Atrévete a orar

D. 1º Cuaresma C (14.02.2016)

09.02.16 | 08:51. Archivado en CUARESMA C

Introducción: El Espíritu lo fue llevando por el desierto (Lc 4,1-13).

Grandes objetivos de la cuaresma en este ciclo C:
Conocer nuestras tentaciones (domingo 1º), contemplar el amor del Padre (d. 2º), convertirnos a su amor (d.3º), volver a su casa (d. 4º) y compadecer al pecador (d. 5º). Así sepultaremos nuestra máscara cristiana y resucitaremos más viva la imagen de Jesús resucitado, cuyo nos Espíritu habita.

Compromisos vitales de Jesús: Hijo, Mesías, Servidor
Las tentaciones, tras la experiencia bautismal (lleno del Espíritu viene del Jordán), descubren los grandes compromisos vitales de Jesús. Todos los evangelistas resaltan que Jesús vivió auténticas tentaciones. “Tentado en todo a semejanza nuestra”(Hebr 4,15), corrió el peligro de no realizarse como persona e hijo de Dios. “El Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado por el diablo”. Son símbolos: el “desierto” (espacio mundano), los “cuarenta días” (duración de la vida), las “tres tentaciones” (todo estímulo a obrar mal). La guía del Espíritu modela la vida de Jesús a la voluntad del Padre. Así logrará ser el Hijo libre, el Mesías verdadero y el Siervo que da su vida.

Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes. Jesús es incitado a utilizar su calidad de Hijo de Dios para satisfacer el hambre. El pan físico se obtiene mediante el trabajo y el compartir inspirado por el amor (Mc 6,34-44; 8,1-9 par). Jesús acepta su responsabilidad ganándose el pan humanamente. “No se aferró a su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, haciéndose uno de tantos..., obedeciendo hasta la muerte...” (Filp 2,6-8). No preocuparnos de las necesidades físicas es ateísmo práctico, desconocer a Dios. Aunque es verdad que el hombre no vive sólo de pan, sino también de “lo que Dios vaya diciendo” (Dt 8,3).

Te daré el poder y la gloria de todo esto, porque a mí me lo han dado, y yo lo doy al que quiero. Si tú te arrodillas delante de mí, todo será tuyo la gloria”, dice, le han sido entregados al diablo. Si es una pasiva teológica, (entregados por Dios), sería claramente blasfemo. Si es un hecho empírico, sería reconocer que el poder y la gloria no están en las manos de los adoradores del Dios de Jesús, sino en las manos del enemigo de Dios. La razón sería porque están tan mal utilizados y repartidos, que solo el enemigo de Dios puede hacerlo así. Los responsables de la situación de injusticia, tiranía, hambre, etc. son enemigos de Dios. Pero se han puesto en su lugar, buscan poder y gloria. Y, gracias a su dictadura, a su acumulación de riqueza, a su capacidad adquisitiva... tienen “gloria y el poder”. Adherirse a ellos sería idolatría. La Iglesia, al menos las cúpulas dirigentes, desoyendo a Jesús, han buscado esta “gloria y poder”. Jesús supera la tentación eligiendo “adorar al Señor tu Dios y servirle a él solo”. Adorar al Dios de Jesús es amar y servir especialmente a los más débiles. Nada de dominar y acumular riquezas, honores y gloria mundanos.

Si eres Hijo de Dios tírate de aquí abajo...”. El alero del Templo era el lugar más público. Sería una exhibición de poder que le avalaría como el Mesías de Dios. Es el intento de poner a Dios a nuestro servicio, el providencialismo exagerado, que anula al hombre. Jesús rechazará siempre esta tentación. Los que piden señales prodigiosas (Mc 8,11-13; Mt 12,38-40; 16,1-4; Lc 8,14-21) o le invitan a bajar de la cruz como condición para creer en él (Mc 15,29-32 par.), sólo encuentran su vida entregada a favor del reino del Amor. Buscar otra salida distinta a su vida real, histórica, es “tentar al Señor tu Dios”. Una tentación clara de Dios es la que hace la Iglesia al exigir el celibato para el ministerio episcopal y presbiteral. Ambas vocaciones (celibato y ministerio) son dones divinos, y Dios no tiene por qué verse obligado a concederlos juntos en la misma persona. Obligar a Dios -presionarle a través de la oración- es violentar la fe y provocar la situación injusta actual de muchos sacerdotes y obispos separados del ministerio y muchas comunidades sin pastores y sin poder celebrar sacramentos.

