Atrévete a orar

Domingo 3º Pascua 2ª Lect. (30.04.2017): La Iglesia ha caído en la religión que mató a Jesús

24.04.17 | 10:24. Archivado en PASCUA A 2ª Lect.

Introducción:Por Cristo vosotros creéis en Dios que lo resucitó” (1Pe 1,17-21)
No es lo mismo el “temor” al Padre que al juez
El llamar a Dios “Padre” no menoscaba el “temor” de Dios de quienes conciben a Dios como juez imparcial. Ellos se quedan en el “temor” al juez (“en fobo” -originario del verbo "fébomai”: huir, espantarse-: terror, temor, miedo, reverencia, respeto). El “temor" cristiano se inspira en la vida de Jesús, en su relación con el Padre-Madre. El amor que nos tiene el Padre, “la gracia en que nos encontramos” (Rm 5, 2), nos lleva a vivir en el mismo amor de Jesús, en su misma responsabilidad, en su mismo respeto, en su tomarse la vida en serio. Los que entienden a Dios como “juez imparcial según las obras”, viven con otro tipo de temor; es el miedo al castigo. Quien se siente “hijo” de un padre bueno interioriza otra experiencia: siente amor, capta la comunión íntima, el cuidado amoroso y el interés gratuito, la compasión personal, la debilidad afectiva... Desde esta experiencia la vida se enfoca en el respeto serio, filial, al amor del Padre-Madre, y fraternal, atento a la vida de los otros.

Jesús es el modelo del “temor” al Padre
En su fidelidad al amor del Padre ha llegado a derramar su sangre. Bien sabemos cómo fue ese proceso: llegó a derramar su sangre por vivir y actuar como le inspiraba el amor del Padre. A Jesús lo mataron por vivir en Amor. Ese amor le llevó a enfrentarse a los dirigentes religiosos: preferir la vida, la salud, a las normas religiosas, denunciar el funcionamiento del Templo y de los sacerdotes que vivían para ellos (ropajes, títulos, riqueza, poder...), organizar una alternativa laica comunitaria de hermanos, todos hijos de Dios, sin “padres” ni sacerdotes, sin sacrificios, ayudándose unos a otros, anunciando el amor del Padre-Madre, haciendo realidad el Reino de vida en libertad, en pan y vida para todos, en alegría... Así “nos ha rescatado del proceder inútil heredado de los padres”. El “proceder inútil”, vano, es la vida sin amor, actuando por miedo al castigo, sin convencimiento interior, “por si acaso”, observando la ley por la ley, sin motivación amorosa. Toda religión tiene este peligro de “proceder inútil”.

>> Sigue...


Evangelio para obispos y presbíteros casados (6)

21.04.17 | 09:15. Archivado en CELIBATO

Sexta conveniencia (supuesta) entre sacerdocio ministerial y celibato:

6. “Se hacen más aptos para recibir más ampliamente la paternidad en Cristo” (PO 16).

Metáfora cultural muy extendida
En toda cultura existe la comparación entre el padre-madre biológicos y padre-madre cultural, mental, educador y maestro. Unos engendran y dan a luz la persona física, los otros la personalidad espiritual. Ya Sócrates interpretaba su labor educativa como el oficio de su madre, partera. Maestro, dice, es quien ayuda a dar a luz lo que el alumno tiene dentro de su alma. Se ha aplicado incluso a dirigentes sociales. Baste recordar a San Bernardo de Claraval (1090-1153), que en su época instaba a políticos y obispos: “Aprended a ser madres de los súbditos, no jefes; a hacer amar más que temer” (In Cant. 23,2).

Paternidad-maternidad en Cristo
En sus cartas, San Pablo, para explicar su relación con las comunidades que creó al transmitirles el Evangelio, recurre a estas metáforas de padre-madre. Hay textos donde predomina la imagen de padre:
Como cristianos fui yo quien os engendré a vosotros con el evangelio” (1Cor 4,15).
Os hablo como a hijos; pagadme con la misma moneda; abríos también vosotros” (2Cor 6,13);
Sabéis perfectamente que tratamos con cada uno, como un padre con sus hijos” (1Tes 2, 11).
En otros brilla la imagen de madre:
Hijos míos, otra vez me causáis dolores hasta que Cristo tome forma en vosotros” (Gál 4, 19).
Os tratamos con delicadeza, como una madre que cría con mimo a sus hijos” (1Tes 2, 7).

>> Sigue...


