Atrévete a orar

Domingo 5º Pascua 2ª Lect. (14.05.2017): El clero se apropia en exclusiva del sacerdocio

08.05.17 | 17:59. Archivado en PASCUA A 2ª Lect.

Introducción:Vosotros, como piedras vivas... formáis un sacerdocio sagrado” (1Pe 2,4-9)
La vida de Jesús es sacerdotal
La Carta a los Hebreos interpreta la vida de Jesús como “sacerdotal”. Al solidarizarse con los sufrimientos y tentaciones humanos, al ofrecer perdón divino y fraternidad universal, nos acercó el comportamiento y la voluntad de Dios. Su vida, muerte y resurrección son sacerdocio existencial, vital, no ritual. Es así puente -pontífice- entre Dios y las personas. Da el Amor de Dios (sacer-dat.: da lo sagrado), y capacita para ser, sentirse y trabajar como hijos de Dios y hermanos de todos.

Todos los cristianos son sacerdotes como Jesús
El texto de hoy, con citas del Antiguo Testamento que tienen en común el término “piedra” (Sal 118, 22; Is 8,14; 28, 16), compara a Jesús resucitado con una “piedra viva” de Espíritu divino. En él, piedra angular, “como piedras vivas sois edificados casa espiritual para un sacerdocio sagrado para ofrecer sacrificios espirituales que Dios acepta por medio de Jesucristo”. Sacerdocio de Jesús, existencial, compartido por los cristianos: todos tenemos acceso directo a Dios por su Espíritu, don entregado por Jesús como su herencia, su misión y su destino. No necesitamos nacer de estirpe sagrada ni recibir una consagración específica para contactar con Dios y comunicar su Amor a la humanidad. Es la teología neotestamentaria del Pueblo de Dios.

No todos los sacerdotes tienen la misma función
En la comunidad cristiana no todos tienen la misma función: hay presbíteros que presiden, apóstoles predicadores, doctores enseñantes, profetas que denuncian el mal y urgen ideales, cuidadores de los enfermos y pobres, administradores los bienes comunitarios, etc. Todas la funciones y servicios son sacerdotales, como toda la vida cristiana. Ninguna función debía apropiarse en exclusiva el título de sacerdote. El bautismo del Espíritu es la consagración sacerdotal, fundamental. La teología tiene claro que “el fundamento de todo cristiano sigue siendo la consagración bautismal y ésta es la fuente de su vida espiritual y ministerial” (M. C. Lucchetti Bingemer: “El bautismo, fuente del ministerio cristiano”. Concilium 334 -2010- 39-53. Selecciones de Teología, nº 196, p. 292-300).

El clero se apropia en exclusiva del título de sacerdote
La Iglesia, al perder el vigor sacerdotal común, termina por identificarse con “clero”. En contra de lo que dice esta carta: “me dirijo a los presbíteros...: pastoread el rebaño de Dios..., no como dominadores de los encomendados -“ton cleron”-, sino siendo modelos del rebaño” (1Pe 5, 1- 3). El “clero” (“la suerte” de Dios, el pueblo de Dios) queda reducido a los dirigentes, que poco a poco se apropian en exclusiva del título de sacerdote. Le adjetiva de “sacerdocio ministerial”, auxiliar o de servicio, porque ayuda a vivir el sacerdocio fundamental, común. Pero, como el pueblo se bautiza sin consentimiento personal, se le obliga a celebrar en un idioma que no entiende, la obediencia al clero es su deber fundamental..., ya sólo los cargos clericales serán llamados “sacerdotes” sin más. En diciembre de 2016, la Congregación para el Clero ha hecho público un documento que titula “el don de la vocación presbiteral”, pero con subtítulo latino de “Ratio Fundamentalis Institutionis Sacerdotalis”. Infinidad de veces usa el término “sacerdote” como exclusivo del presbítero. Como si el sacerdocio ministerial (obispos, presbíteros y diáconos) fuera la única fundamental “institución” sacerdotal. Tan profundamente es olvidado el sacerdocio bautismal, que nos hace “otros Cristos” a los bautizados, como profundo es el arraigo a los títulos eclesiásticos. En el punto 2 sobre “trabajos previos”, se encuentra esta perla: “el texto fue comentado y discutido por los Eminentísimos y Excelentísimos miembros, y también por expertos invitados...”. ¿Tiene algún contenido cristiano, incluso humano, la “suma eminencia o excelencia”? Sobrarían todos los expertos...

