Atrévete a orar

Día del Seminario 2017: Sigue el clericalismo

18.03.17 | 20:12. Archivado en PASTORAL VOCACIONAL

“Ser mediador entre Dios y los hombres haciendo presente al mismo Cristo”

Objetivos del “Día del Seminario” de este año:
- Conocer más la figura del sacerdote, sus tareas, su vocación y su ministerio.
- Descubrir una de las tareas esenciales de la vocación sacerdotal: ser mediador entre Dios y los hombres haciendo presente al mismo Cristo.
- Celebrar el Día del Seminario y orar juntos por la vocaciones al ministerio sacerdotal”.
El lema de este año: “Cerca de Dios y de los hermanos”: “Esta tarea, la de estar cerca de Dios y cerca de los hombres, le viene dada por su identificación con Cristo... Jesús ha inaugurado un nuevo concepto de humanidad, de hermanos. Él es el vínculo entre el cielo y la tierra. Los sacerdotes, por el sacramento recibido, por el ministerio que ejercen, hacen presente su misión.

Apropiación clerical de lo común cristiano
Según los organizadores del “Día del Seminario”, la tarea esencial del sacerdote es “ser mediador entre Dios y los hombres haciendo presente al mismo Cristo”. Es una apropiación clerical de lo común cristiano. Es el planteamiento del sacerdocio como poder, propio de la cristiandad medieval. Ese “poder” tiende a protegerse separándose de los no-sacerdotes, formando una casta, asegurando su control, poniendo condiciones, constituyendo un grupo cerrado de dominio. Ese era el concepto de sacerdocio del Antiguo Testamento y de las religiones en general. Para el Nuevo Testamento, el bautismo, sacramento inicial y básico, “nos ha hecho sacerdotes para Dios Padre” (Ap 1, 6). Todos los bautizados son “piedras vivas, edificio espiritual destinado a ser sacerdocio santo para ofrecer sacrificios espirituales, aceptos a Dios por medio de Jesucristo..., `raza elegida, sacerdocio regio, nación santa, pueblo patrimonio de Dios´...” (1Pe 2, 5.9). Los clérigos han permitido que el pueblo cristiano pierda su identidad sacerdotal. Lo han reducido a entidad pasiva en el culto, en la opinión, en la decisión. El clero ha anulado la identidad cristiana en su misma raíz: sólo el clero tiene acceso directo a Dios, al Evangelio, sólo él realiza los sacramentos, sólo él decide. Siglos y siglos viviendo que sólo los “sacerdotes” tienen acceso directo a Dios, que sólo ellos ofrecen la eucaristía. Tuvo el Vaticano II que corregir esa deriva clerical afirmando solemnemente:

“los sagrados pastores saben que ellos no fueron constituidos por Cristo para asumir por sí solos toda la misión salvífica de la Iglesia cerca del mundo, sino que su excelsa función es apacentar de tal modo a los fieles y de tal manera reconocer sus servicios y carismas, que todos, a su modo, cooperen unánimemente a la obra común” (LG 30).

No necesitamos sacerdotes “ordenados” para acercarnos a Dios
Por medio de Cristo podemos acercarnos al Padre en un mismo Espíritu” (Ef 2, 18).
Cristo Jesús, Señor nuestro, mediante la fe en él, nos da valor para llegarnos confiadamente a Dios” (Ef 3, 11-12)
Nadie puede venir a mí, si el Padre que me ha enviado no le atrae... Está escrito en los profetas: `serán todos enseñados por Dios´ (cf. Is 54, 13; Jer 31, 33s). Todo el que escucha al Padre y aprende su enseñanza, viene a mí” (Jn 6, 44-45).
Vosotros estáis ungidos por el Santo y todos vosotros lo sabéis... La unción que de Él habéis recibido permanece en vosotros y no necesitáis que nadie os enseñe. Como su unción os enseña acerca de todas las cosas -y es verdadera y no mentirosa- según os enseñó, permaneced en él” (1Jn 2, 20.27).

El clericalismo se adueña de todo el “Pueblo de Dios”
Sólo ellos se consideran “consagrados” para la misión evangélica. La gente identifica la “Iglesia” con los clérigos y otros “consagrados”, asimilados a ellos por la “consagración religiosa”. La “consagración” bautismal ha sido arrinconada. Poca gente sabe que es la importante, la básica, la fundamental, la que nos hace “otros Cristos”, otros “sacerdotes” de la Nueva Alianza. Baste un pequeño fragmento de las “Catequesis de Jerusalén”, que demuestra la conciencia original cristiana:

“Bautizados en Cristo y revestidos de Cristo, habéis sido hechos semejantes al Hijo de Dios. Porque Dios nos predestinó para la adopción nos hizo conformes al cuerpo glorioso de Cristo. Hechos, por tanto, partícipes de Cristo, con toda razón os llamáis `cristos´; y Dios mismo dijo de vosotros: `no toquéis a mis cristos´” (Catequesis de Jerusalén, 21, Mystagogica 3, 1-3: PG 33, 1087-1091).