Oración:el Espíritu lo fue llevando por el desierto (Lc 4,1-13)

Jesús, “probado en todo como nosotros menos en el pecado” (Hebr 4,15):
porque el pecado deshumaniza;
bien haciéndonos más que personas humanas:
poniéndonos en el lugar de Dios, dueño absoluto de la vida;
o elevándonos como ángeles, incapaces de hacer mal;
bien haciéndonos menos que personas:
creyéndonos como fieras, “el hombre es un lobo para el hombre” (T. Hobbes),
robándonos nuestro corazón fraterno.

El Espíritu que te habitaba impidió tu deshumanización:
te llevó a realizarte plenamente como persona;
amorosamente guiada para vivir en Amor.

En el inicio de la cuaresma contemplamos tus tentaciones:
estímulos que te incitaron a dejar el camino del amor;
signos de tu humanidad plena, de tu encarnación verdadera;
riesgos de la libertad humana en un mundo limitado;
pruebas duras para tu libertad, apoyada en el amor sin límites;
peligros de fragilidad por estar dedicado a todos desde los más pobres;
riesgos de manipulaciones ideológicas e interesadas.

Tu fe, nuestra fe, nos asegura la compañía del Espíritu de Dios:
que está trabajando siempre su creación (Jn 5,17);
que se manifiesta y se alegra cuando nos realizamos de verdad;
que se hace presente en las fuerzas y situaciones que humanizan la vida;
que está en nosotros y a favor nuestro en el desierto de esta vida.

“Lleno del Espíritu Santo”, sintiéndote Hijo, superas las tentaciones:
esta es la clave de tu éxito: dejarte llevar del Espíritu divino;
orar al Padre para que lo reconozcamos “Padre nuestro”;
pedir y realizar su reino de vida para todos;
identificar tu voluntad con la suya, manifestada en tu vida histórica;
ir al encuentro de los más débiles para compartir su pobreza;
renunciar a la ambición de ser rico, poderoso, deslumbrante;
compadecerte de los que lloran por ser víctimas de la injusticia, el odio, la violencia...;
mirar la vida con los ojos del amor incondicional del Padre.

Así aceptas la responsabilidad de ser persona en nuestro mundo:
procurarte el pan de cada día con tu esfuerzo y trabajo;
ocuparte de que llegue a todos el sustento material necesario;
compartiendo y repartiendo según tus posibilidades;
abriendo el corazón a otros “panes” que necesita el ser humano;
proponiendo que escuchen la voz del corazón del Padre Dios.

Eres consciente de que “el poder y la gloria” no están al servicio del Amor:
el poder se utiliza para esclavizar, oprimir, mantener al más fuerte...;
además los poderosos se hacen llamar bienhechores, príncipes, eminencias...;
acumulan bienes, viven en palacios, llevan una vida llena de lujo;
por el contrario, la mayoría malvive sin el sustento necesario,
impedida para realizarse como persona por sus enfermedades, su ignorancia,
por su situación esclava y humillante...

Te visitó la tentación de subirte al “poder y la gloria”:
tu inteligencia despierta te habría aupado a los Maestros de Israel;
tu encanto personal te habría abierto las puertas del poder;
el Templo con “sus hermosas piedras y ricos adornos regalados” te tentó:
“Dios se lo merece todo”, podría haberte tranquilizado.

Pero la verdad y el amor de Dios te hicieron superar la tentación:
tu Dios es espíritu y verdad, y sólo en espíritu y verdad hay que adorarle;
sólo el amor a todos justifica el poder que libera y ayuda a crecer;
sólo el hombre viviendo en plenitud es la gloria de Dios;
sólo la verdad: todos iguales, libres, hermanos... es voluntad de Dios.

Tu vida entregada a favor del reino del Amor fue tu respuesta a toda tentación:
Dios no se manifiesta en el poder y la brillantez;
buscarle en ese camino es “tentar a Dios”: ponerle en trance de dar un mal paso,
de dejar de ser lo que es, Amor puro.

Dios es amor, fuente de vida, confianza, dignidad humana, libertad...;
Dios ama a todos, pero más a los débiles y empobrecidos;
Dios se manifiesta en lo último y escondido, en el amor desinteresado.
Gracias, Jesús tentado como nosotros, por enseñarnos como es nuestro Dios.

Rufo González


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 12 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31