Los “sacrificios del Espíritu”
Los “sacrificios espirituales” (“pneumaticoi”) son acciones o actitudes inspiradas o sugeridas por el Espíritu, según la vocación, carisma y función de cada cristiano en la sociedad y en la Iglesia. Tan sacerdotal es presidir la eucaristía como educar en la fe, trabajar en un sindicato como visitar a un enfermo. Mirar al Jesús histórico, su estilo de vida, su conducta con Dios, con el poder, el dinero, el boato, los débiles..., es conocer los “sacrificios espirituales que Dios acepta por Jesucristo, piedra fundamental, de gran precio, elegida, desechada por los constructores (del mundo injusto)”. Para los no creyentes Jesús es “piedra de tropezar y roca de estrellarse: por no obedecer a la palabra para lo que estaban destinados”. Desde el amor divino, todos somos destinados a ser como Jesús, el Hombre, el amado del Padre. No hay “destino” perverso para nadie desde el amor del Padre. Los cristianos reciben los títulos de Israel: “raza elegida” (Is 43, 20), “sacerdocio real” (Ex 19,6; Is 61, 6; cf. Ap 1, 6), “nación consagrada” (Ex 19, 6), “pueblo adquirido por Dios...”(Is 43, 21; Mal 3, 17; Ex 19, 5; Dt 7,6; 14, 2). Son el nuevo Pueblo de Dios, la comunidad viva de Espíritu Santo, los sacerdotes de la Nueva Alianza, guiados por el Espíritu de Jesús.

Oración:Vosotros, como piedras vivas... formáis un sacerdocio sagrado” (1Pe 2,4-9)

Jesús, “piedra viva”, lleno del Espíritu de Dios:
en el bautismo nos acercamos a ti “piedra viva”;
allí nos unges con tu misma vida, con “Espíritu santo y fuego”;
enciendes nuestra persona con el amor divino;
tú y el Padre-Madre habitáis en nosotros como templos del Espíritu;
nos hacéis a todos “sacerdotes del mundo”:
- para comunicar el amor de Dios a toda vida;
- para llevar toda vida al corazón de Dios.

Tu Espíritu nos ha consagrado para trabajar en el Reino:
para ser “buena noticia” para los pobres y carentes de vida;
para vivir la libertad que sigue al Amor;
para abrir los ojos al ciego de egoísmo y autosuficiencia;
para anunciar el Amor gratuito, incondicional, universal, de Dios.

Compartimos contigo, Jesús de Nazaret, tu “sacerdocio sagrado”:
tu Espíritu nos ha configurado contigo:
- llamamos a Dios “Padre-Madre” en tu nombre;
- nos reconocemos hermanos tuyos y entre nosotros en Ti;
- amamos la vida con tu mismo amor;
- trabajamos por realizar tu reino de vida.

Nuestra actividad nace en la fuente de nuestro bautismo:

“todas nuestras obras, oraciones e iniciativas apostólicas, la vida conyugal y familiar,
el trabajo cotidiano, el descanso, las molestias de la vida...,
se convierten en sacrificios espirituales, aceptables a Dios por Jesucristo;
en la eucaristía las ofrecemos al Padre, juntamente contigo...
Así consagramos el mundo a Dios” (LG 34).

Esta vivencia es el fondo de la eucaristía:
en ella no somos asistentes, espectadores o receptores pasivos;
todos somos celebrantes, auténticos sacerdotes;
todos ofrecemos al Padre-Madre Dios tu existencia entregada al Amor;
nos sentimos unidos a Ti, ungidos por tu mismo Espíritu;
comprometidos a realizar tu misma tarea sacerdotal en la vida:
- ser testigos del amor de Dios entregando nuestra vida a favor de todos.

Con razón el cristiano puede ser llamado “otro Cristo”:
- lleno de tu mismo amor, se hace “buena noticia” para los más pobres;
- como Tú, es solidario de “gozos y esperanzas, tristezas y angustias”;
- trabaja contra la injusticia y desprecio de cualquier persona;
- defiende los derechos fundamentales: alimento, salud, vestido, vivienda,
libertad de estado civil y religioso, familia, educación, trabajo, respeto...;
- es mediador, puente, sacerdote, que conecta la vida con Dios;
- nuestra existencia vive el amor entrañable del Espíritu de Dios;
- nuestra vida, casada o soltera, se hace presencia de tu Amor.

Renueva, Jesús de todos, nuestro sacerdocio:
que tu Espíritu active nuestra vida, historia que nos va construyendo;
que el quehacer de cada día esté alentado por tu Espíritu Santo;
que sintamos el sacerdocio radical, fundamental, del amor divino;
que vivamos de verdad, la novedad de tu Iglesia:
- “raza elegida, sacerdocio real, nación consagrada, pueblo ganado por el amor de Dios...”.

Nota importante
Comparto esta reflexión de Juan Antonio Estrada:

“El problema no está en que a los ministros que presiden se les llame o no sacerdotes, como es el uso en todas las religiones, sino en que éstos no olviden que son servidores de un pueblo que es todo él sacerdotal; que la eucaristía no es algo propio, privado o individual, sino celebración colectiva y que el sacerdocio cristiano por antonomasia es el de la vida, el fundado por Cristo, mientras que la función de los “ministros sacerdotes” está al servicio de ese sacerdocio existencial y comunitario” (J. A. Estrada Díaz: “La identidad de los laicos”. Ed. Paulinas. Madrid 1990. Pág. 47-79: cap. 2: “De la comunidad sacerdotal al clero”. Más sobre el deslizamiento de significado en pág. 121-122).

Rufo González


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Domingo, 22 de julio

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Julio 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
          1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031