Esta marginación del Pueblo de Dios empezó pronto, y aún padecemos sus consecuencias. Hay un texto de san Jerónimo, secretario del Papa San Dámaso (305-384), que marcó un hito en la tradición posterior para marginar al pueblo y adueñarse de la Iglesia. El texto es este:

“Los Clérigos son llamados así porque son la parte del Señor o porque el Señor es su lote, es decir, es la parte de los Clérigos. Quien pues es él mismo parte del Señor, o tiene al Señor como parte, debe exhibirse tal que él mismo posea al Señor, y sea poseído por el Señor” (San Jerónimo, Ep. 52, 5; PL 22, 535).

Se evita llamar “sacerdotal” a la participación comunitaria en la eucaristía
La segunda plegaría eucarística, originada de la “Tradición apostólica” (s. II-III), no traduce con rigor textual el original griego para no llamar “sacerdotes” a todos los participantes de la eucaristía. Dicha “Tradición...”, al obispo le llama “sumo sacerdote” en medio de su comunidad sacerdotal, y la frase que a nosotros nos atañe dice: “te damos gracias porque nos ha llamado para estar ante ti y servirte como sacerdotes”. La liturgia actual lo traduce así: “te damos gracias porque nos haces dignos de servirte en tu presencia”. En ambientes clericales son “celebrantes” o “concelebrantes” sólo los presbíteros y obispos, en vez de “presidentes” de la concelebración comunitaria.

Toda comunidad cristiana se acerca directamente al misterio de Dios
Sus miembros se acercan directamente al Misterio de Dios, desvelado por Cristo como “Padre”. Todos, habitados por el Espíritu Santo, tienen la misma dignidad de hijos de Dios y hermanos. Son comunidades organizadas, en las que hay diversos ministerios-servicios y funciones según carismas. Esta diversidad de ministerios está al servicio del Reinado de Dios, que fue la causa de Jesús y es la razón de ser de la Iglesia. El Nuevo Testamento sólo habla del sacerdocio común, como el del de Jesús (1Pe 2, 4-10; Ap 1, 9). En la carta a los Hebreos se habla del sacerdocio de Jesús como único válido. No cultual, sino vital, existencial, con la entrega de su vida:
para santificar al pueblo padeció fuera de la puerta. Así pues, salgamos donde él fuera del campamento, cargando con su oprobio... Ofrezcamos sin cesar, por medio de él, a Dios un sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de los labios que celebran su nombre. No olvidéis hacer el bien y ayudaros mutuamente; esos son los sacrificios que agradan a Dios” (Hebr 13,12-16).

Los cristianos son todos sacerdotes de la Nueva Alianza
Todos podemos “cargar con su oprobio”: la cruz que acarrea el amor cristiano. “Por medio de él”, en su mismo Espíritu, somos sacerdotes: “ofrecemos a Dios un sacrificio de alabanza..., hacemos el bien y nos ayudamos...”. Esta vida es sacerdotal, estos son “los sacrificios que Dios quiere”. El Nuevo Testamento no llaman “sacerdotes” a los ministros de la Iglesia. Ni el concepto de sacerdote, aplicado a Jesús, se aplica a los ministros. Se aplica a todos los cristianos. Para los ministros se recurre a nombres de tipo civil o del judaísmo, huyendo siempre del término “sacerdote”. Se les llama anciano-presbítero, presidente, supervisor (epíscopo, obispo), sirviente (diácono), “apóstoles, profetas, evangelistas, pastores, maestros” (Ef 4,11), acorde con la función desempeñada. Estos ministerios son dados y queridos por Cristo “con el fin de equipar a los consagrados para la tarea del servicio, para construir el cuerpo del Mesías, hasta que todos sin excepción alcancemos la unidad que es fruto de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, la edad adulta, el desarrollo que corresponde al complemento del Mesías” (Ef 4, 12-13). “Consagrados” son los bautizados. Todos “hacen presente la misión” de Jesús, todos sacerdotes, todos dan el Espíritu de Dios. “Sirven” según los dones dado por el Espíritu. Hay varios dones que el Espíritu reparte según su voluntad. El don mejor, el amor, hace la vida enteramente sacerdotal: amar como Jesús y el Padre es vincular toda realidad con el Misterio divino. Por eso, todo servicio es “oficio de amor”.

Rufo González


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 28 de julio

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Julio 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31