Asomado a la ventana

Jesús va al grano

22.04.16 | 10:27. Archivado en Comentario evangelio domingo

Cuando salió Judas del Cenáculo, dijo Jesús: «Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en si mismo: pronto lo glorificará. Hijos míos, me queda poco de estar con vosotros. Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también entre vosotros. La señal por la que conocerán todos que sois discípulos míos será que os amáis unos a otros.» (Jn 13,31-33a.34-35).

Comentario
En el contexto de la Ultima Cena, una vez que Judas había abandonado la Cena, Jesús les deja a sus apóstoles dos mensajes bien claros, aunque probablemente, en su momento, no le entendieron con claridad visto el desarrollo posterior de los acontecimientos.

El primer mensaje se sitúa entre la temporalidad del “ahora” y “me queda poco de estar con vosotros” y el término dominante es “glorificar”. Y el Hijo del Hombre y Dios interaccionan con este verbo. ¿Cuál es el mensaje? Jesús les quiere dejar bien claro que la misión por la que “el Hijo de Dios”, el Hijo del Hombre, se ha hecho justamente hombre ha llegado. Judas ha abierto la puerta al misterio pascual: pasión, muerte y resurrección. Glorificar significa en el fondo: realizar la misión.

En el segundo mensaje, Jesús, en un momento de tanta trascendencia, no se anda por las ramas y va al grano. Ante la tentación de “intelectualizar” o “mistificar” excesivamente sus palabras, les deja bien claras dos cosas: cómo tenemos que amarnos y cuál tiene que ser nuestra identidad. Él se convierte en el modelo y paradigma del amor, esa es la novedad: amar hasta dar la vida por el otro. Y ese amor se convertirá en sello que nos identifica ante el mundo. Esto es lo esencial. Todo lo demás son añadiduras, que con frecuencia ocultan ese amor.

También, nosotros, estamos en nuestra “ahora” de la misión. Estamos llamados a continuar, desde el Amor, la misión de Jesús. Prolongarla en el tiempo y el espacio es nuestro camino cristiano. ¿Cuál es mi misión concreta y real? ¿Cómo en mi contexto puedo vivir ese Amor de Jesús?

Anotación histórico-arqueológica

Este evangelio se sitúa en el Cenáculo, en Jerusalén. El Cenáculo es una sala pequeña de dos pisos situado en un gran complejo de edificios en la llamada colina de Sión. El piso superior, construido por los franciscanos en el siglo XIV para recordar la Última Cena, es identificado también como "la sala superior" donde el Espíritu Santo descendió sobre los Apóstoles en Pentecostés (Hechos 2:2-3). Debajo del nivel del piso actual hay cimientos cruzados, bizantinos y romanos. Esta parte del monte formaba parte de la Madre Iglesia de la Santa Sión (que aparece en el mosaico del siglo VI, el Mapa de Madaba). Esta basílica fue destruida por los persas el año 614. El Monasterio cruzado e Iglesia de Santa María del siglo XII fue construido sobre los cimientos de esa iglesia anterior, pero también fue destruido en 1219 por el sultán ayubita Al-Muazzam. El mihrab fue agregado en 1523, cuando los franciscanos fueron expulsados del edificio y el recinto fue convertido en mezquita.

Los evangelistas no aportan datos que permitan identificar este lugar, pero la tradición lo sitúa en el extremo suroccidental de Jerusalén, sobre una colina que empezó a llamarse Sión solo en época cristiana. Originalmente, este nombre se había aplicado a la fortaleza jebusea que conquistó David; después, al monte del Templo, donde se custodiaba el Arca de la Alianza.
Recibimos testimonio de esta tradición a través de san Epifanio de Salamina, que vivió a finales del siglo IV y que fue monje en Palestina. Este testimonio coincide con otros del siglo IV: el transmitido por Eusebio de Cesarea; san Cirilo de Jerusalén, que se refiere a la iglesia superior donde se recordaba la venida del Espíritu Santo; y la peregrina Egeria, que describe una liturgia celebrada allí en memoria de las apariciones del Señor resucitado.

Cuando los cruzados llegaron a Tierra Santa, en el siglo XII, reconstruyeron la basílica y la llamaron Santa María del Monte Sión. En la nave sur de la iglesia estaba el Cenáculo, que seguía teniendo dos pisos, cada uno dividido en dos capillas: en el superior, las dedicadas a la institución de la Eucaristía y la venida del Espíritu Santo; y en el inferior, las del lavatorio de los pies y las apariciones de Jesús resucitado.. Reconquistada la Ciudad Santa por Saladino en 1187, la basílica no sufrió daños, e incluso se permitieron las peregrinaciones y el culto. Sin embargo, esta situación no duró mucho: en 1244, la iglesia fue definitivamente destruida y solo se salvó el Cenáculo, cuyos restos han llegado hasta nosotros.