Preces de los Fieles (D. 2º Pascua 2ª Lect. 23.04.2017): amar gratuitamente es vivir resucitados

19.04.17 | 10:23. Archivado en PRECES FIELES A

Gracias a la fe, estamos custodiados porla fuerza de Dios para lograr la salvación...El Espíritu divino nos habita, nos da conciencia de nuestra dignidad de hijos de Dios, nos hermana, nos incita a construir la vida compartida. Pidamos dejarnos llevar de esta fuerza interior diciendo: “me agrada, Dios mío, hacer tu voluntad” (Salmo 40, 9).

Por las comunidades cristianas:
- que la Pascua las renueve y las “devuelva al amor primero” (Apoc 2, 4);
- que todos los cristianos “tengamos amor a la fraternidad” (1Pe 2, 17).
Roguemos al Señor: “me agrada, Dios mío, hacer tu voluntad” (Salmo 40, 9).

>> Sigue...


D. 2º Pascua 2ª Lect. (23.04.2017): amar, creer en el Amor, alegrarse... es vivir resucitados

17.04.17 | 20:22. Archivado en PASCUA A 2ª Lect.

Introducción: Por la resurrección de Jesucristo..., nos ha hecho nacer de nuevo... (1 Pe 1, 3-9).
Los domingos de pascua del ciclo A, excepto el domingo de Pentecostés, la segunda lectura es de la Primera Carta de Pedro. Escrito profundamente pascual con referencias claras a la resurrección de Jesús, a la vida de amor nutrido por el Resucitado, a la dicha que nos espera en la nueva Jerusalén.

Leemos hoy un himno de bendición
Dirigido a Dios, “Padre de nuestro señor Jesucristo”. La razón para “decir bien” (bendecir) de Dios es que, “conforme a su gran misericordia (miseri-cor-dare: dar el corazón al miserable), nos ha hecho nacer de nuevo para una esperanza viva, para una herencia incorruptible”. Esta acción divina se ha demostrado “a través (la preposición griega “diá” con genitivo expresa la idea de atravesar, desgarrar, pasar por medio de) de la resurrección de Jesucristo de entre los muertos”. La resurrección, pues, avalando su vida, nos ha descubierto y avalado también la nuestra.

El Espíritu es la fuerza divina que nos habita
La fuerza de Dios os custodia en la fe para la salvación que aguarda a manifestarse en el momento final. En el original, esta frase es complemento apositivo de la “herencia reservada en los cielos a vosotros”, los guardados en la fuerza de Dios por la fe para la salvación...”. La “fuerza de Dios” es su Espíritu, la capacidad que reciben quienes se adhieren a la persona de Jesús: el Espíritu les hace saber que son hijos de Dios, pueden llamarle “Padre-Madre”, pueden vivir en su amor. Es el nuevo nacimiento del Espíritu (Jn 3,5). Creyendo en Cristo somos custodiados por su Espíritu.

>> Sigue...


Preces de los Fieles (Resurrección A 2ª Lect. 15-16.04.2017)

15.04.17 | 10:17. Archivado en PRECES FIELES A

El fuego, la luz, el agua, el pan y el vino, la comunidad viva, las palabras y gestos de Jesús a los discípulos, han despertado nuestra fe en Jesús resucitado. Pidamos sentir su presencia, diciendo: “danos, Señor, a sentir tu amor y tu paz”.

Por la Iglesia:
- que se sienta “en salida”, viva y cercana, sobre todo a más débiles;
- que “tenga los ojos fijos en Jesús, el pionero y consumador de la fe” (Hebr 12, 2).
Roguemos al Señor: “danos, Señor, a sentir tu amor y tu paz”.

Por los cristianos:
- que se “consideren muertos al egoísmo y vivos para el Amor;
- que “vivan como personas en Cristo Jesús, Señor nuestro” (Rm 6,11).
Roguemos al Señor: “danos, Señor, a sentir tu amor y tu paz”.

>> Sigue...


DOMINGO DE RESURRECCIÓN 2ª Lect. (16.04.2017)

14.04.17 | 10:59. Archivado en PASCUA A 2ª Lect.

