Atrévete a orar

DOMINGO DE RESURRECCIÓN 2ª Lect. (16.04.2017)

14.04.17 | 10:59. Archivado en PASCUA A 2ª Lect.

Introducción: Buscad los bienes de allá arriba donde está Cristo (Col 3,1-4).
La resurrección de Jesús orienta nuestra vida
Leemos hoy el inicio de la parte ética (3,1-4) de la carta a los Colosenses. El fragmento sintetiza el fundamento de la ética cristiana: la resurrección de Cristo. Supone a los cristianos “resucitados con Cristo”. Lo ha explicado antes: “en el bautismo fuisteis sepultados con Cristo, y en el mismo bautismo fuisteis resucitados por haber creído en el poder de Dios, que resucitó a Cristo de entre los muertos. Estabais muertos por vuestros pecados y porque no estabais circuncidados de vuestros instintos, pero Dios os dio la vida junto a Cristo. Nos perdonó todas nuestras faltas” (Col 2, 12-13). Es la doctrina de Rm 6, 3-11. El bautismo nos incorporó a la muerte y resurrección de Jesús, al Espíritu de amor que le llevó hasta la muerte y la resurrección. Estamos en situación nueva: “Ved qué amor nos ha dado el Padre: que no sólo nos llamamos hijos de Dios, sino que lo somos... Hijos de Dios lo somos ya, aunque no se ha manifestado lo que seremos...”(1Jn 3,1-2).

Vivid en el Amor:
a) centrados en el Espíritu de amor
Si estamos “resucitados” (envueltos y transformados por el Espíritu de Dios) “buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo...; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra”. Con otras palabras: “estad centrados en las cosas de arriba, no en las cosas de la tierra” (“ta ano froneite, me ta epí tes gues”). El verbo griego “froneo” procede del sustantivo “fren” que originalmente significa “membrana que envuelve un órgano”, “la envoltura del corazón”, “del hígado”, el “diafragma”. Y derivadamente designa también el órgano envuelto (corazón, alma, inteligencia, voluntad, etc.). Expresa la idea de la tendencia que orienta un ser, le recoge y envuelve. Se pide al cristiano que esté orientado, recogido, envuelto, unificados su mente y corazón por los valores de “arriba”, del cielo, del Espíritu de Dios, sobre todo por el Amor. Más adelante dice lo mismo de otro modo: “ceñíos el amor mutuo, que es el cinturón perfecto” (Col 3, 14).

b) “no estéis centrados en los valores terrenales
Es la clásica oposición espíritu-carne, amor-egoísmo, vivir para los demás - vivir para sí... Lo concreta después: lo terreno es la lujuria (la palabra griega “porneia”, puede traducirse por “prostitución” ya que proviene del verbo “pernimi” -vender, exportar-; el sustantivo neutro “porneion” era el lugar de prostitución, lupanar, “porne” es prostituta, “pornos” es hombre prostituido), la inmoralidad, el desorden, los malos deseos, la codicia, la cólera, los arrebatos de ira, la malevolencia, los insultos y groserías, las mentiras, las discriminaciones por raza, religión... (Col 3, 5-11).
c) viviendo las pequeñas virtudes de la vida cotidiana
Vuestra vida está escondida con Cristo en Dios... Cuando aparezca Cristo, que es vuestra vida, también apareceréis con él, en gloria”. La manifestación pública gloriosa será el último acto salvador (Rm 8,17-18). Es la esperanza cristiana, vivida aquí y ahora, pero no limitada sólo al aquí y al ahora. Los valores o bienes de “arriba” son “la ternura entrañable, el agrado, la humildad, sencillez, tolerancia, perdón, y sobre todo, el amor..., la paz, el agradecimiento, el mensaje del Mesías...”(Col 3, 12-17). Siendo virtudes humanas sencillas, de tipo familiar, son envueltas, matizadas y potenciadas por el Espíritu del Resucitado (v.gr. perdonar “como el Señor nos perdonó”). Estas virtudes son la verdadera trama de la vida, el fermento sencillo que transforma interiormente la sociedad. Esta es la vida “escondida con Cristo en Dios”, que termina en la gloria del Resucitado.

ORACIÓN: Buscad los bienes de allá arriba donde está Cristo (Col 3,1-4).

Jesús glorificado, vida nuestra:
al elegirte a ti como sentido y orientación de nuestra vida,
al derramar el agua bautismal sobre nuestra persona...
hemos percibido una fuente de agua viva,
- una fuerza que nos hacía nacer de nuevo,
- un espíritu que llamaba “padre-madre” al Misterio-Dios,
- un corazón que te sentía “hermano” a ti y a toda persona.

Esa fuerza es el Espíritu Santo que movió tu vida en esta tierra:
con él volviste a Nazaret, tu pueblo;
con él curabas y abrazabas a los marginados;
con él enseñabas el amor del Padre y su programa de vida;
con él compartías y multiplicabas el pan;
con él denunciabas la opresión religiosa y social;
con él te sentías libre de toda ley que no fuera amor y vida;
con él descubriste la hipocresía de los dirigentes religiosos;
con él “endureciste el rostro” para ir a Jerusalén;
con él educaste a los discípulos para continuar tu obra;
con él creaste la cena de la entrega hasta la muerte;
con él afianzaste tu oración frecuente al Padre en el huerto y en la cruz.

Al expirar para este mundo, el Espíritu penetró todo tu ser:
te hizo gloria, luz, comunión, presencia ilimitada, transparencia plena,
“espíritu de vida”, “carne olvidada de sí misma”. (1Cor 15,45; S. Ireneo, Adversus Haereses V,9,2).

Esta glorificación de tu vida la celebramos hoy:
reconocemos que habitas todo corazón y el universo;
reconocemos tu presencia más viva en los más desvalidos;
reconocemos tu coraje en los profetas de hoy:
- en las personas que aman y dan vida;
- en las que lloran con los que lloran;
- en la personas libres de rutinas y normas sin vida;
- en las personas que bajan a los infiernos de los hermanos;
- en los que sufren persecución por la libertad y la justicia;
- en los que viven pobremente, sin apariencia de lujo alguno...

Jesús resucitado, fortalece nuestro bautismo:
comunión con tu muerte y resurrección;
opción clara y decidida por tu reino;
compromiso de defender los derechos humanos;
muerte de todo lo que tapona la vida, la libertad, el amor;
apertura de horizonte a la vida plena:
- al Misterio que late en toda realidad;
- al entendimiento y colaboración con todo ser humano;
- al desarrollo y evolución de toda la naturaleza.

Que la comunión con tu vida resucitada,
-especialmente ahora, en la eucaristía-
nos afiance en tu seguimiento, con tu mismo Espíritu.

Amén.

Rufo González


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por diamant-rencontre.com 14.04.17 | 17:53

    http://www.diamant-rencontre.com/dani/top/index.php?a=stats&u=paulodavilucaslo

Miércoles, 24 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031