Arte

Domando fierecillas con Shakespeare, por J.C.Deus

07.10.08 | 18:20. Archivado en Teatro, Danza y Espectáculos

La fierecilla domada, el clásico de William Shakespeare, -quien por una vez se aleja de su inconmensurable capacidad trágica para construir este vodevil del siglo de oro-, estará en cartel en el Teatro Albéniz hasta el 12 de octubre después de su estreno en el festival de teatro clásico de Alcalá de Henares. Esta comedia de enredo es un divertimento sobre las relaciones de poder en la pareja. Petrucho busca una buena dote y no se asusta de que Catalina sea una rebelde que se niega a adoptar el papel sumiso reservado a las mujeres hasta hace bien poco. Una sumisión sólo aparente, que escondía dominio de hecho en muchos casos. Un mundo de convencionalismos y apariencias en el que la dictablanda de lo políticamente correcto ha irrumpido en las últimas décadas como elefante en cacharrería, con efectos que aún están por dilucidar pero que esconden nuevos problemas sin haber solucionado los antiguos.

Para domar a la fierecilla se necesita ser más listo que ella y no perder los nervios en trifulcas caseras y discusiones violentas. A la maestría dialéctica femenina, los hombres han respondido a menudo con violencia, pero Shakespeare hace quinientos años ya descartaba tal oprobiosa manera de imponerse. Astucia, hermanos, astucia. Un asunto de suma importancia como ven, en el que emplear un par de horas sentado en una butaca está más que justificado.

Nos dice nuestra nunca bien ponderada Wikipedia, que La fierecilla domada, también conocida como La doma de la bravía (en inglés, The Taming of the Shrew) es una de las obras más populares de William Shakespeare tanto dentro como fuera de su país, como lo demuestra por ejemplo el hecho de que sea la quinta más veces traducida al español de entre las treinta y siete que se conservan de su autor, únicamente precedida por Romeo y Julieta, Hamlet, Macbeth y El rey Lear, y por delante de obras de la altura y la popularidad de El sueño de una noche de verano, Julio César o incluso Otelo, el moro de Venecia. Sin embargo, aunque muy traducida no lo ha sido tanto representada, y la ocasión merce la pena, pues está lograda.

La obra se basa, en principio, en el carácter díscolo y malhumorado de Catalina Minola, mujer que ahuyenta, -no pocas veces a golpes- a cuantos pretendientes se interesan por ella ante su padre. El asunto no tendría mayor transcendencia si no fuese porque, según la costumbre, el padre de Catalina, el rico mercader Bautista Minola, se niega a entregar en matrimonio a su hija menor, Blanca, hasta que no haya casado a la mayor, para desconsuelo de los ambiciosos aspirantes a su mano, Hortensio, Gremio y Lucencio. La llegada a la ciudad de Petruchio, un joven ambicioso y despreocupado y su disposición a cortejar a la áspera Catalina proporcionan a los pretendientes de Blanca una esperanza para la que unen sus esfuerzos a los del ya casi desesperado Bautista. Este planteamiento inicial se desarrolla en forma de diversas situaciones de enredo y abundantes diálogos ocurrentes en los que el ingenio verbal se convierte sin duda en la más contundente de las armas, destacando sin duda el doble banquete nupcial con que concluye la obra y que constituye todo un giro inesperado a la situación de partida.

La fierecilla domada es una obra dentro de otra obra (en inglés, una play-within-the-play). Un señor y sus criados, para divertirse, agasajan a un pobre borracho al que han recogido de la calle hasta hacerle creer que su vida anterior era un sueño. Y hacen representar ante él una comedia que es la historia de Catalina, la fierecilla domada. Lo cierto es que el esquema argumental básico de la obra se repite, con muy pequeñas variaciones, en multitud de textos de tradición oral o escrita diseminados por toda Europa, por Asia e incluso en la América precolombina. Uno de los más conocidos de entre esos textos es el cuento "Lo que sucedió a un mancebo que casó con una muchacha muy rebelde", número treinta y cinco de entre los incluidos en el famoso El conde Lucanor, de don Juan Manuel. Es muy probable que el dramaturgo isabelino conociera el argumento a partir de esa tradición, pero no se inspiró en ninguno de esos textos en concreto a la hora de componer su obra. Por el contrario, si bien los textos cuyo argumento se basa en la doma de una mujer bravía por parte de su marido son abundantes en la literatura europea previa a la publicación de La fierecilla domada (hacia 1590-1593), con la aparición de la obra de Shakespeare no se vuelve a publicar ninguna obra nueva en que éste sea el principal asunto de su argumento, de modo muy similar a como ocurrió con las novelas de caballería y el Don Quijote de Miguel de Cervantes.

Pues bien en esta producción familiar, los hermanos De Paco han captado el juego dialéctico original con una producción correcta, un buen reparto, una escenografía minimalista pero efectiva, un vestuario muy meritorio, y un epílogo añadido que supera el riesgo y no desentona. Ya es mucho en un país donde hasta hace poco éramos incapaces de representar correctamente al genio de la dramaturgia occidental.

La trama es complicada y no siempre resulta transparente. El que los actores interpreten varios papeles induce a veces a confusión. Lo que resulta claro en versión leída, es más difícil visto sobre un escenario. Pero en general, la producción cumple, la representación resulta redonda y la gente salimos satisfechos.

Mariano De Paco, el joven director murciano que obtuviera con 'Danny y Roberta', de John Patrick Shaenley, el Premio José Luis Alonso, de la Asociación de directores de escena (ADE), ha sido también gerente del Festival de Almagro de 2003 a 2007. Se mueve cómodamente en el teatro clásico y asimila también la larga historia dela pieza en versiones cinematográficas, entre las que fuera la más famosa La mujer indomable, dirigida por Franco Zeffirelli y protagonizada por Richard Burton y Elizabeth Taylor.

Una sugerencia final al Teatro Albéniz: el cartel de la obra es feo, los programas de mano son ínfimos y el sitio en internet parco a más no poder. Ni el teatro ni las autoridades que lo gestionan disponen de material gráfico de la representación. Son cosas que deberían mejorarse.

LA FIERECILLA DOMADA
30 de Septiembre de 2008 hasta 12 de Octubre de 2008
Autor: William Shakespeare
Compañía: Cía. Pérez y Goldsteing
Director: Mariano de Paco Serrano
Intérpretes: Alexandra Jiménez, José Manuel Seda y Mario Martín
Género: Comedia
Horario: M, X y D a las 19 h. J, V y S a las 20.30 h.
Precio: 12, 15 y 20 euros. X día del espectador: 10, 12 y 16 euros.
Venta Anticipada: taquilla de 11.30 a 13 h. y de 17.30 a 21 h.; en entradas.com, en el tel. 902 22 16 22 y cajeros de Caja Madrid e Ibercaja

------------------------------------------------------------------------
(NOTA: Si desea recibir un aviso diario de las informaciones nuevas que publicamos, introduzca su dirección de correo en el recuadro 'Suscribirse a Infordeus-Blog' de la columna de la izquierda de las páginas de Infordeus. Gracias por su interés).
------------------------------------------------------------------------


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 12 de diciembre

    BUSCAR

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31