Atrévete a orar

Domingo 12º TO A 2ª Lect. (25.06.2017): la fe en Jesús es entrada en una realidad dichosa

20.06.17 | 19:17. Archivado en TO A 2ª LECTURA

Introducción:la benevolencia y el don de Dios desbordaron sobre todos” (Rm 5,12-15)
Este párrafo trata sobre el alcance de la salvación que Jesús nos trae. Para entenderlo bien, conviene leer el inicio del capítulo quinto. La fe en Jesús nos ha orientado en la vida, nos ha colocado en una situación especial, nos ha rehabilitado para vivir de un modo más humano, más feliz. Gracias a que creemos en Jesús “hemos entrado en la situación de gracia en la que estamos”: nos sentimos en paz con el misterio de Dios, tenemos su amor en el corazón para amar como él nos ama y nos habita la esperanza de encontrar la felicidad definitiva, eterna (Rm 5, 1-11).

Contraste entre el hombre terreno y el espiritual
El fragmento que leemos hoy desarrolla una antítesis entre Adán y Jesús. Adán, el hombre, símbolo de la condición humana, débil y centrado en sí mismo, sin apertura al misterio del Dios Padre y de los hermanos, sujeto a la muerte, figura de contraste con el nuevo Adán que es Jesús. Parece que Pablo tiene en cuenta la división del tiempo de algunos rabinos: dos mil años de Adán a Moisés, otros dos mil hasta el Mesías, y otros dos mil después. Con Moisés, la Ley evidencia la realidad pecadora e indica la condena. Con Jesucristo llega el don sobreabundante y la vida para todos.

Jesús, el hombre nuevo
Jesús es el centro del texto. Pablo pretende anunciar el Evangelio, la buena noticia, de Jesús: la benevolencia del Padre-Madre Dios. No hay proporción entre la situación de miseria moral y la de la gracia, entre las consecuencias de nuestros pecados y el comportamiento de gracia o favor de Dios. Jesús nos trae la buena noticia de que Dios nos ama incondicionalmente. Basta creer en su Evangelio, convertirnos a su amor, para recibir su Espíritu de amor, perdón, esperanza, dominio se sí, alegría, paz... La situación y la conciencia del mal (pecado) nos encerraba en la limitación de nuestro mundo, en el egoísmo, en la muerte física y espiritual. Al creer a Jesús, se abre un mundo nuevo: Dios nos ama y nos da su Espíritu. Espíritu que nos da conciencia de que somos sus hijos, y nos conecta con el Hijo que vive resucitado y nos hace partícipes de su misma vida.

Oración:la benevolencia y el don de Dios desbordaron” (Rm 5,12-15)

Jesús, pregonero del Amor del Padre-Madre:
el contraste entre nuestra vida y tu reino sigue vivo;
la situación de pecado es evidente entre nosotros;
basta abrir los ojos y ver la vida tal como es;
la acumulación de riqueza, cultura, bienestar... en pocas manos;
la miseria, el fanatismo, el enfrentamiento, la insolidaridad en muchas manos.

Siguen, Jesús de la vida, las fuentes del mal y del bien:
- el poder opresor, la violencia, la avaricia, la soberbia...,
no paran de sembrar humillación, heridas, hambre, marginación;
- tu amor inspira y promueve obras de bien:
en personas sencillas que acogen y curan a las víctimas del desamor;
en comunidades fraternales que dan dignidad, escuchan, valoran, se solidarizan;
en todas partes hay semillas de bondad, que crecen con muchas dificultades.

Tu vida, Jesús del Evangelio, brilla en nuestra vida:
así debía ser;
para esto hemos sido bautizados;
el agua bautismal fue símbolo de tu Espíritu;
el Espíritu que venía a dar muerte a nuestro egoísmo, fuente de mucho mal;
el Espíritu que fecundó nuestras entrañas con tu mismo amor;
el Espíritu que nos dio conciencia de hijos del Padre-Madre;
el Espíritu que nos vinculó a la fraternidad que llamamos “iglesia”.

¿Qué hemos hecho con tu Evangelio, Jesús, Hijo del Padre-Madre?:
lo hemos convertido en credos, ritos, leyes...;
lo hemos adaptado a nuestra situación interesada;
lo hemos centrado en cumplir prácticas piadosas: rezos, celebraciones...;
lo hemos hecho una religión para asegurar el cielo tras la muerte...;
tu gracia, tu Espíritu, inspira poco nuestra vida;
“la benevolencia y el don de Dios han desbordado” muy poco nuestra existencia.

Hoy, como en tiempos de Pablo, necesitamos convertirnos a tu Amor:
necesitamos que tu Espíritu encienda nuestro espíritu;
necesitamos creer de verdad que tenemos gracia, fuerza, para cambiar a mejor;
podemos vivir en desprendimiento, en disposición de compartir;
podemos acercarnos a los hermanos más débiles y ayudarles;
podemos ser más limpios y transparentes;
podemos cambiar situaciones injustas, hermanar a los distantes...

Queremos convocarnos a tu fraternidad:
llamarnos unos a otros a ser limpios de corazón;
llorarnos y sufrir solidariamente las inclemencias del camino;
fomentar entre todos hambre y sed de vida buena para todos;
tener misericordia de los más débiles, sin imposiciones innecesarias;
sembrar el diálogo, el razonamiento, la buena inteligencia, la armonía;
sentir la dicha de ser hijos del mismo Padre-Madre;
creer que esa dicha es tan eterna como el amor de tu Padre y nuestro Padre.

Gracias, Jesús, por tu fe:
ella nos ha introducido en una realidad nueva, dichosa;
como tú, creemos en el amor del Padre-Madre “que está en el cielo”;
es decir, el Padre-Madre que nos desborda y no podemos controlar;
pero tu fe, hecha nuestra, nos lo hace sentir en lo más profundo;
ella, la fe, nos mueve a trabajar por un mundo mejor para todos;
ella, la fe, nos da tu misma energía, tu espíritu, para “pasar haciendo el bien”;
la fe nos impide ser violentos, opresivos, intolerantes...;
la fe nos lleva a mirarte a ti, y ser como Tú.
Gracias, gracias, Jesús de todos y para todos.

Rufo González


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 25 de abril

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Abril 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
          1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    30