Asomado a la ventana

En Alepo, no hay aceite, ni “chuches”…

05.01.17 | 19:13. Archivado en Política, Internacional

El cese de las hostilidades en Alepo, sin duda es una buena noticia, ya que al menos la población puede empezar a pensar en una cotidianidad sin bombardeos, que ya es algo muy importante. La reconquista de los barrios del este de Alepo por la coalición internacional que apoya al gobierno al-Assad en el conflicto sirio, después de cinco años de terribles combates y la destrucción de casi la mitad de la ciudad por ambos bandos, con miles de muertos y decenas de miles de desplazados, es el resultado de este conflicto. Durante casi cuatro años, los frentes islámicos han bombardeado indiscriminadamente la parte occidental de Alepo, bajo control del régimen de al-Assad, provocando cientos de muertos y heridos civiles.

El régimen, por su parte, ha destruido barrios enteros controlados por la oposición con barriles explosivos y, desde hace cuatro meses, ha lanzado una fuerte ofensiva que, con apoyo aéreo ruso, ha terminado por quebrar la resistencia de la oposición islamista en el este de Alepo. La carnicería de Alepo, los bombardeos indiscriminados en el Este y en el Oeste de la ciudad, han acabado por el momento. Pero de acuerdo con los observadores del conflicto, hay más de 40 poblaciones sirias que viven sus particulares asedios y carnicerías. y afirman que queda, desgraciadamente, guerra para rato en Siria. No obstante, el día siguiente de una posible reconstrucción en Alepo, ha comenzado…

Hace unos días, el día 2 de enero, se reunieron los líderes religiosos de las distintas comunidades cristianas para analizar los desafíos más urgentes. Me los imagino intentando alumbrar esperanza en un infierno de destrucción. Barrios enteros arrasados por las bombas, escuelas y hospitales destruidos. Una población mermada, más de dos tercios de la misma ha muerto como consecuencia de la guerra o ha emigrado en busca de futuro. Una población sociológicamente desequilibrada, entre los que se han quedado abundan los ancianos, enfermos y las jóvenes. Se puede contar un chico para doce chicas. La mayoría de los jóvenes han huido para no enrolarse en el ejército. Y, difícilmente regresarán, ya que pueden tener graves problemas, al ser considerados traidores o desertores por el régimen actual. Los niños, que han sufrido los horrores de la guerra, sin duda verán marcadas sus vidas por esta traumática experiencia. Las escuelas cuando no estaban cerradas, funcionaban de manera intensiva, sin recreo, ni educación física, por miedo a los bombardeos. A los niños de Alepo ya se les ha olvidado a qué saben las “chuches” y las chocolatinas.

Una sociedad realmente desequilibrada y desestructurada, que va a necesitar mucho tiempo para reconstruirse. Me decía recientemente el Padre Ibrahim, párroco de San Francisco: “Hoy, necesitamos, más que nunca, creer en la esperanza de la Navidad…”. Me contaba de la importancia del aceite para la sociedad árabe, pues adquirirlo era un artículo de lujo en estos momentos.

Los obispos de las distintas iglesias cristianas católicos y ortodoxos, los líderes islámicos, codo con codo, deberán cerrar filas para atender las urgencias más inmediatas de la población. El restablecimiento del suministro de agua y de electricidad, de una mínima red sanitaria y asistencial serán objetivos prioritarios en estos momentos. La vuelta a un normalidad básica. Esto costará mucho tiempo, ya que el nivel de destrucción es muy alto. La ayuda internacional será sin duda necesaria. Y los que han contribuido a la destrucción deberán rascarse a fondo el bolsillo para la construcción. Deberíamos preguntarnos: ¿Cuál es la cuota de España en esta maldita guerra?

Por eso los líderes religiosos, que conocen muy bien a los actores de este drama, deberán exigir también justicia a la comunidad internacional, para que los causantes de este conflicto asuman sus responsabilidades. Y el gobierno sirio deberá dar pasos serios y firmes, como ya habían exigido los líderes cristianos en su momento, para comenzar un proceso de libertades, respeto a los derechos humanos y democratización en el país.

Siria entera y Alepo han significado el resurgir de una guerra fría, que parecía enterrada. Una vez más ha sido el tablero, en donde las grandes potencias han jugado una mácabra partida. El resultado la destrucción masiva de un hermoso país y la huída de dos tercios de la población. Tampoco las potencias de Medio Oriente están ajenas a esta guerra. Y todas ellas defendiendo sus intereses estratégicos y, lógicamente económicos. Y además, Siria ha servido de escenario para pruebas de armamento militar de todo tipo, en detrimento de la población civil. Una verdadera vergüenza. Entre todos la mataron y ella (Siria) sola se murió. Pero no enterremos la esperanza de aquellos que desde cerca quieren levantar su país.
.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 14 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031