El blog de Gustavo de Arístegui

LOS HITOS DE GADAFI

27.10.11 | 01:42. Archivado en Afganistán, Oriente Medio

 
 
​LOS HITOS DEL HISTRIÓN
 
La dictadura gadafiana fue derrotada hace ya semanas, y el dictador y un puñado de sus fieles creyeron que desde su feudo de Sirte podrían reconquistar el poder. Tal disparate sólo se le podía ocurrir a quien estaba completamente desconectado de realidad, y que vivía en un mundo irreal y  delirante, en un grado superlativo con respecto  a cualquier otro dictador. Este mundo de fantasía le llevó a creerse un nuevo Nasser, un campeón del nacionalismo árabe, pasó por la fase de creer que había inventado una nueva forma de Estado, la Yamahiriya, su interpretación del Islam era también heterodoxa, se sintió siempre un revolucionario, y pensó que la financiación a adiestramiento de organizaciones terroristas, formaba parte de su “deber revolucionario”.. No hay que olvidar su obsesión con África, sintiéndose una especie de padre espiritual de la esencia del continente. Puede parecer imposible que nadie en su sano juicio pudiese de verdad creer todos estos dislates, pero es que justamente no estaba en sus cabales.
Se ha dicho mucho sobre la personalidad de Gaddafi, incluso quienes le conocían bien se sorprendían de sus cambios radicales de humor, se dice que era bipolar, en realidad en él convivían decenas de personalidades a cual más extravagante, ridícula en ocasiones, pero siempre violento, vengativo, implacable, irascible, iracundo, imprevisible, megalómano, eufórico, depresivo, vulnerable, colérico, paternalista disparatado, en fin un compendio de trastornos graves de la personalidad.
Todo esto explique cómo y por qué un país con un potencial realmente envidiable, nunca llegó a ser una  verdadera nación sino un régimen que pasó por diferentes fases sin llegar a consolidar un Estado ni un proyecto real y viable de Nación. En su primera fase Gaddafi era el revolucionario nacionalista árabe más prosoviético, de extrema izquierda, adalid de revolucionarios y protector, adiestrador y financiero de terrorista y criminales mercenarios de la peor calaña como Ilich Ramírez, el Chacal o Carlos. En esa primera etapa montó un régimen no muy distinto a otros golpistas de izauierda radical, pero no llegó a montar un partido único, pero si un Consejo de Mando de la Revolución con todos los ingredientes del buen régimen revolucionario marxista-leninista, sin serlo del todo. En esos momentos fue el gran amigo, poco fiable por delirante, de la URSS, la DDR, Cuba, Rumanía y demás dictaduras comunistas.
En la segunda fase fue peor, escribe su esperpéntico libro verde y convierte a su país en un “régimen de masas”, es decir ni república, ni monarquía, ni dictadura personal, un régimen político en el que se suponía que “las masas” tenían el poder. En fin pocas masas podría haber en un país que en 1977 no llegaba a los tres millones de habitantes en más de 1.750.000 km2. En este tiempo los libios sufrieron el endurecimiento del régimen, el creciente aislamiento del orate de Sirte era cada vez más evidente, si bien seguía regando con petrodólares libios organizaciones y países por todo el continente, en la esperanza de comprar influencia. Fue entonces cuando rompe con algunos terroristas, se distancia de otros y estrecha sus relaciones con monstruos como Ahmed Jibril,. Por otra parte su aliado y fiel amigo Siria, que era el amo de Jibril, lo que explica la implicación de Jibril y del régimen sirio en el atentado de Lockerbie. Como consecuencia de las sanciones que la ONU le impuso en 1992, se convirtió en un apestado internacional durante cerca de tres lustros hasta que entregó a los dos sospechosos miembros de sus sanguinarios servicios de inteligencia a la Justicia internacional.

En esos momentos ya el régimen se había convertido en un negocio familiar, pues sus hijos habían crecido y se dedicaban al latrocinio cósmico y a ejercer el poder omnímodo y despiadado, en lugar de un dictador histriónico, había un clan sangriento a voraz de poder y de dinero. En esos años rompió un poco su aislamiento, vendiendo sus “éxitos” contra el terrorismo yihadista, y haciendo valer su abultada bolsa de dinero. Hoy los libios están aliviados sabiendo que su monstruoso dictador ya no podrá torturarlos más. La lección es sencilla, no podemos comprar la mercancía podrida de estabilidad aparente a cambio de nuestra complacencia. Todos los pueblos merecen y quieren ser libres. Los libios desean serlo...¿Podrán lograrlo?


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Domingo, 20 de agosto

    BUSCAR

    Editado por

    • Gustavo de Arístegui Gustavo de Arístegui

    Síguenos

    Hemeroteca

    Agosto 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031