Jn 21, 1-16: Pedro, después del fracaso asume la misión

09.04.16 | 08:24. Archivado en Comentario evangelio domingo

Después de esto, se manifestó Jesús otra vez a los discípulos a orillas del mar de Tiberíades. Se manifestó de esta manera. Estaban juntos Simón Pedro, Tomás, llamado el Mellizo, Natanael, el de Caná de Galilea, los de Zebedeo y otros dos de sus discípulos. Simón Pedro les dice: «Voy a pescar.» Le contestan ellos: «También nosotros vamos contigo.» Fueron y subieron a la barca, pero aquella noche no pescaron nada.

>> Sigue...


Domingo de Ramos: ¿Qué pasó realmente?

17.03.16 | 19:32. Archivado en Comentario evangelio domingo

Con el Domingo de Ramos iniciamos la Semana Santa y, obviamente, los textos de los evangelios que corresponden al día fueron escritos con posterioridad, a la luz de la Resurrección. Los escritores sagrados interpretaron la entrada de Jesús en Jerusalén como una entrada triunfal mesiánica. ¿Sería así? ¿Qué es lo que ocurrió realmente? Parece claro que Jesús sabía que se trataba de su último viaje a Jerusalén y, seguramente sus más inmediatos seguidores y amigos así lo pensaban, porque Él lo repetía continuamente. Incluso sus más cercanos advertirían en Jesús una cierta tristeza. Por eso, desde el afecto, se preguntarían que podían hacer para levantarle el ánimo. ¿Hablarían con unos y con otros para prepararle un recibimiento como se merecía el rabino de Galilea para algunos, el Maestro para otros? Todos presentían que, en el contexto de las fiestas de la Pascua, algo malo iba le a suceder. Estaba claro que las actuaciones y las palabras de este hombre no dejaban indiferente a nadie. Cada vez se reunía más gente para verlo y escucharlo. Pero a los ojos de los judíos, cada día se estaba volviendo más peligroso para el “status” religioso de Jerusalén. Diariamente se ganaba la enemistad de los guardianes de la Ley. Sus amigos y más cercanos pensaron que una prueba de su fuerza sería suficiente, para que los que pensaban atentar contra él desistieran. Pero, probablemente calcularon mal. Acudió mucha gente, pero no tanta. Hicieron ruido, pero no el suficiente, por eso los maquinadores pensaron que podían neutralizarlo sin grandes problemas. Habían acudido a recibirle unas decenas de personas, la mayoría de Galilea, que se encontraban en Jerusalén ante la proximidad de la Pascua. Los Sumos sacerdotes y el Sanedrín interpretaron este hecho como una manifestación de su pretensión, pero también percibieron su vulnerabilidad.

>> Sigue...


Juan 8, 1-11: La Misericordia reconstruye vidas.

10.03.16 | 22:26. Archivado en Comentario evangelio domingo

Comentario Jn 8,1-11

Estamos ante un texto (Jn 8 1-11), desde el punto de vista de la crítica textual problemático. La crítica textual es la historia de los manuscritos en distintas lenguas, países y períodos, que comparándolos nos dan como resultado el texto final que tenemos entre manos. Por eso la pregunta de los expertos es si formaba parte del evangelio desde el primer momento o fue añadido posteriormente. Parece que por dos razones y, en distintos momentos históricos fue cuestionado el texto y entró posteriormente. Probablemente en un primer momento, copistas cristianos procedentes del judaísmo pensaron que la actuación de Jesús cuestionaba la Torah y por eso ignoraron el texto. Más tarde fueron copistas cristianos los que lo pusieron en cuarentena, al tener en cuenta la tensión entre la fidelidad al mensaje de Jesús y la disciplina de la Iglesia. En una palabra, el episodio de la mujer adultera resultaba incómodo. Si, pese a todo, acabó por ser recogido en el Evangelio de Juan, ello ha de considerarse como una victoria de la tradición de Jesús frente a los intereses de un ordenamiento eclesiástico severo. Lo cual constituye a su vez un argumento de peso en favor de que nos hallamos aquí ante una antigua tradición de Jesús auténtica.

>> Sigue...


Lucas 15, 1-3.11-32 De la infelicidad químicamente pura a la alegría profunda


03.03.16 | 17:30. Archivado en Comentario evangelio domingo

Comentario al cuarto Evangelio de Cuaresma

En esta parábola tan conocida, a veces, es difícil atisbar alguna idea nueva. No es desde luego ese el objetivo, sino reflexionar una vez más, de manera lo más global posible, sobre su mensaje. Poner el acento en el comportamiento del hijo menor o en el del Padre no son incompatibles, sino necesarios y complementarios. Por eso, unos hablan del hijo pródigo y otros del Padre de la misericordia. Incluso del hermano mayor frustrado.

>> Sigue...


Domingo, 19 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930