Introducción: Buscad los bienes de allá arriba donde está Cristo (Col 3,1-4).
La resurrección de Jesús orienta nuestra vida
Leemos hoy el inicio de la parte ética (3,1-4) de la carta a los Colosenses. El fragmento sintetiza el fundamento de la ética cristiana: la resurrección de Cristo. Supone a los cristianos “resucitados con Cristo”. Lo ha explicado antes: “en el bautismo fuisteis sepultados con Cristo, y en el mismo bautismo fuisteis resucitados por haber creído en el poder de Dios, que resucitó a Cristo de entre los muertos. Estabais muertos por vuestros pecados y porque no estabais circuncidados de vuestros instintos, pero Dios os dio la vida junto a Cristo. Nos perdonó todas nuestras faltas” (Col 2, 12-13). Es la doctrina de Rm 6, 3-11. El bautismo nos incorporó a la muerte y resurrección de Jesús, al Espíritu de amor que le llevó hasta la muerte y la resurrección. Estamos en situación nueva: “Ved qué amor nos ha dado el Padre: que no sólo nos llamamos hijos de Dios, sino que lo somos... Hijos de Dios lo somos ya, aunque no se ha manifestado lo que seremos...”(1Jn 3,1-2).

Vivid en el Amor:
a) centrados en el Espíritu de amor
Si estamos “resucitados” (envueltos y transformados por el Espíritu de Dios) “buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo...; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra”. Con otras palabras: “estad centrados en las cosas de arriba, no en las cosas de la tierra” (“ta ano froneite, me ta epí tes gues”). El verbo griego “froneo” procede del sustantivo “fren” que originalmente significa “membrana que envuelve un órgano”, “la envoltura del corazón”, “del hígado”, el “diafragma”. Y derivadamente designa también el órgano envuelto (corazón, alma, inteligencia, voluntad, etc.). Expresa la idea de la tendencia que orienta un ser, le recoge y envuelve. Se pide al cristiano que esté orientado, recogido, envuelto, unificados su mente y corazón por los valores de “arriba”, del cielo, del Espíritu de Dios, sobre todo por el Amor. Más adelante dice lo mismo de otro modo: “ceñíos el amor mutuo, que es el cinturón perfecto” (Col 3, 14).

>> Sigue...


VIGILIA PASCUAL A 2ª Lect. (15.04.2017): PREGÓN PASCUAL

12.04.17 | 10:50. Archivado en SEMANA SANTA

Introducción:Consideraos vivos para Dios en Cristo Jesús señor nuestro” (Rm 6,3-11)
La fe en Jesús nos llena de su amor
Pablo ha afirmado poco antes el principio básico del Evangelio: “el amor que Dios nos tiene inunda nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha dado” (Rm 5, 5). Creer a Jesús es creer en el amor que Dios nos tiene, y en el Espíritu Santo dado. Este amor (adhesión generosa a la verdad, a la vida, a las personas, a la justicia, a la paz, a todo bien...) le ha llevado a Jesús a la muerte y a la resurrección. Por la fe en Jesús, “alcanzamos esta situación de gracia en que nos encontramos y nos sentimos seguros con la esperanza de tener parte en la gloria de Dios” (Rm 5, 2).

El bautismo expresa la entrada al Amor
En el texto que leemos (Rm 6, 3-11) Pablo recuerda que el bautismo es un cambio histórico para el cristiano. Ha sido la entrada a la “situación de gracia”, ha sido incorporarse a una dinámica nueva, hemos sido “sumergidos hacia Cristo Jesús”, a la vida de Jesús, “ungido” (“Cristo”) del Espíritu de Amor. Esta vida es la vida definitiva, la vida que se prolonga el Amor hasta la plenitud, más allá, por supuesto, de la muerte física. La preposición griega “eis” (como la latina “in” con acusativo) expresa dinamismo, tendencia “hacia dentro”. Pablo, en la celebración bautismal, ve esa tendencia “inmersora hacia Cristo Jesús, hacia su muerte”: “nos bautizamos a Cristo Jesús, nos bautizamos a su muerte” (“ebaptíszemen eís Xriston Jesoûn, eín ton zánaton autoû ebaptíszemen”).

>> Sigue...


VIERNES SANTO 2ª Lect. (14.04.2017): morir es humano; morir en cruz es inhumano.

