Atrévete a orar

Santa María, Madre de Dios y Jornada Mundial de la Paz ((01.01.2018)

27.12.17 | 10:19. Archivado en ADVIENTO-NAVIDAD B 2ª LECT.

Introducción:Ya no eres esclavo sino hijo” (Gál 4, 4-7)
Único texto de Pablo, y el más antiguo del Nuevo Testamento, que cita a la madre de Jesús. Es un texto cristológico sobre la venida de Jesús y su inicio humano de vida. Como todos, “nace de mujer y sometido a la Ley” (coordenadas geográficas y culturales de su época).

Cuando llegó la plenitud del tiempo, Dios envió a su hijo
Se enmarca el nacimiento de Jesús como la llegada de los tiempos nuevos. Antes de Jesús el hombre “ha estado sometido a los elementos del mundo” (4,3). Su razón ha ido construyendo sentido y normas de conducta para adaptarse a este mundo. “La plenitud del tiempo” ha marcado una época nueva: es la época del Hijo, enviado para la libertad. Jesús nos trae la verdadera libertad humana: se siente Hijo de Dios, no esclavo. Esta vivencia marcará toda su vida: Hijo en la casa del Padre, habitado por su mismo Espíritu, orientando su vida desde el amor del Padre, señoreando toda realidad y cuidándola como algo de familia.

Nacido de mujer, nacido bajo la ley”
Verdadero hombre, con sus grandezas y limitaciones corporales y espirituales: sujeto a la enfermedad, alimentación, tendencias, tentaciones... También el sometimiento a la Ley es una determinación cultural importante, que supondrá un impedimento para el Espíritu del Padre, que es Amor. Desde este Espíritu, Jesús superará la Ley y orientará su conducta con absoluta libertad. A Jesús le importa la vida de las personas, a cuyo servicio debe estar toda ley.

Jesús trae la libertad
Quienes crean en Jesús serán adoptados como hijos de Dios, recibirán su mismo Espíritu que les hará clamar “¡Padre!” a Dios. “Ya no eres esclavo, sino hijo, y heredero por voluntad de Dios”. Esta buena noticia es presentada como “rescate” o “liberación” (exagoradso: sacar de la plaza pública, del mercado, del sometimiento a la oferta y demanda; no se vende, puede disponer de sí, es libre). Al creer en el amor universal, incondicional y permanente de Dios, entramos en una situación nueva: somos hijos de Dios. Todos iguales, todos con la misma conciencia de dignidad, todos libres para construir una vida digna de los hijos de Dios. No es la fuerza bruta quien debe organizarnos. Hay que dialogar y construir desde abajo la fraternidad. Así empezó Jesús llamando a personas que quisieran vivir sin violencia, sin acumular egoístamente, sin creerse superiores, compartiendo lo que tienen, curando y alimentando a todos. Seguir el camino del Amor es la verdadera libertad. Esa es la verdad nuestra.

Jornada Mundial de la Paz
El Papa Francisco nos propone el lema: “Migrantes y refugiados: hombres y mujeres que buscan la paz”. María, Reina de la Paz, es ejemplo de acogida, protección, promoción e integración de los hermanos nuestros migrantes y refugiados.

Oración:ya no eres esclavo sino hijo” (Gál 4, 4-7)

Jesús, Hijo de Dios, nacido de mujer, libertador de todos:
a los ocho días de la Navidad, miramos a tu madre, María de Nazaret;
observamos cómo te va integrando en las instituciones populares;
eres circuncidado y te asignan un nombre.

Hoy celebramos el inicio del año en occidente:
somos invitados a renovar los deseos de paz entre todos los pueblos;
el Papa Francisco nos propone este año el drama de la migración forzada:
“Migrantes y refugiados: hombres y mujeres que buscan la paz”;
como haría María, queremos acogerles, protegerles, promocionarles, integrarles.

La carta de Pablo a los Gálatas nos inspira hoy la oración:
tu venida a nuestro mundo es tiempo de plenitud;
es la época del Hijo de Dios, enviado para dicha de todos;
tú, Jesús, te sientes Hijo de Dios, no esclavo:
- Hijo en la casa del Padre, habitado por su mismo Espíritu,
- orientando tu vida desde el amor del Padre;
- aceptando el mundo como casa común de la familia humana.

Como nosotros, “naces de mujer”, de María de Nazaret:
una mujer que tiene tu mismo “Dios”:
- que se fija en la humillación,
- que da su corazón a todos, incluso al miserable;
- que quiere que nadie pase hambre;
- que no quiere que existan arrogantes y poderosos;
- que trabaja con los que sirven a la felicidad de todos.

Como nosotros, “naces sometido a la Ley” de tu pueblo:
peregrinas al templo, te circuncidan, te nombran Jesús...

Tu conciencia de Hijo de Dios te lleva a trascender la ley y el templo:
claramente lo importante para ti es la vida humana:
- su dignidad de hijos del Padre,
- su alimentación y salud,
- su libertad y su dicha.

Cualquier ley o religión que perjudica la vida:
no puede venir del Amor del Padre:
- que no quiere la separación y el enfrentamiento,
- que no fomenta la intolerancia y la violencia...

Tu libertad ante el templo y la ley estuvo apoyada en el Amor:
que respeta la dignidad personal;
que dice no a la venganza, al insulto;
que sostiene la igualdad de derechos de la mujer;
que propone el amor sin medida al enemigo, al extranjero, al pecador;
que rechaza la acumulación de riqueza: “no podéis servir a Dios y al dinero”;
que no da importancia a los preceptos rituales: normas de pureza, ayuno, alimentos...;
que trata con todos: publicanos, pecadores, infieles, prostitutas, mujeres...;
que supedita “lo religioso” a la salud y a la vida humana;
que quebranta el sábado para curar enfermos, quitar el hambre...

Jesús, Hijo de Dios, nacido de mujer, libertador de todos:
aceptamos el misterio de Dios como Padre de todos;
nos sentimos llamados al reino del amor del Padre;
queremos preocuparnos por la vida: salud, alimentación, dignidad...;
estamos en tu asamblea, en tu convocatoria, en tu Iglesia:
- compartiendo tu misma misión;
- poniendo tus dones al servicio del reino;
- conversando con todos las normas y tareas necesarias...;
- impidiendo la involución eclesial:
“que intenta destruir la capacidad misma del cristiano de ser sujeto creativo en la Iglesia y la sociedad. Ahora el sujeto que lo determina todo es el poder, la ley, la institución. Desaparece la capacidad de crear y pensar libremente en el Iglesia...”
(Nicolás Castellano Franco: “Otra manera de ser Iglesia es posible”. Revista: “Religión y Cultura” LVI 2010, p. 393-424. Resumen en Selecciones de Teología 2011 vol. 50, n. 199, p. 163-174).

Danos tu mismo Espíritu, el que llenó el corazón de tu madre María:
el que inunda el corazón de tu amor y perdón constante;
el que trabaja por la vida y la dignidad de todo ser humano;
el que acompaña en toda situación y busca siempre el bien;
el que busca sin descanso la paz y la alegría.

Rufo González


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 21 de julio

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Julio 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
          1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031