Atrévete a orar

Santísima Trinidad (11.06.2017): don de Jesús, amor del Padre, comunión del Espíritu

05.06.17 | 10:57. Archivado en PASCUA A 2ª Lect.

Introducción: trabajad por vuestra perfección (2 Cor 13,11-13)
Leemos la breve conclusión de la segunda carta de Pablo a la comunidad de Corinto. En estos tres versículos encontramos una exhortación en modo imperativo, saludos y bendición de despedida.

1.- Exhortación (v. 11-12a)
Seis imperativos concretan la exhortación: “alegraos; trabajad por vuestra perfección; animaos; tened un mismo sentir; vivid en paz; saludaos unos a otros con el beso santo". La exhortación surge de la relación de Pablo con los corintios. Sufrió y disfrutó mucho en esta relación (toda esta Carta es testigo, en especial 6,11ss y 7,2-16). Tres imperativos me parecen más cardinales y necesarios. De ellos brotan los demás.
a) “Trabajad por vuestra perfección
Esta palabra (`catartidsesze´) puede traducirse: buscad la perfección, restauraos, arreglaos, trabajad por ser completos, perfectos, recobraos, estad acordes. Aparece en 13, 9: “también pedimos esto: vuestro arreglo” (vuestra perfección, que os recobréis, vuestra armonía); y en 1Cor 1,10: “que estéis arreglados en la misma mente y en el mismo deseo” (estéis bien concertados, con las mismas ideas y con los mismos pareceres; forméis bloque con la misma mentalidad y el mismo parecer; vivid unidos en el mismo pensar y sentir). Recuerda la invitación de Jesús: sed perfectos como vuestro Padre del cielo (Mt 5, 48). Es la tarea de imitar el amor de Dios, la conformación con Jesús, imagen del Padre...
b) “Tened un mismo sentir
El verbo griego (`froneite to autó´) expresa los dos matices: pensar y sentir. Como en Flp 2,5: “pensad lo mismo en vosotros que [ocurrió] en Cristo Jesús”; la versión litúrgica: “tened entre vosotros los sentimientos propios de una vida en Cristo Jesús”. Es la obra del Espíritu: pensar y sentir con Cristo. Sus frutos: alegría, ánimo, paz..., son la conclusión del v. 11: “y el Dios del amor y de la paz estará con vosotros”. La única vez en el Nuevo Testamento que se usa esta hermosa expresión: “el Dios del amor”.
c) “Saludaos unos a otros en el beso santo
La misma fórmula se repite en los finales de Rm 16, 16; 1Cor 16,20; 1 Tes 5,26; 1 Pe 5,14 (pequeña variante: “beso de amor”). Sexto imperativo de la exhortación. Expresa interés en que permanezca en la liturgia y en la vida social el rito del “beso santo”, expresión de un “amor como el de Dios”.

>> Sigue...


Martes, 14 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930