Asomado a la ventana

Pepe Vilaplana: franciscano antes de Francisco

16.04.17 | 10:19. Archivado en Autor

Pepe Vilaplana, así le llamamos en Valencia, su tierra natal. Nacido en Benimarfull, un pueblo de la montaña alicantina, concretamente del Condado de Cocentaina, que pertenece a la Archidiócesis de Valencia. Una tierra de cerezas y olivos, y de gentes del campo.

Sin duda, esos orígenes humildes han marcado su historia personal. Pepe ha sido siempre y seguirá siéndo un pastor, que huele a oveja. El “monseñorato” nunca se le subió a la cabeza. Ni siendo obispo auxiliar de Valencia, ni obispo de Santander, ni tampoco en Huelva, la mitra le ha supuesto nunca situarse por encima de nadie. Y me consta por muchos testimonios. Probablemente ese talante le ha traído más de un disgusto, entre muchos prelados, sedientos de reconocimientos y capisayos. Ninguna palabra pública altisonante, cuando fue trasladado de Santander a Huelva. Sin duda, para Pepe, era la voluntad del Señor. Y, además resulta que se lo cree. Las especulaciones acababan ahí. Los escalafones nunca le han importado.

Un hombre sencillo, nombrado obispo auxiliar de Valencia, por el recordado D.Miguel Roca. De la Vicaría Episcopal pasó a ocupar un despacho en el palacio, pero ni por un momento dejó su costumbre de visitar enfermos, escuchar a los sacerdotes jóvenes, participar en la vida de las parroquias. Un auténtico pastor, cercano y sencillo, que se siente a gusto entre la gente de los pueblos, porque era de pueblo, y se sentía de pueblo. Y este término “pueblo”, en sentido evangélico.

Los Franciscanos de Valencia, en aquel entonces, le propusieron ser terciario franciscano. Y con mucho gusto aceptó vincularse de esa manera a la vida franciscana. Y se entiende perfectamente. El se sentía profundamente franciscano en su ministerio episcopal. Como, hoy, sin estridencias y la discreción que le caracteriza, se siente profundamente de Francisco. No lo proclama a los cuanto vientos, pero su ministerio lo delata.

No es uno de los obispos más famosos de la piel de toro, ya que no se prodiga en los medios de comunicación social, pero lo más importante es que no pasa desapercibido en su Diócesis, sino todo lo contrario. La última vez que me encontré con él fue en Tierra Santa. Presidía una gran peregrinación de su Diócesis. Entre santuario y santuario, pudimos conversar un momento. Como siempre, la alegría franciscana brillaba en sus ojos. Me acerqué a un par de sacerdotes de su Diócesis, y les insinué si sabían lo que tenían, “canela en rama”, me respondió uno de ellos.

Pepe Vilaplana, no es un hombre de grandes títulos, los suficientes, pero la gente cuando predica le entiende. Su discurso siempre es directo, claro, preciso y conciso. No se anda por las ramas, con disquisiciones que nadie entiende, y tampoco a nadie le importan. Habla de Jesucristo, que es lo esencial. Los demás temas los deja para que otros hagan ruido y salgan en los medios como martillos de herejes. A Vilaplana no se le ha olvidado, que lo que da sentido a su vida sacerdotal es Jesucristo, y en consecuencia, el encuentro con cada hombre en singular en su situación. Eso es lo importante.

Por ejemplo en el tema de la supresión de la misa en televisión, dice claramente que sólo piensa en esos enfermos que él visita, y que esperan cada domingo esa misa que les hace pertenecer y sentirse comunidad de ese único modo. Así de sencillo y claro, nada de novelas de caballería.

A Pepe Vilaplana no le gustará este artículo, pero por muchas razones, me ha parecido de justicia poner de relieve la personalidad de este pastor bueno de nuestra iglesia en España. Francisco, sin duda tiene todavía unos pocos años, un puntal en la hermosa Huelva, y los onubenses, gozan de un ministerio episcopal estupendo. Y por supuesto, para que no hay dudas, me siento amigo suyo, y he conocido, en su momento, su celo y cercanía pastoral.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por João Bryan 16.04.17 | 17:21

    Com consenso através de a dermatologista Márcia Purceli, a expulsão do inseto que acha-se na couro é
    que agente a já-começa, bem como instituto reage visto que se fosse algo idiossincrasia - perante uns casos, a couro pode também
    inflamar. http://www.mamaedirce.com.br/top/index.php?a=stats&u=pedronicolascava

Lunes, 29 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Mayo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031