11.04.17 | 10:45. Archivado en SEMANA SANTA

“OTRA” ORACIÓN UNIVERSAL

Introducción: "Él, a pesar de ser Hijo, aprendió, sufriendo, a obedecer" (Heb 4,14-16; 5,7-9)
Leemos dos fragmentos de la carta a los Hebreos. Este escrito es un sermón que utiliza categorías del culto judío para interpretar la obra y la vida de Jesús como acción sacerdotal, el único sacrificio que Dios quiere. Jesús es un seglar, nadie le “ordena” con ritos sagrados, ni vive separado, ni dirige sesiones de culto. Esta carta le reconoce como verdadero y único sacerdote. Jesús ofrece su misma existencia como sacrificio a Dios Padre. Él es la víctima sin mancha que se hace oblación perfecta a través del amor hasta el final. Dios no quiere “sacrificios” rituales, sino cumplir su voluntad: amar sin medida; “mostraos generosos y ayudaos mutuamente, pues esos son los sacrificios que Dios quiere” (Heb 13,16). El culto es la vida en favor de los demás, “en espíritu y verdad”. Como Cristo ha sacrificado (“sacrum facere”: “hacer santo”) su vida, poniéndose al servicio del reinado de Dios, así también los cristianos “hacen santa” su vida amando incondicionalmente como el Padre.

El primer fragmento reconoce las dos cualidades principales de todo sacerdote (mediador entre Dios y los hombres): vinculación con Dios y con los humanos.
a) “Tenemos un sumo sacerdote que penetró en los cielos, Jesús, el Hijo de Dios. Mantengamos firme la fe que profesamossús es adherirnos a la vida divina. Lo que él dice y vive nos vincula con la raíz de nuestra vida, nos da sentido, nos asienta en la verdad del amor de Dios.
b) “Puede compadecerse porque ha sido probado en todo, igual que nosotros, excepto en el pecado él ha vivido no le ha permitido separarse de nosotros (el pecado es dañar al ser humano, es inhumanidad) y, gracias a ese amor puede reconciliarnos en auténtica fraternidad.
Como consecuencia. el autor nos invita a “acercarnos confiadamente al trono de la gracia” (del amor sin medida) para obtener misericordia y gracia. Ese acercamiento se realiza mediante la fe en el Padre que nos regala el don de su Espíritu (su amor), y nos hace así sacerdotes como Cristo.

>> Sigue...


Preces de los Fieles (JUEVES SANTO 2ª Lect. (13.04.2017): Comer juntos es Reino de Dios

10.04.17 | 10:07. Archivado en PRECES FIELES A

Hoy, la “Cena del Señor”, nos centra en lo fundamental cristiano: nuestra vida está en torno a la mesa compartida. Ser cristiano es pertenecer al hogar del Padre Dios, presididos por Cristo, el hermano mayor, que nos reúne, nos alimenta con su palabra y con su misma vida. Pidamos vivir en fraternidad diciendo: “queremos lavarnos los pies unos a otros” (Jn 13, 14).

Por nuestra comunidad (parroquia, grupo, congregación...):
- que “la Cena del Señor”, la mesa compartida, mueva nuestra vida;
- que sea de verdad una fraternidad sincera, una ayuda constante.
Roguemos al Señor: “queremos lavarnos los pies unos a otros” (Jn 13, 14).

>> Sigue...


JUEVES SANTO 2ª Lect. (13.04.2017): Comer juntos es Reino de Dios

09.04.17 | 13:12. Archivado en SEMANA SANTA

Introducción:Yo he recibido una tradición que procede del Señor” (1Cor 11, 23-26)
El Jueves Santo está centrado en la Cena del Señor, “el sacramento de la iglesia como tal” (Karl Rahner), al que “los otros sacramentos ( ... ) están unidos y ordenados”, el que “contiene todo el bien espiritual de la Iglesia”, “fuente y cima de toda la predicación evangélica” (PO 5); el que es “raíz y quicio de la comunidad cristiana” (PO 6). Pablo cita esta “tradición” sobre el año 56, como “procedente del Señor, que él ha recibido y transmitido”. Se usaría en Antioquía de Siria sobre los años 40; es la más cercana a Jesús junto con Lc 22,14-20.

Pablo recuerda la institución de la cena al criticar el modo insolidario de celebrarla
- “tal como os reunís vosotros en común, no es posible comer la cena del Señor” (v. 21).
Parece que antes de la eucaristía hacían una comida fraterna. Pero esa comida es poco fraterna: no se esperaban para compartirla; cuando llegan los más pobres, ya no había comida para ellos y se ven obligados a pasar hambre. Basta recordar en qué consiste la Cena del Señor para que perciban la contradicción entre lo que celebran y lo que viven.

>> Sigue...


