Arte

18 años después en casa de la familia Conway, por J.C.Deus

23.01.12 | 18:35. Archivado en Teatro, Danza y Espectáculos

EL TIEMPO Y LOS CONWAYBajo una apariencia convencional se despliega una ambiciosa tesis filosófica, un intento de responder a una de las grande preguntas que la humanidad se hace desde sus orígenes. Ésa es la aportación de los grandes artistas, exponer cosas profundas de forma accesible y hasta placentera. Hace 75 años que se escribió 'El tiempo y los Conway'. Está viva. Gran acierto de Juan Carlos Pérez de la Fuente en producirla y de los Teatros del Cabal en programarla.

'Time and The Conways' arranca en una fiesta de cumpleaños en 1919, recién terminada la pesadilla de la Primera Guerra Mundial, da un salto en el tiempo hasta una tarde de 1937, cuando nadie se figura que se avecina una nueva pesadilla bélica, y culmina regresando al origen de la trama. Una rica viuda y sus seis hijos entre dos décadas que se tragan todos sus sueños y anhelos al mismo tiempo que su fortuna.

John Boynton Priestley (1894-1984) es un eslabón importante en el sólido edificio del teatro británico, con una obra tan famosa como 'Llama un inspector' (An inspector calls), además de escribir 27 novelas, y ser un activista político sin dogmatismo ni prejuicios. Esta obra suya parte de preguntas chejovianas a las que responder con la teoría sobre el tiempo del filósofo J.W. Dunne, según el cual cada uno de nosotros es una serie de observadores a lo largo de tiempos sucesivos, y solo en cuanto “observador uno” puede decirse que morimos, pues los observadores subsiguientes son inmortales.

EL TIEMPO Y LOS CONWAYDunne llegó a esa teoría constatando que con frecuencia el futuro se nos revela en sueños, cuando ya no desempeñamos funciones de “observador uno”; es entonces cuando el “observador dos” tiene atisbos fragmentarios de los acontecimientos que aguardan al “observador uno” que se mueve en el “tiempo uno”, gracias a una visión tetradimensional.

Kay Conway, que quiere ser novelista y es alegre y confiada, intuye en su fiesta de cumpleaños un futuro nada halagüeño para su familia, y vislumbra una conversación con su hermano Alan que hubiera cambiado el destino y sin embargo se producirá cuando nada tenga arreglo. La clave está en el poema de William Blake "Auguries of Innocence", que explica que la vida es un conjunto de dolores y placeres, de alegrías y disgustos, que no puede evitarse. La felicidad necesita de la infelicidad para abrirse paso. No se debe aspirar a ser feliz: se debe aspirar a ser persona y dejar al azar y al destino establecer los porcentajes inevitables de malos tragos junto a los buenos. El poema en cuestión es éste:

It is right it should be so;
Man was made for Joy and Woe;
And when this we rightly know
Thro' the World we safely go.
Joy and Woe are woven fine,
A Clothing for the Soul divine;
Under every grief and pine
Runs a joy with silken twine.

Pero 'El tiempo y los Conway' es más que eso, una saga familiar a la antigua usanza, un abanico de anhelos juveniles frustrados por la maldita realidad. Ninguno de los hermanos se comerá el mundo, y a los que más ínfulas tuvieron de jóvenes, más sonoros fracasos les esperan. Es también un doloroso ajuste de cuentas en el seno familiar donde cada uno de los integrantes tienen cuentas pendientes. Todo ello puede resultar ahora trillado, porque la dramaturgia anglosajona ha insistido en el tema decenas de veces con enorme altura. Pero Priestley tiene a su favor un uso comedido de su cultura y su experiencia para moverse por lo cotidiano sin necesidad de acontecimientos llamativos, golpes de efecto y trucos sorprendentes en una trama convencional que lleva la dinamita puesta.

