordinario litúrgico. Su primer domingo recuerda la investidura mesiánica de Jesús: su unción por el Espíritu, su bautismo en el Espíritu. El hecho le sucede aproximadamente a los treinta años. Situarlo dentro del “tiempo de Navidad” es una utilización para reforzar la práctica eclesial que une nacimiento con bautismo de los niños. El bautismo del Espíritu tiene que ver más con la libertad personal que con el nacimiento biológico. Jesús adulto, tras salir del agua del Jordán, siente la fuerza del Espíritu de Hijo de Dios y se presenta ante el pueblo como Mesías (Cristo) de Dios. El Espíritu recibido le “llevará” al desierto, a llamar a discípulos, a convocar a la gente, a anunciar el “Reino” de vida que Dios quiere. Claramente se lo dice a sus paisanos: “el Espíritu del Señor está sobre mí porque él me ungió, me ha enviado a evangelizar a pobres...” (Lc 4, 16-21).

Este hecho es crucial en la vida de Jesús
Lo vemos claramente en la segunda lectura de hoy. Se trata del primer fragmento del discurso de Pedro en casa de Cornelio (He 10, 34-43). Por primera vez un pagano, no prosélito ni simpatizante del judaísmo, es admitido al seguimiento o camino de Jesús por la Cabeza de los Apóstoles. Tras la predicación de Pedro, el Espíritu viene sobre personas que creen y quieren seguir la vida de Jesús. “¿Se puede acaso negar el agua del bautismo a éstos, que han recibido el Espíritu Santo igual que nosotros?”, se pregunta Pedro. Y dispone que se bauticen (He 10, 47-48).

>> Sigue...


Domingo, 21 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031