VÍACRUCIS DEL AMOR, SEGÚN SAN MATEO (Ciclo A)

07.04.17 | 19:03. Archivado en Viacrucis

Oración inicial
Hermanos: vamos a contemplar el camino de la cruz. Este año, siguiendo el ciclo litúrgico, lo contemplamos con los ojos del evangelista Mateo. Este evangelio puede considerarse, más que los otros, como un largo viacrucis. La cruz aparece enseguida sobre la vida de Jesús: en su nacimiento, en el discípulo que sigue su cruz, en su actividad misionera discutida y rechazada por muchos, en la muerte del Bautista que le sugiere su misma suerte... (Mt 2, 1-23; 10, 16-39; 11-12; 14, 1-12).
Jesús vive abrazado al amor del Padre. Amor que impide el abrazo al dinero, al poder, al éxito del egoísmo.
Jesús, el Hijo de Dios, es vulnerable, débil, sujeto a las leyes físicas y sociales, como “uno de tantos”. Él será protagonista de su fidelidad al amor y respeto al Padre, a los demás, a sí mismo. Ello le hará víctima de la conspiración de los dirigentes egoístas y la traición de algún amigo.
La pasión y muerte fue consecuencia de su vida. Murió asesinado porque los seres humanos mueren y asesinan. Murió así porque los hombres tratan así a quienes no piensan como ellos, a quienes se oponen a sus planes egoístas de vida, a quienes consideran un peligro para su poder, para su rango, para su supervivencia en una sociedad determinada.
“Por nosotros fue crucificado, muerto y sepultado”: para mostrarnos su amor fiel, para compartir nuestra condición, especialmente la de los perseguidos por la justicia, la libertad, el amor, la paz, la vida...
Merece la pena contemplar su amor sin medida, hecho respeto, a veces silencio, a veces queja dolorida... a Judas, a Pedro, a los discípulos dormidos, a quienes le detienen, al Sanedrín y al Sumo Sacerdote, a Pilato, al pueblo, a los soldados, a Dios mismo.
Realmente éste era Hijo de Dios”, es la conclusión que se pone en boca de un no judío, de algún modo neutral, al contemplar la conducta de Jesús. Sólo un misterio de amor incondicional produce esta conducta no violenta, activa de justicia y de paz.
Su muerte es la muerte del Hijo del Amor, del Hijo de Dios.

1ª ESTACION: Los dirigentes y Judas traman la muerte de Jesús
- Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos...
- Porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Lectura de Mt 26,1-5.14-16.

ORACIÓN
Jesús del amor claro y decidido:
Sigue ocurriendo lo mismo: los que obran injustamente “se ponen de acuerdo para detenerte con astucia y darte muerte. Pero se decían: `Durante la fiesta no, que el pueblo podría alborotarse´”.
Queremos guardar las apariencias, recibir el aplauso, aparentar buen corazón.
Pero la injusticia sigue en pie.
La crisis económica recae sobre los más pobres:
- el dinero ha desaparecido, ocultado para mejor ocasión;
- los trabajos se han esfumado, nadie quiere invertir;
- las colas del paro han engordado, el trabajo “no vale”;
- los basureros están siendo expurgados, recogiendo las migajas que sobran;
- los profetas, como tú, Jesús, están siendo astutamente silenciados, marginados e incluso muertos.
¿Cuánto me daríais si os lo entrego?” es la traición permanente que asedia a los pobres tentados por el poder y el dinero.
Ayúdanos, Jesús del amor, a ser fieles a la fraternidad, al esfuerzo por compartir, a no tolerar el hambre y la miseria, frutos siempre de la injusticia y el desamor.
Padre nuestro...

>> Sigue...


Preces de los Fieles (D. Ramos A 2ª Lect. (09.04.2017): compendio de la vida de Jesús y de la nuestra

05.04.17 | 11:58. Archivado en PRECES FIELES A

En la Semana Santa podemos actualizar nuestra vida cristiana. Miremos a Jesús para descubrir a su Padre y nuestro Padre. El Padre-acogedor que no castiga y busca a los extraviados. Si los encuentra, se alegra. No les reprocha nada; no les amenaza con juicios y condenas; no busca sumisión, sino conversión a su Amor. Pidamos encontrarnos con el Padre de Jesús, diciendo: “queremos amar como Tú, Señor”.

Por la Iglesia:
- que imite al Padre de Jesús, no rechazando a nadie ni echando en cara nada a nadie;
- que acoja siempre con inmensa alegría, con abrazos, música y fiesta.
Roguemos al Señor: “queremos amar como Tú, Señor”.

>> Sigue...


Lunes, 24 de abril

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Abril 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930