08_Tercer_Acto[1]Esta obra maestra del teatro británico no se representaba en España desde hacía 20 años, debido a la complejidad de su producción. Razón de más para apreciar en primer lugar el gran trabajo que ofrece este director sui géneris que ha convertido la necesidad en virtud doblándose en productor y acometiendo tareas dificultosas. Juan Carlos Pérez de la Fuente vuelve a demostrar valentía y decisión, como hizo tras cesar en el Centro Dramático Nacional en los sucesivos pasos de ¿Dónde estás, Ulalume, dónde estás? de Alfonso Sastre, La vida es sueño” de Calderón de la Barca, y “Puerta del Sol, un Episodio Nacional”, el espectáculo teatral para la Conmemoración del Bicentenario del Dos de Mayo de 1808 basado en la tercera parte de los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós, hasta llegar a la reciente Angelina o el honor de un brigadier o La Revoltosa, también por encargo de los Teatros del Canal.

Versión impecable de Luis Alberto de Cuenca y Alicia Mariño. Escenografía historicista apoyada en magnífico vestuario de época de Javier Artiñano, a la que se añaden detalles perspicaces, -como los movimientos de la pequeña Carol con el maniquí, o la inclinación de las paredes del decorado-, que dan personalidad al montaje.

EL TIEMPO Y LOS CONWAYEl elenco alcanza una interpretación notable que va mejorando a lo largo de la representación tras un inicio difícil de entender. En general, no se entiende demasiado bien a los actores en esta enorme Sala Verde, y es la principal pega que se puede presentar a estar propuesta que ya decimos que bajo una apariencia fácil esconde grandes dificultades: los actores interpretan unos personajes que envejecen de golpe 20 años y vuelven a continuación a rejuvenecer. Una prueba difícil de la que emergen todos triunfantes, hermanos y hermanas, esposas y maridos, y en el medio de todos ellos esa pobre señora Conway, reflejo de una clase y una época que no volverán, personaje al que los hechos condenan pero que debe ser absuelto como todos nosotros, marionetas entre los hilos del tiempo.

Aproximación al espectáculo (del 1 al 10)
Interés, 7
Versión, 7
Dirección, 7
Interpretación, 7
Escenografía, 7
Producción, 8

TEATROS DEL CANAL
EL TIEMPO Y LOS CONWAY
Del 18 de enero al 5 de febrero de 2012
PÉREZ DE LA FUENTE PRODUCCIONES
Del 18 de enero al 5 de febrero de 2012

Autor: John Boynton Priestley
Dirección y escenografía: Juan Carlos Pérez de la Fuente
Versión: Luis Alberto de Cuenca y Alicia Mariño
Actores: Luisa Martín, Nuria Gallardo, Alejandro Tous, Juan Díaz, Chusa Barrero, Débora Izaguirre, Ruth Salas, Alba Alonso, Román Sánchez Gregory y Toni Martínez.

VESTUARIO, JAVIER ARTIÑANO
ILUMINACIÓN, JOSÉ MANUEL GUERRA
ESPACIO SONORO, LUIS MIGUEL COBO

REPARTO
LOS CONWAY
LUISA MARTÍN, La señora Conway
NURIA GALLARDO, Kay
ALEJANDRO TOUS, Alan
JUAN DÍAZ, Robin
CHUSA BARBERO, Madge
DÉBORA IZAGUIRRE, Hazel
RUTH SALAS, Carol
LOS OTROS
ALBA ALONSO, Joan Helford
ROMÁN SÁNCHEZ GREGORY, Ernest Beevers
TONI MARTÍNEZ, Gerald Thornton

Estreno

SANTANDER
Palacio de Festivales de Cantabria
14 y 15 de enero de 2011

Gira

FEBRERO
LOGROÑO
Teatro Bretón de los Herreros
SEGOVIA
Teatro Juan Bravo
MAJADAHONDA
Casa de Cultura Carmen Conde
MÓSTOLES
Teatro del Bosque
ZAMORA
Teatro Principal

MARZO
ALCOBENDAS
Teatro Auditorio Ciudad de Alcobendas
ZARAGOZA
Teatro Principal

ABRIL
TORRELODONES
Teatro Bulevar

MAYO
ALCALÁ DE HENARES
Teatro Salón Cervantes
ALICANTE
Teatro Principal

JUNIO
OURENSE
Teatro Principal


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 24 de noviembre

    BUSCAR

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930