Atrévete a orar

Domingo 1º de Adviento (03.12.2017): busquemos la verdad de la vida

27.11.17 | 11:52. Archivado en ADVIENTO-NAVIDAD B 2ª LECT.

Introducción:gracia y paz de parte de Dios, Padre nuestro, y del señor Jesucristo” (1Cor 1, 3-9)
Punto de partida es la realidad, “la gracia en estamos
El versículo 3 es la conclusión del saludo (1,1-3). Los remitentes son Pablo y Sóstenes (v. 1). Los destinatarios es la Iglesia que está en Corinto (v. 2). A éstos les expresa el primer gran deseo de la carta: “la gracia y la paz de parte de Dios, nuestro Padre, y del señor Jesucristo sean con vosotros” (v. 3). Este deseo preside, con alguna ligera variante, las cartas de Pablo. Ello indica que es esencial en la vida cristiana. Quien ha escuchado y creído el Evangelio tiene una experiencia de gracia: se siente amado incondicionalmente por el Padre y por su Hijo resucitado, que sigue actuando con su Espíritu. “Justificados por la fe estamos en paz con Dios por medio de nuestro señor Jesucristo, por medio del cual hemos obtenido -gracias a la fe- el acceso a esta gracia en la que estamos” (Rm 5,1-2). La resurrección de Jesús, aval y expresión del amor divino, nos ha traído su Espíritu: “la gracia en que estamos”. Nos intima el amor del Padre, nos da conciencia de hijos queridos, se hace fuente del “amor que responde a su Amor” (Jn 1,16).

Acción de gracias por “la gracia”
Literalmente: “Doy gracias a mi Dios siempre acerca de (`perí´) vosotros por la gracia de Dios que os ha sido dada en Cristo Jesús” (v. 4). Pablo vive agradecido siempre. Especialmente cuando ve que su ministerio ha sido fecundo. Por eso su acción de gracias ahora es “por la gracia que Dios os ha dado en Cristo Jesús”. Y detalla el contenido de esa gracia: “en Él habéis sido enriquecidos en todo, en toda palabra y en todo conocimiento” (v. 5). Gracias a la “gracia” del Espíritu han recibido los carismas de la Palabra (de sabiduría, de ciencia, profecía, enseñanza, don e interpretación de lenguas...) y del conocimiento (fe, sentido de la vida, curación, discernimiento...) (1Cor 12,7-11).

Los dones expresan la verdad de Jesús
Literalmente el versículo seis dice: “según el testimonio de Cristo se ha afianzado en vosotros”. El arraigo de Cristo es fruto del “testimonio de Cristo”, dado por el Apóstol, y a la vez, causa y medida de los carismas. Idea afianzada en el versículo siguiente: “de hecho, no carecéis de ningún carisma mientras esperáis la revelación de nuestro señor Jesucristo (v. 7). La existencia, pues, de carismas depende del arraigo del Evangelio. Son fruto de la fe que habla y actúa según el Amor que se siente por dentro. A veces ocurre que los dirigentes pretenden acaparar todos los carismas, incluso los que no tienen. Sucede a menudo que algunos clérigos no tienen don de palabra, de juicio, de cuidado, de gobierno... Y, por ley, tienen que ejercerlos. Lo que hacen es “apagar el Espíritu, no valorar los mensajes inspirados, no examinar todo ni retener lo que hay de bueno” (1Tes 5, 20-22). Hiere la sensibilidad, por ejemplo, que la Iglesia no valore a los casados como ministros ordenados, teniendo carisma del cuidado y amor pastorales. La ley anula la gracia, apaga el Espíritu, ata a Dios.

Confianza en el amor de Dios
Jesús colabora en el “arraigo” de su testimonio. Lo dice expresamente, con el mismo verbo griego utilizado en el versículo seis: “Hasta el final él también os afianzará intachables en el día de nuestro señor Jesús” (v. 8). Así Jesús manifiesta la fidelidad de Dios: “Fiel es el Dios por el que habéis sido llamados a la comunión de su Hijo Jesucristo, señor nuestro” (V. 9). La “comunión” (koinonía) de Jesús es la “gracia”, el Espíritu, que han recibido los bautizados. Cristiano es quien participa de la comunión de Jesús, es solidario de su Amor, siente como él, trabaja, sufre y goza con él. A esta solidaridad nos llama el Adviento: estar atentos, como él, a la vida, a los signos de Dios, a buscar a los que más sufren, a solucionar sus problemas, a procurar su alegría.

Oración:gracia y paz de parte de Dios Padre y del señor Jesucristo” (1Cor 1, 3-9)

Jesús de Nazaret, hermano de todos:
nos disponemos a celebrar la Navidad;
cuatro semanas para ambientar y revivir tu nacimiento;
heredando más de dos mil navidades de infinidad de cristianos,
hombres y mujeres que han sentido en su corazón tu solidaridad.

Tu venida a nuestro mundo ha sido una fuente de vida:
lo vemos en la vida de quienes fueron encontrándose contigo;
mujeres y hombres que te escucharon y siguieron;
enfermos que experimentaron tu amor curativo;
marginados y excluidos que compartieron tu mesa;
religiosos y pecadores que se sintieron igualmente acogidos;
pobres y desesperados para quienes fuiste “buena noticia”.

Infinidad podemos saborear tu vida:
porque tu vida sigue “viva”, resucitada;
nos abrazas por todos lados con tu Espíritu;
nos sentimos agradecidos al Padre que da vida y escucha siempre;
agradecidos a ti, Jesús, hermano de todos.

Tu Espíritu que vive con nosotros:
nos hace conscientes de que todos somos hijos de Dios;
nos llama a vivir y entendernos como hermanos;
nos sugiere rezar de verdad ¡Padre-Madre nuestro-a...!;
nos regala el “amor que responde a su Amor” (Jn 1, 16).

Esta es “la gracia en la que estamos” Rm 5, 2):
esta es nuestra entraña cristiana, lo que nos identifica;
este es el deseo más fuerte de Pablo en todas sus cartas:
gracia y paz de parte de Dios nuestro Padre y del señor Jesucristo”;
este deseo nos lanza en su inicio el presidente de la eucaristía:
- “la gracia de nuestro señor Jesucristo, el amor del Padre,
y la comunión del Espíritu Santo, estén con todos vosotros”;
este deseo lo devolvemos nosotros al hermano que preside:
- “y con tu espíritu”, es decir, en lo más profundo de tu alma,
sientas también tú la gracia: el amor y la comunión...

Queremos, Señor, preparar la Navidad meditando la verdad de la vida:
meditar es medir, evaluar, ponderar, pensar, cavilar, reflexionar...;
queremos ponderar “la gracia”, el don recibido, el Espíritu que nos habita;
así tomamos conciencia de lo que nos une contigo, Jesús de Nazaret:
- alegrarnos con la presencia del Espíritu, “dulce huésped del alma”;
- escuchar las sugerencias del Espíritu;
- solidarizarnos con los impulsos del Espíritu;
- realizar las obras del Espíritu, “las obras del Padre”.

Queremos que tu Espíritu nos abra el Adviento:
para celebrar con los más pobres tu nacimiento;
para estar en tu casa, en la casa del Padre, en la casa de todos;
para abrir nuestro corazón a todos, a la humanidad entera;
para experimentar tu amor “trabajando como tú y el Padre” (Jn 5,17);
para curar a inválidos, ciegos, hambrientos..., aunque sea “en sábado”;
para construir el Reino de vida para todos.

Ahí, en la vida práctica, nos encontramos contigo:
naces cuando nace nuestro amor por todos,
especialmente por los más débiles.

Así seremos de verdad lo que somos:
hijos y hermanos, como Tú;
despiertos, en vela por los hermanos más débiles;
esperando siempre tu venida, tu alegría, tu encuentro.

Rufo González


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 20 de enero

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Enero 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031